Tag Archives: Copa Davis

El medallista sin medalla

19 Ago

Hace aproximadamente un año, durante una mudanza, Javier Frana se ilusionó al escuchar cuatro palabras que venían del otro extremo de su antigua casa. Quien le gritaba era su mujer. “¡Mirá lo que encontré, Javi!”, decía ella. “Vamos, la encontramos”, pensó automáticamente el ex tenista de 49 años. Pero no, el hallazgo de su señora no era el descubrimiento que sospechaba. Una vez más se ilusionaba y recordaba la falta de un objeto que, por estas semanas, todos quieren colgarse en el cuello.
631760249
De izquierda a derecha: Frana, Goran Ivanisevic y Christian Miniussi.

Javier Frana es una persona que no le otorga demasiada importancia a los trofeos que materializan los títulos obtenidos a lo largo de su carrera. Dice que no le gustan los deportistas que viven colgados del recuerdo. De hecho, para graficar este sentimiento, después de haber ganado el primer o tercer título de su carrera -no recuerda con claridad el dato-, la ATP le entregó una copita de vidrio por haber alcanzado ese hito. El trofeo llegó en varios pedazos. El ex tenista argentino no le dio trascendencia, ni siquiera pidió una réplica del mismo.

Siguiendo esta línea de comportamiento, debajo de la cama de su ex casa, en una caja de zapatos guardaba el mayor logro de su carrera: la medalla de bronce obtenida en el doble de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Después de habérsela mostrado a un amigo de su hijo mayor, Frana sintió que era un tanto arriesgado dejarla ahí, tan expuesta. Por eso la cambio de lugar. ¿A dónde? Todavía no lo sabe. Jamás la volvió a ver.

631760179

“En los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 vino mi hijo con dos amigos a jugar y estábamos viendo una de las premiaciones. Mi hijo, que por ese entonces tenía 13 ó 14 años, me dijo ‘Papá, ¿le mostrás la medalla a Santi?’”, le cuenta Frana a EfectoTenis en un café de la localidad bonaerense de Pilar.

El actual comentarista televisivo de ESPN es de tomarse silencios largos para continuar sus historias. Tal vez, como producto de su experiencia frente a la cámara, nunca usa la maradoniana (?) muletilla “Ehhh…”. En esos segundos en los que razona simplemente no habla, Frana piensa. El esfuerzo por recordar los momentos con puntillosidad, nos hace dudar si está recordando las cosas que hizo durante aquellos días, en los cuales buscaba la medalla obtenida junto a su compatriota Christian Miniussi. Quién te dice que, en una de esas, la encuentra a través de sus pensamientos.

hu_120529_deportes_tenis_roland_garros_federer_frana_exclusiva

“Pasaron los años, abrí la caja y me dí cuenta que la medalla ya no estaba más ahí. ¿Dónde la habré puesto? Me acordé que la última vez que la vi fue cuando se las mostré a los chicos. ¿Dónde la habré guardado? Me acuerdo que había dicho que en ese lugar no la iba a volver a poner”, cuenta el zurdo nacido en Rafaela, Provincia de Santa Fe.

A partir de ese instante, comenzó a inspeccionar cada recoveco de su casa. Lo hacía por zonas. Por ejemplo revisaba las camperas y los pantalones, creyendo que había quedado en un bolsillo. Sin embargo, no la podía encontrar en ningún lado. “Quería mudarme urgente para revisar cosa por cosa. Capaz aparecía en el bolsillo de un short que la guardé creyendo que la había escondido bien. Pero no, me desapareció. No estaba”, cuenta Frana sobre la mudanza que realizó el año pasado.

55f02a81af88d5b4cfc62c0af010fa67_400x400
Frana, el último argentino que consiguió un título sobre césped. En 1995 ganó Nottingham. 

“Tuvimos robos domésticos, bastante sistemáticos y  los descubrimos tarde. Sobre la medalla, no sabés si de repente lo hizo porque sí o por maldad. Tampoco tiene un gran valor: no es de oro, ni es una alhaja. Su valor es simbólico. Saldrá, qué sé yo, quinientos pesos. Tampoco quiero juzgar, pero es una de las posibilidades”. La otra alternativa que baraja el dueño de 10 títulos ATP (3 en singles y 7 en dobles) es que la haya guardado en una campera que donó o regaló. “Capaz, la persona que lo recibió pensó que era una medalla de un torneo de fútbol y la revoleó”.

Barcelona 1992

Mientras Frana habla, el frío bonaerense se siente en las mesas externas del café. Dice que no lo sufre, una gruesa campera beige lo protege. Aun así, mientras cuenta la pérdida de su medalla olímpica se frota las manos para generar calor y vuelve a explicar su falta de estima hacia los trofeos. “Siempre admiré a aquellos deportistas que fueron muy grandes, pero no te lo hacen saber. No me gusta el deportista que vive colgado del recuerdo y que todo lo referencia hacia su época. Eso me genera mucho rechazo. Todo lo poquito importante que pude haber ganado como el plato de la final de dobles de Wimbledon, el título de dobles mixto en Roland Garros están guardados. Están puestos muy sutilmente por ahí, pero no tiene una trascendencia”.

maxresdefault

No obstante, la presea de bronce es su cosecha más valorada. Más allá del premio participar en tres Juegos Olímpicos (Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996) lo ayudó a tener perspectiva en la vida y en el deporte. “Es mágico. Es difícil de explicar porque no solamente es el anonimato, sino entender otras disciplinas. Ponés en contexto tu sacrificio como tenista, que si bien es muy alto, también está bien remunerado. Tenés algo a cambio. Hay otros deportes que hacen un  esfuerzo enorme y es exclusivamente por el amor al deporte, porque económicamente no tienen demasiados recursos”, contaba en el podcast sobre historias del tenis olímpico de EfectoTenis. “La medalla es lo que más sufro, pero la vida va por otro lado”, cierra Frana, el medallista olímpico sin medalla.

Anuncios

Podcast: historias del tenis olímpico

3 Ago

El sillón de tu casa espera ansioso la llegada de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Él, que está hecho de pura madera, goma espuma, tela y hasta un poquito de amor (?) muchas veces pasa frío en los feroces inviernos porteños. Sin embargo, este objeto trascendental en la estructura de cualquier living sabe que cada cuatro años, en agosto y durante diecisiete días, numerosas piernas, espaldas, cabezas y culos le darán el cariño que tanto andaba necesitando. En esta era virtual, muchos de estos sillones fueron reemplazados por los smartphones  que, por sus cualidades inalámbricas, alejaron al espectador del televisor. Para aquellos que abandonaron su sofá, futón, sillón o silloncito, hicimos este podcast dedicado a historias del tenis olímpico. Para aquellos que, por momentos, sufren de abstinencia deportiva, tranquilos, el segundo capítulo de Efecto Tenis Podcast los va a reconfortar en el momento y en el lugar que ustedes quieran.

También lo podés escuchar en –> I Tunes.

El colectivo que tomaste en Plaza Italia o, por qué no, en Constitución va a dos por hora. Mientras tanto, un periodista televisivo ya repasó las historias más interesantes de la jornada olímpica. Ese, justamente ese, es un buen momento para escuchar el podcast de Efecto Tenis. Si lo hacés, tu recorrido va a tener su punto de partida en la localidad bonaerense de Pilar, junto a Javier Frana. Desde un café ubicado en los márgenes de la Autopista Panamericana, Frana, medallista en Barcelona 1992 y actual comentarista de ESPN, describe puntillosamente la diferencia entre el tour profesional y un Juego Olímpico. La claridad de sus conceptos y su familiar voz ayudan a entender por qué son mundos completamente distintos.

con frana 2
Junto a Javier Frana en un café de la localidad de Pilar. 

Después volarás hasta el Caribe, más precisamente hasta Bridgetown, la capital de Barbados, donde conocerás la historia de Darian King, el primer tenista de este país que participará de unos Juegos Olímpicos. El Rey de Barbados –como fue apodado en el podcast-, de 24 años y 164° del mundo,  relata sus comienzos en el tenis, es decir, cómo y por qué eligió un deporte con tan poca tradición en su país.

IMG_2347-620x380
A la izquierda, un sonriente Darian.

El cierre de este segmento (o viaje) que dura apenas 21 minutos está a cargo de un ranking que recuerda a todos los tenistas argentinos que lograron colgarse una medalla en algún Juego Olímpico.

jjoo delpo

La producción, conducción y posterior edición del podcast es de Julián Polo, es decir, el humilde servidor que está tecleando este post utilizando solo sus dos dedos mayores (a lo nonagenario tech). Por último, las artísticas y los doblajes están a cargo del talentoso Franco Basso.


Blooper: a los treinta segundos nos olvidamos de grabar.

James Ward maduró a las piñas con un argentino

20 Nov

Al ver caminar a James Ward por los pasillos de El Clú, sede del Challenger de Buenos Aires, lo único que nos llama la atención es su vestimenta. Medias con lunares celestes, chomba floreadas o con extravagantes estampados son algunos de los diseños que la marca británica Ted Baker (conocida por su ropa informal) le prepara a su embajador deportivo. Sin embargo, en poco menos de dos semanas, este fashion (?) inglés de 28 años será el quinto jugador de su nación en la final de la Copa Davis. Del 27 al 29 de noviembre, Gran Bretaña y Bélgica se enfrentarán para decidir quién será el nuevo campeón de la denominada Copa Mundial de tenis. Por ese motivo, Ward estuvo en Argentina. El lungo tenista buscaba aclimatarse al polvo de ladrillo. La serie definitoria será en Ghent y los belgas, comandados por David Goffin, eligieron utilizar como superficie la arcilla, el suelo que Andy Murray -actual 2° del mundo y máxima figura británica- menos disfruta. A pesar de esta relación esporádica con nuestro país, Jamie tiene un pasado celeste y blanco. Algunos años atrás, Diego Visotzky, luchador de MMA (Artes Marciales Múltiples), fue su preparador físico en Londres. El cordobés lo moldeó a los golpes.

IMG_1163

“Por eso estoy en Argentina. De otra forma no estaría aquí”, le dice con una sonrisa Ward a EfectoTenis. “Está bueno porque uno necesita practicar sobre polvo de ladrillo, tienes que acostumbrarte a esta superficie, aunque las condiciones en Sudamérica son muy diferentes a las que habrá en Bélgica. Es cuestión de moverte de nuevo sobre el polvo de ladrillo, para tener las mejores chances si es que llego a jugar la final”, aclara el 155° del mundo, que durante la última semana perdió terreno con el joven Kyle Edmund, flamante campeón de la Copa Fila y segundo singlista británico.

uk-Mens-Clothing-Tops-T-shirts-LARSPOT-Large-dot-print-polo-shirt-Red-TA5M_LARSPOT_45-RED_1.jpg
Colección completa de James Ward aquí. Quiero todo.

Según la biografía que entrega la página de la ATP, la superficie predilecta de Ward es el polvo de ladrillo. “Tal vez no es mi superficie preferida en este momento porque  actualmente no estoy jugando demasiado sobre arcilla, pero estuve cuatro años y medio en Valencia”, comenta en referencia a su estadía en la Academia de Juan Carlos Ferrero, ex número uno del mundo, donde aprendió a hablar español tan bien que en Buenos Aires, a veces, creen que es un digno habitante de la península ibérica.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=zoxSbvDbY1I&feature=youtu.be]

James Ward-002
Ph: Sergio Llamera.

La decisión de irse a entrenar a España fue condicionada por la situación económica familiar. Su padre, Jim, desde hace muchísimos años es taxista. Ward, originario de Euston, zona céntrica de Londres ubicada a 12 millas de Wimbledon, no proviene de una familia acomodada. “En Inglaterra es igual que en Argentina. Es un deporte elitista y todas las cosas son muy caras, especialmente porque Londres es un lugar muy caro para vivir y para jugar al tenis. Por eso me fui a España, donde estuve durante algunos años. Después volví y estoy viviendo nuevamente en Londres. Es duro, pero creo que muchos jugadores del tour provienen de entornos muy normales. No siempre son chicos que tienen mucho dinero, así que estoy en la misma situación que otros tenistas”, aclara Ward, que tuvo su mejor posición en el ranking en julio de este año cuando fue 89° del mundo, luego de alcanzar la tercera ronda en el césped del  All England.

Captura de pantalla completa 12112015 031920 p.m.
James y el taxi cab de su padre Jim.

Como el mundo es un pañuelo (?) y siempre hay un argentino metiendo la cola, en aquella experiencia en España, Ward entrenaba con Javier Capitaine, un reconocido preparador físico cordobés. Capitaine, quien trabajó con Sharapova, Coria, Nalbandian, Dimitrov, entre otras figuras, también entrenó a su coterráneo Diego Visotzky. Este luchador que fue campeón mundial de la World Boxing Union, bronce en el Mundial de Jiu-Jitsu de 2001 y múltiple campeón argentino en esta misma disciplina, también es preparador físico.

341406_10150741336261164_219379320_o
El Toro Diego Visotzky.

Ward necesitaba un especialista que mejore su espigada figura y que, sobre todo, fortalezca su inestabilidad mental. Capitaine le recomendó a Visotsky. Ambos empezaron a chatear por el ahora obsoleto Messenger y allí definieron un primer encuentro en Londres. “Más allá de haber charlado por MSN, cuando llegué a Londres me senté con él y estuvimos un rato largo hablando. Conversé mucho con Capitaine y con el papá de James, que fueron los que más o menos me fueron dando las consignas sobre lo que debíamos trabajar. Fueron tres meses donde progresó muchísimo y cambio varias cosas, sobre todo en su actitud hacia al entrenamiento que era lo que más le hacía falta”, le explica a EfectoTenis el Toro Visotsky, que preparó atletas del área de combate, pero también trabajo en otros deportes, eso sí, nunca antes en el tenis.

Cheering for my mate James Dino Ward... great win 2day my friend, i forgot how stressfull is to watch you play hahahahaha... thanx 4 everything mate!!!
Visotsky siguiendo atentamente a Ward durante su participación en el Challenger porteño.

“Además de nunca haber entrenado un tenista, jamás me gustó el tenis ni me llamó la atención. Como coach uno tiene que entender ciertos aspectos metodológicos del deporte y a partir de allí podés empezar a entrenar a una persona”, señala el argentino que trabajó con Ward durante tan solo tres meses. Ese trimestre, que se vio interrumpido por un asunto personal que implicaba la tenencia de su único hijo, realmente marcó la personalidad del inglés. “Cuando llegué, él no era de entrenar mucho. En el juego, apenas se le complicaba o le daban vuelta el partido, se venía abajo mentalmente y terminaba perdiendo por ese motivo. Entonces empecé a hacer un estilo de trabajo que los luchadores estamos muy acostumbrados, y por lo que vi en el ambiente del tenis, la preparación física es bastante light. Empecé a exigirlo. Que el cuerpo no dé más y que siga adelante más por la cabeza que por el cuerpo. Combiné muchos ejercicios propios de los luchadores, pero que eran beneficiosos para el tenis. Le gustó mucho ese tipo de laburo”.

12195868_10154436425536164_2310277826887904979_n

SLL_8305
Ph: Sergio Llamera.

Inclusive, la dupla britiargentina (?) realizó numerosos entrenamientos bajo la lluvia, donde se enchastraban y embarraban. “Él, que es el típico tenista inglés todo punta en blanco, lo embarré y revolqué por todos los parques de Londres. Al principio le chocaba, pero después le encantó. Cada vez que llovía me decía de ir a entrenar al parque”, cuenta con humor este luchador que compitió en Estados Unidos, Japón, Rusia, Costa Rica, entre otros países.

victoria davis sobre isner

Sin embargo, el Toro no se detuvo ahí. Su metodología desacartonada e innovadora para el ambiente empezó a surtir efecto en Ward. Sacarlo de la rígida estructura que lo había acompañado toda la vida fue beneficioso. De hecho, en varias oportunidades el  europeo se comió un par de piñas. “Muchas veces le puse los guantes y lo subí a la jaula, al ring, y guanteábamos. Por un lado para que saque la cabeza del entrenamiento típico. Obviamente que no le pegaba fuerte, pero lo exigía. Lo sacaba de su zona de confort y lo ponía en situaciones que no le gustaban nada y que se la banque”, explica el cordobé, que veía en estos ejercicios una faceta recreativa y didáctica. “No era una lucha real. Te podés imaginar que si peleamos en serio lo mato. Es como si jugáramos al tenis… yo no tengo ni idea. Un par de veces, boludeando, le metí palancas o lo estrangulaba”.

James Ward-001
Ph: Sergio Llamera.

Durante esos tres intensos meses, Visotzky lo acompañó por el tour donde no pasaba desapercibido. Imaginen un mastodonte vestido de luchador, lleno de cicatrices, con las orejas deformadas por las peleas dando vueltas por los “paquetes” clubes europeos. No era normal. “La verdad que era como un sapo de otro pozo. La gente me miraba como si fuera otra cosa. Muchos le preguntaban a James sobre mí. En el entorno se hablaba del tema. Un día, James cayó con un montón de ropa y me dijo ‘Tomá, tenés que empezar a vestirte como tenista para no llamar tanto la atención’”.

15472_10153409885606164_8147471857709276635_n
En plena lucha. De verlo ya me duele (?).

Lejos de sentirse intimidado por el qué diran tenístico, Visotzky  estaba convencido de su método de trabajo. “A mí no me importó demasiado cómo era el ambiente y cuán diferente era al estilo mío. Me contrataron para hacer un trabajo que consistía en hacer un cambio de actitud y de cabeza, sumado a que mejore a nivel físico. Obviamente que sobre lo técnico no tenía ningún tipo de influencia, pero asimismo en sus entrenamientos de tenis le modifiqué un montón de aspectos metodológicos que lo beneficiaron muchísimo”, comenta el Toro.

