Amalia y los malvones del Buenos Aires LTC

1 Nov

– Nene, ¿le querés sacar una foto al azulejito del Buenos Aires?

– No, señora. Estoy filmando un poco el club. – le respondo un tanto sorprendido por su aparición, algo que, absorto en mi improvisada tarea fotográfica, no había advertido.

– Ah, porque yo te vi que le sacabas al azulejo. Pará que te lo limpio.
IMG_20131019_140921

Amalia, que por simple conjeturas tendrá unos sesenta y largos, camina por los pasillos de las canchas auxiliares del Buenos Aires Lawn Tennis Club. Ella luce unas gafas espejadas. Por lo tanto, es imposible descifrar hacia donde dirige la vista. Es una incógnita.
Durante la charla, Amalia saca una carilina y empieza a limpiar el azulejito que muestra el escudo del club, que con tanto orgullo representa desde chica.

– Yo mantengo todas las plantas de estos canteros. – dice señalando unos malvones blancos, resecados por el calor. – Ahora los tengo que regar un poco. – dice marchándose, y obviamente, con la raqueta en mano.


La intimidad del Buenos Aires LTC.

En 1892, en un cuarto de manzana de las calles Vicente López y Ayacucho, en Capital Federal, se fundaba el mítico Buenos Aires Lawn Tennis Club. En aquel entonces, el predio de Federico Leloir se lo denominó popularmente “de las cinco esquinas”. Más tarde, el “paquete” (?) club de tenis se mudaría a su locación actual, en los bosques de Palermo. Ese mismo año se realizó el primer torneo en el BALTC, que era de carácter interno y exclusivo para sus socios. Dos años después, este mismo certamen pasaría a llamarse “Campeonato del Río de la Plata”, y se abriría a socios y no socios de la institución.
IMG_20131101_124329
El 9 de octubre de 1926 se inauguró la “Tribuna Central” del BALTC. Originalmente, contaba con una capacidad para 3.000 espectadores sentados sobre asientos de madera.
IMG_20131024_185903
El atardecer en Buenos Aires. El contraste del Court Central y los edificios de fondo, durante la cuarta edición de la Copa Topper.

No por casualidad, el court central de la institución que tuvo primer presidente a Arthur Herbert es llamado “La Catedral del tenis argentino”, haciéndole honor a la riquísima historia del club palermitano.


El Challenger de Buenos Aires desde adentro.

Por los mismos pasillos por los que caminaba Amalia (sí, la mujer de los malvones) también lo hicieron todas las glorias del tenis nacional e internacional. Guillermo Vilas, Enrique Morea, Mary Terán de Weiss, Norma Baylon, Gabriela Sabatini, Juan Martín Del Potro, Guillermo Coria, David Nalbandian, Gastón Gaudio, y muchos más realizaron el mismo trayecto que la señora de gafas espejadas.

# Foto e información archivo Buenos Aires LTC – “Historia del tenis en la Argentina”, de Eduardo Puppo y Roberto Andersen.
Si le coparon los vídeos hay más, de tenis y otras yerbas, en http://www.youtube.com/channel/UCpMoSQJyqsN7CEQVnrw13qw
http://www.magisto.com/video/NkZEOgNXA2s0QwZiCzE
http://www.magisto.com/video/P10OMVdTBmw_RBVgCzE

Anuncios

2 comentarios to “Amalia y los malvones del Buenos Aires LTC”

  1. linkedin badge septiembre 9, 2014 a 5:22 am #

    Hmm is anyone else having problems with the images on this blog loading?

    I’m trying to figure out if its a problem on my end or if it’s the blog.
    Any suggestions would be greatly appreciated.

    • juliandavidpolo septiembre 9, 2014 a 5:38 pm #

      Hi there,
      In my computer the images loading is ok. Are you talking about the whole blog or an individual post?
      Thanks for your suggestion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: