Tag Archives: alemania

Matías Zukas: de Kenia a gritar campeón en su casa

21 Sep

Diez meses antes de ganar el título en el club que lo vio golpear una pelotita de tenis por primera vez en su vida, Matías Zukas transpiraba y transpiraba en la calurosa Mombasa. En diciembre de 2014, el santafesino de 19 años, flamante campeón del Future celebrado en la capital de su provincia, realizaba una intensa pretemporada en Kenia. Tres semanas en tierras africanas significaron una experiencia que mejoró su físico, pero que fortaleció aún más su mente.

IMG_9867
Zukas y el atardecer en el Jockey Club.

En las canchas del Jockey Club de Santa Fe, Matías Zukas grita campeón. En realidad casi no emite una palabra durante el festejo. Simplemente señala una de sus sienes con el dedo índice de su mano izquierda y mira a los suyos. Es su segundo título como profesional y por primera vez logra coronarse en su país. Lo hizo en su ciudad, junto a su gente. Ni la semifinal de la Copa Davis entre Argentina y Bélgica fue un impedimento para que sus allegados decidieran acompañarlo en el court número 3. Para ellos nada era más importante que alentar al Mati en su tarde soñada.

IMG_9845

12039328_1083974321614147_4351749158701107506_n

Luego de vencer en la final al brasileño Joao Sorgi por 3-6, 6-1 y 6-3 sería turno de los saludos a sus familiares y conocidos, las fotos, la premiación y algunas entrevistas con los medios que se acercaron. Todo esto parecía superarlo a Zukas que se movía con vergüenza y timidez, pero al mismo tiempo, con una gran emoción. “Estoy muy contento, ganar en mi ciudad y ante mi gente es algo muy lindo y trataré de disfrutarlo rapidamente, ya que mañana viajo a La Rioja a disputar otro torneo”, decía el actual 734° ATP, quien hasta hace unos meses convivía con las insalubres temperaturas de Kenia. Pero, ¿cómo terminó entrenando en el continente negro?

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=-W1XSetSEY0]

Dirk Hordoff. Ése es el nombre propio que explica semejante travesía. Durante 2014, en Roland Garros, cuando Zukas aún era junior, comenzó el contacto con el entrenador alemán y actual manager de tenis.  La semana siguiente a Roland Garros, en el torneo de Offenbach, el ex 14° del ranking ITF ganó el prestigioso certamen para jugadores menores de 18 años. En Wimbledon, Dirk le demostró su interés, quería que el argentino sea uno de los tantos tenistas que representa.  En el US Open cerraron el contrato.

matias-zukas-francisco-bahamonde-final-offenbach-2014
Zukas y el título en Offenbach donde superó al argentino nacionalizado italiano, Francisco Bahamonde.

La empresa de representación de Hordoff es co-dirigida por dos personalidades de este deporte. Uno es su pupilo y socio, el serbio Janko Tipsarevic; el otro, el ex 5° del mundo y medallista de plata en Atenas 2004, el alemán  Rainer Schüttler. “Cuando vas a Europa tenés lugar y gente para entrenar. Él (Dirk) te maneja todas las cosas. Además de lo económico te consigue invitaciones para los torneos y te ayuda a hacer la pretemporada”, cuenta Zukas refiriéndose a los beneficios de esta asociación que pide a cambio un porcentaje de las ganancias que obtenga el argentino, principalmente cuando se inserte en el mundo Challenger y ATP.

dirk-hordorff
Hordoff, ¿parecido a Frank Underwood?

Una de las ventajas de esta sociedad es una intensa pretemporada que incluye tres semanas en Kenia y dos más en Doha, capital de Catar. Sitios dispares en los aspectos socio-económicos, pero similares en lo que respecta al clima, donde las temperaturas son extremas, un factor fundamental para encarar el inicio de temporada que comienza en la sofocante Australia.

146_w

LA VIDA EN KENIA

“Fui de un extremo al otro. De ver la gente caminando que llevaba las cosas apoyadas en la cabeza a ir a Doha que es una fantasía donde todo es hotel cinco estrellas”, señala Zukas con el atardecer santafesino de fondo. “Es como se ve en las películas. La mayoría van caminando, las casas son como de barro, chozas. La gente re buena onda. Ibas por la calle y todos te saludaban. Es una zona de extranjeros, pero la gente de ahí es lo mejor, siempre están con una sonrisa”, recuerda el argentino que no tuvo demasiadas oportunidades para ver lo que ocurría fuera de la burbuja del entrenamiento de alta competencia.

Old-Town-el-centro-de-Mombasa

“Fue bastante duro. Primero por el lugar que está aislado de todo, no hay nada. Solo las canchas, la casa, la playa y nada más. También por la exigencia de entrenar con profesionales, con jugadores Top 100. Muy duro, pero lindo”, comenta Zukas, que este año compartió estadía con el serbio Dusan Lajovic (96°) y el alemán Philip Petzchner (35° ATP en 2009).

12009699_1083979148280331_4804230363332637293_n

Como indicaba el reciente campeón del Future de Santa Fe, en África todos convivían en un mismo predio que contaba con todas las facilidades. “Digamos que es como un quinta grande que tiene tres casas”, dice. En una de ellas vive el encargado, un amigo de Dirk, que está seis meses al año y mantiene las instalaciones. En las otras dos se dividen los jugadores y los empleados keniatas que están atentos a cualquier requerimiento de los tenistas. “Hay varios chicos que laburan ahí, que se encargan del jardín, de regar las canchas, de ir a comprar la comida para preparar el desayuno, almuerzo y cena. Todo el tiempo hay gente sirviéndote para ver si querés algo o no. Todo lo hacen ellos”, aclara en referencia al servicio de los empleados que trabajaban en el caserón Hordoff.

DCIM105GOPRO

“A las 9 de la mañana hacíamos una entrada en calor que era como físico, porque eran cuarenta minutos donde hacíamos todo lo que te imagines. Después, dos horas de tenis, comías y tenías un ratito para dormir. A las dos, tres de la tarde arrancabas de nuevo: una entrada en calor muy dura, tenis y físico”, relata con puntillosidad Zukas, que durante esos días trabajaba con el preparador físico de Tommy Haas.

1024px-Moon_Over_Mombasa
Atardecer en Mombasa.

A pesar de la alta exigencia física, la mayor dificultad está en soportar mentalmente el aislamiento. “No hay otra cosa que no sea tenis. Es duro porque no tenés nada para hacer, solamente entrenar, comer y dormir. No tenés lugares para visitar, comer o andar. Es solo éso. Duro, pero ayuda en lo mental”, señala Zukas, que hace unos meses también estuvo jugando los interclubes en Alemania, otra prueba de carácter en su camino a establecerse como tenista profesional.

DCIM105GOPRO

Durante la última semana, la rutina fue atípica. El contacto con los afectos fue muy diferente al de los meses anteriores. Las charlas no eran por Skype ni por Whatsapp, la tecnología solo sirvió para coordinar los horarios de reunión en el Jockey Club. En Santa Fe, Zukas vivió jornadas distintas que culminaron con un inolvidable título en su tierra.

View this post on Instagram

Keep walking, @matizukas . #FutureSantaFe

A post shared by Efecto Tenis (@efectotenis) on

LA VISIÓN DE SU COACH, DAMIÁN PATRIARCA

Luego de terminar su relación laboral con Juan Mónaco, Damián Patriarca decidió que era momento de alejarse del tenis por un tiempo. Estaba cansado. Por eso, después de esa temporada 2013 en la cual trabajó con el ex Top-10, el paranaense se apartó de los aeropuertos para vivir con su novia en Acapulco, donde dirigía algunas escuelitas de tenis. Desde hace un mes trabaja con Zukas, a quien había ayudado el año pasado durante algunas semanas.

patri

“Es un jugador con mucha proyección, muy habilidoso e inteligente dentro de la cancha, algo que no es tan común en estos momentos donde todo es más físico y de potencia. Está en sus primeros pasos como profesional y hay que aceitar un poco la parte física y mental. Estoy contento por estas primeras semanas y con todas las expectativas para lo que sigue”, dice Damiían Patriarca, ex coach de Juan Mónaco.

12002217_1083979094947003_2894764956810574068_n

Anuncios

El peligroso mundo Future

18 Sep

“Es recontra peligroso porque a veces te acostumbrás a estar acá, a no salir. Terminás, sin darte cuenta, inmerso en este nivel que si el objetivo tuyo es jugar ATP no sirve de nada y hay que tratar de escaparle”, dice Matías O’neille, uno de los tantos tenistas que no pudieron llegar al universo de los ATP. Uno de los tantos que quedaron atrapados en el peligroso mundo Future.DCIM105GOPRO

Cuando Matías O’neille, actualmente de 36 años, se dio cuenta que sus aspiraciones por llegar al mundo de los ATP nunca iban a materializarse a causa de las lesiones, otro camino comenzó. El trayecto que debía recorrer el “Mudo”, como lo llamaban de jovencito por ser introvertido, estaba enmarcado por la supervivencia. Vivir hay que vivir, y lo que ellos saben hacer es jugar al tenis. Allí es cuando otro “micromundo” de este deporte aparece y es el de los interclubes y torneos por plata europeos. “Llega un momento que no te queda otra que ir día a día, paso a paso, comenzás a buscar objetivos por otro lado, variás un poquito el enfoque que le das a todo y seguís adelante porque no queda otra. Yo lo hice por el lado de los interclubes y en cierta manera pude ser feliz con eso. Asumo esa parte de mi carrera como una enseñanza de vida y trato de volcarla ahora que estoy del otro lado”, le dice a EfectoTenis O’neille (416° ATP en 2000), que actualmente trabaja como entrenador en el Liceo Naval, conformando la Academia Monachesi & Hood Tenis.
IMG_6378
O’neille durante el Future de Villa del Dique.

Antes, mucho antes de su paso por los interclubes en Austria, Francia, República Checa y Alemania sumado a los cinco meses en Europa jugando torneos por plata, sus sueños no estaban en los Futures, interclubes o los torneos por guita. La frustración que conlleva el incumplimiento de objetivos planteados durante toda una vida es complicado de digerir. “Es difícil. Sinceramente cuando uno arranca a jugar al tenis empezás soñando. Y cuando empezas soñando, empezas soñando a lo grande. No con jugar ésto. No porque tenga algo de malo, pero esto, en los sueños, es solamente el primer paso”, aclara O’neille sobre los Future, el nivel donde se encuentra su pupilo, Federico Coria.
1930596_31834933831_7503_n
O’neille y su revés cuando jugaba los interclubes alemanes. / Ph: fb M. O’Neille.

Trasladándonos a la actualidad de los Future argentinos, la disparidad entre los tenistas que pujan por ingresar o afirmarse en el primer escalón del profesionalismo con aquellos que tienen el nivel pero no el ranking o dinero para pegar el salto a los Challenger, es muy grande. Por ejemplo, en el Future de Villa del Dique, los tres primeros preclasificados, Nicolás Kicker, Federico Coria y Gabriel Hidalgo, alcanzaron las semifinales perdiendo poquísima cantidad de games. Kicker, en sus primeros tres partidos relegó tan solo 10 games, Hidalgo 8, mientras que Coria 13. El nivel para pegar el salto hacia el siguiente escalón del circuito parece estar, pero quedarse allí no es recomendable.  Los efectos que puede causar el estancamiento en este nivel son: la pérdida de la motivación, del nivel, el emparejamiento con el resto. Además, empiezan a generarse miedos.
IMG_6330

“En realidad, ya tengo el miedo porque tengo 22 y siento que hace bastante que estoy acá y me quiero ir. Me quiero ir. Te juega un poco en la cabeza la ansiedad de no volver más porque una vez que conoces el otro nivel es totalmente distinto. Es todo tan lindo, no es que acá sea feo, pero allá tenés todo como para sentirte bien y es difícil volver al Future después de conocer el nivel Challenger. La verdad que no te dan ganas de volver, pero lo importante es mantener la humildad de trabajo y seguir enfocándose en lo que tiene que hacer cada uno para salir de acá lo más rápido posible”, le comenta a EfectoTenis Federico Coria, hermano de Guillermo y actual 392° del ranking.IMG_6135

Muchas veces, la diferencia entre los jugadores del “tenis pobre” -como ellos mismo catalogan al mundo Future– es tan grande que con un “poquito” y apenas pasando la bola del otro lado de la red, los partidos se ganan. “Tratar de jugar con una idea, de ser protagonista y no de pasar la pelota. Hay muchos partidos que metiendo varias bolas podés ganarlos, pero después, en el nivel Challenger, va a costar muchísimo más. En mi caso, lo que me dicen es que trate de pasar estos partidos que son, no quiero decir la palabra “accesibles”, pero que tenés un poco más de chances, siendo protagonista y jugando a lo que entreno”, agrega Coria, de 22 años y dueño de tres títulos Future.IMG_6376
Otro ambiente donde también gana Coria (?).

Sobre este nivel que conforma el primer paso en la carrera del jugador, a la larga, y si no se lo supera, termina siendo perjudicial para la salud tenística y es algo a lo que hay que escaparle. “¿Cómo escaparle? Siendo lo más profesional posible, no cayendo en la idea de solamente pasarla bien. Me refiero fuera de la cancha: vamos a comer un asado, vamos a jugar un fulbito. No, hay muchas cosas que hacer antes de dedicarle tiempo a eso y que si las haces bien no te queda mucho más para pavear”, aconseja O’neill quien también trabajó con Jorgelina Cravero, Guido Andreozzi, Agustín Velloti y Andrea Collarini.

IMG_6377
Junto a Federico Coria, a quien acompañó durante las últimas semanas.

“Está bueno para aprender a competir pero creo que hay que salir rápido de estos torneos…. como que te tiran para abajo”, le dice Joaquín Monteferrario (754°) a EfectoTenis refiriéndose a los Future, etapa que atraviesa hace algunos años. “Lo principal es nunca perder las esperanzas. Siempre hay que mantener el sueño, renovar los sueños también, y hay que seguir, no caerse. Este es un deporte de perdedores donde todas las semanas, de 32 jugadores gana uno solos”, aclara Monteferrario, de 29 años, sin sponsors y quien también juega interclubes en Italia.
bicho
La derecha de Monteferrario. / Ph: hoytenis.com

“Lo que más queremos todos es salir, jugar Challenger que son otra cosa”, le dice a EfectoTenis Gabriel Hidalgo, 485° del ranking. Federico Coria también coincide con su compañero de circuito y aclara las diferencias entre estos dos escalones: “Ballboys, bolas nuevas para entrenar, canchas para vos solo, la mayoría de las veces tenes agua o “Gatorade” (¿puedo decirlo?) gratis, la calidad de los entrenamientos es totalmente distinta, varios árbitros y el hotel, que si entrás al main draw te dan cinco noches para vos y tu entrenador o acompañante. Son muchas cosas que cambian además de los puntos y la plata”. Estos pequeños placeres, que si no te los cubren son gastos, a Hidalgo lo hace sentir un profesional: “Es diferente. Vas a hoteles, te dan toalla, te dan todo y eso es muy lindo. Te tratan como un profesional. Te sentís un rey”.995733_529977480413827_85416419_n
Hidalgo durante la última edición del Challenger de Buenos Aires donde perdió luego de pasar la qualy. / Ph: ETQNV.

OTROS HORIZONTES

Para los más “viejitos”, es decir, los pasados veinteañeros, que andan dando vueltas por los Future, la ilusión de alcanzar el nivel ATP ya se fue hace unos años. Entonces ¿por qué seguir jugando estos torneos que entregan poco dinero? El motivo radica en mantener un ranking que les permita jugar los interclubes europeos, competencia muy significativa en lo económico.  “Hay muchos chicos que cuando están en Argentina juegan estos torneos como una especie de entrenamiento que los ayuda a mantener un ranking, que los ayuda a mantener sus interclubes afuera. Nada más que para eso”, aclara O’neille, un experimentado en la materia.

interclubes alemanes
O’neille, durante un interclub alemán, con la camiseta de Mascheran0 y ojotas. Buen look (?). / Ph: fb M. O’neille.