Archivo | Diario de viaje RSS feed for this section

El regreso fue arriba de un camión

16 Nov

La espera en la ostentosa (?) terminal de ómnibus de la ciudad de Azul no es habitual. El micro de la empresa Plusmar  (obviamente no es PNT) debería haber llegado hace diez minutos. La impuntualidad, una recurrente cualidad en los argentinos, llamativamente no es un hábito en los micros de larga distancia. Impaciente, me dirijo a la oficina de la compañía que tenía que recorrer 300 kilómetros para llevarme de vuelta a la Ciudad de Buenos Aires, luego de cubrir la 19° etapa del Tour Profesional de la Asociación Argentina de Tenis celebrado en el Club de Remo de Azul.

IMG_20151113_130856

– Disculpame, ¿sabés qué pasó con el Plusmar de las 15:20 que va a Retiro?
– Hoy no sale ningún Plusmar – responde el cincuentón hombre desde atrás de la ventanilla.
– Mirá, te muestro el ticket.
– Ah, sí, te lo imprimieron mal. El tuyo se fue hace diez minutos. Era el violeta, el Jet Mar. Se equivocó la empresa de interné, pibe.
– ¿Y cómo lo podemos solucionar?
– No es nuestra responsabilidad.

IMG_20151114_112122
La Catedral de Azul.

Haciendo malabares al cargar una mochila, un bolso donde está mi ropa, un diario La Nación que lucía la trágica tapa de los atentados en Francia y una botella de agua recalentada, me acerco a otra ventanilla. Allí me explican que, en estos casos, la única forma de alcanzar al bendito micro violeta es tomarse un remis hasta el peaje de Parish, pueblito ubicado a 40 kilómetros de Azul. Ellos, haciéndome una gauchada y nunca asumiendo el error, llamarían a la oficina del peaje para que le comuniquen al chofer del ómnibus que un pasajero estaba en camino y que lo esperaran diez minutos.

“Dale, pibe, metele que no llegás”, fue el amistoso y motivador consejo del azuleño. A metros de distancia, un destartalado y abollado Renault 12 plateado me esperaba. Ofuscado por el pensamiento lateral de por qué La Nación hace su periódico tan grande, le explico la situación al remisero. Sentado en una silla que dejaba ver los pedazos de goma espuma amarilla, el canoso hombre argumentaba que a más de 90 kilómetros por hora no podía ir.  Puteo, pero vislumbro la llegada de un modernoso Volkswagen y no dudo un segundo en romper el acuerdo con el dueño del obsoleto auto.

IMG_20151114_181758602

A 130 kilómetros por hora, la denominada Ruta Nacional (de la muerte) N°3 es el lugar propicio para entablar una amistad con Pucho. El intrépido remisero tiene 73 años. Durante 36 trabajó como camionero. A los 55, cuando se jubiló, decidió comprarse un remo, como él llama a su herramienta de trabajo, para acompañar el ingreso de su jubilación. La ruta es su terreno y lo conoce a la perfección. Escondiendo su mirada detrás de unos oscuros anteojos de sol, Pucho escucha con atención mi historia y también cuenta la suya. Pasaron veinte minutos y después de una curva cerrada veremos el peaje y al bendito micro violeta. Yo no lo encuentro. Pucho tampoco. El ómnibus no está. Jamás esperó.

IMG_20151114_160803557

Con el auto aún en movimiento apoyo mi pie derecho en el caluroso asfalto. La rueda trasera derecha del remo de Pucho sigue girando e impacta en mi tobillo. Por suerte se detiene y no lo aplasta. Algo preocupado, pero con la aspiración de alcanzar el micro, cruzo la ruta y camino al trotecito hasta la oficina. Explico la situación. Un empleado que lucía un chaleco amarillo me comunica que ellos le avisaron, pero el chofer no esperó. “Capaz nos dijeron mal el número de coche”, explica. Decidido a aclarar los tantos, Pucho baja de su Volkwagen. El empleado, fluorescente por su vestimenta, lo reconoce y ambos se abrazan. Son vecinos. Viven a la vuelta.

– Pucho, ¿sabés qué podemos hacer? Llamo a la policía caminera de Cacharí y le digo que frenen a este micro violeta y que te esperen – explica el del peaje señalándome, mientras llama al puesto de control montado a 18 kilómetros de distancia.
– Gracias, querido. Vamos, pibe. Subí adelante – me dice con tono de abuelo que le da una nueva libertad al nieto.

IMG_1219

A toda máquina seguimos abriendo camino. Sobrepasamos varios camiones y autos hasta que llegamos a otra curva que decidirá mi suerte, si es que, a esa altura, podemos aseverar la existencia de la misma. Un frondoso bosque impide ver al puesto de control de la pequeña localidad bonaerense. Al pasar el conjunto de árboles no evidenciamos ningún rastro de un ómnibus violeta. El micro no está y, a esa altura de la tarde, ya no sé qué hacer.

Pucho toma el mando de la situación. Me indica que espere en el auto. Él baja a charlar con los uniformados (?). Unos pocos minutos después vuelve y me explica mis dos posibilidades. Una es volver a Azul y tomarme el próximo micro que pasa a las ocho de la noche y es el denominado “lechero”, es decir, aquel que se detiene en todos los pueblos a subir y bajar pasajeros. La otra opción es que los policías me consigan un alma caritativa que me acerque a destino. Mientras evalúo la alternativa de subir al auto o camión de un desconocido, por el rabillo del ojo observo que los policías ya estaban deteniendo el tránsito.

_20151116_053655
En el puesto de control de Cacharí.

“Vos ya sabés donde encontrarme. Estoy todos los días en la terminal. Cuando vuelvas a cubrir un torneo de tenis nos comemos un asado”, me dice Pucho y nos abrazamos brevemente. Con el bolso, la mochila, el diario La Nación y el agüita en mano espero al costado de la ruta. Después de tres negativas, el cuarto camión frena en la banquina. Al trotecito me pongo a la par, saludo desde lejos a los caritativos “canas” y abro la puerta del enorme Ford Cargo blanco. A Capital Federal volveremos a dedo.

_20151116_053617
La espera en el remis.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………- Soy Hernán y ¿vos?
– Julián, ¿cómo va? Gracias por llevarme, viejo.

Hernán tiene 30 años y es de Moreno, localidad del oeste bonaerense. Después de unos minutos de charla, me doy cuenta lo prejuicioso que he sido con el rubro de los camioneros a los que erróneamente había imaginado y catalogado. Hernán, que mensualmente hace 17.000 kilómetros y trabaja dieciséis horas por día, no se come las eses, no putea, su vocabulario es amplio y, por lo que enamoradamente cuenta, no engaña a su mujer. La conversación fluye. Durante las tres horas de viaje recorreremos los detalles de su mundo: desconocido e impensado para mí.

IMG_1226
Hernán y una tarde soleada.

El modernoso camión que en once meses de vida caminó 164.000 kilómetros, todos los días realiza el mismo recorrido en el cual lleva 30.0000 kilos de piedra.  De Moreno a Olavarría. 700 kilómetros diarios para ir a buscar piedra a la principal cantera de la ciudad situada en el centro de la Provincia de Buenos Aires. La rutina podría volver loco a cualquiera, pero a él, su trabajo le encanta. “Te tiene que gustar, sino fuiste. Son dieciséis horas viajando por día. Arriba del camión no tenés vida, pero para mí, la vida es esto”, me cuenta mientras maneja y ceba unos mates dulces. “Me gustan los fierros, la calle y ésto es la calle… Ni en pedo podría estar en una oficina. De hecho, muchas veces no vuelvo a casa por tres días”, explica Hernán.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=nK56lqASKtA&feature=youtu.be]

Desde los quince años que está arriba de un camión. Primero fue ayudante de su primo, después empezó a hacer algunos viajes como chofer. En el 2003 se compró su primer truck, un rastrojero que no tenía ni motor, pero que, dándose un poco de maña, lo pudo arreglar. A partir de ahí siempre fue progresando e invirtiendo en un mejor vehículo. Desde enero, cuando financió el Ford Cargo, él  es su propio jefe. Eso lo hace feliz.

IMG_20151114_173005536_HDR

En nuestro trayecto, Hernán analiza su vida conmigo, como si fuese su psicólogo. Por mi parte aprovecho a hacer lo mismo. Ambos sacamos conclusiones, hasta que un camión nos pasa a toda velocidad por el carril contrario y por poco no choca con otro que venía de frente (está filmado en el video). “Esto pasa tres veces por día”, dice y me explica por qué la Ruta Nacional N°3 es denominada la “ruta de la muerte”.

La mayoría de los pesados vehículos que transitan la autovía cargan miles de kilos de piedra o cemento. Muchos de los choferes, por hacer unos “mangos” más, se exceden de los 45.000 kilos que cada camión tiene permitido. El sobrepeso erosiona la uniformidad del asfalto, lo que genera desniveles, un potencial causante de accidentes. Además, para no dañar “la máquina”, los choferes van más despacio  y, de esa forma, es imposible para los autos pasar los incontables camiones que se acumulan. En el afán por conseguirlo, los cálculos en las distancias fallan.

_20151116_053722

Dejando atrás todas las (muchas irreproducibles) anécdotas, el atardecer sirve de despedida. Llegamos a la rotonda de Cañuelas, donde mi hermano me pasará a buscar por una estación de servicio. El saludo promete un nuevo encuentro. Sin embargo, a la historia le queda un breve capítulo más.

IMG_1234

Al bajar del altísimo camión que reemplazó al micro violeta, a unos metros de distancia las luces y la música dominan la escena. “¿Qué pasa acá?”, le pregunto al playero, que me explica que hoy es la “Fiesta del Dulce de Leche”. Sin lugar para la sorpresa espero al costado de la puerta del bar. Aún con el diario en mano, un fornido hombre entra y se sienta a tomar un café. Su cara me es conocida. Me acerco, lo miro con detenimiento y confirmo las sospechas. Estoy frente al “Rey de la Carne”. El mediático Alberto Samid, reconocido empresario frigorífico, quiere cerrar el diario de viaje. A esta altura de la tarde, lo único que pido es que llegue mi hermano y, sobre todo, que no aparezca Mauro Viale (?).

IMG_1238
Samid y una toma digna de un paparazzi.

IMG_20151114_193658755
La selfie de despedida.

Anuncios

De campamento en San Carlos Centro

24 Sep

Cuando la tarde cae en el Club Central de San Carlos Centro, éste parece un campamento femenino. En el quincho que da a las tres canchas de polvo de ladrillo donde se disputa un Women’s Circuit que reparte 10.000 dólares en premios, muchas de las tenistas andan con el pelo húmedo, en ojotas y con el aspecto de ser un grupo que fue de excursión a una alejada localidad del interior del país. Algunas de las chicas que participan en el certamen santafesino duermen en las habitaciones que el club les brinda gratuitamente. En total son tres dormis y cada uno está repleto de camas cuchetas, ocupadas por aquellas que aprovechan para ahorrar unos pesos en alojamiento. Como siempre decimos, en el primer escalón del profesionalismo el denominador común es el famoso rebusque.

IMG_9910

En la pequeña grada de la cancha tres, una taiwanesa, una brasileña y una argentina intentan tener una conversación. El objetivo de la misma es sacarse una autofoto. Ninguna de las tres entiende nada, en especial la jovencita Pei-Ju Chien, que a los 16 años solo logró aprender unas pocas malas palabras en español. “¿Nos sacamos una selfie?”, le dice la local Florencia Páez. “¿What?”, responde la oriental sin entender una palabra. La argentina le muestra su celular y sin preguntarle se sacan una foto. “¿Snapchat, tenés?”. Otra vez no hay respuesta por falta de entendimiento. “¿Instagram?”, insiste. La brasileña le explica en portugués a Pei-Ju. Ella finalmente entiende ese idioma porque entrena en Porto Alegre. “Sí, Instagram”, responde y saca su enorme teléfono celular. Las tres duermen en las cuchetas del Club Central, y esto es parte de la convivencia diaria.

IMG_9906

“A veces es bueno poder compartir con más chicas, ya que este deporte es muy solitario. Igualmente yo hablaba más que nada con Chechi (Cecilia Costa Melgar, tenista chilena eliminada en primera ronda), quien también duerme acá. Se hace entretenido en la tardes, es bueno para escuchar música. Después, la cena es compartida con otras chicas. Es una convivencia súper agradable”, le dice la chilena Daniela Seguel a EfectoTenis.

11954743_887692751312558_3487325370806535336_n
La derecha de Seguel. / Ph: Hans Ruhle.

“Nos tratan igual”, manifiesta Ornella Garavani, de 16 años, la argentina más joven del cuadro principal. Las profesionales no hacen diferencias en el quincho del club. Las desigualdades se ven dentro de la cancha, donde las “veteranas” despliegan todas sus artimañas. “Cuando una viene a jugar con estas chicas, que son profesionales y que tienen más experiencia, durante los puntos más importantes ellas no regalan nada. En cambio, los Juniors tenemos más baches, donde regalamos más y ahí es donde hay que estar atentos”, indica la campanense, 98° del ranking ITF, que pasó la clasificación y ganó un partido en el main draw.

10358871_10206028945751818_981143621775691209_n
Garavani al saque.

Para Seguel, actual 544° del ranking WTA, el ahorro no solo es en el hospedaje. Desde hace cuatro temporadas, la santiagueña de 22 años encuerda sus raquetas con su máquina portátil. También, a las tenistas que se lo pidan, les brinda su servicio que obviamente sale más barato que el oficial.

11887960_10207673839267982_5090063736419787974_n

Una de las experimentadas tenistas con las que podría haberse topado Garavani o mismo la comunicativa (?) Pei-Ju, es Daniela Seguel, semifinalista del torneo. En abril del año pasado, la transandina alcanzó su mejor posición en el listado WTA: el puesto 257. Para ella, que entrenó durante tres años en Bélgica, en la Academia  de la ex número uno del mundo Justin Henin, San Carlos Centro es un mojón para volver a los primeros planos. “Los pueblitos así me encantan. San Carlos es un lugar súper tranquilo donde todo está muy cerca. Quizás es muy diferente a Europa, pero la verdad me gusta acá, aunque espero volver pronto allá porque eso significaría haber vuelto a retomar mi ranking y jugar torneos más grandes. La idea es seguir avanzando. Hoy estar acá, en San Carlos, es parte de un proceso, parte de este nuevo comienzo”, cierra la sudamericana.

Tenis en #SanCarlosCentro.

A post shared by Efecto Tenis (@efectotenis) on

EL ROAD TRIP HASTA SAN CARLOS CENTRO

La ruta nacional N° 19 une a Santa Fe con la pequeña ciudad de San Carlos Centro. En el trayecto desde la capital de la provincia –en la cual se realizó un Future ganado por el local Matías Zukas– hasta el pacífico poblado de 13.000 habitantes, las historias y fábulas emergen.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=xug4IAMV5HI&feature=youtu.be]
Musicalizado con el grupo santafesino Los Palmeras.

Captura de pantalla completa 24092015 013256 p.m.

Captura de pantalla completa 24092015 012755 p.m.
El recorrido.

Captura de pantalla completa 24092015 013033 p.m.

DOMANDO AL TENIS

Durante la jornada dominguera de tenis, los ruidos no cesaron ni un segundo. Todos los partidos de la clasificación se disputaron bajo una atmósfera bien gauchesca. Apenas a cien metros de las canchas, en un pequeño predio en el medio del campo llamado “El Cencerro”, se llevaba a cabo un festival de doma. Por lo que se escuchaba a través de los parlantes, los payadores relataban el homenaje a un tal Don  Celestino, que a los setenta y pico se retiró domando con los ojos vendados.

IMG_9921

Divagando un poquito cerramos con unas coplas. Y… ¡va la primera, Don Celestino!

(Léase con tono gauchesco y en lo posible con esta música de fondo)

Si el teni fuese la doma, la raqueta sería mi caballo

Para ustedes e meter la pelota, pa’ nosotro’ e domarlo

Sin embargo en algo coincidimo’

Amigo, Don Celestino, no caer simplemente es el desafío

IMG_20150920_182410270_HDRIMG_20150920_190414

RESULTADOS

Semifinales Women’s Circuit de San Carlos Centro

[6] Nathaly Kurata (BRA)  vs [4] Daniela Seguel (CHI)

[5] Eduarda Piai (BRA) vs [7] Catalina Pella (ARG)

Livestream

Amanecer en Misiones

29 Ago

La magia de los viajes. Salir del claustro que es la ciudad, donde el paisaje urbano es dominado por el cemento y el asfalto. Despertar con la claridad del amanecer. Entre árboles, tierra colorada, lomadas y aserraderos el sol se asoma y nos da la bienvenida al Litoral. “Misiones, belleza natural”, dice el turístico slogan de la provincia. En unos pocos minutos, uno puede dar fe de esto.

IMG_20150829_022721

Mientras el micro continúa su camino por la ruta nacional N° 14, las publicidades anticipan que queda poco para llegar a Posadas, capital y sede del décimo Future que se celebra en Argentina durante este 2015. Recién a las 10:30 horas, cuando la temperatura se acerque a la máxima pronosticada de 28 grados centígrados, comenzará la actividad en el Itapúa Tenis Club. Viernes, día de semifinales, tanto en singles como en dobles.

DCIM105GOPRO

Antes de arribar a destino hay tiempo para disfrutar de las lomadas, del paisaje y del renovador y agradable baño de sol mañanero que enceguece nuestra visión. Un hombre que le quita con un pañuelo el rocío al parabrisas de su auto; una niña que, con su guardapolvos, mate y madre, camina hacia la escuela; y otro hombre, solo, sentado en una reposera, probablemente toma tereré, son imágenes, pequeños momentos que se pueden apreciar fugazmente desde un micro de larga distancia.

IMG_20150829_022808

Dejando atrás la ruta, el amanecer y demás colorido es tiempo de subirse a un taxi que nos trasladará hasta el club. La charla de futbol nunca falla, un tip que el viajante siempre debe tener para romper el hielo. El debate sobre la performance de Messi en la Selección, la comparación de Lio con Maradona, la ausencia de Carlitos Tévez en la final de la Copa América son los principales temas. Al llegar al centro deportivo, la amistad se acaba cuando llamativamente el taxista comunica que la tarifa por el viaje es de ciento cincuenta pesos. El chofer nunca puso el taquímetro y la distancia no parecía ser tan larga. En fin, en Misiones ya embocaron al porteño.

1840798

EL ITAPÚA, LA SIESTA Y ¿EL CHALLENGER?

Ubicado a tan solo siete cuadras del centro de Posadas, capital de la provincia de Misiones, las instalaciones del Itapúa Tenis Club no son demasiado espaciosas. Seis canchas de polvo de ladrillo, una pileta, un gimnasio de básquet y un gimnasio de pesas es lo que ofrece el complejo deportivo. La ventaja de estar cerca del corazón comercial de la ciudad es que los trabajadores que suelen dormir la siesta tienen la posibilidad de posponerla y ver un poco de tenis. Raqueta versus almohada, difícil decisión.

“En el Interior, los horarios son totalmente diferentes a los de Buenos Aires. Se trabaja de 8 a 12 y de 16 a 20 horas, entonces todos paran para dormir la siesta. Obviamente que tienen la opción de irse a sus casas y descansar, o venir acá y ver buen tenis. Muchos me dicen ‘qué lástima que no tenemos luces oficiales’ para jugar de noche. No tenemos luces oficiales, pero tenemos la siesta”, le dice a EfectoTenis Fernando “Pulga” Damus, director del Future de Posadas.

DCIM105GOPRO

El “Pulga” Damus, director del torneo.

En 2014, el joven organizador del certamen mesopotámico decidió escalar en el nivel que ofrecía el Future. Pasar de los 10.000 dólares en premios y los 18 puntos que se lleva el ganador a uno de 15.000 dólares de prize money y 27 puntos para el tenista que se consagre campeón. Sin embargo, el Pulga, un conocedor del ambiente –es profesor y entrena Juniors-, entendió que se podía igualar la repartija de puntos con un torneo de 10.000 dólares más hospitalidad, conocido como 10K+H. De esa manera, el director se ve obligado a brindarles hospedaje a los jugadores. Además de este obligatorio beneficio, la “Copa Misiones” les regala diariamente (no es reglamentario) un almuerzo en el club y una cena en el hotel. En principio podrá parecer un dato menor, pero en el denominado “tenis pobre” cada ahorro cuenta. Comer bien y gratis todos los días no es algo para desestimar.

IMG_9803
Juan Pablo Paz pintando a ojo la marca de la raqueta que lo patrocina. Nada de moldes.

Ante esta estabilidad que lograron luego de siete años ininterrumpidos realizando el único torneo profesional misionero que entrega puntos para el ranking ATP, las autoridades del Future aspiran a subir de escalón. Hacer un Challenger. La idea está avanzada y en el próximo post del blog detallaremos cómo vienen las tratativas y los inconvenientes que deben sortear para ejecutarlo.

DCIM105GOPRO

LOS PARTIDOS

Uno de los primeros en llegar al club fue Hernán Casanova. Previo a su semifinal frente al chileno Michel Vernier, el bonaerense de 21 años fue a pelotear. Apenas pudo impactar unas pocas bolas. El dolor en su muñeca derecha, producto de una caída en su partido de cuartos de final, era fuertísimo.

IMG_20150829_022451
Casanova y su vendaje.

Antinflamatorios, masajes, hielo y vendajes. Nada de eso sirvió para erradicar el inoportuno dolor que finalmente le impidió jugar con normalidad el match. El trasandino Vernier, 1126° ATP, derrotó a Casanova por 6-3 y 6-2 y se instaló en su primera final profesional.

“Durísimo. Es más de lo mismo. Ayer (jueves) también jugué un partido muy largo, 7-6 en el tercero frente a (Andrea) Collarini y después el dobles. Vengo con el ritmo. La semana pasada también fue así. Jugué semifinal de singles, semi y final de doble. Todo el mismo día. Ya vengo con el trajín de la lucha. Queda un partido. No vamos a aflojar ahora”, comenta un extenuado Patricio Heras a las cinco de la tarde, cuando terminó su performance del viernes.

IMG_9772
Pachu, ganador de siete Futures.

A las 10:30 de la mañana, el cordobés de 26 años comenzó su semifinal de singles frente al japonés Ryusei Makiguchi. El match terminó 3 horas y 19 minutos después. Ganó 6-7 (4)/7-5/6-0. Después, Heras descansó, le hicieron masajes y fue a jugar la semifinal de doble junto a su coterráneo Franco Agamenone.

Mientras “Pachu” era masajeado por el fisioterapeuta del torneo, el argentino Gabriel Hidalgo y el brasileño Oscar Gutierrez, ya finalistas del doble, jugaban al básquet en el gimnasio del club. Heras soltaba algunos gritos de dolor cada vez que su isquiotibial izquierdo era presionado por los fuertes dedos del especialista. Finalmente, la dupla nacional conformada por Juan Pablo Paz y Dante Gennaro impuso su fresco físico para derrotar a la pareja cordobesa.

IMG_20150829_022351
Un extenuado Heras junto a su pareja de dobles, Agamenone.

Menos de una hora más tarde, Paz y Gennaro volverían a la cancha, pero la suerte no sería la misma. El precalentamiento que Hidalgo y Gutiérrez hicieron en el parqué de la cancha de básquet ayudó porque en la definición se impusieron por 6-3 y 6-4. La felicidad de Hidalgo, entrerriano de 25 años, no era menor. Este fue su primer título después de once meses. En enero de esta temporada, “Luli” fue operado de su muñeca derecha. Recién volvió en esta gira de Futures argentinos que empezó en el Florida Tennis Club, siguió en Resistencia y culminó aquí, en Posadas.

IMG_20150828_171316

IMG_20150828_173556477
Finalistas y campeones.

El capítulo se cerrará hoy a las 14:30 horas. Sí, durante la siesta donde Patricio Heras intentará imponer su experiencia ante el chileno Michel Vernier. El que más despierto esté gritará campeón.

IMG_20150828_125802633

Veamos qué tal es Córdoba

29 Oct

Las aclamadas (?) producciones audiovisuales de EfectoTenis siguen apareciendo y deleitan a los cibernautas. En este caso, la cobertura del Challenger de Córdoba se materializa en un video que te ahorra la nafta, el viaje en micro o en avión. Con la magia de la afamada GoPro y la rudimentaria habilidad del editor y escriba del sitio disfrutá del segundo Challenger realizado en suelo argentino. No será el Palais Omnisports donde esta semana se juega el Masters 1000 de París, pero en el Córdoba Lawn Tennis también hay mucho que disfrutar.

DCIM105GOPRO

IMG_7063
El colombiano Alejandro González (derecha) campeón del Challenger cordobés al vencer a Máximo González.
DCIM105GOPRO
IMG_7052
El calor, protagonista durante toda la semana. El rebusque del público siempre un espectáculo.

Más fotos en el Facebook del blog —> Galería.

Villa del Dique desde la lente de la GoPro

11 Sep

A falta de menos de media hora para llegar a nuestro destino, el inconfundible y pegadizo “cuarteto“ que se filtra desde la cabina del conductor del micro nos va poniendo a tono cordobé. Villa del Dique es la locación geográfica a la que debemos llegar para cubrir el 17° Future en suelo argentino. Villa del Dique, un rumbo conocido ya en EfectoTenis cuando los diarios de viaje comenzaron en la antigua cobertura del Women’s Circuit de junio de este año. Sí, para ser sincero, también algunos alaridos se escapan del comisario de abordo del ómnibus, o como se diga (?), y otros, más bajitos pero no menos apasionados, de quien les escribe.

Lago, sierra, sol y tenis. Villa del Dique, Córdoba.

A post shared by Julián Polo (@julipolo) on

Si hablamos de Villa del Dique hablamos de un pequeño pueblito que cae bien. Cae bien por la calidez de la gente del interior, siempre atenta por hacerte sentir cómodo, para que vuelvas, o para que lo recomiendes. Si hablamos de Villa del Dique y el tenis hablamos del soñado complejo OSPACA y sus instalaciones con una comodidad y entorno único. Para situarlos. Parados en el medio de la calle, a la derecha sierra, a la izquierda, el hotel y complejo de seis canchas de tenis. Detrás del mismo, aproximadamente a diez metros, el lago que conforma el “famoso” embalse de Río Tercero, ciudad ubicada también en el Valle de Calamuchita y a 6 kilómetros del querido pueblito de 3.236 habitantes (según la cifra del INDEC, 2010), termina de diseñar un singular paisaje.
mapacordoba

DCIM105GOPRO

Para no dejarlos con las ganas (?), y obligarlos a forzar la imaginación, con la magia de la GoPro –nueva adquisición del rentable (obviamente estamos en números rojos) blog- se armó este video que resume y bosqueja un panorama de lo que es Villa del Dique.

¿Siesta?, en Santiago se juega tenis

7 Sep

VIERNES 5 DE SEPTIEMBRE

Mientras las ruedas dan sus primeras vueltas dentro de las casi 15 horas de recorrido que deberán hacer para cubrir la distancia de Buenos Aires hasta Santiago del Estero, los parlantes del ómnibus dejan escuchar la música de Gustavo Cerati. Apenas algunas horas pasaron desde su fallecimiento y Gustavo ya empieza a ser inmortal. Inmortal en la musicalización de este viaje. Inmortal en esta nota (que si WordPress no falla no va a desaparecer). Inmortal porque su música será eterna.

Luego de las mencionadas 15 horas de viaje, y de un taxi que salió lo mismo que lo que cuesta solo la bajada de bandera en Capital Federal, llegamos al Santiago Lawn Tennis Club, sede del 16° Future de la temporada en suelo argentino. Obviamente, derechito al bar, lo único abierto a las 9:30 de la mañana.
IMG_20140907_165905

La necesidad tecnológica que tenemos queda en evidencia luego de horas apartados de un enchufe. Entrar. Saludar. Pedir un café con una tortilla (me cuesta describirla, vendría a ser una masa bien grasosa, que calentita después de un toque de horno es muy recomendable) y buscar la mesa más cercana a un interruptor de tres patas. Si encontrás una zapatilla libre, considerate un afortunado (?).

Es viernes y en la televisión está puesto uno de esos programas mañaneros en los cuales dos conductores lidian con los panelistas que buscan protagonismo. El tema central es la muerte de Cerati. Su música sigue musicalizando el viaje.

DCIM105GOPRO

Al rato del arribo del “periodista que viene de Buenos Aires” es el momento que empiecen a aparecer los pocos tenistas que quedan, teniendo en cuenta que solo restan por jugarse las dos semifinales del singles y la final del dobles. El primero es un experimentado en este tipo de torneos: Federico Coria (404°). “Un vaso con leche y el (ya conocido por la moza) sándwich con jamón y queso”, pide con confianza de quinto día de torneo el hermano de Guillermo que recién jugará alrededor de las 13:30. Después de charlar de la actualidad de River y Boca, mezclar la leche con el suplemento vitamínico y devorar el chegusán (?) sería momento de entrenar. Más tarde, luego de ganarle en la segunda semifinal a Guillermo Durán, saludaría a algunos amigos que se acercaron e inmediatamente se pondría a practicar el servicio junto a su entrenador. Mucho profesionalismo en un ambiente donde esto no abunda, ya sea por limitaciones o acciones.

IMG_6120
El revés de Fede Coria.

Sentadito en el bar, y disfrutando de la electricidad santiagueña que recarga el litio de mi celular, otros tenistas van llegando. Juan Manuel Matute (935°), finalista en dobles junto a Mauricio Pérez Mota, es uno de ellos. Raquetero al hombro y valijón en la mano derecha. Así es su entrada al club. Matute no luce preocupado por la final que le toca a las 14:30, sino por comprar el pasaje de micro que lo llevará a Villa del Dique, el próximo destino de la gira de Futures nacionales. ”Mudo, no me podrías adelantar algo porque tengo que comprar el pasaje”, le dice “Juanma” a Álvaro Caldera, alias el “Mudo”, director del torneo. A pesar que todavía no puede cobrar, porque su participación no terminó, el Mudo le paga una parte. Allí comienza la especulación de la pareja que finalmente terminaría perdiendo la final. “¿Si ganamos cuánto?”, pregunta el rubio Pérez Mota. Así es el mundo Future o “tenis pobre”, como lo catalogaron los mismos jugadores. Especular. Ahorrar. Sobrevivir.
DSC_1688
La boleta de pago a los tenistas. Cobran en pesos y el dolar lo reconocen a $8,25.

En este viernes nublado en Santiago del Estero, y que hasta por instantes “chispeó” (una transformación del lloviznar), es momento de la primera semifinal: Nicolás Kicker frente a Juan Pablo Ficovich.
IMG_6147
Nicolas Kicker, ¿un aire a Fognini?

Por edad, los objetivos son distintos. Kicker, de 22 años, busca alargar el invicto que arrastra desde la semana pasada en el Future de La Rioja, donde fue campeón. Además busca subir en el ranking para enfocarse definitivamente en el mundo Challenger, el siguiente escalón del profesionalismo. Ficovich, de 17 años, está atravesando el mejor momento de su carrera. Hace dos semanas atrás, en San Juan, alcanzó su primera final profesional. En Santiago del Estero sigue por el camino de la victoria que de continuar así lo llevará a los Grand Slam Juniors.

IMG_6048
El lungo Ficovich durante la primera semifinal.

En el ranking de la Federación Internacional de Tenis (ITF, que incluye a los jugadores menores de 18 años), Ficovich apenas tiene unos puntos que lo ubican muy lejos de participar en los Grand Slam Junior. Sin embargo, en el reglamento de la ITF, está escrito que todo jugador dentro de los 750 del ranking ATP tiene derecho a jugar la clasificación del Australian Open, Roland Garros, Wimbledon o US Open. Aquellos juniors que estén ubicados 550 o menos podrán participar del cuadro principal del torneo. Ficovich, con las semifinales en Santiago, quedará al borde de ingresar a la Qualy. Según sus palabras, el objetivo.
DCIM105GOPRO
Ficovich bajo el lente de la GoPro.

El partido se alarga hasta horas de la siesta. A pesar de ésto hay bastante público (para lo que es el torneo, obvio). Afuera, a unas cuadras, en el centro, los negocios cierran pasado el mediodía y no abren hasta las 18. “Pero cerramos más tarde. Es por el calor que es insoportable. ¿Quién te va a comprar algo?”, me explica un santiagueño en el bar del club luego de preguntar por el mito del santiagueño “vago”. Para los jugadores, el descanso justamente no es durante la hora de la siesta. Esa es su jornada donde no se pueden dormir.DCIM105GOPRO
La plaza principal de Santiago del Estero por la tarde.

RESULTADOS
Semifinales: Nicolas Kicker a Juan Pablo Ficovich 7-5/ 7-5
Federico Coria a Guillermo Durán 6-2/ 6-2

Final dobles: Gonzalo Villanueva/ Matías Descotte a Mauricio Pérez Mota/ Juan Manuel Matute 4-6/ 6-4/ 10-1IMG_6102
De izquierda a derecha: Villanueva, Descotte, Pérez Mota y Matute.

SÁBADO 6 DE SEPTIEMBRE

Antes de la final entre Kicker y Coria, algunos vejetes discuten sus peripecias en la improvisada gradita al costado del court. Los vestigios del partidazo de cuartos de final del US Open que protagonizaron Roger Federer y Gaël Monfils siguen rondando por el Santiago Lawn Tennis Club. Después, el tópico cambiaría rotundamente a la siempre presente política, que en Santiago está fresquita por las elecciones provinciales del fin de semana pasado.
IMG_6080

En este tipo de charlas siempre hay tiempo para las minas, la política, el deporte y los chistes. “Muere Paul Walker, todos somos fierreros. Muere Cerati, todos somos roqueros…  No te mueras nunca Flor de la V”, dice uno de los señores, de pelo blanco y con un botón de la camisa que no aguantó más la presión, y tal vez horrorizado por el chiste renunció a su misión de cubrir el desarrollado vientre de su amo.

close-up_of_fat_stomach_bursting_through_shirt

Sin importar que la charla continúe, la final arranca y Nicolás Kicker es el que más preciso está con sus tiros. El que mayor decisión tiene. Coria luce apagado, sin esa movilidad que lo caracteriza y todo esto se traduce en un aplastante resultado. 6-3 y 6-0 para Kicker que de esta forma gana su cuarto título del año (Villa María, Misiones, La Rioja y Santiago del Estero) y segundo consecutivo.Título en La Rioja
Festejo en La Rioja.

Linda semana en santiago del estero, felicitaciones nico por este gran momento

A post shared by Fede coria (@fedecoria) on

Tal vez, la ventaja con la que cuenta el nacido hace 22 años en Merlo radica en su joven paternidad. Hace casi tres años, cuando tenía 19,  Kicker se enteró que sería papá. “La verdad que me pegó bastante fuerte. Al principio me costó, no caía que era papá”, le cuenta Kicker a EfectoTenis. Aunque también admite que lo “ayudó muchísimo en la maduración”, aspecto fundamental en la carrera del tenista. “En cierto modo me vino bien porque asenté la cabeza y es una gran motivación. Es una responsabilidad muy grande, pero por suerte tengo a mi familia que me apoya. Sin ellos no podría estar jugando al tenis”, completa Kicker sobre Bastian (inspirado su nombre por el futbolista alemán Bastian Schweinsteiger), su hijo de 1 año y 10 meses.
bastian y nico
Bastian y Nicolás.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Pasada la premiación en cancha llegaría uno de los momentos más importantes para los jugadores: el pago.

-“Salidera para vos”, le dice a Kicker el entrenador de Federico Coria, mientras ve cómo el campeón cuenta los billetes.

-“Voy con remis a todos lados”, responde Kicker que entiende y contesta el chiste.

Coria, que también está resolviendo lo económico, se suma al chicaneo:

– “¿Tenés un bolso especial? Porque con lo que venís robando…”.

– “Mirá que tengo acompañante”. – lanza Kicker refiriéndose a Bastian. Y agrega: – “¿Tenés una gomita?”.

IMG_6149
El revés a uno mano de Kicker, su mejor golpe.

Con el sueldo guardado en un raquetero al cual se le rompió el cierre y se lo ve decolorado por el sol, Kicker se va a comer al buffet junto a los chicos del club que hasta hace un rato le estuvieron pidiendo autógrafos y fotos. Con un invicto de diez partidos y con su viaje programado a Villa del Dique, su preocupación pasa por dónde meter los trofeos. “¿Dónde meto los trofeos? Los voy a tirar a la mierda pero mi vieja me mata…”, dice contento Kicker que desde el lunes estará dentro de los 300 mejores del mundo, y también espera que le den un bolso nuevo.

DCIM105GOPRO

Final singles: Nicolas Kicker a Federico Coria 6-3/ 6-0

IMG_6174

Bell Ville, la casa de un campeón

26 Jun

Son las 6 de la mañana en la terminal de Villa María. El frío hiela a los peludos perros que se refugian en algún rincón alejado de los ventanales y puertas de vidrio. Todavía es de noche y la ausencia del sol acrecienta el tiritar de algunos pasajeros. Para matar el tiempo (y el frío) hasta la cobertura del Women’s y Future que se lleva a cabo en la ciudad cordobesa, el café es un buen aliado.IMG_20140621_090404
El Sport Social Club donde se llevó a cabo el Women’s y Future de Villa María.

Una vez realizado el trabajo que me había llevado hasta Villa María, Pedro Pablo Cachín, padre de Pedro, el promisorio tenista argentino de 19 años que está dentro de los 400 del ranking ATP, empezaría a exhibir la calidad de vida del interior del país. Para explicar la monotonía de los “Pedros”, en el caso de los Cachin, los nombres se traspasan de generación en generación. El abuelo del tenista se llamaba Pedro, luego pasaría a su padre y finalmente llegaría a él, como para no romper la tradición (?).
IMG_3936
Pedro y su revés durante el Future de Arroyito.

“¿Viste que ganó Pedrito?”, le dice Cachin padre a unos amigos mientras come un asado en un taller mecánico de Villa María, donde se sufre por el partido de Argentina e Irán. Es que Pedro no puede ocultar el orgullo que le genera  su hijo, quien acababa de ganar su primer torneo profesional como singlista, un Future en Siena, Italia. Entre la catarata de ingeniosos chistes sobre la Selección que sobrevuelan el aceitoso aire del taller, un matambre a la parrilla aparece y hace olvidar lo mal que estaban jugando Agüero, Messi, Higuaín y compañía. “Y con esto queda 370° del ranking”, comenta Pedro sobre su hijo que por primera vez en su carrera ingresará en ese lote. De golpe, el gol de Lionel Messi desata un medido festejo, más de desahogo por el pésimo partido del conjunto nacional en la segunda presentación en Brasil 2014. “Uh, ahora se van a empezar a inmolar los iraníes”, dice uno de los nuevos conocidos, en relación a la bronca que deberían tener los asiáticos por perder un partido sobre la hora. El cotejo mundialista y el matambre se terminaron y es hora de conocer el lugar donde nació el campeón de la familia Cachin, la ciudad de Bell Ville.
IMG_3973
En Arroyito, Pedro alentando a Pedrito. 

Eternamente Gracias. Feliz cumpleaños papá!

A post shared by Pedro (@pecachin) on

Durante el trayecto de 60 kilómetros que separa Villa María de Bell Ville, el tema central  es la experiencia de “Pedrito” en el viejo continente. En mayo de este año, el cordobés decidió viajar a Barcelona para entrenarse en la Barcelona Total Tennis (BBT), un centro de alto rendimiento coordinado por el español Alex Corretja (ex 2° ATP). Después de vivir durante unos meses en un departamento en Sant Cugat que compartía con otros chicos de la academia, Pedro empezó una gira de Futures por Italia donde viaja solo y sin entrenador. En el primer torneo alcanzó los cuartos, luego semifinales, y durante el tercero, ganó el single y doble.

10491215_643567315721509_8672341261382767731_n

Mientras el auto se desplaza en la Ruta Nacional 9, su padre cuenta que a pesar de viajar solo, Pedrito tiene el apoyo constante de sus entrenadores: Alex Corretja y Enric Molina que aprovechan la tecnología para comunicarse. Bn3MZAUCQAAOZQz
Cachin y Corretja viendo la definción de la liga española entre Barcelona y Atlético de Madrid.

Llegar al kilómetro 500 de la ruta significa entrar en tierras bellvillenses, una ciudad ubicada estratégicamente: a 200 km de Córdoba y también a 200 de Rosario. Como para seguir exhibiendo la manera en la que se vive en el interior cordobés, luego de que Pedro Pablo Cachin trabaje es hora de visitar a sus amigos. El partido entre Ghana y Alemania es una excelente excusa. Al estacionar el auto en la puerta de la casa de Guillermo y Rosa, un matrimonio cincuentón, Pedro Pablo Cachin se acerca a la puerta y como un acto habitual empuja el picaporte que da a la calle y entra.  En la mayoría de las casas de Bell Ville se vive sin dar vuelta a la llave y sin el fantasma de la inseguridad, algo corriente en las grandes ciudades argentinas. Ya adentro, unos ferné (¿) le hacen honor a la provincia.
mapa

Durante la charla con Guillermo, Rosa y Pedro, lo primero siempre es cómo salió Pedrito. Guilllermo, que trabaja en una empresa de servicios de electricidad, estuvo siguiendo la definición del Future italiano mediante los resultados en vivo que brinda la ITF. Al mismo tiempo, Rosa, quien trabaja como maestra en una escuela de chicos con capacidades diferentes, recuerda cuando su hijo jugaba al mini tenis con Pedrito, en el patio de su casa. De hecho, el hijo, que está comiendo con amigos luego del partido de Argentina, llama a sus padres y estos le cuentan que Pedrito ganó y él mismo vuelve a recordar la anécdota del pasado.

999507_10201368940323299_473486308_n

Mientras alemanes y ghaneses juegan un verdadero partidazo, las curiosidades y orgullos de Bell Ville salen a la luz. En la ciudad de 30.000 habitantes se creó la primera pelota de fútbol sin tiento (balón de costura y con pico invisible), que más tarde sería usada en el Mundial de Italia 1934, pero que por no registrarla, el invento perdió los derechos de sus creadores. También es la ciudad de donde salieron los futbolistas Hernán Barcos, el ex Independiente Sergio Merlini y Mario Alberto Kempes, goleador del Mundial 1978. Además, entre las curiosidades de la ciudad, el Club Atlético River Plate de Bell Ville, conocido por su campeonato mundial de bochas de 1957 (?), tiene como escudo el de Boca y con los respectivos colores del Xeneize, linda mezcolanza (?). Villa María y Bell Ville
Dos pelotas que lucen en la vidriera de trofeos del club Bell.

IMG_5353
La prueba…
IMG_5337

Un lugar muy significativo en la vida de Pedro Cachin es el Club Bell, donde entrenó hasta los 12 años cuando decidió continuar su aprendizaje tenístico en el Sport Social Club de Villa María. “No vas a ver una rama tirada, todo pintado”, anticipa el padre de Pedro antes de llegar al club. Finalmente es así, las instalaciones están impecables y en cada paso el recuerdo de la familia aparece. En las canchas de polvo de ladrillo se rememoran los primeros golpes de su hijo, y en una de las tribunas del estadio de fútbol el árbol genealógico de Cachin también se presenta. Ésta tribuna lleva el nombre del abuelo materno de Pedrito, Eduardo Tossolini, que donó todo su dinero para que la construyan. En Bell Ville todo tiene historia, identidad y compromiso.IMG_5335 IMG_5339IMG_5341
Las canchas del Club Bell.

En este improvisado city tour, el lugar más emblemático en la recorrida de la ciudad de Pedrito espera hasta el final. En el cuarto del tenista argentino, una larga repisa sirve de exhibidor de los numerosos trofeos que consiguió. Éstos lucen impecables, brillosos, limpios y sin un poquito de polvo a pesar que el cuarto no es usado por Pedro desde hace unos meses. La misma señora que se encarga de la limpieza del hogar dedica un tiempo semanal para que todo luzca inmaculado.
DSC_1474

Siete años atrás y cuando en esa misma repisa todavía estaba vacía o tal vez sin colocar, Pedro Pablo Cachin le decía a su esposa luego de volver de un torneo Sub 12 en Santiago del Estero: “Creo que tenemos un campeón”.