Tag Archives: cordoba

James Ward maduró a las piñas con un argentino

20 Nov

Al ver caminar a James Ward por los pasillos de El Clú, sede del Challenger de Buenos Aires, lo único que nos llama la atención es su vestimenta. Medias con lunares celestes, chomba floreadas o con extravagantes estampados son algunos de los diseños que la marca británica Ted Baker (conocida por su ropa informal) le prepara a su embajador deportivo. Sin embargo, en poco menos de dos semanas, este fashion (?) inglés de 28 años será el quinto jugador de su nación en la final de la Copa Davis. Del 27 al 29 de noviembre, Gran Bretaña y Bélgica se enfrentarán para decidir quién será el nuevo campeón de la denominada Copa Mundial de tenis. Por ese motivo, Ward estuvo en Argentina. El lungo tenista buscaba aclimatarse al polvo de ladrillo. La serie definitoria será en Ghent y los belgas, comandados por David Goffin, eligieron utilizar como superficie la arcilla, el suelo que Andy Murray -actual 2° del mundo y máxima figura británica- menos disfruta. A pesar de esta relación esporádica con nuestro país, Jamie tiene un pasado celeste y blanco. Algunos años atrás, Diego Visotzky, luchador de MMA (Artes Marciales Múltiples), fue su preparador físico en Londres. El cordobés lo moldeó a los golpes.

IMG_1163

“Por eso estoy en Argentina. De otra forma no estaría aquí”, le dice con una sonrisa Ward a EfectoTenis. “Está bueno porque uno necesita practicar sobre polvo de ladrillo, tienes que acostumbrarte a esta superficie, aunque las condiciones en Sudamérica son muy diferentes a las que habrá en Bélgica. Es cuestión de moverte de nuevo sobre el polvo de ladrillo, para tener las mejores chances si es que llego a jugar la final”, aclara el 155° del mundo, que durante la última semana perdió terreno con el joven Kyle Edmund, flamante campeón de la Copa Fila y segundo singlista británico.

uk-Mens-Clothing-Tops-T-shirts-LARSPOT-Large-dot-print-polo-shirt-Red-TA5M_LARSPOT_45-RED_1.jpg
Colección completa de James Ward aquí. Quiero todo.

Según la biografía que entrega la página de la ATP, la superficie predilecta de Ward es el polvo de ladrillo. “Tal vez no es mi superficie preferida en este momento porque  actualmente no estoy jugando demasiado sobre arcilla, pero estuve cuatro años y medio en Valencia”, comenta en referencia a su estadía en la Academia de Juan Carlos Ferrero, ex número uno del mundo, donde aprendió a hablar español tan bien que en Buenos Aires, a veces, creen que es un digno habitante de la península ibérica.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=zoxSbvDbY1I&feature=youtu.be]

James Ward-002
Ph: Sergio Llamera.

La decisión de irse a entrenar a España fue condicionada por la situación económica familiar. Su padre, Jim, desde hace muchísimos años es taxista. Ward, originario de Euston, zona céntrica de Londres ubicada a 12 millas de Wimbledon, no proviene de una familia acomodada. “En Inglaterra es igual que en Argentina. Es un deporte elitista y todas las cosas son muy caras, especialmente porque Londres es un lugar muy caro para vivir y para jugar al tenis. Por eso me fui a España, donde estuve durante algunos años. Después volví y estoy viviendo nuevamente en Londres. Es duro, pero creo que muchos jugadores del tour provienen de entornos muy normales. No siempre son chicos que tienen mucho dinero, así que estoy en la misma situación que otros tenistas”, aclara Ward, que tuvo su mejor posición en el ranking en julio de este año cuando fue 89° del mundo, luego de alcanzar la tercera ronda en el césped del  All England.

Captura de pantalla completa 12112015 031920 p.m.
James y el taxi cab de su padre Jim.

Como el mundo es un pañuelo (?) y siempre hay un argentino metiendo la cola, en aquella experiencia en España, Ward entrenaba con Javier Capitaine, un reconocido preparador físico cordobés. Capitaine, quien trabajó con Sharapova, Coria, Nalbandian, Dimitrov, entre otras figuras, también entrenó a su coterráneo Diego Visotzky. Este luchador que fue campeón mundial de la World Boxing Union, bronce en el Mundial de Jiu-Jitsu de 2001 y múltiple campeón argentino en esta misma disciplina, también es preparador físico.

341406_10150741336261164_219379320_o
El Toro Diego Visotzky.

Ward necesitaba un especialista que mejore su espigada figura y que, sobre todo, fortalezca su inestabilidad mental. Capitaine le recomendó a Visotsky. Ambos empezaron a chatear por el ahora obsoleto Messenger y allí definieron un primer encuentro en Londres. “Más allá de haber charlado por MSN, cuando llegué a Londres me senté con él y estuvimos un rato largo hablando. Conversé mucho con Capitaine y con el papá de James, que fueron los que más o menos me fueron dando las consignas sobre lo que debíamos trabajar. Fueron tres meses donde progresó muchísimo y cambio varias cosas, sobre todo en su actitud hacia al entrenamiento que era lo que más le hacía falta”, le explica a EfectoTenis el Toro Visotsky, que preparó atletas del área de combate, pero también trabajo en otros deportes, eso sí, nunca antes en el tenis.

Cheering for my mate James Dino Ward... great win 2day my friend, i forgot how stressfull is to watch you play hahahahaha... thanx 4 everything mate!!!
Visotsky siguiendo atentamente a Ward durante su participación en el Challenger porteño.

“Además de nunca haber entrenado un tenista, jamás me gustó el tenis ni me llamó la atención. Como coach uno tiene que entender ciertos aspectos metodológicos del deporte y a partir de allí podés empezar a entrenar a una persona”, señala el argentino que trabajó con Ward durante tan solo tres meses. Ese trimestre, que se vio interrumpido por un asunto personal que implicaba la tenencia de su único hijo, realmente marcó la personalidad del inglés. “Cuando llegué, él no era de entrenar mucho. En el juego, apenas se le complicaba o le daban vuelta el partido, se venía abajo mentalmente y terminaba perdiendo por ese motivo. Entonces empecé a hacer un estilo de trabajo que los luchadores estamos muy acostumbrados, y por lo que vi en el ambiente del tenis, la preparación física es bastante light. Empecé a exigirlo. Que el cuerpo no dé más y que siga adelante más por la cabeza que por el cuerpo. Combiné muchos ejercicios propios de los luchadores, pero que eran beneficiosos para el tenis. Le gustó mucho ese tipo de laburo”.

12195868_10154436425536164_2310277826887904979_n

SLL_8305
Ph: Sergio Llamera.

Inclusive, la dupla britiargentina (?) realizó numerosos entrenamientos bajo la lluvia, donde se enchastraban y embarraban. “Él, que es el típico tenista inglés todo punta en blanco, lo embarré y revolqué por todos los parques de Londres. Al principio le chocaba, pero después le encantó. Cada vez que llovía me decía de ir a entrenar al parque”, cuenta con humor este luchador que compitió en Estados Unidos, Japón, Rusia, Costa Rica, entre otros países.

victoria davis sobre isner

Sin embargo, el Toro no se detuvo ahí. Su metodología desacartonada e innovadora para el ambiente empezó a surtir efecto en Ward. Sacarlo de la rígida estructura que lo había acompañado toda la vida fue beneficioso. De hecho, en varias oportunidades el  europeo se comió un par de piñas. “Muchas veces le puse los guantes y lo subí a la jaula, al ring, y guanteábamos. Por un lado para que saque la cabeza del entrenamiento típico. Obviamente que no le pegaba fuerte, pero lo exigía. Lo sacaba de su zona de confort y lo ponía en situaciones que no le gustaban nada y que se la banque”, explica el cordobé, que veía en estos ejercicios una faceta recreativa y didáctica. “No era una lucha real. Te podés imaginar que si peleamos en serio lo mato. Es como si jugáramos al tenis… yo no tengo ni idea. Un par de veces, boludeando, le metí palancas o lo estrangulaba”.

James Ward-001
Ph: Sergio Llamera.

Durante esos tres intensos meses, Visotzky lo acompañó por el tour donde no pasaba desapercibido. Imaginen un mastodonte vestido de luchador, lleno de cicatrices, con las orejas deformadas por las peleas dando vueltas por los “paquetes” clubes europeos. No era normal. “La verdad que era como un sapo de otro pozo. La gente me miraba como si fuera otra cosa. Muchos le preguntaban a James sobre mí. En el entorno se hablaba del tema. Un día, James cayó con un montón de ropa y me dijo ‘Tomá, tenés que empezar a vestirte como tenista para no llamar tanto la atención’”.

15472_10153409885606164_8147471857709276635_n
En plena lucha. De verlo ya me duele (?).

Lejos de sentirse intimidado por el qué diran tenístico, Visotzky  estaba convencido de su método de trabajo. “A mí no me importó demasiado cómo era el ambiente y cuán diferente era al estilo mío. Me contrataron para hacer un trabajo que consistía en hacer un cambio de actitud y de cabeza, sumado a que mejore a nivel físico. Obviamente que sobre lo técnico no tenía ningún tipo de influencia, pero asimismo en sus entrenamientos de tenis le modifiqué un montón de aspectos metodológicos que lo beneficiaron muchísimo”, comenta el Toro.

DCIM105GOPRO

A pesar de la insistencia de James y Jim Ward, que le prometían el oro y el moro para que se establezca en tierras inglesas, Visotzky  volvió a las sierras de su provincia para hacerse cargo de su hijo. Tres años después, el contacto es cada vez más esporádico, pero Ward le sigue pidiendo ayuda. Algunos meses atrás, el tenista le encomendó la preparación de un régimen alimenticio. “No solamente progresó durante esos meses. Por ejemplo, este último fin de semana (en referencia al Challenger de Buenos Aires) estuve con James, y  Leon (Smith, capitán del equipo de Copa Davis de Gran Bretaña) me decía que realmente le quedaron secuelas muy importantes de ese cambio de actitud y cabeza que le di en aquel momento”. Mientras que con orgullo remata: “Fue una educación más que un entrenamiento de tres meses. Fue un cambio que lo ayudó para mejorar en su carrera”. Juzgando por sus resultados podemos aseverar que definitivamente Ward aprendió. A las piñas y a los golpes, pero aprendió.

12208736_10154436427886164_6822093671307192436_n
El capitán Leon Smith, Visotzky  y Ward en El Clú.

WARD Y SU “FANATISMO” POR TAYLOR SWIFT

“No, son estupideces. Fue una broma”, explica Ward en referencia a su supuesto fanatismo por la música de la cantante estadounidense Taylor Swift. Pero, ¿cómo creció este rumor?  Andy Murray fue el culpable. “A fin del año pasado, cuando estábamos entrenando juntos en Miami, todos los días su canción sonaba en la radio una y otra vez. Al final de la semana nos aprendimos la letra y la cantábamos. Después, cuando Andy fue a Wimbledon, le dijo a todos los periodistas que mi cantante preferida era Taylor Swift. Él lo dijo y todos le creyeron. Es una cagada (shit) para mí”, aclara Ward, que quiere distanciarse de los gustos clásicos de un teenager.

Wimbledon 2015 tennis championships, Wimbledon, London Picture Andy Hooper Daily Mail/ Solo Syndication Day 4 James Ward v Jiri Vesely James ward wins

Andy Murray (left) and James Ward during practice on day Five of the Wimbledon Championships at the All England Lawn Tennis and Croquet Club, Wimbledon. PRESS ASSOCIATION Photo. Picture date: Friday July 3, 2015. See PA Story TENNIS Wimbledon. Photo credit should read Mike Egerton/PA Wire. RESTRICTIONS: Editorial use only. No commercial use without prior written consent of the AELTC. Still image use only - no moving images to emulate broadcast. No superimposing or removal of sponsor/ad logos. Call +44 (0)1158 447447 for further information.

Ph: Mike Egerton/PA Wire.

 

Anuncios

Schwank: “Todavía siento que el tenis me debe algo”

15 May

Las paradisíacas montañas suizas de Gstaad fue el escenario de la tragedia. Una excursión en bicicleta, que combinaba entrenamiento, relajación y la admiración de majestuosos paisajes, terminaría marcando el destino de Eduardo Schwank. Mientras el grupo de tenistas y entrenadores disfrutaban  un día distinto en la monótona rutina de los jugadores, la rueda delantera de la bici del roldanense agarró un pozo que lo desestabilizó, lo hizo volar y caer sobre su brazo izquierdo, causándole múltiples fracturas. Ése mismo pozo lo tuvo cautivo durante diez meses de inactividad. La vuelta  fue en el Future cordobés disputando en Villa María. Allí, Schwank arrancó de cero, sin puntos ATP, como cuando apenas era un joven que aspiraba con ser profesional. Ahora, a los 29 años, el objetivo radica en volver a sentir esa adrenalina que solo da la competencia. “Todavía siento que el tenis me debe algo”, dice.

DCIM105GOPRO

Durante aquel pozo de diez meses, donde tuvo que recuperarse de múltiples fracturas en la muñeca, el codo y la clavícula, la cabeza de Eduardo Schwank disparó hacia varios lados. Pisando los treinta años, con varias operaciones en su muñeca (una hace dos años y otra en enero), pensó en dejar el tenis. La semana pasada, durante su primer torneo desde el obligado parate, las sensaciones de volver a sentirse tenista fueron extrañas. “Se te pasan muchas emociones, hacía bastante que estaba afuera. Tanto tiempo de recuperación, kinesiólogos, médicos… Creo que jugué muchos partidos en uno. Tenía mucha ansiedad por entrar a la cancha. No entré muy bien. La cabeza no estaba tanto en el partido, sino en todas las cosas que conllevaban ese match”, le comenta Schwank a EfectoTenis sobre el duelo de primera ronda ante Tomás Reche, de 16 años.

IMG_9506
Entrenando junto a su coach German Gaich, un conocido del blog.

Paradójicamente, en se mismo partido, ambos jugadores buscaban su primer punto en el ranking. Reche, proveniente de la clasificación y rival de Schwank, ansiaba inscribir su nombre y apellido en el ranking ATP. El santafesino, también. En su vuelta al circuito perdió todas las unidades que conformaban su colocación en el escalafón mundial. Distintas realidades, pero los dos desde cero. “Todavía no estoy pensando en sacar tantos puntos ATP. Era jugar y tener esa adrenalina de nuevo que siente un tenista o cualquier deportista durante la competencia”, señala el ex 48 del mundo.


Producción de EfectoTenis durante la estadía en Córdoba.

A pesar de ocupar su inusual tiempo libre en actividades que disfrutaba, como trabajar en su Fundación y dar clases en su Academia de tenis, Schwank nunca logró suplir las sensaciones que se advierten en la previa de un partido, o lo que se experimenta durante el juego. ”En ninguno encontré esa adrenalina que sentís antes de entrar en una cancha de tenis o durante la competencia. Éso fue lo que me llevó a estar de vuelta. Se me pasó muchas veces por la cabeza largar el tenis. Esas cosas que hice no me llenaron y hoy estoy intentando. Creo que tengo la energía suficiente para afrontarlo, por lo menos por el tiempo que sea y me sienta jugador de tenis”, relata con sinceridad.

IMG_9516

Luego de vencer por 6-4 y 6-0 a Reche, en segunda ronda sería el turno de enfrentar a Tomás Lipovsek Puches con quien perdió en sets corridos. Sin embargo, el medallista Panamericano en Guadalajara 2007 no se desespera. “Es una semana arrancando una carrera de cero. Sé que no es fácil. Hoy, más que nada, los objetivos pasan por estar bien físicamente, que no me haya molestado el brazo, el codo y la muñeca, que durante las últimas semanas molestó un poco. Después, el tenis, a medida que vaya pasando el tiempo irá apareciendo o por lo menos es lo que espero y por lo que estoy trabajando”.

entrevistas-canchallena-2035776w620
Ph: Canchallena.

La vuelta en los Future, el primer escalón del profesionalismo, no lo desanima. Los anillos no se le caen. Entrenar en la cancha contigua a la de un socio del club cordobés, cobrar alrededor de 900 pesos por su participación, tener que pagarse su hotel, no tener traslados incluídos, son cosas que no lo afectan. Schwank entiende que es un nuevo punto de partida. Si quiere volver tendrá que ponerse el overol, agarrar el pico, la pala y trabajar. “Si hay algo que me caracteriza es la humildad. Todos me dicen que me la tengo que creer un poco más. Para mí esto es estar arrancando una carrera totalmente de cero. De nuevo. En algún momento, la experiencia me va ayudar. No tengo puntos ATP y me lo estoy tomando de esa manera. Entreno todo el día como un chico de dieciséis, diecisiete años. Ojalá que el día de mañana me pague con una buena recompensa”, manifiesta el “Gordo”, integrante del equipo argentino de Copa Davis en diez series.

115486
El Hi-Five de Nalbandian y Schwank durante la Copa Davis.

Como cuando estas alejado mucho tiempo de tu familia, de tu novia, o de tus amigos, volver a vivir esos momentos con ellos se disfruta el doble. Valorar lo que tenemos, a veces necesita de un empujoncito. En el caso del argentino ocurre algo parecido. “Con esta edad valorás muchas cosas fuera de la cancha. Lo que vale todo. Más, después de estos meses en los que estuve fuera. Ves otras realidades”.

A partir de esta doble o triple valoración de las cosas, Schwank aprovecha para generar nuevas motivaciones. En esta inédita coyuntura, los objetivos se alejan del dobles –donde llegó a ser 14 del mundo- y apunta al singles, una cuenta pendiente. “Siento que todavía puedo lograr muchas cosas con el tenis. Todavía siento que el tenis me debe algo, más en la parte de singles. En los últimos años, por una cuestión u otra, me fue muy bien en dobles. Por jugar Juegos Olímpicos y Copa Davis, que eran dos objetivos muy grandes, me dediqué un poco más al dobles y descuidé el singles. En el dobles siento que logré cosas importantes, con el singles siento que tengo una deuda pendiente. También es un poco el orgullo mío de querer lograr algo más en singles”.

Argentina's Eduardo Schwank and Colombia's Juan Sebastian Cabal (L) pose with their trophies after loosing against Canada's Daniel Nestor and Belarus's Max Mirnyi at the end of their Men's double final match in the French Open tennis championship on June 4, 2011 at the Roland Garros stadium in Paris.    AFP PHOTO / MIGUEL MEDINA (Photo credit should read MIGUEL MEDINA/AFP/Getty Images)

Junto al colombiano Juan Sebastián Cabal, finalistas de Roland Garros 2011.

EL RELATO DE LA CAÍDA EN SUIZA

“No fue nada de otro mundo. Éramos muchos jugadores y entrenadores. Subimos en teleférico a una montaña en Gstaad, un paisaje hermoso. Era una especie de entrenamiento y paseo. Ése día había perdido en el dobles, con Granollers, habiendo tenido match points. Fuimos y descendiendo en bici me aparece un pozo que no lo veo, la rueda de adelante se me mete adentro y volé. Caí con todo el peso sobre el brazo izquierdo y tuve las tres fracturas”.

DCIM105GOPRO

ALGUNOS ANTECEDENTES

Los ejemplos de otros tenistas que lograron sus mejores resultados en los últimos años de su carrera inspiran a Schwank. “Hay muchos ejemplos y fui viendo cada uno de ellos. Está el de Charly Berlocq que se operó la muñeca y estuvo un año y medio afuera, y a la edad que tiene está teniendo sus mejores años; Machi González que en su mejor momento se rompe la rodilla y estuvo mucho tiempo afuera y ahora es Top 100 nuevamente; Pablo Cuevas, un ejemplo increíble, después de dos años, con dos o tres operaciones y hoy está en un nivel muy bueno. Después tenés otro tipo de jugadores como (Lleyton) Hewitt, Tommy Haas, en un nivel mucho más alto, pero que con muchos años siguen en competencia. El trabajo, la humildad y el sacrificio van a hacer que logre algo el día de mañana. Nadie te va a regalar nada, ni en estos torneos. No solo ganás con la camiseta, hay que laburar y lograr un buen nivel de tenis”, aclara Schwank, que desde febrero, cuando se empezó a cuidar en las comidas, bajo siete kilos. Según él, todavía le falta bajar cuatro.

1320720516_2011R01Schwank

Había una vez en Villa María…

9 May

En el Sport Social Club de Villa María, los resultados y los campeones ya están. Por el lado de las chicas, el Women’s Circuit que repartió 10.000 dólares en premios quedó en manos de la chilena Fernanda Brito, que superó a la juvenil argentina Julieta Estable. En la rama masculina, el cordobés Franco Agamenone consiguió el primer título profesional de su carrera al vencer a Hernán Casanova. Sin embargo, más allá de los resultados, las historias que sucedieron en la localidad cordobesa son las que perdurarán en la memoria de EfectoTenis. Cinco historias propias del primer escalón del profesionalismo, un mundo lleno de técnicas para ahorrar dinero. Un universo repleto de particularidades que hacen honor al denominado “tenis pobre”. 

IMG_9551

EL COACH QUE VOLVIÓ A SER TENISTA POR UN RATO

Después de cinco años desde su retiro, Germán Gaich, ex jugador y actual coach de Eduardo Schwank, volvió a sentirse tenista. Paradójicamente, entrenador y pupilo eligieron el mismo torneo para su vuelta. En el caso de Schwank, quien hace poco menos de un año sufrió múltiples fracturas mientras andaba en bicicleta en Suiza, durante el torneo de Gstaad, la vuelta fue después de diez meses. Para Gaich volver a jugar es algo pasajero. Él dejó de ser profesional hace media década. En Villa María, ciudad de donde es oriundo, el ex tenista de 28 años probó suerte en la clasificación del Future celebrado en el Sport Social Club, institución donde aún da clases. Allí, el “jubilado” pasó la qualy.

IMG_9518
Su mejor ranking fue 740° ATP, en 2009.

“Cada vez que el torneo se realizaba acá me tocaba estar de viaje o trabajando fuera de casa. Este año me tocó en Villa María, así que saqué la raqueta y me divertí un poco”, relata Gaich, quien tuvo que pagar los sesenta dólares del  IPIN (número de identificación ante la ITF, una especie de DNI del tenis), requisito indispensable para jugar un torneo profesional.

“Entrenado para jugar, no. Uno siempre está en la cancha, con los chicos, pero estaba totalmente fuera de ritmo. Físicamente mal, pero anduve mejor de lo que creía”, señala Gaich, que en la clasificación venció a Agustín Ozcoidi, Mauricio Pérez Mota y, en la última ronda de la fase previa, a Gonzalo Lavaselli. Tres partidos en tres días. Todo ésto cinco años después de su retiro. Le dolían hasta las muelas (?).

IMG_9506
Schwank, bajo la mirada de Gaich.

El martes, una vez en el cuadro principal del Future de Villa María, Gaich sintió el trajín de varios partidos en el desacostumbrado lomo. “En primera ronda venía jugando muy bien hasta el 5-3 donde tuve set point. Se me escaparon un par de bolas. El físico venía muy tocado durante esos días. Se me fue 7-6 y para el segundo quedaba poco resto. Seguí luchando pero sin intensidad”, manifiesta sobre el match que perdió ante Gustavo Vellbach por 7-6 y 6-2.

“Terminaba el partido y me internaba en la sala de kinesiología. Una hora mínimo. Ni en la época de jugador hacía eso. Acá me dolía todo. Todo, todo. Espalda, brazos, piernas. Me acostaba a dormir a las nueve de la noche, algo que no realizaba hace más de diez años”, describe con humor el cordobés.

IMG_20140621_090404

“Es raro, pero es lindo. Para nosotros, los ex jugadores, esos momentos de adrenalina, de sentir esa presión de la competencia, es lo que se extraña un poquito. Se disfrutó y sufrió. Por más que ya estaba  relajado y uno lo juega para divertirse, en ese momento, no querés perder”, le comenta a EfectoTenis el ex entrenador del bellvillense Pedro Cachin.

“Uno sigue ligado al tenis y ahora estoy en la etapa de entrenador. La adrenalina está. Fuera de la cancha. No es la misma, pero se sufre. Muchas veces terminan los partidos de los chicos que estoy entrenando y termino cansado como si hubiese jugado”, cierra Gaich, que en su Villa María jugó un rato a ser tenista.

983959_10151859220195116_1983392108_n

ANA GOBBI, ENCORDAR RAQUETAS PARA GANARSE UNOS PESOS

“Llevo la máquina a los torneos. De paso, ya que me encuerdo mis raquetas porque sino me sale muy caro, también les encuerdo a otras chicas. A las que me pidan. Les cobro menos de lo que sale en el torneo”, dice con simpleza Ana Victoria Gobbi, tenista argentina de 18 años que consiguió fabricarse su “changuita” durante los torneos. El objetivo conseguir dinero para solventar la carísima carrera.

1461790_10202198878236223_702159269_n

“Hace dos años me compré la máquina. Arranqué sola. Hacía cualquier cosa. La primera vez, la raqueta quedó con dos cuerdas menos, un desastre. Después, en un torneo, me enseñó una chica y de los errores fui aprendiendo”, comenta Gobbi, campeona de dobles en Villa María.

“Como acá sale caro, ellas me dicen, ‘che, ¿me encordás?’ Yo les cobro la mitad o menos. Les conviene a ellas y también a mí”, señala la comerciante tenista que vio el nicho donde podía sacar provecho. Agarrate Luis Pianelli (?).

MARIANA DIAZ OLIVA Y SUS CHICAS APUESTAN POR EUROPA

Una de las misiones imposibles con la cual convive el tenis femenino sudamericano es realizar una gira sin interrupciones. Hasta ahora, el Women’s Circuit celebrado en Villa María fue el segundo del año, y no hay otro dentro del calendario ITF 2015. ¿Qué hacen las chicas entonces? La respuesta está en quién tiene la billetera más gorda.

Algunas deciden jugar los torneos Haciendo Tenis (no otorga puntos WTA), donde ganan algo de dinero y sobre todo no pierden el ritmo de competencia. Otras apuestan a Brasil, la gran potencia de la región. Y las últimas, obviamente en menor cantidad, rompen el chanchito, sacan la chequera, levantan el colchón (?) y viajan hacia el Viejo Continente.

IMG_5171
Farfán, Díaz Oliva y Estable.

Mariana Díaz Oliva, ex jugadora y actualmente entrenadora en Banco Nación, club ubicado en Vicente López, es una de las formadoras que apuesta por el futuro de las jóvenes tenistas argentinas. Díaz Oliva -42° WTA en 2001- entrena a Julieta “Tita” Estable (15° ITF), Ailén Crespo Azconzabal, Daniel Farfán y la encordadora (?) Ana Victoria Gobbi. Éste jueves, el grupito viaja a Europa donde disputarán algunos torneos en Croacia, Serbia y Rumania, países más baratos para la supervivencia.

Principalmente, la bonaerense de 39 años cree que sus jugadoras deben tener la chance de probar. La oportunidad de ver si se aguantan tres meses de gira. La ocasión de mejorar. “Es una gira para ganar experiencia y hacerse fuerte”, señala Díaz Oliva que charló largo y tendido con EfectoTenis.

http://www.ivoox.com/player_ek_4469172_2_1.html?data=lZmjm5abdo6ZmKiakpeJd6Klk5KSmaiRdo6ZmKiakpKJe6ShkZKSmaiRkcLmysbbw5CorcLujLTZy9vFcYarpJKyyMrHuNDIxtPW1ZKJe6ShlQ%3D%3D&

Mariana-raqueta-sigue-extension-brazo_ZONIMA20111206_0080_11
Ph: Clarin Vicente López.

PEPE LORCA, COACH Y RETRATISTA

Si decimos que en el mundo Future hay de todo, créanlo. Es así. En el restaurant del Sport Social Club de Villa María, el coach de la Academia de Parque Norte, “Pepe” Lorca, dibuja. Pepe no ilustra cualquier cosa. En la mesa donde hace un rato unos desvencijados viejitos conversaron fervientemente del Superclásico del fútbol argentino, Lorca le hace honor a su otra profesión, la arquitectura.

IMG_9561
Juan Ignacio Ameal.

El actual coach de Juan Ignacio Ameal, Mariano Kestelboim, Valentino Caratini, entre otros, trasladó los diseños de coches, muebles y casas que hacía como arquitecto para hacer retratos de tenistas. Un pasatiempo que lo distrae en las giras.

IMG_9562
Tita Estable.

“El primero que se parecía un poco fue uno que hice de Cortázar”, confiesa Lorca, quien anteriormente realizó 200 fallidas caras de la revista “Cosmopolitan”. Y agregaba: “Si puedo enseñar tenis, también puedo aprender a dibujar retratos”.

IMG_9566
El retrato de la brasileña Carolina Alves Meligeni.

FINALISTA CON SOLO UNA RAQUETA

Hernán Casanova, uno de los finalistas del Future de Villa María, definitivamente debe tener un record para agregar al libro de los Guinness: llegar a la final de un torneo profesional usando tan solo una raqueta. Lo más llamativo –o no, pensando que son Futures, es decir, el “tenis pobre”- es que no lo hizo por elección, por cábala, sino porque era la única que tenía.

IMG_9560
Casanova y su única raqueta.

“Vengo de jugar en Chile y tenía una raqueta. Va, tenía tres, pero solo una bien, las otras estaban viejas, vencidas porque ya las tenía hace tres años. Volví de allá y me iban a dar una nueva, pero no tenían (usa una medida más corta que la convencional). Un amigo me prestó una, pero era dos modelos anteriores. La otra estaba arreglada”, le dice a EfectoTenis “Herni”, de 21 años, quien por dentro debe rezar diez Ave María y quince Padre Nuestro para que no se le corte el encordado (?).

DCIM105GOPRO

Agamenone y Casanova, luego de disputar la final del singles.

Además, el rebusque de Casanova es admirable. Las raquetas “se las dá” Babolat; la ropa, una amiga de su madre que trabaja en la firma deportiva Topper  y de vez en cuando le saca alguna que otra pilcha. Mientras que los viajes los cubren “mamá, papá, la familia”. Así y todo fue finalista del Future de Villa María. Ganas.

Pedro Cachin: madurando lejos de los afectos

26 Oct

–          ¿Y vos por quién hinchas? – le dice una nena de aproximadamente nueve años a su amiguita mientras están por instalarse en la tribuna del Córdoba Lawn Tennis, durante el duelo cordobés de cuartos de final, entre Facundo Argüello y Pedro Cachin.

–          Por Cachín – dice segura la otra, disfrazada de tenista.

–          ¿Quién es ese?

–          El de verde.

–          Ah, ¿y el nombre?

–          Pedro – aclara la que no está disfrazada y encara hacia la lateral de cemento hirviente.

DCIM105GOPRO

A los 15 años, Pedro Cachin dejó su ciudad natal, Bell Ville, para no tener que viajar diariamente hasta Villa María, localidad ubicada a 60 kilómetros de distancia donde entrenaba. Allí, en un departamento que la familia alquilaba, Pedro vivía, lejos de su gente y siendo tan solo un adolescente. En la actualidad, la distancia se agrandó aún más. Los kilómetros que separan al tenista argentino del resto de su familia se multiplicaron.

IMG_6765
Cartel que indica la entrada a la ciudad de Bell Ville en la Ruta Nacional N° 9.

Pedro cambió varias cosas: ciudad, continente, rio por mar y hasta dejó de escuchar tonadas cordobesas para oír la particular dialéctica catalana. De Córdoba a Barcelona. Del asado al jamón crudo. Del fernet al no sé qué (?). Como un camaleón se adaptó de nuevo al cambio porque simplemente no le quedaba otra. Cómo desaprovechar la oportunidad que te brindan desde un centro europeo de alto rendimiento, cuando la posibilidad de competir en Argentina es acotada. Barcelona Total Tennis es la academia de Alex Corretja, ex 2 del mundo, que le dio la chance de entrenar a Pedro Cachin. Bajo la supervisión del dos veces finalista de Roland Garros, y el asesoramiento de Enric Molina, ex umpire y actualmente un exitoso manager, el bellvillense crece a pasos agigantados. En su provincia, con sus amigos y familiares de testigos, Cachin llegó a las semifinales del Challenger de Córdoba y le dijo al público del tenis quién era.

IMG_6980
La hinchada de Cachin aguantando el inhumano calor cordobés.

“Es solo un torneo así que tengo que seguir”, le dice a EfectoTenis Cachin luego de caer frente a Máximo González, en semifinales del segundo Challenger disputado en suelo argentino. “La sensación es muy buena pero obviamente busqué esto. No es que me vino solo, sino que trabajé muy duro este año y también la temporada pasada. Dejé muchas cosas de lado para seguir pudiendo crecer en el tenis y ahora se me empezaron a dar los resultados”, completa el tenista de 19 años que hace referencia a lo que dejó atrás: casa, familia y afectos.

IMG_6992
Durante el 2014, Pedro ganó dos títulos Future: uno en Italia y otro en España.

“Cuando uno tiene ganas de hacer algo lo hace, dejando cualquier cosa de lado. La verdad que tengo muchas ganas de seguir trabajando. Soy muy chico y todavía no soy nadie en el tenis. Me falta mucho todavía y no me queda otra que irme a trabajar a allá (España). Los torneos no son los mismo que acá, la cantidad tampoco, entonces me tengo que ir sí o sí”, aclara Cachin sobre su presente, y al mismo tiempo exhibe la falta de estructura del tenis nacional.
IMG_6996
El saludo entre Cachin y Machi González, su vencedor en las semifinales.

Sobre su estadía en Sant Cugat, departamento que comparte junto con otros jóvenes de la Academia,  el aporte de Corretja y Molina es fundamental para su formación. La relación es tan estrecha que para Pedro son como una familia. “Siempre en el tenis se trata de hacer como una familia. Estos grupos tienen que ser como novios, deben contarse todo porque hay cosas que te  pasan y saben cómo resolverlas. Ellos fueron y siguen siendo una familia para mí porque estamos todo el día en contacto. Les agradezco porque me dieron una oportunidad muy grande y voy a hacer todo lo posible para devolverles tanto apoyo”, manifiesta Cachín que en la próxima actualización del ranking se ubicará dentro de los 260 mejores del mundo. Y agrega sobre Corretja: “Alex fue un gran jugador de tenis y pasó estos momentos. Sabe cómo resolverlos y te lo explica. Esas cosas te las da un Guillermo Coria, un Gastón Gaudio, tipos que lo vivieron”.
Bn3MZAUCQAAOZQz
Junto a Corretja en el Camp Nou.

A pesar que el contacto físico con su familia no es algo que abunde en la actual vida de Cachin, el afecto sigue intacto o hasta potenciado por la nostalgia que causa la distancia. “Trato de darles lo mejor de mí porque ellos me dan siempre lo mejor. Una familia es una familia y ellos me apoyan en todo, al igual que lo hacen con mi hermana. Somos muy unidos y me da felicidad que me puedan ver. Sentir que los tengo siempre atrás es un plus. Siempre que se te desmorona algo, como puede ser un partido que no tenías que perder, algo que no tenía que pasar y ocurre, ves que tenés un apoyo”, recalca el “Gato”, como lo llaman los más cercanos, sobre el fuerte vínculo que tiene con su familia. “Cuando estas lejos te pasan cosas que decís, puta madre, no tengo a mi familia, y para resolver esto la necesito. ¿Y ahora cómo hago yo? Hay tiempo que perdés sin darte cuenta, y cuando los necesitás de verdad, valorás lo que es la familia”, relata el juvenil que en noviembre vuelve a España donde pasará las fiestas de fin de año realizando la pretemporada.
1897745_10203415766372671_1787871517396585254_n
Cachin junto a su familia.

Luego de su eliminación en las semifinales del Challenger cordobés, Cachin terminó firmando autógrafos, sacándose fotos y hasta siendo una de las figuras que peloteó durante el Kid’s Day de la competición. Su nombre ya está instalado en el ambiente. Ahora, los chicos que andan adivinando tenistas por los pasillos ya saben quién es un tal Pedro Cachin.

IMG_7000

Villa del Dique desde la lente de la GoPro

11 Sep

A falta de menos de media hora para llegar a nuestro destino, el inconfundible y pegadizo “cuarteto“ que se filtra desde la cabina del conductor del micro nos va poniendo a tono cordobé. Villa del Dique es la locación geográfica a la que debemos llegar para cubrir el 17° Future en suelo argentino. Villa del Dique, un rumbo conocido ya en EfectoTenis cuando los diarios de viaje comenzaron en la antigua cobertura del Women’s Circuit de junio de este año. Sí, para ser sincero, también algunos alaridos se escapan del comisario de abordo del ómnibus, o como se diga (?), y otros, más bajitos pero no menos apasionados, de quien les escribe.

Si hablamos de Villa del Dique hablamos de un pequeño pueblito que cae bien. Cae bien por la calidez de la gente del interior, siempre atenta por hacerte sentir cómodo, para que vuelvas, o para que lo recomiendes. Si hablamos de Villa del Dique y el tenis hablamos del soñado complejo OSPACA y sus instalaciones con una comodidad y entorno único. Para situarlos. Parados en el medio de la calle, a la derecha sierra, a la izquierda, el hotel y complejo de seis canchas de tenis. Detrás del mismo, aproximadamente a diez metros, el lago que conforma el “famoso” embalse de Río Tercero, ciudad ubicada también en el Valle de Calamuchita y a 6 kilómetros del querido pueblito de 3.236 habitantes (según la cifra del INDEC, 2010), termina de diseñar un singular paisaje.
mapacordoba

DCIM105GOPRO

Para no dejarlos con las ganas (?), y obligarlos a forzar la imaginación, con la magia de la GoPro –nueva adquisición del rentable (obviamente estamos en números rojos) blog- se armó este video que resume y bosqueja un panorama de lo que es Villa del Dique.

Bell Ville, la casa de un campeón

26 Jun

Son las 6 de la mañana en la terminal de Villa María. El frío hiela a los peludos perros que se refugian en algún rincón alejado de los ventanales y puertas de vidrio. Todavía es de noche y la ausencia del sol acrecienta el tiritar de algunos pasajeros. Para matar el tiempo (y el frío) hasta la cobertura del Women’s y Future que se lleva a cabo en la ciudad cordobesa, el café es un buen aliado.IMG_20140621_090404
El Sport Social Club donde se llevó a cabo el Women’s y Future de Villa María.

Una vez realizado el trabajo que me había llevado hasta Villa María, Pedro Pablo Cachín, padre de Pedro, el promisorio tenista argentino de 19 años que está dentro de los 400 del ranking ATP, empezaría a exhibir la calidad de vida del interior del país. Para explicar la monotonía de los “Pedros”, en el caso de los Cachin, los nombres se traspasan de generación en generación. El abuelo del tenista se llamaba Pedro, luego pasaría a su padre y finalmente llegaría a él, como para no romper la tradición (?).
IMG_3936
Pedro y su revés durante el Future de Arroyito.

“¿Viste que ganó Pedrito?”, le dice Cachin padre a unos amigos mientras come un asado en un taller mecánico de Villa María, donde se sufre por el partido de Argentina e Irán. Es que Pedro no puede ocultar el orgullo que le genera  su hijo, quien acababa de ganar su primer torneo profesional como singlista, un Future en Siena, Italia. Entre la catarata de ingeniosos chistes sobre la Selección que sobrevuelan el aceitoso aire del taller, un matambre a la parrilla aparece y hace olvidar lo mal que estaban jugando Agüero, Messi, Higuaín y compañía. “Y con esto queda 370° del ranking”, comenta Pedro sobre su hijo que por primera vez en su carrera ingresará en ese lote. De golpe, el gol de Lionel Messi desata un medido festejo, más de desahogo por el pésimo partido del conjunto nacional en la segunda presentación en Brasil 2014. “Uh, ahora se van a empezar a inmolar los iraníes”, dice uno de los nuevos conocidos, en relación a la bronca que deberían tener los asiáticos por perder un partido sobre la hora. El cotejo mundialista y el matambre se terminaron y es hora de conocer el lugar donde nació el campeón de la familia Cachin, la ciudad de Bell Ville.
IMG_3973
En Arroyito, Pedro alentando a Pedrito. 

View this post on Instagram

Eternamente Gracias. Feliz cumpleaños papá!

A post shared by Pedro (@pecachin) on

Durante el trayecto de 60 kilómetros que separa Villa María de Bell Ville, el tema central  es la experiencia de “Pedrito” en el viejo continente. En mayo de este año, el cordobés decidió viajar a Barcelona para entrenarse en la Barcelona Total Tennis (BBT), un centro de alto rendimiento coordinado por el español Alex Corretja (ex 2° ATP). Después de vivir durante unos meses en un departamento en Sant Cugat que compartía con otros chicos de la academia, Pedro empezó una gira de Futures por Italia donde viaja solo y sin entrenador. En el primer torneo alcanzó los cuartos, luego semifinales, y durante el tercero, ganó el single y doble.

10491215_643567315721509_8672341261382767731_n

Mientras el auto se desplaza en la Ruta Nacional 9, su padre cuenta que a pesar de viajar solo, Pedrito tiene el apoyo constante de sus entrenadores: Alex Corretja y Enric Molina que aprovechan la tecnología para comunicarse. Bn3MZAUCQAAOZQz
Cachin y Corretja viendo la definción de la liga española entre Barcelona y Atlético de Madrid.

Llegar al kilómetro 500 de la ruta significa entrar en tierras bellvillenses, una ciudad ubicada estratégicamente: a 200 km de Córdoba y también a 200 de Rosario. Como para seguir exhibiendo la manera en la que se vive en el interior cordobés, luego de que Pedro Pablo Cachin trabaje es hora de visitar a sus amigos. El partido entre Ghana y Alemania es una excelente excusa. Al estacionar el auto en la puerta de la casa de Guillermo y Rosa, un matrimonio cincuentón, Pedro Pablo Cachin se acerca a la puerta y como un acto habitual empuja el picaporte que da a la calle y entra.  En la mayoría de las casas de Bell Ville se vive sin dar vuelta a la llave y sin el fantasma de la inseguridad, algo corriente en las grandes ciudades argentinas. Ya adentro, unos ferné (¿) le hacen honor a la provincia.
mapa

Durante la charla con Guillermo, Rosa y Pedro, lo primero siempre es cómo salió Pedrito. Guilllermo, que trabaja en una empresa de servicios de electricidad, estuvo siguiendo la definición del Future italiano mediante los resultados en vivo que brinda la ITF. Al mismo tiempo, Rosa, quien trabaja como maestra en una escuela de chicos con capacidades diferentes, recuerda cuando su hijo jugaba al mini tenis con Pedrito, en el patio de su casa. De hecho, el hijo, que está comiendo con amigos luego del partido de Argentina, llama a sus padres y estos le cuentan que Pedrito ganó y él mismo vuelve a recordar la anécdota del pasado.

999507_10201368940323299_473486308_n

Mientras alemanes y ghaneses juegan un verdadero partidazo, las curiosidades y orgullos de Bell Ville salen a la luz. En la ciudad de 30.000 habitantes se creó la primera pelota de fútbol sin tiento (balón de costura y con pico invisible), que más tarde sería usada en el Mundial de Italia 1934, pero que por no registrarla, el invento perdió los derechos de sus creadores. También es la ciudad de donde salieron los futbolistas Hernán Barcos, el ex Independiente Sergio Merlini y Mario Alberto Kempes, goleador del Mundial 1978. Además, entre las curiosidades de la ciudad, el Club Atlético River Plate de Bell Ville, conocido por su campeonato mundial de bochas de 1957 (?), tiene como escudo el de Boca y con los respectivos colores del Xeneize, linda mezcolanza (?). Villa María y Bell Ville
Dos pelotas que lucen en la vidriera de trofeos del club Bell.

IMG_5353
La prueba…
IMG_5337

Un lugar muy significativo en la vida de Pedro Cachin es el Club Bell, donde entrenó hasta los 12 años cuando decidió continuar su aprendizaje tenístico en el Sport Social Club de Villa María. “No vas a ver una rama tirada, todo pintado”, anticipa el padre de Pedro antes de llegar al club. Finalmente es así, las instalaciones están impecables y en cada paso el recuerdo de la familia aparece. En las canchas de polvo de ladrillo se rememoran los primeros golpes de su hijo, y en una de las tribunas del estadio de fútbol el árbol genealógico de Cachin también se presenta. Ésta tribuna lleva el nombre del abuelo materno de Pedrito, Eduardo Tossolini, que donó todo su dinero para que la construyan. En Bell Ville todo tiene historia, identidad y compromiso.IMG_5335 IMG_5339IMG_5341
Las canchas del Club Bell.

En este improvisado city tour, el lugar más emblemático en la recorrida de la ciudad de Pedrito espera hasta el final. En el cuarto del tenista argentino, una larga repisa sirve de exhibidor de los numerosos trofeos que consiguió. Éstos lucen impecables, brillosos, limpios y sin un poquito de polvo a pesar que el cuarto no es usado por Pedro desde hace unos meses. La misma señora que se encarga de la limpieza del hogar dedica un tiempo semanal para que todo luzca inmaculado.
DSC_1474

Siete años atrás y cuando en esa misma repisa todavía estaba vacía o tal vez sin colocar, Pedro Pablo Cachin le decía a su esposa luego de volver de un torneo Sub 12 en Santiago del Estero: “Creo que tenemos un campeón”.

Destino, Villa del Dique 2

14 Jun

Al amanecer, el día ya era muy distinto al anterior. El repentino y feroz viento que tanto había molestado el jueves, en Villa del Dique, Córdoba, se había ido junto con las nubes. El viernes cordobé (?) empezó fresquito pero soleado. Debajo del rayo de luz, la jornada era ideal para jugar al tenis. No sé si será algo mental, tal vez una predisposición a disfrutar el alimento teniendo en cuenta la locación donde uno se encuentra, pero los criollitos cordobeses son únicos, irrepetibles, irreproducibles (se entusiasmaba (?)). Después de ingerir algunos criollitos que ayudaron a ser deglutidos por un café con sabor a hotel, todos tienen el mismo gusto, era momento de las semifinales del tercer Women’s Circuit en suelo argentino.

Unas semifinales donde la juventud, el talento y el trabajo primaban. De un lado, Julieta Estable, de 16 años, demostró porqué  es una de las máximas promesas del tenis femenino nacional al superar a Constanza Vega (18 años) por un doble 6-2. La potencia desde el fondo de la cancha, principalmente con su derecha, le permitió dominar un match ante una rival a la cual conocía y que maneja muchas variantes con su juego. De esta forma, Tita alcanza su segunda final profesional, la anterior en Marcos Juárez donde fue derrotada por Carolina Zeballos.

Al lado, y en simultáneo, Daniela Farfán (17) y Berta Bonardi (18) buscaban su primera final en el nivel de Women’s Circuit. Finalmente,  la pupila de Mariana Díaz Oliva (ex 42° WTA) venció a la paranaense Bonardi por 6-1 y 6-3. El alarido de Farfán significaba varias cosas. Por un lado, en Villa del Dique logró su tercer torneo puntuable y en consecuencia consiguió ingresar al ranking de la WTA. Después, la primera definición de un certamen profesional es algo que solo ocurre una vez.

Pocas horas después, en el restaurant que está en frente de la minúscula terminal villadiquense (¿), EfectoTenis empezó a entender cómo se movía (o no) el pueblo cordobés. “Acá no hay nada. Si querés ver algo andá a Villa General Belgrano (sí, borrachos, ahí es el Oktoberfest) o a la Cumbrecita, eso sí es lindo”, dice Emanuel, dueño del local que de manera imaginativa apodó “La terminal”. Con una avidez inconmensurable de ingerir alimentos, la caminata de “cuatro cuadras” (en realidad son ocho, culiá) que separa al Complejo OSPACA con el restó parece una maratón de 42K. Al llegar, el ambiente era casi familiar. Un bebé que correteaba y era alzado por cualquier comensal, la charla constante que brindaba Emanuel, las personas que una a una se transformaron en conocidos y una pantalla gigante que transmitía el partido entre España y Holanda (tomen gallegos (?)) era un buen sitio para almorzar.

Villa del Dique 2

Emanuel, de 30 años, hace diez que volvió a Argentina. Rosarino de nacimiento, en el 2000 se fue a vivir junto a su familia a un pueblo cercano a Barcelona. Desde 2010 que está en Villa Rumipal, pueblo vecino a Villa del Dique, donde iba de vacaciones cuando era chico. Allí tuvo a su hijo, el rubio de un año y dos meses que correteaba por las mesas. Emanuel, de gorrita y barba, entre tanta charla relata sus experiencias en la cancha del Barcelona, donde en un partido con el Betis terminó comiendo jamón de una pata de cerdo y tomando vino de la tradicional bota. Esto lo enamoró de la afición blanquiverde y lo hizo olvidar el 5 a 1 que Messi y compañía le propinaron aquel día.
maparegion

Con su carisma especial, Emanuel empieza a hablar con las dos finalistas del dobles, las brasileñas Nathaly Kurata y Nathalia Rossi , que para matar el tiempo de espera del ómnibus que las llevará al próximo torneo, en Villa María, se acercaron al parador a comerse dos empanadas árabes cada una. Un ventanal permite observar lo que ocurre en la terminal, que con la presencia de diez personas esperando rompe un record en el pueblo (?). Unos chicos con guitarras al hombro, mujeres que parecen volver del trabajo y Carolina Meligeni Rodrigues Alves  aguardan por el ómnibus que recorre los principales puntos del Departamento de Calamuchita. Meligeni Alves, sobrina de Fernando,  ex tenista argentino nacionalizado brasileño, está junto a su entrenador, cuatro enormes bolsos y su trofeo de campeona del dobles, título que consiguió junto a su pareja, Constanza Vega, superando a las dos que comen empanadas.
IMG_5127
La brasileña Alves Meligeni posando con el trofeo de dobles. Próximamente en EfectoTenis.

Luego de pagar la cuenta y jugar un poco con el niño, es el momento de volver al Hotel Carrillo. Con la panza llena, las “cuatro cuadras” se disfrutan al igual que el paisaje. Durante el trayecto, mientras miro hacia los dos lados del Boulevard, como si transitaran tantos coches, una escena capta mi atención. Las dos finalistas, Farfán y Estable, están dando una caminata juntas. Durante toda la semana estuvieron compartiendo alojamiento junto con su entrenadora Díaz Oliva. La rivalidad solo será dentro de la cancha, afuera son amigas que recorren un pueblito cordobés.
IMG_5137