El riesgoso tenis iraquí

15 Ago

“El hermano de Ali murió por una bomba cuando estaba yendo a participar de nuestro entrenamiento”, le dice a EfectoTenis Luis De Souza (52), ex jugador y entrenador portugués que durante poco más de un año, como parte de un programa de la Federación Internacional de Tenis (ITF), manejó todo el tenis iraquí, desde los juveniles hasta la capitanía de Copa Davis

.DSCN4915
Luis De Souza trabajando en Iraq.

El hermano menor de Ali Hashim Al Mayahi, uno de los cuatro jugadores que integra el Equipo Nacional de Tenis de Iraq, diariamente iba a presenciar los entrenamientos en los cuales participaba su hermano. Camino a las canchas de cemento del club Alwiyah, ubicado en el corazón de Bagdad, el hermano de Ali, que en aquel entonces tenía 17 años de edad y según De Souza era un apasionado por el deporte de la raqueta, no apareció más. Una bomba aterrizó en su camino hacia la mezquita. Así de cruel y trágico es el día a día en Bagdad. Salir de casa conlleva riesgos. Riegos de muerte. 25_big
Parte de las instalaciones del club Alwiyah.

Sin ánimo de caer en el dramatismo y el morbo, sino con la intención de bosquejar un panorama de lo peligroso que es andar por las calles de Bagdad en tiempos de guerra, atentados o bombardeos, otra trágica anécdota aparece en el camino del maltratado tenis iraquí. “No matan por ser atleta, aunque en 2006 hubo un accidente con tres jugadores y un entrenador de Copa Davis. La historia que existe es que ellos fueron asesinados porque estaban usando pantalones cortos. No hay certezas sobre qué ocurrió en aquel acontecimiento, aunque haya habido cuatro muertos”, le dice vía mail a EfectoTenis Luis De Souza que desde octubre de 2013 es Head Coach de la Federación Tunecina de Tenis. Indagando en esta tragedia, el periodista estadounidense David Cox, publicó una interesante nota en el sitio Al Jazeera donde brinda algunos detalles más que afirman lo comentado por el portugués.
Ahmad al-Rubaye AFP Getty Images. Baghdad April 18, 2007
Bagdad el 18 de abril de 2007. / Ahmad al-Rubaye (AFP, Getty Images).

Akram Mustafa Abdulkarim Al-Saady, especialista en dobles y el tenista con más series jugadas en la historia del equipo de Copa Davis iraquí, estuvo en ese incidente. Solo por fortuna, Akram no corrió con la misma suerte que sus compañeros. Viajar en otro coche fue su salvación. “Cuando la gente me pregunta qué hago, les digo que trabajo o que soy un estudiante. Si los terroristas descubren que soy jugador del equipo nacional, me matarían”, le dice el sobreviviente al sitio Al Jazeera.

A pesar que el tenis iraquí se juega bajo una intricada atmósfera, la Federación se las arregló para mantener su Equipo de Copa Davis. En 1998, después de siete de años de ausencia en la máxima competencia tenística de países, Iraq volvió al ruedo para jugar en el Grupo IV de la zona de Asia y Oceanía, categoría que aún ocupa.

201299171720339734_20

“En Irak juegan tenis las familias de clase media y alta, aquellas que tienen algún poder financiero. En general, el equipo de Copa Davis está compuesto por estudiantes y solo un profesional que también es militar, Akram”, manifiesta el experimentado entrenador que desde 2003 realiza la labor de Head Coach –y en muchos países también capitán de Copa Davis- en diferentes federaciones como: Arabia Saudita, Egipto, Qatar, Mozambique, Jordania, Iraq y actualmente en Túnez.
215119_509474372406433_1316966162_n
Otra foto de Luis De Souza en su labor de Head Coach del tenis iraquí.

En relación a lo mencionado por De Souza, la elite iraquí es aquella que juega al tenis como pasatiempo. Los integrantes del Equipo Nacional, y que posteriormente representarán a su país en la Copa Davis, ocupan otro estrato social, lejano a los lujos. En el mencionado club Alwiyah, estos chicos, que se las ingenian para cumplir su sueño de tenistas, entrenan a los amateur aprendices del club y con ese dinero tienen la posibilidad de jugar en las canchas que se encuentran en el predio del Estadio Nacional Al-Shaab. “La hipótesis de ser un atleta profesional es muy reducida porque no hay infraestructura suficiente ni seguridad para entrenar”, agrega el portugués que con más de 35 años dentro de la industria del tenis -donde trabajó en la ATP e ITF- deja en claro la realidad de estos tenistas.

18649562
A la izquierda del Estadio Nacional Al-Shaab, las canchas de cemento donde entrenan.

A pesar que la cultura tenística iraquí nunca fue un aspecto arraigado en una sociedad fanática del popular fútbol, las prioridades en un país azotado por la guerra están muy lejos de ocuparse del tenis. “Las personas en Bagdad comienzan a habituarse al escenario de guerra y bombas diarias. Lo encaran como algo normal. Hay niños que no conocen el mundo”, señala De Souza quien también experimentó el temor. “En Bagdad sentí el peligro algunas veces. Especialmente por las bombas, a pesar que estaba en un buen hotel (Hotel Melia), donde había seguridad muy cerca. El problema era cuando salía, y obviamente nunca sabes cuándo ni dónde reventará una bomba”.
AP_Baghdad_Iraq_bombing_04jun12_975
Las ruinas tras un bombardeo en Bagdad (2012)/ AP.

Ante ésta manifiesta inestabilidad diaria que se vive en las calles iraquíes, la posibilidad de una transformación  tenística es algo casi utópico. “La ITF ayuda en el desenvolvimiento de todas las Federaciones, no solo técnicamente, como con el material tenístico. Ella no puede ayudar en términos de seguridad, que es el mayor problema de Iraq”, cierra De Souza con una triste pero auténtica sinceridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: