Archivo | Tenis por el mundo RSS feed for this section

El tenista de la Rocinha

14 Mar

Mientras los flashes estaban posados sobre los rostros de los brasileños que integraban el equipo de Copa Davis, una singular historia surgía en las periferias del conjunto sudamericano que visitó a la Argentina, en Tecnópolis. Un relato que eriza la piel. De esos que cuesta creer. Fabiano De Paula, uno de los sparrings verdeamerelos, es el tenista que salió de la Rocinha, la favela más grande de Brasil. En un contexto sumamente adverso, el espíritu de superación resume la vida de un jugador que refuta el elitismo en el tenis.

Cristiano Andujar 3
Ph: Cristiano Andujar.

El comienzo de Fabiano de Paula fue opuesto al del tenista corriente, si es que este concepto existe. Lejos de un barrio paquete y aún más lejos de ser integrante de una familia aristocrática, Fabiano salió de una favela, o una villa, como la llamamos a nivel local. Su barrio no era residencial ni contaba con anchas veredas y prolijos bulevares. Su barrio tenía pasillos, casas amontonadas en un morro y mucho ladrillo sin revoque. “Todavía no salí. Vivo ahí con mi familia”, le dice De Paula a EfectoTenis y le da comienzo a una interesante charla.

Rocinha_rio_de_janeiro_panorama_2010

A los once años, una amiga de su madre, que trabajaba en el Hotel Intercontinental, propuso que Fabiano fuese recogepelotas en las canchas de tenis del parador turístico. A partir de allí, comenzaría su pedregoso camino. “Lo mío es un poco diferente porque el tenis es conocido por las personas que tienen plata. A los quince jugué juveniles y a los dieciocho tuve que parar. Estuve sin jugar durante tres años: uno en el ejército de Brasil y otros dos dando clases para ganar plata. Volví a entrenar a los 21, cuando jugué Futures. Ahí estuve dos, tres años hasta que me lesioné y retorné el año pasado”, relata el carioca de 26 años, quien hace un breve recorrido de su carrera, plagada de parates e inconvenientes.

Cristiano Andujar 6
Ph: Cristiano Andujar

En contraste con la mayoría de los jóvenes, De Paula eligió el tenis. En las favelas, podríamos aseverar sin tener el dato de una irrefutable estadística, que el noventa por ciento de los chicos juegan al fútbol. De Paula no optó por aquel popular deporte. El tenis apareció en su vida como una oportunidad laboral. “Conocí el tenis cuando comencé a trabajar. Obvio que quería ser un jugador de fútbol, jugar en el Maracaná lleno, pero tuve que escoger. Seguía soñando o iba a la realidad”, comenta con contundencia De Paula, 210 del ranking ATP, que comenzó a jugar en la misma época en la cual Guga Kuerten despuntaba como ídolo nacional.

Para De Paula nada fue un impedimento. Sortear obstáculos y escollos fue su especialidad. “Las ganas de ser mejor cada día, de darle una mejor condición a mi familia, a mi mamá, a mi papá, que siempre lucharon mucho para hacer las cosas para mi hermana y para mí. Siempre pienso eso, dar lo mejor para que ellos tengan lo mejor. Sé que la carrera es muy corta y a veces es engañoso. Algunos momentos que vivo hay mucha plata, mucha cosa costosa, pero vuelvo y es diferente. Tengo los pies en el suelo sabiendo que no siempre puedo vivir de este lado”, le aclara De Paula a EfectoTenis.

Cristiano Andujar 2
Ph: Cristiano Andujar

“Todos tenemos chances”, sería la frase indicada para definir la filosofía de vida del brasileño. Una oración que resume su pensamiento. A pesar del desfavorable contexto social que le tocó, las posibilidades están. Él es un claro ejemplo. “Intento ser mejor cada día para que no solo digan que salí de la Rocinha, sino para que los demás vean que hay chances, que miren hacia adelante”. Y completa: “Van a salir muchos jugadores, pero para nosotros es más importante que salgan personas de bien. Que no entren en el camino contrario. Que quieran lo mejor para las otras personas, que tengan buena educación y que miren a un buen futuro”, manifiesta el tenista que hace unas semanas fue homenajeado en la Rocinha. El gobierno de Río de Janeiro construyó una cancha de tenis en la favela que fue nombrada “Escuelita de tenis Fabiano De Paula”.

1907946_420601024770255_7392155553832385651_n

En sus comienzos, dos empresarios quienes lo conocían de pequeño, lo ayudaron a financiar su carrera. Ahora, lo apoya Estácio de Sá -universidad donde también estudia mercadotecnia-, la Confederación Brasileña de Tenis y entrena en Tennis Route, academia de Río de Janeiro, donde  João Zwetsch, capitán de Copa Davis, es uno de los coach. Fabiano, durante la semana, vive en un hotel que le brinda la academia, mientras que los fines de semana vuelve a su casa, en la Rocinha.

11044578_429905093839848_8828923484978658867_n
De Paula dando el discurso en la cena oficial de Copa Davis.

Además de esos patrocinios están los premios que consigue en el circuito. Ese ingreso De Paula lo invierte en él, para luego poder cumplir el objetivo de su vida: tener una casa fuera de la favela. “El dinero que gano intento usarlo para viajar, tener un entrenador cerca, buena comida. Después, en otras cosas trato de economizar para poder comprar una casa para mis padres y para mis hijos. Lo máximo es eso. Hacer lo mejor para darle una mayor tranquilidad a mi familia. Una vida diferente a la que tuve: de sufrimiento, de estar siempre ahí luchando, luchando, luchando, sin tener muchas cosas. Siempre muy justo con la plata. Tener que pagar las cosas y no tener nada a fin de mes. Intento hacer lo mejor para darles una mejor vida ellos”, señala Fabiano que lucha por su sueño.

Cristiano Andujar CBT
Ph: Cristiano Andujar

LAS COMPLICACIONES PROPIAS DE LA FAVELA

“Lo más difícil era subir con el bolso porque la policía siempre tenía que hacer lo mismo, ellos miraban qué tenía adentro. Por ejemplo, los traficantes llevaban armas. Como los raqueteros son un poco grandes podían creer que fuese un traficante. Entonces intentaba ir sin el bolso, solo con las raquetas en la mano. A la noche no subía con ellas para que no me confundiesen con un traficante”, dice con total naturalidad el brasileño, quien admite que no había un preconcepto sobre su condición de jugador de tenis.

11001798_420601178103573_8297717820693221222_n

La ropa de marca, la heladera plagada de comida, los ostentosos dispositivos electrónicos no eran cosas que formaban parte del inventario de los De Paula. Sin embargo, algo que abundó en la familia fueron los valores y la dignidad. Conceptos claros que lo ayudaron a apartarlo de los oscuros caminos. Elecciones de vida donde muchos de sus amigos de la infancia terminaron muertos. “Nunca pensé en ir a las drogas ni nada de eso porque mis padres me dejaron en claro cuál era el final del camino. Si te vas por acá, vas preso o terminás muerto. Tuve muchos amigos del fútbol, de cuando era chico, que entraron ahí y la mayoría están muertos. Es una lástima. Es muy tentador porque todo es más fácil. Mujeres, plata, alcohol. Para nosotros, que estamos ahí, que no tenemos muchas chances, es un poco tentador. Creo que es mejor un poco menos de plata pero más dignidad y seguridad”.

1_rocinha_night_2014_panorama

Anuncios

El riesgoso tenis iraquí

15 Ago

“El hermano de Ali murió por una bomba cuando estaba yendo a participar de nuestro entrenamiento”, le dice a EfectoTenis Luis De Souza (52), ex jugador y entrenador portugués que durante poco más de un año, como parte de un programa de la Federación Internacional de Tenis (ITF), manejó todo el tenis iraquí, desde los juveniles hasta la capitanía de Copa Davis

.DSCN4915
Luis De Souza trabajando en Iraq.

El hermano menor de Ali Hashim Al Mayahi, uno de los cuatro jugadores que integra el Equipo Nacional de Tenis de Iraq, diariamente iba a presenciar los entrenamientos en los cuales participaba su hermano. Camino a las canchas de cemento del club Alwiyah, ubicado en el corazón de Bagdad, el hermano de Ali, que en aquel entonces tenía 17 años de edad y según De Souza era un apasionado por el deporte de la raqueta, no apareció más. Una bomba aterrizó en su camino hacia la mezquita. Así de cruel y trágico es el día a día en Bagdad. Salir de casa conlleva riesgos. Riegos de muerte. 25_big
Parte de las instalaciones del club Alwiyah.

Sin ánimo de caer en el dramatismo y el morbo, sino con la intención de bosquejar un panorama de lo peligroso que es andar por las calles de Bagdad en tiempos de guerra, atentados o bombardeos, otra trágica anécdota aparece en el camino del maltratado tenis iraquí. “No matan por ser atleta, aunque en 2006 hubo un accidente con tres jugadores y un entrenador de Copa Davis. La historia que existe es que ellos fueron asesinados porque estaban usando pantalones cortos. No hay certezas sobre qué ocurrió en aquel acontecimiento, aunque haya habido cuatro muertos”, le dice vía mail a EfectoTenis Luis De Souza que desde octubre de 2013 es Head Coach de la Federación Tunecina de Tenis. Indagando en esta tragedia, el periodista estadounidense David Cox, publicó una interesante nota en el sitio Al Jazeera donde brinda algunos detalles más que afirman lo comentado por el portugués.
Ahmad al-Rubaye AFP Getty Images. Baghdad April 18, 2007
Bagdad el 18 de abril de 2007. / Ahmad al-Rubaye (AFP, Getty Images).

Akram Mustafa Abdulkarim Al-Saady, especialista en dobles y el tenista con más series jugadas en la historia del equipo de Copa Davis iraquí, estuvo en ese incidente. Solo por fortuna, Akram no corrió con la misma suerte que sus compañeros. Viajar en otro coche fue su salvación. “Cuando la gente me pregunta qué hago, les digo que trabajo o que soy un estudiante. Si los terroristas descubren que soy jugador del equipo nacional, me matarían”, le dice el sobreviviente al sitio Al Jazeera.

A pesar que el tenis iraquí se juega bajo una intricada atmósfera, la Federación se las arregló para mantener su Equipo de Copa Davis. En 1998, después de siete de años de ausencia en la máxima competencia tenística de países, Iraq volvió al ruedo para jugar en el Grupo IV de la zona de Asia y Oceanía, categoría que aún ocupa.

201299171720339734_20

“En Irak juegan tenis las familias de clase media y alta, aquellas que tienen algún poder financiero. En general, el equipo de Copa Davis está compuesto por estudiantes y solo un profesional que también es militar, Akram”, manifiesta el experimentado entrenador que desde 2003 realiza la labor de Head Coach –y en muchos países también capitán de Copa Davis- en diferentes federaciones como: Arabia Saudita, Egipto, Qatar, Mozambique, Jordania, Iraq y actualmente en Túnez.
215119_509474372406433_1316966162_n
Otra foto de Luis De Souza en su labor de Head Coach del tenis iraquí.

En relación a lo mencionado por De Souza, la elite iraquí es aquella que juega al tenis como pasatiempo. Los integrantes del Equipo Nacional, y que posteriormente representarán a su país en la Copa Davis, ocupan otro estrato social, lejano a los lujos. En el mencionado club Alwiyah, estos chicos, que se las ingenian para cumplir su sueño de tenistas, entrenan a los amateur aprendices del club y con ese dinero tienen la posibilidad de jugar en las canchas que se encuentran en el predio del Estadio Nacional Al-Shaab. “La hipótesis de ser un atleta profesional es muy reducida porque no hay infraestructura suficiente ni seguridad para entrenar”, agrega el portugués que con más de 35 años dentro de la industria del tenis -donde trabajó en la ATP e ITF- deja en claro la realidad de estos tenistas.

18649562
A la izquierda del Estadio Nacional Al-Shaab, las canchas de cemento donde entrenan.

A pesar que la cultura tenística iraquí nunca fue un aspecto arraigado en una sociedad fanática del popular fútbol, las prioridades en un país azotado por la guerra están muy lejos de ocuparse del tenis. “Las personas en Bagdad comienzan a habituarse al escenario de guerra y bombas diarias. Lo encaran como algo normal. Hay niños que no conocen el mundo”, señala De Souza quien también experimentó el temor. “En Bagdad sentí el peligro algunas veces. Especialmente por las bombas, a pesar que estaba en un buen hotel (Hotel Melia), donde había seguridad muy cerca. El problema era cuando salía, y obviamente nunca sabes cuándo ni dónde reventará una bomba”.
AP_Baghdad_Iraq_bombing_04jun12_975
Las ruinas tras un bombardeo en Bagdad (2012)/ AP.

Ante ésta manifiesta inestabilidad diaria que se vive en las calles iraquíes, la posibilidad de una transformación  tenística es algo casi utópico. “La ITF ayuda en el desenvolvimiento de todas las Federaciones, no solo técnicamente, como con el material tenístico. Ella no puede ayudar en términos de seguridad, que es el mayor problema de Iraq”, cierra De Souza con una triste pero auténtica sinceridad.

La resurrección camboyana

31 Jul

Mientras la guerra de Vietnam se extendía al territorio camboyano, el grupo comunista Khmer Rouge (Jemeres Rojos) llevaba a cabo el “genocidio camboyano”. Entre 1975 y 1979 esta organización guerrillera que manejaba el país asesinó a 2.000.000 de personas, un tercio de la población total de Camboya.  La concepción extremista de la revolución constaba en eliminar cualquier resabio que existiese del mundo occidental. Durante este atroz período, que más tarde desembocaría en la guerra camboyana-vietnamita, todo aquel que estuviese ligado a la educación y al deporte debía ser eliminado.
Genocidios5

En aquel período de los setenta solo existían 40 jugadores que integraban el Equipo Nacional de tenis de Camboya. Durante este gobierno totalitario, 37 de ellos fueron asesinados. Tanto el país como el tenis estaban devastados. Nada había quedado.

craneos de las victimas AP
Fuerte imagen del museo que recuerda el genocidio.  / AP

En 1992, mientras el país era gobernado por la  Autoridad Provisional de las Naciones Unidas en Camboya, que buscaba reestablecer la paz, Rithivit Tep comenzó la misión de devolver el tenis a su tierra. La motivación del actual Secretario General de la Federación Camboyana de Tenis, radicaba en honrar a su padre, que en los cincuenta y sesenta fue la primera raqueta camboyana.  Actualmente, Rithivit Tep es quien lleva a cabo las diferentes iniciativas, que a través del deporte ayudan a una población que aún se recupera de sus épocas más oscuras.
??????????
Rithivit y la bandera del Reino de Camboya.

A miles de kilómetros  del país ubicado en el Sudeste Asiático, hace 29 años, en Oregon, Estados Unidos, Phalkun Mam nacía. Muy lejos de Camboya, y probablemente sin saber la existencia de este país, Phalkun comenzaba a jugar al tenis. Más tarde, una vez nacionalizado, representaría a Camboya en la Copa Davis y luego sería el Director de Desarrollo de la Federación Camboyana de Tenis. Hace más de diez meses que Phalkun está viviendo allí, donde contribuye en la materialización de esta resurrección social y tenística.

EfectoTenis se contactó con Phalkun Mam quien desde el lugar de los hechos retrató su experiencia en la enseñanza del tenis en Camboya.
10518711_10201795733889244_986888411585377099_n
Phalkun y un mensaje escrito en su remera.

EfectoTenis: ¿Cuál es la misión de la Federación camboyana de tenis?

La misión de la Federación es expandir este deporte a lo largo de todo el país. Si el tenis fuese una enfermedad, nosotros, en la Federación camboyana, queremos infectar a todas las  provincias dentro del Reino.
1613815_10153029479888712_4366116061923545675_n

En este momento están trabajando en ocho escuelas primarias y seis orfanatos. ¿Cómo funciona este programa?

Exactamente. Alrededor de la mitad de nuestro programa se desarrolla en orfanatos. Realmente creemos en hacer que el tenis sea un deporte accesible para cualquiera que quiera jugar. Queremos que tanto los chicos como los adultos se den cuenta que el tenis no es un deporte meramente para los ricos.
??????????

¿Qué les entrega el tenis a los chicos? ¿Es una forma de vivir?

Para muchos de nuestros chicos en los orfanatos el tenis es una forma de vida. Por ejemplo, muchos de nuestros mejores jugadores son huérfanos. Les hemos dado algo. Raquetas, acceso a las canchas y a veces la posibilidad de competir. Alguno de estos chicos respira y duerme con el tenis. Para aquellos que le enseñamos en las escuelas primarias públicas, obviamente la educación es muy importante. El tenis es un hobby. Una actividad extracurricular que la han tomado con seriedad.

??????????

Me dijiste que estás viviendo en Camboya hace más de 10 meses. ¿Qué me podes contar de esta experiencia? 

El tenis en Camboya no se detiene. El esfuerzo y la pasión son fundamentales. No somos una simple federación que copia movimientos, estamos intentando que las cosas se hagan realidad, y la mayoría de las veces lo logramos por nuestra persistencia.  En los últimos 10 meses tuvimos la posibilidad de traer estrellas como Pat Cash, abrir nuevas escuelas, una de ellas para chicos con discapacidades, y también nos las arreglamos para mantenernos en el Grupo III de la Copa Davis. Todo esto es muy excitante. ??????????

¿Cuán difícil es observar la pobreza de estos chicos a los cuales les enseñas?

Es duro. Me hace sentir que podría hacer mucho más. Pero cada vez que comienzo a sentir esto, me siento más motivado y pienso lo afortunado que soy de poder trabajar junto a estos niños. Nosotros no estamos aquí para sacar un par de fotos de ellos e irnos. Estamos intentando darles una opción, y al mismo tiempo construir algo sustentable para todos nosotros. 10410467_10101445909617888_7055925412134083659_n
El equipo de Copa Davis camboyano. Phalkun presente.

Estuviste involucrado en todas las actividades e iniciativas de la Federación de Camboya. Puntualmente, ¿cuáles son?

Nuestro mayor programa es el School Tennis Initiative Program (STI) que se lleva a cabo en orfanatos y escuelas. En esta etapa, los menores de 10 años se acercan al mundo del tenis. Después está el Junior Tennis Initiative Program (JTI) que completa al STI. Aquí seleccionamos a los mejores jugadores para participar en el JTI.

En la rivera realizamos un programa llamado “Tennis for All” (“Tenis para Todos”) donde partimos de la idea de que el tenis sea accesible para todos. Allí, cada viernes y sábado, dos entrenadores arman redes de mini-tenis. Con cuatro pelotas y cuatro raquetas invitan a cualquiera que quiera jugar. También llevamos a cabo una iniciativa llamada: “Bicicletas en Kep”. Kep es un pueblo a la orillas del mar que cuenta con solo una cancha de tenis. Para ahorrar los costos del transporte, tenemos un sponsor dentro de la comunidad que brinda las bicicletas para que los jugadores puedan llegar a esa cancha.1779901_10152645395213712_1926907775_n

………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

– ¿Tú eres atleta? Luces muy fuerte. ¿Practicas algún deporte? – – le preguntaba un soldado del régimen Khmer Rouge a Yi Sarun, uno de los tres tenistas que sobrevivió al genocidio camboyano.

 – No, no soy un atleta. En realidad no soy nadie – dijo Yi Sarun, probablemente aterrado ante la posibilidad de ser asesinado.

Este dialogo es relatado a EfectoTenis por Phalkun Mam quien continúa en contacto con Yi Sarun. El moreno anciano empezó a jugar en 1962 en Battambang, ciudad que se encuentra a 291 kilómetros de Nom Pen, capital de Camboya. En su etapa de aprendizaje no tuvo coach ni realizaba un entrenamiento formal. Simplemente aprendió copiando los movimientos de manos de los mejores jugadores. En aquellos días, los deportes considerados elitistas eran repudiados por la organización guerrillera comunista. “Hasta el día de hoy, Yi Sarun transmite a las generaciones más jóvenes sus conocimientos dentro de la cancha. También, este año ha estado viajando los fines de semanas a Kep para enseñarles a los chicos que practican tenis allí”, dice Phalkun Mam quien trabaja en conjunto con Yi Sarun.
Yi Sarun 2
Yi Sarun enseñando lo que más sabe.

Durante la guerra, 2 millones de personas murieron, un tercio de la población de Camboya fue asesinada. ¿Qué me podes contar de esto? En la actualidad, ¿Camboya sigue recordando la guerra?

Las generaciones de aquella época definitivamente la siguen recordando. Sorpresivamente no muchas personas hablan sobre ella. Los camboyanos son personas muy resistentes. Ellos recuerdan el sufrimiento, sin embargo continúan siendo orgullosos y la mayor parte del tiempo están sonriendo.
1317991392_0

¿Por qué el Khmer Rouge mataba a las personas con conocimientos como los doctores, artistas o atletas? ¿Por qué el tenis?

El Khmer Rouge eliminaba a cualquiera que pareciese elitista o privilegiado. Ellos eran comunistas y querían que todo fuese equilibrado. Ellos tenían el sueño de recuperar la sociedad agricultora, la vida simple, que no sea influenciada por el mundo occidental. Es por eso que los doctores, abogados, y hasta los atletas eran sus objetivos. La educación y mismo el deporte eran considerados del mundo occidental, con el cual los comunistas no querían tener nada que ver.

768px-S-21_Skull_Map
Mapa hecho con cráneos de las víctimas del régimen, exhibido en el Museo Tuol Sleng, antigua prisión del régimen que en 1975 era un prestigioso colegio.

Después de la guerra no quedaron redes, líneas, ni canchas. ¿Cómo fue volver a empezar sin tener nada?

Todo empezó con Rithivit Tep, el actual Secretario General de Camboya.  Muchos de nuestros coaches empezaron siendo ball-boys, y Rithi se encargaba de enseñarles. Como devolución a haber asistido a las clases, Rithivit les proveía un almuerzo gratuito.

Sin embargo, no todo fue destruído durante la estadía del Khmer Rouge. Conseguir el equipamiento tampoco era tan complicado, lo difícil era luchar por la incorporación de la cultura tenística.

Yi Sarun 1

DOCUMENTAL RECOMENDADO

 Lavie Sak, entrenador estadounidense de padres camboyanos y que fue entrevistado por EfectoTenis, realizó un espectacular (de verdad, mírenlo) documental sobre la recuperación del tenis en Camboya. Para la realización del mismo estuvo cuatro meses allí. “El tenis es muy poderoso”, le decía al blog

 

Fotos: Phalkun Mam.