Tag Archives: África

Buenos días, buenas tardes, buenas noches

4 Jul

Apretujado en un subte repleto de personas que vuelve del centro en hora pico, mientras corrés o levantás alguna mancuerna en el gimnasio, cuando estás clavado en el carril rápido de la Avenida General Paz, o simplemente tirado en un sillón bien mullido. Efecto Tenis Podcast llegó para combatir el aburrimiento. En este espacio que se incorpora al blog, vos elegís cuándo y dónde nos escuchás.

Orange headphones

A pesar de que el formato tiene más de una década, durante los últimos años los podcast han aumentado su número de seguidores. La superpoblación de smartphones, la facilidad para descargar y usar las aplicaciones, el internet móvil y wi-fi, sumado a la adicción por el uso del celular fue un combo explosivo que ayudó a la implementación de esta modalidad ondemand. Además, esta especie de programas de radio grabados y editados es una comunicación alternativa a lo que nos ofrecen diariamente los medios masivos.

Pero, ¿qué es un podcast? Es un archivo multimedia (en este caso de audio, pero también puede ser en video) que lo reproducís de manera online o lo descargás en tu celular, computadora, tablet u otro tipo de dispositivo que utilices.

¿De qué se trata y quiénes lo hacen? En el caso de Efecto Tenis Podcast, la idea fue respetar el estilo del blog, es decir, contar historias originales del ambiente. Después de unos cuantos meses de producción, realización, edición y difusión (todo con c/sión), Julián Polo y Mariano Molaguero dan comienzo a este podcast mensual.

podcast-v1__1_

En esta primera edición que dura menos de veinte minutos, viajaremos hasta África para conocer a dos tenistas de ese continente.

– Hassan Ndayishimiye es un tenista burundés que en 2012 alcanzó el 27° puesto del ranking junior. El africano de 21 años relata cómo fue el camino que lo llevó desde la villa de Swahili, en las afueras de Bujumbura, la capital de Burundi, hasta la Universidad de Troy, en los Estados Unidos.

buirndi boy

– También conoceremos Christo Van Rensburg, el primer jugador sudafricano en participar la Copa Davis luego de la suspensión de este país por el conflicto del Apartheid. Además, este ex tenista de 53 años es el único campeón africano del ATP de Buenos Aires.

mandela

Y, ¿dónde lo puedo escuchar?

  • Souncloud, que también tiene una app disponible en los markets de Android y Apple.
  • Ivoox, que también tiene una app disponible en los markets de Android y Apple.
  • Spreaker, que también tiene una app disponible en los markets de Android, Apple y Windows.
  • I Tunes: entran y simplemente nos buscan en la app que está disponible en cualquier dispositivo Apple.

Además, pueden utilizar este Feed RSS que sirve para ser copiado y pegado en sus apps favoritas de Android, por ejemplo, Castbox o Podcast Addict. Luego de ingresarlo, como por arte de magia les aparecerá el canal del podcast. Allí, los capítulos podrán ser escuchados online (si tienen conexión a internet) o ser descargados.

tenistas con celulares
Desde Wimbledon, los tenistas ya nos están escuchando. / Ph: Sergiy Stakhovsky 

AGRADECIMIENTOS

  • A Joaquín Musta Torres que plasmó su arte en esta ilustración sensacional inspirada en la película The Royal Tenenbaums.
    Juli Podcast copy
  • A Franco Basso, el encargado de ponerle voz a las locuciones de los separadores y a los doblajes en neutro.

EFECTO TENIS EN TUIRAH

En este lavado de cara que propone el blog, nos amigamos con las redes sociales y sumamos una cuenta de Twitter. Además de la difusión del contenido publicado aquí, nos haremos eco de los videos virales del ambiente (que tanto nos gustan a todos), mostraremos contenido in situ y recomendaremos material de otros medios.

Anuncios

Matías Zukas: de Kenia a gritar campeón en su casa

21 Sep

Diez meses antes de ganar el título en el club que lo vio golpear una pelotita de tenis por primera vez en su vida, Matías Zukas transpiraba y transpiraba en la calurosa Mombasa. En diciembre de 2014, el santafesino de 19 años, flamante campeón del Future celebrado en la capital de su provincia, realizaba una intensa pretemporada en Kenia. Tres semanas en tierras africanas significaron una experiencia que mejoró su físico, pero que fortaleció aún más su mente.

IMG_9867
Zukas y el atardecer en el Jockey Club.

En las canchas del Jockey Club de Santa Fe, Matías Zukas grita campeón. En realidad casi no emite una palabra durante el festejo. Simplemente señala una de sus sienes con el dedo índice de su mano izquierda y mira a los suyos. Es su segundo título como profesional y por primera vez logra coronarse en su país. Lo hizo en su ciudad, junto a su gente. Ni la semifinal de la Copa Davis entre Argentina y Bélgica fue un impedimento para que sus allegados decidieran acompañarlo en el court número 3. Para ellos nada era más importante que alentar al Mati en su tarde soñada.

IMG_9845

12039328_1083974321614147_4351749158701107506_n

Luego de vencer en la final al brasileño Joao Sorgi por 3-6, 6-1 y 6-3 sería turno de los saludos a sus familiares y conocidos, las fotos, la premiación y algunas entrevistas con los medios que se acercaron. Todo esto parecía superarlo a Zukas que se movía con vergüenza y timidez, pero al mismo tiempo, con una gran emoción. “Estoy muy contento, ganar en mi ciudad y ante mi gente es algo muy lindo y trataré de disfrutarlo rapidamente, ya que mañana viajo a La Rioja a disputar otro torneo”, decía el actual 734° ATP, quien hasta hace unos meses convivía con las insalubres temperaturas de Kenia. Pero, ¿cómo terminó entrenando en el continente negro?

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=-W1XSetSEY0]

Dirk Hordoff. Ése es el nombre propio que explica semejante travesía. Durante 2014, en Roland Garros, cuando Zukas aún era junior, comenzó el contacto con el entrenador alemán y actual manager de tenis.  La semana siguiente a Roland Garros, en el torneo de Offenbach, el ex 14° del ranking ITF ganó el prestigioso certamen para jugadores menores de 18 años. En Wimbledon, Dirk le demostró su interés, quería que el argentino sea uno de los tantos tenistas que representa.  En el US Open cerraron el contrato.

matias-zukas-francisco-bahamonde-final-offenbach-2014
Zukas y el título en Offenbach donde superó al argentino nacionalizado italiano, Francisco Bahamonde.

La empresa de representación de Hordoff es co-dirigida por dos personalidades de este deporte. Uno es su pupilo y socio, el serbio Janko Tipsarevic; el otro, el ex 5° del mundo y medallista de plata en Atenas 2004, el alemán  Rainer Schüttler. “Cuando vas a Europa tenés lugar y gente para entrenar. Él (Dirk) te maneja todas las cosas. Además de lo económico te consigue invitaciones para los torneos y te ayuda a hacer la pretemporada”, cuenta Zukas refiriéndose a los beneficios de esta asociación que pide a cambio un porcentaje de las ganancias que obtenga el argentino, principalmente cuando se inserte en el mundo Challenger y ATP.

dirk-hordorff
Hordoff, ¿parecido a Frank Underwood?

Una de las ventajas de esta sociedad es una intensa pretemporada que incluye tres semanas en Kenia y dos más en Doha, capital de Catar. Sitios dispares en los aspectos socio-económicos, pero similares en lo que respecta al clima, donde las temperaturas son extremas, un factor fundamental para encarar el inicio de temporada que comienza en la sofocante Australia.

146_w

LA VIDA EN KENIA

“Fui de un extremo al otro. De ver la gente caminando que llevaba las cosas apoyadas en la cabeza a ir a Doha que es una fantasía donde todo es hotel cinco estrellas”, señala Zukas con el atardecer santafesino de fondo. “Es como se ve en las películas. La mayoría van caminando, las casas son como de barro, chozas. La gente re buena onda. Ibas por la calle y todos te saludaban. Es una zona de extranjeros, pero la gente de ahí es lo mejor, siempre están con una sonrisa”, recuerda el argentino que no tuvo demasiadas oportunidades para ver lo que ocurría fuera de la burbuja del entrenamiento de alta competencia.

Old-Town-el-centro-de-Mombasa

“Fue bastante duro. Primero por el lugar que está aislado de todo, no hay nada. Solo las canchas, la casa, la playa y nada más. También por la exigencia de entrenar con profesionales, con jugadores Top 100. Muy duro, pero lindo”, comenta Zukas, que este año compartió estadía con el serbio Dusan Lajovic (96°) y el alemán Philip Petzchner (35° ATP en 2009).

12009699_1083979148280331_4804230363332637293_n

Como indicaba el reciente campeón del Future de Santa Fe, en África todos convivían en un mismo predio que contaba con todas las facilidades. “Digamos que es como un quinta grande que tiene tres casas”, dice. En una de ellas vive el encargado, un amigo de Dirk, que está seis meses al año y mantiene las instalaciones. En las otras dos se dividen los jugadores y los empleados keniatas que están atentos a cualquier requerimiento de los tenistas. “Hay varios chicos que laburan ahí, que se encargan del jardín, de regar las canchas, de ir a comprar la comida para preparar el desayuno, almuerzo y cena. Todo el tiempo hay gente sirviéndote para ver si querés algo o no. Todo lo hacen ellos”, aclara en referencia al servicio de los empleados que trabajaban en el caserón Hordoff.

DCIM105GOPRO

“A las 9 de la mañana hacíamos una entrada en calor que era como físico, porque eran cuarenta minutos donde hacíamos todo lo que te imagines. Después, dos horas de tenis, comías y tenías un ratito para dormir. A las dos, tres de la tarde arrancabas de nuevo: una entrada en calor muy dura, tenis y físico”, relata con puntillosidad Zukas, que durante esos días trabajaba con el preparador físico de Tommy Haas.

1024px-Moon_Over_Mombasa
Atardecer en Mombasa.

A pesar de la alta exigencia física, la mayor dificultad está en soportar mentalmente el aislamiento. “No hay otra cosa que no sea tenis. Es duro porque no tenés nada para hacer, solamente entrenar, comer y dormir. No tenés lugares para visitar, comer o andar. Es solo éso. Duro, pero ayuda en lo mental”, señala Zukas, que hace unos meses también estuvo jugando los interclubes en Alemania, otra prueba de carácter en su camino a establecerse como tenista profesional.

DCIM105GOPRO

Durante la última semana, la rutina fue atípica. El contacto con los afectos fue muy diferente al de los meses anteriores. Las charlas no eran por Skype ni por Whatsapp, la tecnología solo sirvió para coordinar los horarios de reunión en el Jockey Club. En Santa Fe, Zukas vivió jornadas distintas que culminaron con un inolvidable título en su tierra.

Keep walking, @matizukas . #FutureSantaFe

A post shared by Efecto Tenis (@efectotenis) on

LA VISIÓN DE SU COACH, DAMIÁN PATRIARCA

Luego de terminar su relación laboral con Juan Mónaco, Damián Patriarca decidió que era momento de alejarse del tenis por un tiempo. Estaba cansado. Por eso, después de esa temporada 2013 en la cual trabajó con el ex Top-10, el paranaense se apartó de los aeropuertos para vivir con su novia en Acapulco, donde dirigía algunas escuelitas de tenis. Desde hace un mes trabaja con Zukas, a quien había ayudado el año pasado durante algunas semanas.

patri

“Es un jugador con mucha proyección, muy habilidoso e inteligente dentro de la cancha, algo que no es tan común en estos momentos donde todo es más físico y de potencia. Está en sus primeros pasos como profesional y hay que aceitar un poco la parte física y mental. Estoy contento por estas primeras semanas y con todas las expectativas para lo que sigue”, dice Damiían Patriarca, ex coach de Juan Mónaco.

12002217_1083979094947003_2894764956810574068_n

Christo Van Rensburg: el único campeón africano en Buenos Aires

11 Abr

Hurgando en el archivo del ATP de Buenos Aires, la edición de 1995 trae una curiosidad. En aquella oportunidad, el torneo porteño tuvo a su primer y único campeón africano. Su nombre es Christo Van Rensburg, es sudafricano y ganó el dobles junto al estadounidense Vincent Spadea. Además de esta particularidad, Van Rensburg, 19° del ranking en 1988, vivió en primera persona el conflicto del Apartheid y hasta conoció a Nelson Mandela.

christo

“Estaba viendo qué día sacaría los boletos de avión para volar a casa. Para mí era el último torneo del año. No veía a mis padres desde abril. Había dos vuelos durante esa semana: miércoles a la noche o domingo. La programación salió y nos tocaba jugar el miércoles a la noche. Aunque fuese derrotado, no podría volver a casa. No había tiempo suficiente para tomar el vuelo de vuelta. Había solo una opción, y perder no era esa”, le dice Van Rensburg a EfectoTenis mientras relata aquel triunfo en Buenos Aires que determinaría al único campeón africano en la historia del actual Argentina Open.

20150207_090857
Set de cuchillos que compró en Argentina y que aún sigue usando.

“Ahora estoy descansando con todo el dinero que (Vincent) Spadea me hizo ganar en Buenos Aires, en el 95’ [risas]. También jugué dobles con mi amigo Javier Frana. Nunca perdimos un partido. Así que jugar en Argentina o con un argentino fue muy bueno para mí”, dice con humor el sudafricano de 52 años que actualmente reside en Austin, Texas, donde dirige su propia marca de indumentaria deportiva. En los últimos años de su carrera, Van Rensburg decidió pintar su encordado dibujando una “carita feliz”. Esa simple acción se convirtió en un símbolo identificativo para el sudafricano que más tarde terminaría fundando su empresa de ropa llamada “F-ACE”, en referencia a aquel particular hábito.

christo-at-wimbeldon
En su raqueta, la carita feliz.

1889067_1489556881258547_653357390874792719_o
También tienen una línea de ropa interior que incluye tanguitas (?).

EL APARTHEID Y MANDELA

Nelson Mandela le tiende la mano a Van Rensburg. Madiba, que por aquel entonces era presidente de Sudáfrica, saluda al equipo de Copa Davis de 1996, que hacía unos pocos años había vuelto a la competición luego de ser expulsados en 1979. Una de las últimas series del equipo sudafricano ocurrió en 1974, cuando fueron campeones pero de una manera muy controvertida. En aquella setentosa edición,  los africanos ganaron por primera y única vez el torneo, luego de haber pasado dos series sin haber jugado. Sus rivales, que se oponían a enfrentarlos por su postura ante el Apartheid (sistema de segregación racial que consistía en la división de la población en grupos raciales donde los blancos ejercían la autoridad) abandonaron y Sudáfrica  pasaba de ronda. Así lo hizo dos veces. Incluso en la primera instancia frente a Argentina. En la final, India decidió no participar y así llegó la Ensaladera.

1974 sudáfrica campeón
El equipo sudafricano de Copa Davis campeón en 1974.

Esa fue la única final de la historia de la Copa Davis que no se jugó. Lo político había metido la cola. A fines de los 70’ llegaría la expulsión de Sudáfrica de la Copa Davis, país donde a los negros no les estaba permitido votar, eran obligados a vivir en guetos, se les restringía el acceso a zonas reservadas para blancos y el contacto sexual interracial era un delito. La situación, en el ámbito deportivo, era insostenible.

mandela
Van Rensburg y Mandela, para la mesita de luz.

Volviendo a la foto, Mandela, con las miles de ocupaciones y compromisos que tenía por aquellos momentos, entendió la importancia de la vuelta de la Copa Davis a su país. En un aeropuerto privado donde citaron a los deportistas, el líder político saludó a cada uno de los tenistas, entre ellos, a Van Rensburg, que recuerda aquel instante tan significativo. “Estábamos todos muy entusiasmados. Fue genial tener esos pocos minutos con él. A todos nos hizo sentir importantes y se tomó su tiempo para sacarse fotos con cada uno de nosotros. A nuestras esposas y amigos más cercanos  les estaba permitido presenciar el momento. Nos dio un buen discurso sobre el honor de jugar por tu país”, relata el nacido en Uitenhage, localidad ubicada a 35 kilómetros de Puerto Elizabeth.

Finalmente, en aquella serie frente a la Austria de Thomas Muster –por aquel entonces número uno del mundo-, Sudáfrica ganó y el saludo con Mandela quedó en la retina de Van Rensburg que entiende la importancia de su figura. “Acerca de lo que dice la gente sobre Mandela, él era un hombre fiel a su palabra. Fue la mejor persona para realizar el trabajo que le fue asignado. Era muy difícil hacer que la nación se una, pero él creció en el corazón de muchos sudafricanos blancos. Tampoco estaba asustado por mostrar sus emociones cuando llegó al deporte”, dice Van Rensburg en referencia a la Copa del Mundo de rugby de 1995 ganada por su país y que se convirtió en un hito en el proceso de integración que estaba ocurriendo.

Captura de pantalla completa 10022015 074716 p.m.
Christo, contemporáneo a Martín Jaite.

Previo a ese encuentro, en 1992, Sudáfrica sellaría su vuelta a la Copa Davis. Por su inactividad desde su última serie en 1978, los africanos, a pesar de tener grandes jugadores, empezarían desde la más baja categoría: en el grupo tres de la zona europea/africana. Van Rensburg fue el primero en volver a representar a Sudáfrica en la mítica competencia por países. El primero en jugar desde la instauración del Apartheid. El primero en jugar desde que éste dejó de estar en vigor.

“Todos en el equipo estaban bromeando con que “recuerda que si pierdes el primer punto quedarás en la historia como el primero en perder luego de volver a la Copa Davis”. Algo que sabía, era que tenía que ganar el sorteo, porque mis mayores puntos a favor eran el saque y la volea. Todo salió bien.  Lo gané. Cuando el umpire dijo “Sudáfrica al servicio” empecé a temblar de los nervios. Ése significaba el punto más importante que jamás iba a jugar. Mis amigos me miraban. Ellos estaban riendo, sabían que ganaría el partido [por la superioridad ante un inexperimentado rival], pero ese punto era muy grande, por toda la historia que tenía detrás”, recuerda Van Rensburg de aquellos partidos disputados en Túnez donde le ganaron a Camerún, Argelia, Túnez, Senegal y Congo.

con los bryans
Junto a los hermanos Bryan.

“Recuerdo haber metido el saque en el centro del cuadrado. Era muy sencillo pero por los nervios me ubiqué en el medio de la cancha. Cuando miré, mi rival camerunés tenía diez opciones para pasarme. Fue el peor segundo servicio de mi vida. Wayne Ferreira [compañero de equipo y 6° ATP en 1995] me hubiese pasado con su mano izquierda y con los ojos tapados. Por alguna razón, tal vez como recompensa por haber leído siempre la Biblia y por haber rezado todas las mañanas y tardes, él erró la pelota. Definitivamente fue una ayuda de arriba. Recuerdo cruzar mirada con mi capitán, Keith Diepraam, y los dos sonreímos”.

EL APARTHEID EN SU CASA

“Habiendo sido criado en un hogar y viendo como mis padres trataban a las personas de todos los colores, nunca se me cruzó por la mente que hubiese algún tipo de segregación. Más tarde llegué a entender lo que estaba ocurriendo”, comenta Van Rensburg en relación a cómo se vivía el Apartheid en su propio hogar.

“Teníamos a una mujer negra que me cuidaba cuando mis padres estaban enseñando en la escuela. Hicimos cosas juntos. Los domingos, mi familia siempre comía una pata de cordero. Los lunes, mi madre le asaba otra pata para la mujer y el hombre negro que nos ayudaban dentro y fuera de la casa. Nunca tuve la sensación que fuesen diferentes. Los veía ayudarnos porque mis padres eran profesores y necesitaban una niñera. En mi casa no había un sentimiento de Apartheid”, agrega el sudafricano, ganador de dos títulos ATP.

EntradaMuseoApartheid
Museo del Apartheid, en Johannesburgo.

Con el paso del tiempo, su mente se fue formando y empezó a tomar conciencia de las desigualdades que ocurrían en su país. “Después, cuando fui más grande, sí me di cuenta que no era correcto dejar que las personas de color se sentaran en el fondo del colectivo y que tuvieran asientos diferentes para mirar deportes. Teniendo una gran población de gente negra, lo correcto era traer a Nelson Mandela para que nos una a todos. Leí muchas historias sobre aquellos duros tiempos para la gente de color y lo siento mucho por sus luchas”.

El chico de Burundi

31 Ago

Hassan Ndayishimiye se considera “un camaleón de las culturas”, es que el tenista burundés se la ha pasado viajando desde los quince años. Sus estimulantes son la pasión por el tenis y el sueño de poder ayudar a su familia que continúa viviendo en el lugar donde él mismo nació, la villa de Swahlii, en Bujumbura, la capital de Burundi. Su padre fue quien lo convenció a empuñar una raqueta a los cinco años. Su progenitor trabajaba de peloteador, u ocasionalmente entrenador de tenis, ganando apenas un dólar por hora.BR-E4PfCIAEDvQ3
Hassan ocupa el puesto 961° del ranking mundial.

Sangre, mucha sangre es la que tiñe la historia de Burundi, país africano ubicado en la zona de los grandes lagos. Las etnias Hutu y Tutsi mantuvieron brutales enfrentamientos que, según estimaciones, dejaron un saldo de más de medio millón de muertos. Como si fuera poco, Burundi -habitado por más de 8,5 millones de personas- está ubicado entre los diez Estados más pobres del mundo, posee un alto índice de prevalencia del SIDA, tiene una esperanza de vida de 50,4 años y está sumido en una fuerte inestabilidad política.burundi-data-recovery-map
burundi
Se estima que cerca de 250.000 personas murieron entre 1959 y 1988, mientras que unas 300.000 más se sumaron tras la guerra civil originada en 1993.

Dentro del cruento contexto social burundés es casi imposible imaginar que un muchacho pueda desarrollar su vida en torno a una cancha de tenis. Sin embargo, las suposiciones y los prejuicios son desafiados y superados por la realidad. Un claro ejemplo es el de  Hassan Ndayishimiye, este joven de 19 años que fue 27° del mundo en el ranking junior y que todas las semanas se esfuerza por llegar a ser alguien en el planeta de la raqueta, y de esta forma, ayudar a que sus seres queridos salgan de la pobreza.

EfectoTenis (ET): ¿Cómo empezaste a jugar al tenis? ¿Cómo es decidir jugar profesionalmente al tenis en Burundi?

Hassan Ndayishimiye (HN): Yo vengo de la villa Swahili, en Bujumbura, la capital de Burundi. Cerca de esta villa está un gran complejo que incluye un club de tenis. Mi padre era un peloteador y entrenador en el centro de tenis. Ganaba un dólar por hora peloteando con los miembros del complejo. Este sitio tiene varias canchas asignadas a la federación de tenis donde nos estaba permitido jugar. Entonces lo hicimos. Asistíamos a la escuela solamente tres horas por día, y en vez de estar vagando por las calles, jugar tenis era mejor.

Hay muchísimos chicos de mi comunidad jugando al tenis en Bujumbura. Usualmente, nosotros dominamos el circuito del Este africano, pero hasta los 14 años. Después de ello, muchos de nosotros tenemos que empezar a trabajar para ayudar a nuestras familias, entonces abandonamos el tenis. No hay ninguna chance de ser un tenista profesional en Burundi. No hay apoyo. Muchos dejan el país para convertirse en entrenadores de juniors o peloteadores en diferentes partes del mundo, o como en otros casos, se quedan haciendo esto en Burundi.

ET: En Argentina, como en muchos otros países, practicar un deporte profesionalmente es una manera de hacer posible un cambio social. ¿Cuál es tu punto de vista? ¿Ocurre esto en Burundi?

HN: El tenis es una herramienta de cambio. De hecho, el tenis cambió mi vida. Pero en Burundi nunca hubiese podido tener estas chances. Gracias a la Federación Internacional de Tenis (ITF) pude entrenar en Sudáfrica. Aprendí muchas cosas de este deporte, así como pelear dentro de la sociedad y en el resto del mundo. Agradezco el apoyo del ITF Grand Slam Development Fund, gracias a ellos viajé a Europa, a los Grand Slams juniors, América y más. Realmente, el deporte ha cambiado mi vida y la de muchos otros de mi comunidad, pero tristemente no dentro de  Burundi. Lo que ha hecho es ayudarnos a salir de Burundi y cambiar.
BLnkTbSCUAAafn8
El tenis en Burundi.

ET: ¿Cómo te sentiste después de desplazarte a Estados Unidos (entrena en Florida) ? ¿Cómo fue dejar a tu país?

HN: Dejé Burundi a los nueve años para irme a jugar al tenis a Kenya. Después de ello me trasladé a Sudáfrica donde volvía a casa solo una vez al año. He estado viajando por el mundo desde los quince. Me he convertido en un camaleón de las culturas porque me he adaptado a cada lugar que voy. En términos de comportamiento, he aprendido a ser simplemente yo, porque no existe la forma de encajar en todas las culturas. Igualmente, necesito adaptarme diariamente para encontrar una comida que disfrute, y también estar preparado para comunicarme y hacer amigos.

ET: Leí en una entrevista que tu familia vive en una villa de Burundi, en un partido o día difícil, ¿Tomás fuerzas de ello?

HN: Sé que el tenis me está sacando de la villa. Sé que mi familia y amigos están mirándome. Sé que ellos tienen grandes expectativas de mí. Muchos piensan que estoy viviendo una vida de lujos solamente porque viajo por el mundo jugando tenis, pero no es así. Presupuestos ajustados, buscar  lugares para dormir, encontrar a alguien para entrenar, etcétera, son cosas difíciles. Pero un día, un día… voy a llegar y voy a ser capaz de cuidar a mi familia.
buirndi boy
Hassan multiplicado.

ET: ¿Pensás que tu carrera puede inspirar a otros chicos de África? ¿Qué sentís sobre eso?

HN: Es verdad que he luchado duro para llegar a un lugar, eso es lo que importa y lo que les digo a los chicos. No es fácil. Pero si te mantienes enfocado y trabajas duro puedes llegar a cualquier lugar. Tengo la intención de tener éxito, y de esa forma, poder inspirar a muchos y poder ayudarlos.

ET: ¿Qué significa Kassie McIlvine (manager) en tu vida?

HN: Ella es mi “madre”, mejor amiga y manager. Hablamos diariamente, aprendemos junto cómo enfrentar este nuevo mundo, el circuito profesional. Desearía que ella pudiera pasar más tiempo en tour, pero tiene que hacer su trabajo: ganar dinero para cubrir los costos. Yo juego tenis y ella intenta organizar el resto, y reitero que la ITF brinda un gran apoyo.
BOrawWPCMAA69sK
Para abaratar costos, Hassan se encuerda su propia raqueta.

ET: ¿Cómo te llevas con tus sponsors?

HN: Muy bien. Mi sponsor principal es Kassie y somos muy cercanos. Además de eso, está la ITF con su apoyo y los diferentes entrenadores que están siempre allí para poder realizarles preguntas, o para hablar por Skype con ellos. Dermott Sweeny, en Sudáfrica; Amine, en Marruecos; Frank Courad, en Londres, son el mejor apoyo moral que puedo tener. Gabe Jaramillo en Club Med Academies también me provisionó mediante su apoyo técnico, moral y financiero. Ahora, tengo el apoyo de Head, son amables y cálidos conmigo.

ET: Tuviste grandes actuaciones como junior, ahora, que te convertiste en profesional ¿Qué diferencias hay entre estos “dos mundos”?

HN: El circuito profesional no es tan amistoso, es un juego de vida o muerte. Es extraño encontrar jugadores que piensen en los otros. Igualmente, estoy comenzando a hacer amigos en el circuito.

ET: ¿Qué sentiste cuando ganaste aquel partido en Wimbledon (donde pasó la clasificación y alcanzó la segunda ronda) y te convertiste en el primer burundés que gano un match en un Grand Slam?

HN: No lo puedo describir. Realmente, cuando me dijeron que tenía un wild card para la clasificación llamé a Kassie, no lo podíamos creer. Pero después supe que iba a entrar y estar en aquellas canchas verdes.

ET: ¿Qué significó para vos conocer a Lleyton Hewitt, uno de tus ídolos en el tenis?

HN: Es inspirador darse cuenta que estos ídolos son personas reales y que yo también puedo ser como ellos.BNoPJeTCQAA5GxN
Hassan y el australiano, ex N° 1 del mundo.

ET: Estuve leyendo en tu cuenta de Twitter que has sufrido muchos problemas con tu visa. ¿Qué ocurrió?

HN: Todo burundés necesita una visa para cada lugar al que viaja. Algunas de ellas tardan tres semanas en llegar ¿Cómo alguien puede viajar sin su pasaporte? ¿Cómo hago para pedir las visas corriendo por las embajadas, mientras estoy jugando partidos de tenis? Además, a mi pasaporte se le han acabado las páginas y por ello necesito volver a Burundi para sacar uno nuevo. También intentaremos retirar dos pasaportes activos, de esa manera, mientras esté jugando en país “X”, podré enviar mi pasaporte a país “Y”, y conseguir la visa. Actualmente, este documento es uno de mis desafíos más grandes. Deseo que la ITF o ATP pudiese tener un pasaporte mundial para todos los tenistas en actividad.

BO08ni6CEAE3wIr
Su pasaporte que se está por quedar sin páginas.

ET: ¿Cuáles son tus sueños dentro y fuera del tenis?

HN: Ser Top 10. Triunfar en el tenis y así poder ayudar a otros. Hacer que mi familia, amigos y sponsors estén orgullosos de mí.

Fotos: Twitter de Hassan Ndayishimiye