Francisco Bahamonde: “Hoy en día, nuestro mejor amigo es la raqueta”

1 Oct

Su mirada no es penetrante. Está ausente. No hay contacto con los ojos del expectante entrevistador, que en este caso, soy yo. Sus pupilas buscan el horizonte del Rincón Club, barrio cerrado de la ciudad de Neuquén donde se disputa el decimoctavo Future argentino de 2013. Tal vez, la razón de evitar el contacto visual es la reciente derrota –en su primera semifinal profesional- que todavía atormenta su mente extremadamente competitiva. Francisco Bahamonde, de 16 años, responde al cuestionario de manera sólida, seguro de sí mismo, confiado de sus palabras. No hace pausas, no titubea, declara como un curtido tenista que carga con millonadas de agobiantes conferencias de prensa. En la cancha no es muy distinto. Bahamonde, que no solo se destaca por su tenis sino también por su frondosa y rulienta cabellera, se mueve con seguridad en el polvo de ladrillo. Su carácter es lo que lo distingue.
IMG_0641

-¿Qué hacemos hoy a la noche?
– Tranqui. Compramo’ uno’ ferné’ para la previa y después vamos a bailar.
Podría ser una conversación entre dos chicos de dieciséis años durante un sábado a la tarde, el momento perfecto para planificar la noche. Francisco Bahamonde es distinto al común de los pibes de su edad. Lejos, de su mente, está tomarse unos vasitos de la bebida cordobesa. Más lejos aún quedó ser un alumno regular del colegio secundario. Para el juvenil mendocino, la solución es rendir libre, sin asistir a clases. Su uniforme no es una camisa, una corbata y un pantalón gris, con ruedo, para que dure más. Su uniforme es otro: las zapatillas naranjas, bien percudidas por el polvo de ladrillo, jogging o short y una remera deportiva de manga corta. Su cartuchera es un raquetero. Sus lapiceras son raquetas. Sus tareas son pegar doscientos drives cruzados, cien reveses paralelos y hacer dos canastos de saques. Las excursiones no son salidas a tediosos y monótonos museos, son viajes a Roland Garros o Wimbledon. Sus frustraciones no son llevarse materias a diciembre o marzo, es quedar eliminado rápidamente de una competencia. Panchito, como lo llaman los más cercanos, vive la vida del estudiante del tenis que busca graduarse lo más rápido posible, es decir, insertarse en el profesionalismo.IMG_0653

“La vida de un tenista no  es normal. Son muchos los fines de semana y días que estamos fuera de casa, uno se acostumbra a estar todas las semanas compitiendo.  Creo, que hoy en día, nuestro mejor amigo es la raqueta porque es con la que más tiempo pasamos”, dice Bahamonde exhibiendo una tonada propiamente mendocina, donde reemplaza las “y” por erres.

Minutos antes al comienzo de la entrevista, Panchito habla por teléfono con sus padres. Luego de cortar, le comunica a Rodrigo Scattareggia -parte de su equipo, que es comandado por su entrenador, Ivan Rudich- que están apurados porque en unas horas sale el vuelo que los llevará de vuelta a Mendoza. Así es la vida de este adolescente, que con solo dieciséis años tiene un frondoso kilometraje y un vasto conocimiento de aeropuertos y terminales de ómnibus. “Es todo muy duro, no solo se extraña la familia, sino a los amigos, estar en tu casa, la comida que te hace tu mamá, no es lo mismo comer todos los días en restaurantes”, dice el juvenil que comenta estar acostumbrado a este tipo de vida.
rutina
El armado del bolso, una de sus rutinas.