DCIM105GOPRO

A pesar de la insistencia de James y Jim Ward, que le prometían el oro y el moro para que se establezca en tierras inglesas, Visotzky  volvió a las sierras de su provincia para hacerse cargo de su hijo. Tres años después, el contacto es cada vez más esporádico, pero Ward le sigue pidiendo ayuda. Algunos meses atrás, el tenista le encomendó la preparación de un régimen alimenticio. “No solamente progresó durante esos meses. Por ejemplo, este último fin de semana (en referencia al Challenger de Buenos Aires) estuve con James, y  Leon (Smith, capitán del equipo de Copa Davis de Gran Bretaña) me decía que realmente le quedaron secuelas muy importantes de ese cambio de actitud y cabeza que le di en aquel momento”. Mientras que con orgullo remata: “Fue una educación más que un entrenamiento de tres meses. Fue un cambio que lo ayudó para mejorar en su carrera”. Juzgando por sus resultados podemos aseverar que definitivamente Ward aprendió. A las piñas y a los golpes, pero aprendió.

12208736_10154436427886164_6822093671307192436_n
El capitán Leon Smith, Visotzky  y Ward en El Clú.

WARD Y SU “FANATISMO” POR TAYLOR SWIFT

“No, son estupideces. Fue una broma”, explica Ward en referencia a su supuesto fanatismo por la música de la cantante estadounidense Taylor Swift. Pero, ¿cómo creció este rumor?  Andy Murray fue el culpable. “A fin del año pasado, cuando estábamos entrenando juntos en Miami, todos los días su canción sonaba en la radio una y otra vez. Al final de la semana nos aprendimos la letra y la cantábamos. Después, cuando Andy fue a Wimbledon, le dijo a todos los periodistas que mi cantante preferida era Taylor Swift. Él lo dijo y todos le creyeron. Es una cagada (shit) para mí”, aclara Ward, que quiere distanciarse de los gustos clásicos de un teenager.

Wimbledon 2015 tennis championships, Wimbledon, London Picture Andy Hooper Daily Mail/ Solo Syndication Day 4 James Ward v Jiri Vesely James ward wins

Andy Murray (left) and James Ward during practice on day Five of the Wimbledon Championships at the All England Lawn Tennis and Croquet Club, Wimbledon. PRESS ASSOCIATION Photo. Picture date: Friday July 3, 2015. See PA Story TENNIS Wimbledon. Photo credit should read Mike Egerton/PA Wire. RESTRICTIONS: Editorial use only. No commercial use without prior written consent of the AELTC. Still image use only - no moving images to emulate broadcast. No superimposing or removal of sponsor/ad logos. Call +44 (0)1158 447447 for further information.

Ph: Mike Egerton/PA Wire.

 

Segundos de gloria

18 Jul

Ocho segundos después de caer derrumbado sobre el peculiar polvo de ladrillo de Tecnópolis, Federico Delbonis ya estaba de pie. Solo ocho segundos tuvo para él. Ocho segundos para disfrutar en soledad. Después vendría el respetuoso saludo a su contrincante, el serbio Viktor Troicki, a quien le dio vuelta un partido que parecía perdido. Dos sets abajo llegó a estar el azuleño que, en el quinto y decisivo parcial, selló el segundo punto para Argentina que está a solo una victoria de instalarse en las semifinales de la Copa Davis. Una vez transcurridos esos ocho segundos vendrían los festejos con sus compañeros, con el capitán Daniel Orsanic, con los colaboradores y con el público, por supuesto. Después de esos ocho solitarios segundos dejaría sus pertenencias arrumbadas en su banco para ir a besuquear a Celina, su hija, con quien desaparecería de la escena que lo tiñó de héroe.

11057451_853388348048325_8831262175683531024_n
El momento. 

Hace veinte días, en la semana previa al inicio de Wimbledon, el actual 77° del ranking se consagraba campeón del Challenger de Milán, certamen disputado sobre polvo de ladrillo. Su decisión de participar en un torneo correspondiente al segundo escalón del profesionalismo fue un tanto criticada. Pensando en el tercer Grand Slam de la temporada, por qué no jugar torneos sobre pasto para realizar una mejor adaptación a aquella traicionera superficie. ¿Delbonis apuntó a poco?

delbo_0
Delbo, el trofeo y chichis milanesas (?).

“Estábamos un tanto retrasados en el ranking y eso no nos aseguraba tener continuidad en los torneos ATP. Ante la posible convocatoria a la Davis y al priorizar siempre defender los colores de Argentina decidimos ir al Challenger. Para él es un deseo jugar la Copa Davis y parte de eso fue para preparar lo que vivimos ahora”, le explicó Gustavo Tavernini, coach de Delbo, a EfectoTenis.

20701_853385671381926_728280404667177814_n

Ganar puntos relativamente más fáciles para poder mantener el ranking y continuar en las giras de torneos ATP. Ese era el plan. También competir en la misma superficie de esta serie de Copa Davis era un aliciente. “Fue una linda preparación previo a la Davis. En lo personal era para sacar puntos y en lo grupal habíamos hablado con Dani (Orsanic) y Gustavo (Tavernini) y todo encajaba tanto en lo personal, lo grupal y en un futuro cercano, la Copa Davis. Cuajó todo. Obviamente que a Wimbledon llegué con poco rodaje. Casi nada. Sabía que era cuestión de tranquilidad, de estar firme ese día o también de tener un buen sorteo”, decía Delbo que luego de aquel título se acercó al Top 70 ATP.

Federico Delbonis festeja su remontada con ternura. #CopaDavis #ARGvsSRB

A post shared by Julián Polo (@julipolo) on

Después de levantar el trofeo italiano, el bonaerense de 24 años durmió unas pocas horas y más tarde comenzó su viaje con destino a Londres. El domingo ganó en Milán y debutó el lunes en Gran Bretaña. “Me tocó un partido muy duro y no tuve ni tiempo para descansar porque dormí muy pocas horas”, comentaba en relación a su participación en el All England donde cayó en la primera rueda ante el búlgaro Grigor Dimitrov.

Federico+Delbonis+Day+One+Championships+Wimbledon+fDCO1DSjs5bl

Otro de sus fugaces festejos sucedió cuando obtuvo el quinto punto de la serie de Copa Davis frente a Brasil. Debido al maratónico match que Mayer le ganó a Joao Souza, Delbonis tuvo que completar su cotejo el día lunes. A las pocas horas de sellar el pase a los cuartos de final, el argentino estaba viajando a Estados Unidos, a Indian Wells, donde disputaría el primer Masters 1000 de la temporada.

delbonis1
Puño cerrado durante su participación frente a Brasil.

En el tenis casi no existe el tiempo para el disfrute. Las alegrías son efímeras. “Son cosas que duran muy poco tiempo y hay que saberlas administrar. Son energías que tal vez se te van y después  te pueden jugar en contra en un futuro. Cuando termina un torneo o la gira podés tomarte un tiempo y disfrutarlo porque el título, o la victoria, está ahí. No se te va a ir”, le relataba Delbonis a EfectoTenis. Mientras que agregaba: “Lo que perdiste es la emoción o el instante ese de euforia, pero la buena sensación del partido no te la va a quitar nadie”. Como él mismo dice, la sensación de aquel instante se fue. Al igual que en la serie frente a Brasil o en el Challenger de Milán, la auténtica felicidad es cosa de segundos. En este caso, ocho segundos de euforia que solo él sabrá describir.

11173341_853388148048345_4589422114305720766_n

LA YAPA

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=SxehKb73izg&feature=youtu.be]

Video propio en el cual vivís la serie bien desde adentro. Recorremos el predio e ingresamos al estadio con una GoPro en la mano. Además, los dos match points, incluído el emotivo “desmoronamiento” de Delbonis.

PARTIDOS

Viernes

Leonardo Mayer a Filip Krajinovic 6-4/6-2/6-1

Federico Delbonis a Viktor Troicki 2-6/2-6/6-4/6-4/6-2

Sábado

Leonardo Mayer/Carlos Berlocq vs Nenad Zimonjic/Viktor Troicki

Fotos: Segio Llamera / Prensa AAT.

Lajovic, el mango lover

15 Jul

– Tengo una sorpresa para vos.
– ¿Sí?
– Una fruta.
– ¿Una fruta? ¿Mango?

“Hoy justo me dieron uno en el hotel”, le dice Dusan Lajovic a EfectoTenis, después de recibir su fruta preferida. Luego de una exhaustiva búsqueda (?) por todas las verdulerías de gran parte de la Ciudad de Buenos Aires, el tan preciado mango apareció. El serbio de 25 años, uno de los convocados para disputar los cuartos de final de la Copa Davis frente a Argentina, en Tecnópolis,  está feliz de volver a probar uno de sus alimentos predilectos. Una pasión del paladar que comenzó en Kenia.

IMG_20150714_230658
Dusan luego de recibir el presente de EfectoTenis.

Al ser uno de los tenistas representados por la empresa del prestigioso coach alemán Dirk Hordoff, Lajovic aprovecha las comodidades que le brinda su manager y realiza la pretemporada en tierras africanas. Pero, ¿por qué exigir su cuerpo  en el país donde nacieron los mejores maratonistas? “Mi manager tiene una buena propiedad allí. El clima es similar al de Australia. Es por eso que hacemos la pretemporada ahí”, comenta Lajovic, actual 96° del ranking mundial, que encuentra en Kenia el lugar perfecto para preparar el primer Grand Slam del año, el Australian Open.

1389095_203715129814294_1119402498_n

A raíz del bendito mango que probó Lajovic en Kenia, descubrimos que Dirk Hordoff, ex entrenador de Rainer Schüttler (ex 5° del mundo y medallista de plata en Atenas 2004) y Yen-Hsun Lu está asociado con otro serbio: Janko Tipsarevic, que también fue su pupilo. Otro de los jugadores que el dúo alemán-serbio representa es el joven tenista argentino Matías Zukas, quien a principio de año realizó la pretemporada en Kenia. Además, el junior mendocino Manuel Peña López  es manejado, desde el 2014, por la firma de Hordoff y Tipsarevic.

SLLA7559
Tipsarevic, también presente en Argentina. / Ph: Sergio Lllamera.

Lejos de conocer el lunfardesco término “No tengo un mango”, Lajovic, octavofinalista en Roland Garros 2014, quema todas sus energías en el segundo entrenamiento que realiza en Buenos Aires. Es que si estás en Argentina y sos un alma caritativa, ésta tradicional frase despertará tu generosidad. Conmovido por la expresión que denota la falta de dinero de una persona desembucharás algún peso y ayudarás al carenciado sujeto. En cambio, si estas paseando con tu mujer por Cuba y un morocho le grita “Eres un mango, tica”, mejor apartala del revolucionario compañero. En la jerga cubana significa que una mujer está buenísima. Cortemos con el divague. Para el serbio, fanático del Barcelona, el mango solo representa el nombre de una de sus comidas favoritas.

Captura de pantalla completa 15072015 041501 a.m.

Dentro del repertorio de Lajovic se destaca un estético y anguloso revés a una mano. Otra vez y como si fuese una fábula porteña, un argentino mete la cola. Uno de los referentes del nacido en Belgrado es Gastón Gaudio. Para Lajovic, el Gato, también dueño de un virtuoso revés a una mano, fue uno de sus espejos dentro del tenis. “De chico veía mucho sus partidos y disfrutaba al verlo jugar, especialmente cuando lo hacía sobre polvo de ladrillo. Eso tuvo un impacto en mí. Me gustan los jugadores que tienen un buen revés a una mano“, le manifiesta Dusan a EfectoTenis.

922cd

En cuanto al campeón de Roland Garros 2004, Lajovic, un fiel admirador, se dedicó a copiar algunas cosas de Gaudio. “Su temperamento no, pero sí trataba de copiar su revés. Al final encuentras algo propio, pero también realizas mejoras en base a lo que ves en otros jugadores”, comenta con humor el europeo, que de chico encontraba complicaciones en ese golpe, pero después, con un poco más de fuerza para mover la raqueta, se convirtió en un arma dentro de su juego.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ceCPoTVUbcY]
Slo-mo del revés del Gato.

Como vos autorizada del revés a una mano, un golpe que pierde terreno ante la confiabilidad que brinda el de a dos manos, se anima a hacer un podio de los jugadores que mejor llevan a cabo este tiro. “El primero en el que pienso es en Stan (Wawrinka) porque tiene mucha fuerza en ese golpe. En cuanto a los ángulos podemos incluir a Guga (Kuerten). También a Gastón (Gaudio) y Gasquet, pero la poderosa manera que Wawrinka impacta lo pone en el primer lugar”, relata Lajovic, quien podría ser el segundo singlista del equipo serbio que se enfrentará a la Argentina en el inédito polvo de ladrillo techado montado en uno de los galpones del enorme predio de Villa Martelli.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Dyj1Id6HDJ0]
Setenta grandes reveses de Stan Wawrinka.

SLLA7836
El equipo serbio de Copa Davis, todavía falta el vererano Nenad Zimonjić. /Ph: Sergio Llamera.

Finalmente, Dutzi, como lo apodan los más cercanos, recuerda su anterior visita a Buenos Aires, durante el Argentina Open 2013. “Iba a cenar por Palermo y las Cañitas, a un restaurant que está en una plaza. Era uno bueno. Tenía buena carne. Allí comí ‘asadou de tirah’”, cierra a pura tonada argentina. Olvido decir qué pidió de postre. Intuimos que fue un mango.

10661099_791417230904859_1866576689_n

LOS CONSEJOS DE NOLE

g_dusan_300x200

Además de comandar el equipo que se alzó con la primera Copa Davis en la historia de Serbia, Novak Djokovic, el número uno del mundo, suele acompañar a los jóvenes tenistas locales que están emergiendo. Desde hace años, Dusan Lajovic, amigo de Nole, recibe invaluables recomendaciones del reciente campeón de Wimbledon. “No consumas drogas. Esa es una muy importante”, dice Lajovic en chiste. “Realmente no recuerdo una en particular, pero, por ejemplo, si no me siento cómodo con algo siempre puedo preguntarle y él me da un buen consejo. No hay secretos entre nosotros y es muy bueno tener a alguien tan grande como él, alguien que ha conseguido tantas cosas en la vida”, cierra Lajovic, que intentará aprovechar los tips del mejor jugador de la actualidad.

Christo Van Rensburg: el único campeón africano en Buenos Aires

11 Abr

Hurgando en el archivo del ATP de Buenos Aires, la edición de 1995 trae una curiosidad. En aquella oportunidad, el torneo porteño tuvo a su primer y único campeón africano. Su nombre es Christo Van Rensburg, es sudafricano y ganó el dobles junto al estadounidense Vincent Spadea. Además de esta particularidad, Van Rensburg, 19° del ranking en 1988, vivió en primera persona el conflicto del Apartheid y hasta conoció a Nelson Mandela.

christo

“Estaba viendo qué día sacaría los boletos de avión para volar a casa. Para mí era el último torneo del año. No veía a mis padres desde abril. Había dos vuelos durante esa semana: miércoles a la noche o domingo. La programación salió y nos tocaba jugar el miércoles a la noche. Aunque fuese derrotado, no podría volver a casa. No había tiempo suficiente para tomar el vuelo de vuelta. Había solo una opción, y perder no era esa”, le dice Van Rensburg a EfectoTenis mientras relata aquel triunfo en Buenos Aires que determinaría al único campeón africano en la historia del actual Argentina Open.

20150207_090857
Set de cuchillos que compró en Argentina y que aún sigue usando.

“Ahora estoy descansando con todo el dinero que (Vincent) Spadea me hizo ganar en Buenos Aires, en el 95’ [risas]. También jugué dobles con mi amigo Javier Frana. Nunca perdimos un partido. Así que jugar en Argentina o con un argentino fue muy bueno para mí”, dice con humor el sudafricano de 52 años que actualmente reside en Austin, Texas, donde dirige su propia marca de indumentaria deportiva. En los últimos años de su carrera, Van Rensburg decidió pintar su encordado dibujando una “carita feliz”. Esa simple acción se convirtió en un símbolo identificativo para el sudafricano que más tarde terminaría fundando su empresa de ropa llamada “F-ACE”, en referencia a aquel particular hábito.

christo-at-wimbeldon
En su raqueta, la carita feliz.

1889067_1489556881258547_653357390874792719_o
También tienen una línea de ropa interior que incluye tanguitas (?).

EL APARTHEID Y MANDELA

Nelson Mandela le tiende la mano a Van Rensburg. Madiba, que por aquel entonces era presidente de Sudáfrica, saluda al equipo de Copa Davis de 1996, que hacía unos pocos años había vuelto a la competición luego de ser expulsados en 1979. Una de las últimas series del equipo sudafricano ocurrió en 1974, cuando fueron campeones pero de una manera muy controvertida. En aquella setentosa edición,  los africanos ganaron por primera y única vez el torneo, luego de haber pasado dos series sin haber jugado. Sus rivales, que se oponían a enfrentarlos por su postura ante el Apartheid (sistema de segregación racial que consistía en la división de la población en grupos raciales donde los blancos ejercían la autoridad) abandonaron y Sudáfrica  pasaba de ronda. Así lo hizo dos veces. Incluso en la primera instancia frente a Argentina. En la final, India decidió no participar y así llegó la Ensaladera.

1974 sudáfrica campeón
El equipo sudafricano de Copa Davis campeón en 1974.

Esa fue la única final de la historia de la Copa Davis que no se jugó. Lo político había metido la cola. A fines de los 70’ llegaría la expulsión de Sudáfrica de la Copa Davis, país donde a los negros no les estaba permitido votar, eran obligados a vivir en guetos, se les restringía el acceso a zonas reservadas para blancos y el contacto sexual interracial era un delito. La situación, en el ámbito deportivo, era insostenible.

mandela
Van Rensburg y Mandela, para la mesita de luz.

Volviendo a la foto, Mandela, con las miles de ocupaciones y compromisos que tenía por aquellos momentos, entendió la importancia de la vuelta de la Copa Davis a su país. En un aeropuerto privado donde citaron a los deportistas, el líder político saludó a cada uno de los tenistas, entre ellos, a Van Rensburg, que recuerda aquel instante tan significativo. “Estábamos todos muy entusiasmados. Fue genial tener esos pocos minutos con él. A todos nos hizo sentir importantes y se tomó su tiempo para sacarse fotos con cada uno de nosotros. A nuestras esposas y amigos más cercanos  les estaba permitido presenciar el momento. Nos dio un buen discurso sobre el honor de jugar por tu país”, relata el nacido en Uitenhage, localidad ubicada a 35 kilómetros de Puerto Elizabeth.

Finalmente, en aquella serie frente a la Austria de Thomas Muster –por aquel entonces número uno del mundo-, Sudáfrica ganó y el saludo con Mandela quedó en la retina de Van Rensburg que entiende la importancia de su figura. “Acerca de lo que dice la gente sobre Mandela, él era un hombre fiel a su palabra. Fue la mejor persona para realizar el trabajo que le fue asignado. Era muy difícil hacer que la nación se una, pero él creció en el corazón de muchos sudafricanos blancos. Tampoco estaba asustado por mostrar sus emociones cuando llegó al deporte”, dice Van Rensburg en referencia a la Copa del Mundo de rugby de 1995 ganada por su país y que se convirtió en un hito en el proceso de integración que estaba ocurriendo.

Captura de pantalla completa 10022015 074716 p.m.
Christo, contemporáneo a Martín Jaite.

Previo a ese encuentro, en 1992, Sudáfrica sellaría su vuelta a la Copa Davis. Por su inactividad desde su última serie en 1978, los africanos, a pesar de tener grandes jugadores, empezarían desde la más baja categoría: en el grupo tres de la zona europea/africana. Van Rensburg fue el primero en volver a representar a Sudáfrica en la mítica competencia por países. El primero en jugar desde la instauración del Apartheid. El primero en jugar desde que éste dejó de estar en vigor.

“Todos en el equipo estaban bromeando con que “recuerda que si pierdes el primer punto quedarás en la historia como el primero en perder luego de volver a la Copa Davis”. Algo que sabía, era que tenía que ganar el sorteo, porque mis mayores puntos a favor eran el saque y la volea. Todo salió bien.  Lo gané. Cuando el umpire dijo “Sudáfrica al servicio” empecé a temblar de los nervios. Ése significaba el punto más importante que jamás iba a jugar. Mis amigos me miraban. Ellos estaban riendo, sabían que ganaría el partido [por la superioridad ante un inexperimentado rival], pero ese punto era muy grande, por toda la historia que tenía detrás”, recuerda Van Rensburg de aquellos partidos disputados en Túnez donde le ganaron a Camerún, Argelia, Túnez, Senegal y Congo.

con los bryans
Junto a los hermanos Bryan.

“Recuerdo haber metido el saque en el centro del cuadrado. Era muy sencillo pero por los nervios me ubiqué en el medio de la cancha. Cuando miré, mi rival camerunés tenía diez opciones para pasarme. Fue el peor segundo servicio de mi vida. Wayne Ferreira [compañero de equipo y 6° ATP en 1995] me hubiese pasado con su mano izquierda y con los ojos tapados. Por alguna razón, tal vez como recompensa por haber leído siempre la Biblia y por haber rezado todas las mañanas y tardes, él erró la pelota. Definitivamente fue una ayuda de arriba. Recuerdo cruzar mirada con mi capitán, Keith Diepraam, y los dos sonreímos”.

EL APARTHEID EN SU CASA

“Habiendo sido criado en un hogar y viendo como mis padres trataban a las personas de todos los colores, nunca se me cruzó por la mente que hubiese algún tipo de segregación. Más tarde llegué a entender lo que estaba ocurriendo”, comenta Van Rensburg en relación a cómo se vivía el Apartheid en su propio hogar.

“Teníamos a una mujer negra que me cuidaba cuando mis padres estaban enseñando en la escuela. Hicimos cosas juntos. Los domingos, mi familia siempre comía una pata de cordero. Los lunes, mi madre le asaba otra pata para la mujer y el hombre negro que nos ayudaban dentro y fuera de la casa. Nunca tuve la sensación que fuesen diferentes. Los veía ayudarnos porque mis padres eran profesores y necesitaban una niñera. En mi casa no había un sentimiento de Apartheid”, agrega el sudafricano, ganador de dos títulos ATP.

EntradaMuseoApartheid
Museo del Apartheid, en Johannesburgo.

Con el paso del tiempo, su mente se fue formando y empezó a tomar conciencia de las desigualdades que ocurrían en su país. “Después, cuando fui más grande, sí me di cuenta que no era correcto dejar que las personas de color se sentaran en el fondo del colectivo y que tuvieran asientos diferentes para mirar deportes. Teniendo una gran población de gente negra, lo correcto era traer a Nelson Mandela para que nos una a todos. Leí muchas historias sobre aquellos duros tiempos para la gente de color y lo siento mucho por sus luchas”.

El tenista de la Rocinha

14 Mar

Mientras los flashes estaban posados sobre los rostros de los brasileños que integraban el equipo de Copa Davis, una singular historia surgía en las periferias del conjunto sudamericano que visitó a la Argentina, en Tecnópolis. Un relato que eriza la piel. De esos que cuesta creer. Fabiano De Paula, uno de los sparrings verdeamerelos, es el tenista que salió de la Rocinha, la favela más grande de Brasil. En un contexto sumamente adverso, el espíritu de superación resume la vida de un jugador que refuta el elitismo en el tenis.

Cristiano Andujar 3
Ph: Cristiano Andujar.

El comienzo de Fabiano de Paula fue opuesto al del tenista corriente, si es que este concepto existe. Lejos de un barrio paquete y aún más lejos de ser integrante de una familia aristocrática, Fabiano salió de una favela, o una villa, como la llamamos a nivel local. Su barrio no era residencial ni contaba con anchas veredas y prolijos bulevares. Su barrio tenía pasillos, casas amontonadas en un morro y mucho ladrillo sin revoque. “Todavía no salí. Vivo ahí con mi familia”, le dice De Paula a EfectoTenis y le da comienzo a una interesante charla.

Rocinha_rio_de_janeiro_panorama_2010

A los once años, una amiga de su madre, que trabajaba en el Hotel Intercontinental, propuso que Fabiano fuese recogepelotas en las canchas de tenis del parador turístico. A partir de allí, comenzaría su pedregoso camino. “Lo mío es un poco diferente porque el tenis es conocido por las personas que tienen plata. A los quince jugué juveniles y a los dieciocho tuve que parar. Estuve sin jugar durante tres años: uno en el ejército de Brasil y otros dos dando clases para ganar plata. Volví a entrenar a los 21, cuando jugué Futures. Ahí estuve dos, tres años hasta que me lesioné y retorné el año pasado”, relata el carioca de 26 años, quien hace un breve recorrido de su carrera, plagada de parates e inconvenientes.

Cristiano Andujar 6
Ph: Cristiano Andujar

En contraste con la mayoría de los jóvenes, De Paula eligió el tenis. En las favelas, podríamos aseverar sin tener el dato de una irrefutable estadística, que el noventa por ciento de los chicos juegan al fútbol. De Paula no optó por aquel popular deporte. El tenis apareció en su vida como una oportunidad laboral. “Conocí el tenis cuando comencé a trabajar. Obvio que quería ser un jugador de fútbol, jugar en el Maracaná lleno, pero tuve que escoger. Seguía soñando o iba a la realidad”, comenta con contundencia De Paula, 210 del ranking ATP, que comenzó a jugar en la misma época en la cual Guga Kuerten despuntaba como ídolo nacional.

Para De Paula nada fue un impedimento. Sortear obstáculos y escollos fue su especialidad. “Las ganas de ser mejor cada día, de darle una mejor condición a mi familia, a mi mamá, a mi papá, que siempre lucharon mucho para hacer las cosas para mi hermana y para mí. Siempre pienso eso, dar lo mejor para que ellos tengan lo mejor. Sé que la carrera es muy corta y a veces es engañoso. Algunos momentos que vivo hay mucha plata, mucha cosa costosa, pero vuelvo y es diferente. Tengo los pies en el suelo sabiendo que no siempre puedo vivir de este lado”, le aclara De Paula a EfectoTenis.

Cristiano Andujar 2
Ph: Cristiano Andujar

“Todos tenemos chances”, sería la frase indicada para definir la filosofía de vida del brasileño. Una oración que resume su pensamiento. A pesar del desfavorable contexto social que le tocó, las posibilidades están. Él es un claro ejemplo. “Intento ser mejor cada día para que no solo digan que salí de la Rocinha, sino para que los demás vean que hay chances, que miren hacia adelante”. Y completa: “Van a salir muchos jugadores, pero para nosotros es más importante que salgan personas de bien. Que no entren en el camino contrario. Que quieran lo mejor para las otras personas, que tengan buena educación y que miren a un buen futuro”, manifiesta el tenista que hace unas semanas fue homenajeado en la Rocinha. El gobierno de Río de Janeiro construyó una cancha de tenis en la favela que fue nombrada “Escuelita de tenis Fabiano De Paula”.

1907946_420601024770255_7392155553832385651_n

En sus comienzos, dos empresarios quienes lo conocían de pequeño, lo ayudaron a financiar su carrera. Ahora, lo apoya Estácio de Sá -universidad donde también estudia mercadotecnia-, la Confederación Brasileña de Tenis y entrena en Tennis Route, academia de Río de Janeiro, donde  João Zwetsch, capitán de Copa Davis, es uno de los coach. Fabiano, durante la semana, vive en un hotel que le brinda la academia, mientras que los fines de semana vuelve a su casa, en la Rocinha.

11044578_429905093839848_8828923484978658867_n
De Paula dando el discurso en la cena oficial de Copa Davis.

Además de esos patrocinios están los premios que consigue en el circuito. Ese ingreso De Paula lo invierte en él, para luego poder cumplir el objetivo de su vida: tener una casa fuera de la favela. “El dinero que gano intento usarlo para viajar, tener un entrenador cerca, buena comida. Después, en otras cosas trato de economizar para poder comprar una casa para mis padres y para mis hijos. Lo máximo es eso. Hacer lo mejor para darle una mayor tranquilidad a mi familia. Una vida diferente a la que tuve: de sufrimiento, de estar siempre ahí luchando, luchando, luchando, sin tener muchas cosas. Siempre muy justo con la plata. Tener que pagar las cosas y no tener nada a fin de mes. Intento hacer lo mejor para darles una mejor vida ellos”, señala Fabiano que lucha por su sueño.

Cristiano Andujar CBT
Ph: Cristiano Andujar

LAS COMPLICACIONES PROPIAS DE LA FAVELA

“Lo más difícil era subir con el bolso porque la policía siempre tenía que hacer lo mismo, ellos miraban qué tenía adentro. Por ejemplo, los traficantes llevaban armas. Como los raqueteros son un poco grandes podían creer que fuese un traficante. Entonces intentaba ir sin el bolso, solo con las raquetas en la mano. A la noche no subía con ellas para que no me confundiesen con un traficante”, dice con total naturalidad el brasileño, quien admite que no había un preconcepto sobre su condición de jugador de tenis.

11001798_420601178103573_8297717820693221222_n

La ropa de marca, la heladera plagada de comida, los ostentosos dispositivos electrónicos no eran cosas que formaban parte del inventario de los De Paula. Sin embargo, algo que abundó en la familia fueron los valores y la dignidad. Conceptos claros que lo ayudaron a apartarlo de los oscuros caminos. Elecciones de vida donde muchos de sus amigos de la infancia terminaron muertos. “Nunca pensé en ir a las drogas ni nada de eso porque mis padres me dejaron en claro cuál era el final del camino. Si te vas por acá, vas preso o terminás muerto. Tuve muchos amigos del fútbol, de cuando era chico, que entraron ahí y la mayoría están muertos. Es una lástima. Es muy tentador porque todo es más fácil. Mujeres, plata, alcohol. Para nosotros, que estamos ahí, que no tenemos muchas chances, es un poco tentador. Creo que es mejor un poco menos de plata pero más dignidad y seguridad”.

1_rocinha_night_2014_panorama