Tag Archives: Daniela Farfán

Sobrevivir al intento de golpe de Estado en Turquía

22 Jul

Luego de ver que su vuelo de Estambul a Rumania estaba demorado, Mariana Díaz Oliva fue a un recoveco del aeropuerto de Ataturk a cargar la batería de su celular. En el preciso momento que logró encontrar una fuente de energía eléctrica que alimente el litio de su smartphone, por los enormes ventanales turcos empezó a ver que se acercaban tanques de guerra. En simultáneo, el resto de los pasajeros demorados comenzaron a correr hacia los diferentes extremos del aeropuerto. El rumor que le habían comentado algunos minutos atrás era verdad, en Turquía estaba ocurriendo un golpe de Estado.

13690617_1747875078813801_9055883539481642274_n
Mariana Díaz Oliva llegó a Estambul a las 22 horas del viernes y voló a Rumania a las 7:10 del domingo. / Ph: Fb de Díaz Oliva.

13669730_1747875075480468_2808421282832222406_n
Ph: Fb de Díaz Oliva.

El viernes 16 de julio, por la noche, algunas facciones de las Fuerzas Armadas de Turquía se movilizaron con el fin de derrocar al gobierno del presidente electo democráticamente Tayyip Erdogan. Uno de los focos de estos movimientos violentos que dejaron cerca de 300 muertos fue el aeropuerto de Estambul, donde se encontraba la ex tenista argentina. El sábado por la madrugada, el pueblo turco salió a las calles y sofocó el intento de golpe de Estado.

Figuras militares han indicado que los rebeldes forman parte de un pequeño grupo dentro de la Primera Armada, con sede en Estambul. GETTY

También escuchalo es I Tunes —>  

El relato de Mariana Díaz Oliva es doloroso, conmovedor y atrapante. Al cerrar los ojos y escuchar en detalle cada una de sus palabras es imposible no transportarse hacia ese aeropuerto que, por momentos, estuvo abandonado. También, la ex 42° del ranking WTA y actual coach de Julieta Estable y Daniela Farfán retrata a la perfección el sentimiento de supervivencia en un contexto completamente adverso y desconocido.

antalya - estambul
La distancia que hay entre Antalya y Estambul.

Si todavía tenías ganas de escuchar más experiencias sobre este hecho, el otro destino de esta edición express de Efecto Tenis Podcast es Antalya, ciudad ubicada en el suroeste de Turquía, en las costas del Mar Mediterráneo. Desde el lujoso Resort Belconti, Mariano Kestelboim no escatima en detalles sobre cómo vivió el intento de golpe de Estado mientras tenía que disputar las semifinales de un Future.IMG-20160719-WA0010
A la derecha, Kestelboim en el aeropuerto de Estambul. Ph: Mariano Kestelboim.

IMG-20160719-WA0011
Ph: Mariano Kestelboim.

En un compacto de cinco minutos, el argentino de 20 años narra su indignación por la suspensión de la competición casi sin previo aviso, sus temores y la improvisada planificación que debió hacer para continuar su gira tenística en tierras europeas. Un podcast imperdible sobre un hecho político y social que atravesó todo, incluso al tenis.

ARCHIVO Y ADELANTO

Como los podcast de Efecto Tenis son atemporales, tampoco se pierdan la posibilidad de escuchar el primer capítulo donde relatamos dos historias del tenis africano.

Juli Podcast copy
Ilustración de Joaquín Mustafá Torres para Efecto Tenis Podcast.

Además, para que vean como nos copamos con este formato (?), aquí hay un adelanto del próximo capítulo que saldrá en apenas dos semanas…

Anuncios

Destino, Villa del Dique 3

16 Jun

En el comedor del complejo OSPACA, donde se llevó acabo el Women’s Circuit de Villa del Dique, Córdoba, los ventanales, estratégicamente ubicados, dejan observar lo que ocurre en las dos canchas principales. Son las 9 de la mañana y entre criollito va, criollito viene, Mariana Díaz Oliva (ex 42° WTA) entrena a las dos finalistas, a sus dos jugadoras, a sus dos chicas. Esto no es algo habitual cuando en apenas en una hora van a estar enfrentadas, decidiendo quién ganará su primer torneo profesional. Sin embargo, cuando hace una semana que compartís una cabaña, cuando es con ella con quien recorrés el pueblito cordobés, el panorama deja de ser sorpendente.

IMG_5171

La final entre las juveniles Julieta Estable (16) y Daniela Farfán (17) transitó por varios estados. El primer set arrancó muy parejo. Hasta el 3-3, tanto Tita como Daniela parecían estar midiéndose. Luego, Estable impondría toda su potencia y mayor experiencia en estos torneos y con dos quiebres se pondría 6-3. En el segundo, que sería 6-3 para Farfán, Estable dejó en claro que el match pasaba por sus manos. Muchísimos errores, tal vez por nervios, ansiedad, o vaya uno a saber qué, pero Farfán (debutante en este tipo de instancia) mantuvo la regularidad durante todo el partido. En el definitivo, el momento crítico llego en el sexto juego, cuando Estable sacaba 2-3. Tita, que continuaba muy irregular, levantó dos break points que hubiesen sido mortales para sus aspiraciones. El primero de estos puntos, Estable lo salvó con un magistral globo al revés que más tarde le permitiría ponerse iguales. El segundo, un potente revés paralelo que dejó la línea sin polvo de ladrillo, blanca, inmaculada. Después de ese vital game, Tita logró quebrar y dominar con su servicio hasta el 6-4.

 

IMG_5179

http://www.ivoox.com/women-s-circuit-villa-del-dique_md_3225148_1.mp3″
Entrevista completa a Estable, Farfán y Díaz Oliva.

“Fue una muy buena semana. Jugué partidos muy buenos, y estoy muy contenta de haber jugado la final contra una amiga”, le decía Tita Estable a Tenis Sports y a EfectoTenis. Sobre la experiencia de jugar contra una amiga señaló: “Por una lado está bueno porque las dos jugamos grandes partidos. En la final, el título podría haber sido para cualquiera de las dos. Finalmente fue para mi lado, pero la felicito a Dani porque jugó muy bien”. La finalista, Daniela Farfán también expresó las particulares sensaciones de enfrentarse con una compañera: “Es difícil porque las dos nos conocemos mucho. Como vos decías ayer recorrimos el pueblo, hoy la entrada en calor, hacemos todo juntas. En lo mental también es complicado pero contenta de jugar la final contra Juli”.

10484028_650770351680222_5096941381106252075_n
De fondo a la campeona, Díaz Oliva consolando a Farfán después de la derrota. Ph: Hotel Carrillo.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Por la tarde, y con todas las tareas liquidadas que conlleva un medio digital, era momento de recorrer todo lo que quedaba (montonazo (?)). Primero, con unas energías sorprendentes y creyéndome un aventurero, “escalé”, va, mejor dicho subí con jean y camisa la mitad del cerro que estaba en frente al hotel. Mi idea, de porteño que sale del frasco, subestimando a la sierra, era llegar hasta el cartel de “2014” y sacar alguna foto desde las alturas. Resignado por no encontrar el camino, llegué hasta donde hubo sendero y agitado saqué esta foto y comí un pebete de jamón y queso, como para contrarrestar el esfuerzo. ¿Periodismo sanguchero?

Me agité para sacar esta foto. Villa del Dique desde las alturas,

A post shared by Julián Polo (@julipolo) on


La improvisada actividad turística no se detendría allí. Un circuito en bicicleta sería mi próximo reto físico. La denominada “Vuelta al Cerro” encarnaba las exigencias de una etapa del “Giro D’Italia” o del “Tour de France”. Envalentonado por la libertad que genera andar en bici, el primero de los ocho kilómetros de extensión que contaba la vuelta alrededor de la sierra fue a una velocidad que superó mis expectativas. Después, las subidas empezaron a sentirse, pero el hermoso entorno ayudaba a olvidar el cansancio.
IMG_5207

A la izquierda de mi bici, el lago artificial embalse, que tiene un tamaño de 5800 hectáreas. A la derecha, la sierra cordobesa que embellecía aún más el paisaje. Comparando las casas del pueblo con las que se encuentran en el “Circuito del Cerro”, el contraste es mayúsculo. Todas las viviendas que circundan las costas del lago son de fin de semana o utilizadas durante las vacaciones. Están deshabitadas, apenas hay algún que otro empleado de mantenimiento o tal vez un sereno o cuidador. Si no tenés donde poner tu caudalosa cantidad de dinero y buscás tranquilidad, comprate un terrenito por Villa del Dique que no te vas a arrepentir (?).

IMG_5204
Mirá la vista que tiene esta canchita.

Después de numerosas paradas fotográficas, peligrosos intentos de filmación desde arriba de la bici y de un ataque canino que impactó directo en la rueda trasera del vehículo, EfectoTenis emprendió la vuelta: lo más duro del “Tour villadiquense”. El paisaje había cambiado, el lago había quedado del otro lado del cerro, y el entorno no era tan motivador como antes. Además, la inclinación ascendente de la callecita de tierra era pronunciada. No era demasiado empinada, pero a esa altura del recorrido la fuerza de piernas y el entusiasmo no eran los mismos.

Vuelta al Cerro en Villa del Dique. #tennis #bike

A post shared by Efecto Tenis (@efectotenis) on


Al entregar la bici, solo quedaba volver al hotel para empezar a guardar los petates (?). Durante el ya conocido trayecto de las supuestas “cuatro cuadras”, que finalmente eran ocho, el mismo perro negro que me dio la bienvenida en Villa del Dique, lo hizo en esa última caminata.
IMG_5211

Mientras el aire de montaña (?) llenaba mis pulmones, unos obreros que construían una especie de medianera de ladrillo hueco y cemento me saludaron.  Después, otro hombre me entregó un saludo acompañado con mímica. A ambos gestos les contesté con un “¿Cómo andas?” en el que reparé lo exagerada que es la pronunciación de las eses por parte del porteño.

Después de saludar a los encargados del hotel y a Gabriel Hidalgo, tenista argentino que entrena y por momentos vive en el Hotel Carrillo, era momento de emprender la retirada. Ya en el micro, mientras convivía con un cansancio abrumador, el cielo pareció querer entregarme el mejor cierre a la cobertura. Las numerosas estrellas que solo se aprecian en el interior del país y la luna llena me acompañaron en el regreso hacia Buenos Aires.
IMG_5215

Destino, Villa del Dique 2

14 Jun

Al amanecer, el día ya era muy distinto al anterior. El repentino y feroz viento que tanto había molestado el jueves, en Villa del Dique, Córdoba, se había ido junto con las nubes. El viernes cordobé (?) empezó fresquito pero soleado. Debajo del rayo de luz, la jornada era ideal para jugar al tenis. No sé si será algo mental, tal vez una predisposición a disfrutar el alimento teniendo en cuenta la locación donde uno se encuentra, pero los criollitos cordobeses son únicos, irrepetibles, irreproducibles (se entusiasmaba (?)). Después de ingerir algunos criollitos que ayudaron a ser deglutidos por un café con sabor a hotel, todos tienen el mismo gusto, era momento de las semifinales del tercer Women’s Circuit en suelo argentino.

Unas semifinales donde la juventud, el talento y el trabajo primaban. De un lado, Julieta Estable, de 16 años, demostró porqué  es una de las máximas promesas del tenis femenino nacional al superar a Constanza Vega (18 años) por un doble 6-2. La potencia desde el fondo de la cancha, principalmente con su derecha, le permitió dominar un match ante una rival a la cual conocía y que maneja muchas variantes con su juego. De esta forma, Tita alcanza su segunda final profesional, la anterior en Marcos Juárez donde fue derrotada por Carolina Zeballos.

Al lado, y en simultáneo, Daniela Farfán (17) y Berta Bonardi (18) buscaban su primera final en el nivel de Women’s Circuit. Finalmente,  la pupila de Mariana Díaz Oliva (ex 42° WTA) venció a la paranaense Bonardi por 6-1 y 6-3. El alarido de Farfán significaba varias cosas. Por un lado, en Villa del Dique logró su tercer torneo puntuable y en consecuencia consiguió ingresar al ranking de la WTA. Después, la primera definición de un certamen profesional es algo que solo ocurre una vez.

Pocas horas después, en el restaurant que está en frente de la minúscula terminal villadiquense (¿), EfectoTenis empezó a entender cómo se movía (o no) el pueblo cordobés. “Acá no hay nada. Si querés ver algo andá a Villa General Belgrano (sí, borrachos, ahí es el Oktoberfest) o a la Cumbrecita, eso sí es lindo”, dice Emanuel, dueño del local que de manera imaginativa apodó “La terminal”. Con una avidez inconmensurable de ingerir alimentos, la caminata de “cuatro cuadras” (en realidad son ocho, culiá) que separa al Complejo OSPACA con el restó parece una maratón de 42K. Al llegar, el ambiente era casi familiar. Un bebé que correteaba y era alzado por cualquier comensal, la charla constante que brindaba Emanuel, las personas que una a una se transformaron en conocidos y una pantalla gigante que transmitía el partido entre España y Holanda (tomen gallegos (?)) era un buen sitio para almorzar.

Villa del Dique 2

Emanuel, de 30 años, hace diez que volvió a Argentina. Rosarino de nacimiento, en el 2000 se fue a vivir junto a su familia a un pueblo cercano a Barcelona. Desde 2010 que está en Villa Rumipal, pueblo vecino a Villa del Dique, donde iba de vacaciones cuando era chico. Allí tuvo a su hijo, el rubio de un año y dos meses que correteaba por las mesas. Emanuel, de gorrita y barba, entre tanta charla relata sus experiencias en la cancha del Barcelona, donde en un partido con el Betis terminó comiendo jamón de una pata de cerdo y tomando vino de la tradicional bota. Esto lo enamoró de la afición blanquiverde y lo hizo olvidar el 5 a 1 que Messi y compañía le propinaron aquel día.
maparegion

Con su carisma especial, Emanuel empieza a hablar con las dos finalistas del dobles, las brasileñas Nathaly Kurata y Nathalia Rossi , que para matar el tiempo de espera del ómnibus que las llevará al próximo torneo, en Villa María, se acercaron al parador a comerse dos empanadas árabes cada una. Un ventanal permite observar lo que ocurre en la terminal, que con la presencia de diez personas esperando rompe un record en el pueblo (?). Unos chicos con guitarras al hombro, mujeres que parecen volver del trabajo y Carolina Meligeni Rodrigues Alves  aguardan por el ómnibus que recorre los principales puntos del Departamento de Calamuchita. Meligeni Alves, sobrina de Fernando,  ex tenista argentino nacionalizado brasileño, está junto a su entrenador, cuatro enormes bolsos y su trofeo de campeona del dobles, título que consiguió junto a su pareja, Constanza Vega, superando a las dos que comen empanadas.
IMG_5127
La brasileña Alves Meligeni posando con el trofeo de dobles. Próximamente en EfectoTenis.

Luego de pagar la cuenta y jugar un poco con el niño, es el momento de volver al Hotel Carrillo. Con la panza llena, las “cuatro cuadras” se disfrutan al igual que el paisaje. Durante el trayecto, mientras miro hacia los dos lados del Boulevard, como si transitaran tantos coches, una escena capta mi atención. Las dos finalistas, Farfán y Estable, están dando una caminata juntas. Durante toda la semana estuvieron compartiendo alojamiento junto con su entrenadora Díaz Oliva. La rivalidad solo será dentro de la cancha, afuera son amigas que recorren un pueblito cordobés.
IMG_5137