Además de obtener su primera semifinal profesional en el Future de Neuquén, Bahamonde realizó una excelente temporada en el circuito junior. Actualmente, el fanático hincha de San Lorenzo de Almagro ocupa el puesto 71° en el ranking ITF. Algunos meses atrás participó de la gira europea donde compitió en las clasificaciones de Roland Garros y Wimbledon. Dejando de lado los resultados -en ambos Grand Slam cayó en la segunda ronda de la qualy- viajar y respirar el aire de estas grandes citas es una descomunal experiencia. “Fue algo emocionante. De chiquito, el primer torneo que se mira es Wimbledon porque uno dice: ‘Mirá, es pasto. Mirá que raro eso’. Sobre todo para los argentinos que ven el pasto e imaginan fútbol. Fue algo increíble compartir el día a día con los que veo todo tiempo en la tele. Me dio una gran experiencia, y creo que se está viendo reflejado en los resultados que estoy obteniendo”, enuncia Bahamonde quien cuenta con el apoyo económico de la Secretaría de Deportes de su provincia y del Gobierno de Mendoza, factores esenciales -que no abundan- para el desarrollo de la carrera de cualquier joven tenista que comienza a competir.
Paris
All England
En el Court Central del All England viendo a su coterraneo, Martín Alund, y David Ferrer.

Estableciendo una comparación entre juniors sudamericanos y europeos, el pupilo de Ivan Rudich, señala las principales diferencias: “Ellos tienen un grupo más amplio de jugadores. En cambio, en Sudamérica somos pocos los que podemos ir y pelearle de igual a igual. Por otro lado, allá cualquier europeo tiene un nivel muy alto ya que están todo el año compitiendo entre ellos. Ellos juegan 25 torneos al año, nosotros solo vamos seis semanas”. Y agrega: “Cuando un europeo pierde, se toma un tren y en una hora está con su padre, con su madre, le lavan la ropa, se come un asado con el viejo y sale a jugar. En cambio, vos te quedas toda la semana entrenando, viendo al jugador que te ganó, pagando hotel, todo. Pero bueno, creo que en ese momento es cuando hay que ser más fuerte para demostrar que realmente lo que uno quiere es jugar al tenis. Esas son las situaciones en las que uno se decide, y dice, me la voy a bancar porque sé que después van a venir cosas mucho mejores”.
IMG_0642

Las buenas notas para Francisco llegaron. El boletín no es más que sus exitosos resultados durante la temporada 2013. A pesar de no estar en la escuela, el reconocimiento es similar al de ser abanderado o escolta en una fecha patria. Panchito es segundo escolta en el podio de los Juegos Sudamericanos de la Juventud, en Lima, Perú. En su pecho, celeste y blanco, y exhibiendo una amplia sonrisa, cuelga la medalla de bronce.
podio lima

EL DESPEGUE DEL TENIS MENDOCINO

“Se ha instalado el espíritu de la competencia, que antes no era así. Mendoza no era un lugar fuerte tenísticamente hablando. Pero ahora, con el impulso que dio Martín (Alund), estando dentro de los cien mejores del mundo, creo que hay varios chicos que hicieron buenas actuaciones. Después, lo mío parece que ha sido un buen impulso y también lo de Manu (Peña López) que la está rompiendo. Es muy bueno para los chicos que vienen de abajo ver un referente y sentir que no están tan lejos. Además, nos ven todo el día entrenar, estamos constantemente con los chicos, y sobre todo, la Academia de Mendoza está trabajando muy bien”.

delpo bahamonde

El gobernador mendocino, Francisco Pérez, junto al secretario de Deportes, Marcelo Locamuz, durante la en la exhibición del chileno Fernando González y Juan Martín Del Potro. Además, Gustavo Fernández, Martín Alund y Francisco Bahamonde.

Anuncios

Una respuesta to “Francisco Bahamonde: “Hoy en día, nuestro mejor amigo es la raqueta””

Trackbacks/Pingbacks

  1. Matías Zukas: de Kenia a gritar campeón en su casa | efectotenis - septiembre 21, 2015

    […] Zukas y el título en Offenbach donde superó al argentino nacionalizado italiano, Francisco Bahamonde. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: