Relato de un pelotazo en los…

13 Sep

“Por favor que venga el trainer. Se me rompió un huevo”. Así de crudas y directas eran las palabras de Matías Descotte que durante una de las semifinales del torneo de dobles del Future de Villa del Dique recibió un pelotazo ahí abajo, donde duele, y mucho. Desde el pueblo que conforma una pequeña porción del Valle de Calamuchita, “el pelotazo a Descotte” fue una particularidad muy comentada. De esas cosas que solo ocurren acá, en los torneos de cabotaje que siempre entregan historias, algunas de las más curiosas.IMG_6274
Descotte luego del pelotazo.

Matías Descotte (955°) se revuelca en el polvo de ladrillo villadiquense. Queda empanado en rojo. Poco le importa. Los gritos, fuertes en serio, acompañan la imagen del hombre que rueda y se agarra la entrepierna con una mano y la cabeza con la otra. Su compañero de dobles, el brasileño Gustavo Guerses, se acerca a asistir al dolorido Descotte, pero también deja escapar una risita imposible de contener. Gabriel Hidalgo, quien sin intención fue el autor del fuerte derechazo que golpeó a Descotte mientras éste intentaba volear, cruza la red y se acerca a ver cómo anda todo. Sin embargo, una risita también se le puede vislumbrar en su rostro. Federico Coria, pareja de dobles de Hidalgo y rival de Guerses y Descotte, se ríe, se agarra la cabeza, no puede creer lo que está pasando.
IMG_6282
Coria e Hidalgo observan la situación.

IMG_6270
El brasileño Gustavo Guerses, dupla de Descotte.

La razón de la risa no es para nada mala fe de los tenistas, sino que la situación escapa de lo común y empieza a tocar los parámetros de lo bizarro. Son muchos los gritos de Descotte que parece exagerar un poco el asunto testicular. Además, el historial del tenista argentino de 20 años tiene algunas otras actuaciones que alimentaron la desconfianza de sus colegas.

IMG_6308

El jueves, durante los cuartos de final de dobles, Descotte estaba preparado para volear cerca de la red cuando una pelota se le abalanzó. Él, por esquivarla, realizó un movimiento extraño, poco ortodoxo, que desencadenaría en un fuerte grito donde explicaba su dificultad para respirar. En el mismo partido, luego de pegar un drive, el marco de su raqueta  golpeó su ojo izquierdo. Por este problema, que desde afuera no parecía demasiado grave, Descotte demoró casi tres minutos entre queja y recuperación. Estos hechos ocurridos el día previo al “famoso pelotazo” acompañan la hipótesis de la “exageración”.

Entre gritos y algunas risas, el supervisor del torneo ya está en cancha y llama al trainer que (justo) está en el baño. Al poco tiempo, el médico aparece y asiste a Descotte. Lo hace ahí mismo, donde cayó, en el polvo de ladrillo. Flexiones y flexiones acompañadas de gritos y más gritos. “Mientras que no le haya pasado nada malo al testículo”, le dice Descotte al trainer una vez que termina de asistirlo. “Sentí un dolor profundo que no me dejaba caminar. Me tiré al piso y no daba más. Después me empezó a doler la panza y trate de elongar un poco y seguir jugando porque estaba con mi compañero. Me la tenía que bancar”, le cuenta Descotte a EfectoTenis luego de la derrota por 3-6/7-6/6-10.IMG_6281
El trainer mendocino Germán Serrano Baccarelli asistiendo a Descotte.

Como para rematar la curiosidad, una disputa resurge como producto del certero pelotazo. En la cancha contigua al Court Central del predio OSPACA, donde se lleva a cabo el partido de Descotte, compiten Luciano Doria y Maximiliano Estévez decidiendo quién será el último clasificado a las semifinales del singles. En un partido muy peleado, Estévez gana 6-3 6-5 y recibe 15-30. La aparición poco oportuna de una pelotita proveniente de la cancha de al lado, es decir, la de Descotte, determina que se debe volver a jugar el punto. “Let, se repite el punto”, exclama el umpire y Estévez estalla de ira reclamándole a Descotte no haber agarrado la bola. En la repetición del mismo, Doria mete un ace. Estévez, muy embroncado le tira un fuerte pelotazo a Descotte que por poco logra esquivarlo.IMG_6266
Estévez, caliente, observando la situación.

Algunos minutos más tarde, durante el incidente testicular, Estévez y Doria juegan el tiebreak. En el momento de los gritos de dolor de Descotte, Estévez le pide que no grite tanto. Después del partido, Descotte tuvo su descargo y se lo contó a EfectoTenis: “En el peloteo del dobles, Hidalgo enganchó una derecha y se fue a la cancha de al lado. Estévez decía que la corra pero yo no llegué a la bola y se enojó por eso. Dice que no la corrí, pero no llegué. Después, Estévez perdió el punto y me tiró un pelotazo. Cuando estaba en el piso me decía <¿Qué te pasa? Te pegaron en los huevos, si no tenés huevos>”.  Descotte, tal vez olvide el partido pero no aquel pelotazo en los…IMG_6269

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: