Tag Archives: entrevistas

Volver al futuro del tenis

22 Oct

Subiendo a la ola retro de la afamada trilogía cinematográfica de “Volver al Futuro”, aprovechamos la conmemorativa fecha en la cual el profesor Emmett Brown (Christopher Lloyd) y Marty McFly (Michael J. Fox) viajaban 30 años al futuro. A bordo del mítico auto DeLorean, que funcionaba como máquina de tiempo, el excéntrico “Doc” y el multifacético McFly arribaban al 21 de octubre de 2015 con el objetivo de cambiar algunos hechos determinantes en la “futura” vida de los hijos de Marty. En cuanto al tenis, en 1985, año en el cual se encontraban los protagonistas de este film, Ivan Lendl lideraba el ranking; mientras que a nivel local, Martín Jaite era la raqueta número uno de Argentina y Gabriela Sabatini ganaba su primer título WTA. Con aires de nerds oportunistas (?), en EfectoTenis proponemos hacer un viaje en el tiempo. Algunos jugadores de esa época retroceden en el calendario para imaginar el presente. Vamos, Doc, arranque el DeLorean que hoy peloteamos con el pasado.

CR0BGbsUwAAFX5V

Autos y skates voladores, zapatillas que ajustan sus cordones automáticamente, mini pizzas que se convierten en grandes de muzzarella fueron algunos de los presagios que finalmente no se cumplieron en la segunda película de “Back to the Future”. Robert Zemeckis, director del largometraje estrenado en 1989, acertó en muchos de los adelantos, pero en otros su imaginación voló más alto que la tecnología. Si el creativo Zemeckis hubiera elegido como parámetro al tenis, ¿habría vaticinado este presente? No lo sabremos.

El uso de la tecnología para verificar los piques a través del ojo de halcón, las avanzadas raquetas que recogen las estadísticas de los golpes, el techo retráctil y la luz artificial en el Court Central de Wimbledon, un Top-Five japonés como Kei Nishikori, los pantalones capri de Rafael Nadal (?) (ahora antiguos) o la rapidez con la cual se juega parece algo normal, pero treinta años atrás quién lo hubiese pensado. Marty McFly y el “Doc” Brown estuvieron ahí, o mejor dicho aquí, ahora, pero evidentemente tenían cosas más importantes que ponerse a ver cómo la pequeña pelota amarilla pasaba la red.

_84204250_gettyimages-451545456
Federer y el ojo de halcón.

Por aquel entonces, a nivel mundial, el tenis era liderado por el checo nacionalizado estadounidense, Ivan Lendl, que durante 1985 ganaría 11 títulos ATP, incluído el Abierto de los Estados Unidos y el Masters de fin de año. A nivel nacional, Guillermo Vilas y José Luis Clerc habían transitado sus grandes momentos de gloria y el recambio generacional abría una nueva era: la “post- Vilas”. El líder de esta camada fue Martín Jaite, actual director del Argentina Open, que llegó a ser 10° del mundo en 1990. Por 1985, aquel ruliento Jaite terminaría la temporada como número uno de Argentina y 20° del ranking ATP.

En la rama femenina, Martina Navratilova y Chris Evert dominaban el circuito. También en 1985, Gabriela Sabatini, con tan solo 15 años, conseguiría su primer título WTA, el 18 de octubre, en Tokio, Japón. Además finalizaría la temporada como 12° del mundo, todavía siendo una adolescente.

CRwv7iJWEAEYeuz

Otro de los argentinos que despuntaba en aquella década, era Javier Frana, quien terminaría 30° del ranking ATP en 1995. Según el medallista olímpico en Barcelona 1992, durante aquellos años existían notables diferencias entre los jugadores de cancha rápida y los de lentas. El tour daba lugar a la aparición de especialistas en una superficie. En el presente, la mayoría de los Top 100 son tenistas versátiles, que se adaptan al suelo donde les toca apoyar sus zapatillas. “Por 1985, aquellos que tenían mucha visión empezaban a descubrir que con un solo golpe no iba a ser suficiente. En aquella época, tal vez los jugadores se caracterizaban por tener un golpe determinante, ya sea el saque o el drive. Coincidía con una etapa donde las superficies y la forma de jugar estaban muy marcadas. Eran extremadamente rápidas o más lentas sobre polvo de ladrillo. La poca tecnología de aquel momento hacía que las pelotas sean más pesadas y no podían neutralizar la humedad del ambiente o del ladrillo. Todo se hacía más lento. Era un circuito mucho más marcado, estaba el de cancha lenta y el de cancha rápida. Era muy distinto. En un cuadro sabías que tenías jugadores que en polvo de ladrillo no podían ni caminar porque se tropezaban; en cancha rápida había tenistas que la tenían que parar con la mano porque no podían jugar en superficies tan veloces. Eso se fue achicando”, le dice Frana a EfectoTenis.

images

El encargado de avispar al actual comentarista de la cadena televisiva ESPN fue su entrenador de aquel entonces, Jorge “Chino” Gerosi, quien percibió un futuro más veloz y físico. “Él veía que la clave pasaba por manejar las superficies más rápidas, y que la parte física también iba a ser un factor determinante. Creo que no se disparó tanto como se podía llegar a pensar, se creía que la potencia iba a ser excluyente y aquellos que pegasen más fuerte iban a tener una ventaja insalvable con el resto, algo que después, afortunadamente, no terminó pasando de una manera tan marcada”, manifiesta el analítico y siempre didáctico Frana.

Hu_120529_Deportes_Tenis_Roland_Garros_Federer_Frana_exclusiva
Mano a mano con “Su Majestad”. ¿Hubiese imaginado entrevistar al mayor ganador de Grand Slam de la historia?

Como mencionamos anteriormente, el gran hito de su carrera ocurrió en los Juegos Olímpicos de Barcelona, celebrados en 1992. En la multicultural ciudad española conseguiría la medalla de bronce en dobles, junto a Christian Miniussi. Justamente Minu, mano derecha de Jaite en  la organización del ATP de Buenos Aires, opinó sobre estas modificaciones: “Se ha hablado mucho de cuánto cambió la velocidad del juego, que el tenis es mucho más físico que táctico, que se juega mucho más rápido y es difícil ir a volear por la velocidad que te impide definir el punto en la red. Otro de los aspectos que ha cambiado considerablemente es la devolución del saque”.

argentina-ya-tiene-67-medallas-4-las-aporto-el-tenis
Frana y Miniussi de bronce.

Emulando a Michael J. Fox, Frana no se achica y también decide tomarse la licencia de viajar en el tiempo. Si hubiera estado a bordo del DeLorean en aquel 1985, el santafesino de 48 años no habría tomado nada material, pero sí la sabiduría construida en este período: “Por sobre todas las cosas, lo único que podría llegar a traer, tenísticamente hablando, es la sabiduría que se va ganando con los años, el entendimiento del juego, que después te hace madurar y crecer. Básicamente hubiese agarrado eso y no tanto las cuestiones técnicas. La sabiduría que vas logrando con los años y con los errores que te van permitiendo la evolución. En este caso, el que se equivoca menos y quien se adelanta más a los problemas o a la búsqueda de las soluciones saca una ventaja”. Mientras que en relación a la vida cotidiana agrega: “En el día a día, todo tiene más que ver con la sabiduría que con otras cuestiones. Afortunadamente, uno ha tenido una vida muy buena, pero a la vez muy terrenal, fácil, tangible y alejada de excentricidades y con cosas que poco tienen que ver con las raíces de uno”.

El famoso 21 de octubre de 2015 finalmente llegó. El pasaje que nos vendieron en “Volver al futuro” ya caducó. El tren ya pasó y el futuro se convirtió en pasado. El presente es todavía más sorprendente que el exhibido en Hill Valley. La realidad supera a la ficción, así dicen.

EL MOTIVADOR MENSAJE DEL DOC

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=I4nUR2CXulY]
Anuncios

Schwank: “Todavía siento que el tenis me debe algo”

15 May

Las paradisíacas montañas suizas de Gstaad fue el escenario de la tragedia. Una excursión en bicicleta, que combinaba entrenamiento, relajación y la admiración de majestuosos paisajes, terminaría marcando el destino de Eduardo Schwank. Mientras el grupo de tenistas y entrenadores disfrutaban  un día distinto en la monótona rutina de los jugadores, la rueda delantera de la bici del roldanense agarró un pozo que lo desestabilizó, lo hizo volar y caer sobre su brazo izquierdo, causándole múltiples fracturas. Ése mismo pozo lo tuvo cautivo durante diez meses de inactividad. La vuelta  fue en el Future cordobés disputando en Villa María. Allí, Schwank arrancó de cero, sin puntos ATP, como cuando apenas era un joven que aspiraba con ser profesional. Ahora, a los 29 años, el objetivo radica en volver a sentir esa adrenalina que solo da la competencia. “Todavía siento que el tenis me debe algo”, dice.

DCIM105GOPRO

Durante aquel pozo de diez meses, donde tuvo que recuperarse de múltiples fracturas en la muñeca, el codo y la clavícula, la cabeza de Eduardo Schwank disparó hacia varios lados. Pisando los treinta años, con varias operaciones en su muñeca (una hace dos años y otra en enero), pensó en dejar el tenis. La semana pasada, durante su primer torneo desde el obligado parate, las sensaciones de volver a sentirse tenista fueron extrañas. “Se te pasan muchas emociones, hacía bastante que estaba afuera. Tanto tiempo de recuperación, kinesiólogos, médicos… Creo que jugué muchos partidos en uno. Tenía mucha ansiedad por entrar a la cancha. No entré muy bien. La cabeza no estaba tanto en el partido, sino en todas las cosas que conllevaban ese match”, le comenta Schwank a EfectoTenis sobre el duelo de primera ronda ante Tomás Reche, de 16 años.

IMG_9506
Entrenando junto a su coach German Gaich, un conocido del blog.

Paradójicamente, en se mismo partido, ambos jugadores buscaban su primer punto en el ranking. Reche, proveniente de la clasificación y rival de Schwank, ansiaba inscribir su nombre y apellido en el ranking ATP. El santafesino, también. En su vuelta al circuito perdió todas las unidades que conformaban su colocación en el escalafón mundial. Distintas realidades, pero los dos desde cero. “Todavía no estoy pensando en sacar tantos puntos ATP. Era jugar y tener esa adrenalina de nuevo que siente un tenista o cualquier deportista durante la competencia”, señala el ex 48 del mundo.


Producción de EfectoTenis durante la estadía en Córdoba.

A pesar de ocupar su inusual tiempo libre en actividades que disfrutaba, como trabajar en su Fundación y dar clases en su Academia de tenis, Schwank nunca logró suplir las sensaciones que se advierten en la previa de un partido, o lo que se experimenta durante el juego. ”En ninguno encontré esa adrenalina que sentís antes de entrar en una cancha de tenis o durante la competencia. Éso fue lo que me llevó a estar de vuelta. Se me pasó muchas veces por la cabeza largar el tenis. Esas cosas que hice no me llenaron y hoy estoy intentando. Creo que tengo la energía suficiente para afrontarlo, por lo menos por el tiempo que sea y me sienta jugador de tenis”, relata con sinceridad.

IMG_9516

Luego de vencer por 6-4 y 6-0 a Reche, en segunda ronda sería el turno de enfrentar a Tomás Lipovsek Puches con quien perdió en sets corridos. Sin embargo, el medallista Panamericano en Guadalajara 2007 no se desespera. “Es una semana arrancando una carrera de cero. Sé que no es fácil. Hoy, más que nada, los objetivos pasan por estar bien físicamente, que no me haya molestado el brazo, el codo y la muñeca, que durante las últimas semanas molestó un poco. Después, el tenis, a medida que vaya pasando el tiempo irá apareciendo o por lo menos es lo que espero y por lo que estoy trabajando”.

entrevistas-canchallena-2035776w620
Ph: Canchallena.

La vuelta en los Future, el primer escalón del profesionalismo, no lo desanima. Los anillos no se le caen. Entrenar en la cancha contigua a la de un socio del club cordobés, cobrar alrededor de 900 pesos por su participación, tener que pagarse su hotel, no tener traslados incluídos, son cosas que no lo afectan. Schwank entiende que es un nuevo punto de partida. Si quiere volver tendrá que ponerse el overol, agarrar el pico, la pala y trabajar. “Si hay algo que me caracteriza es la humildad. Todos me dicen que me la tengo que creer un poco más. Para mí esto es estar arrancando una carrera totalmente de cero. De nuevo. En algún momento, la experiencia me va ayudar. No tengo puntos ATP y me lo estoy tomando de esa manera. Entreno todo el día como un chico de dieciséis, diecisiete años. Ojalá que el día de mañana me pague con una buena recompensa”, manifiesta el “Gordo”, integrante del equipo argentino de Copa Davis en diez series.

115486
El Hi-Five de Nalbandian y Schwank durante la Copa Davis.

Como cuando estas alejado mucho tiempo de tu familia, de tu novia, o de tus amigos, volver a vivir esos momentos con ellos se disfruta el doble. Valorar lo que tenemos, a veces necesita de un empujoncito. En el caso del argentino ocurre algo parecido. “Con esta edad valorás muchas cosas fuera de la cancha. Lo que vale todo. Más, después de estos meses en los que estuve fuera. Ves otras realidades”.

A partir de esta doble o triple valoración de las cosas, Schwank aprovecha para generar nuevas motivaciones. En esta inédita coyuntura, los objetivos se alejan del dobles –donde llegó a ser 14 del mundo- y apunta al singles, una cuenta pendiente. “Siento que todavía puedo lograr muchas cosas con el tenis. Todavía siento que el tenis me debe algo, más en la parte de singles. En los últimos años, por una cuestión u otra, me fue muy bien en dobles. Por jugar Juegos Olímpicos y Copa Davis, que eran dos objetivos muy grandes, me dediqué un poco más al dobles y descuidé el singles. En el dobles siento que logré cosas importantes, con el singles siento que tengo una deuda pendiente. También es un poco el orgullo mío de querer lograr algo más en singles”.

Argentina's Eduardo Schwank and Colombia's Juan Sebastian Cabal (L) pose with their trophies after loosing against Canada's Daniel Nestor and Belarus's Max Mirnyi at the end of their Men's double final match in the French Open tennis championship on June 4, 2011 at the Roland Garros stadium in Paris.    AFP PHOTO / MIGUEL MEDINA (Photo credit should read MIGUEL MEDINA/AFP/Getty Images)

Junto al colombiano Juan Sebastián Cabal, finalistas de Roland Garros 2011.

EL RELATO DE LA CAÍDA EN SUIZA

“No fue nada de otro mundo. Éramos muchos jugadores y entrenadores. Subimos en teleférico a una montaña en Gstaad, un paisaje hermoso. Era una especie de entrenamiento y paseo. Ése día había perdido en el dobles, con Granollers, habiendo tenido match points. Fuimos y descendiendo en bici me aparece un pozo que no lo veo, la rueda de adelante se me mete adentro y volé. Caí con todo el peso sobre el brazo izquierdo y tuve las tres fracturas”.

DCIM105GOPRO

ALGUNOS ANTECEDENTES

Los ejemplos de otros tenistas que lograron sus mejores resultados en los últimos años de su carrera inspiran a Schwank. “Hay muchos ejemplos y fui viendo cada uno de ellos. Está el de Charly Berlocq que se operó la muñeca y estuvo un año y medio afuera, y a la edad que tiene está teniendo sus mejores años; Machi González que en su mejor momento se rompe la rodilla y estuvo mucho tiempo afuera y ahora es Top 100 nuevamente; Pablo Cuevas, un ejemplo increíble, después de dos años, con dos o tres operaciones y hoy está en un nivel muy bueno. Después tenés otro tipo de jugadores como (Lleyton) Hewitt, Tommy Haas, en un nivel mucho más alto, pero que con muchos años siguen en competencia. El trabajo, la humildad y el sacrificio van a hacer que logre algo el día de mañana. Nadie te va a regalar nada, ni en estos torneos. No solo ganás con la camiseta, hay que laburar y lograr un buen nivel de tenis”, aclara Schwank, que desde febrero, cuando se empezó a cuidar en las comidas, bajo siete kilos. Según él, todavía le falta bajar cuatro.

1320720516_2011R01Schwank

El peligroso mundo Future

18 Sep

“Es recontra peligroso porque a veces te acostumbrás a estar acá, a no salir. Terminás, sin darte cuenta, inmerso en este nivel que si el objetivo tuyo es jugar ATP no sirve de nada y hay que tratar de escaparle”, dice Matías O’neille, uno de los tantos tenistas que no pudieron llegar al universo de los ATP. Uno de los tantos que quedaron atrapados en el peligroso mundo Future.DCIM105GOPRO

Cuando Matías O’neille, actualmente de 36 años, se dio cuenta que sus aspiraciones por llegar al mundo de los ATP nunca iban a materializarse a causa de las lesiones, otro camino comenzó. El trayecto que debía recorrer el “Mudo”, como lo llamaban de jovencito por ser introvertido, estaba enmarcado por la supervivencia. Vivir hay que vivir, y lo que ellos saben hacer es jugar al tenis. Allí es cuando otro “micromundo” de este deporte aparece y es el de los interclubes y torneos por plata europeos. “Llega un momento que no te queda otra que ir día a día, paso a paso, comenzás a buscar objetivos por otro lado, variás un poquito el enfoque que le das a todo y seguís adelante porque no queda otra. Yo lo hice por el lado de los interclubes y en cierta manera pude ser feliz con eso. Asumo esa parte de mi carrera como una enseñanza de vida y trato de volcarla ahora que estoy del otro lado”, le dice a EfectoTenis O’neille (416° ATP en 2000), que actualmente trabaja como entrenador en el Liceo Naval, conformando la Academia Monachesi & Hood Tenis.
IMG_6378
O’neille durante el Future de Villa del Dique.

Antes, mucho antes de su paso por los interclubes en Austria, Francia, República Checa y Alemania sumado a los cinco meses en Europa jugando torneos por plata, sus sueños no estaban en los Futures, interclubes o los torneos por guita. La frustración que conlleva el incumplimiento de objetivos planteados durante toda una vida es complicado de digerir. “Es difícil. Sinceramente cuando uno arranca a jugar al tenis empezás soñando. Y cuando empezas soñando, empezas soñando a lo grande. No con jugar ésto. No porque tenga algo de malo, pero esto, en los sueños, es solamente el primer paso”, aclara O’neille sobre los Future, el nivel donde se encuentra su pupilo, Federico Coria.
1930596_31834933831_7503_n
O’neille y su revés cuando jugaba los interclubes alemanes. / Ph: fb M. O’Neille.

Trasladándonos a la actualidad de los Future argentinos, la disparidad entre los tenistas que pujan por ingresar o afirmarse en el primer escalón del profesionalismo con aquellos que tienen el nivel pero no el ranking o dinero para pegar el salto a los Challenger, es muy grande. Por ejemplo, en el Future de Villa del Dique, los tres primeros preclasificados, Nicolás Kicker, Federico Coria y Gabriel Hidalgo, alcanzaron las semifinales perdiendo poquísima cantidad de games. Kicker, en sus primeros tres partidos relegó tan solo 10 games, Hidalgo 8, mientras que Coria 13. El nivel para pegar el salto hacia el siguiente escalón del circuito parece estar, pero quedarse allí no es recomendable.  Los efectos que puede causar el estancamiento en este nivel son: la pérdida de la motivación, del nivel, el emparejamiento con el resto. Además, empiezan a generarse miedos.
IMG_6330

“En realidad, ya tengo el miedo porque tengo 22 y siento que hace bastante que estoy acá y me quiero ir. Me quiero ir. Te juega un poco en la cabeza la ansiedad de no volver más porque una vez que conoces el otro nivel es totalmente distinto. Es todo tan lindo, no es que acá sea feo, pero allá tenés todo como para sentirte bien y es difícil volver al Future después de conocer el nivel Challenger. La verdad que no te dan ganas de volver, pero lo importante es mantener la humildad de trabajo y seguir enfocándose en lo que tiene que hacer cada uno para salir de acá lo más rápido posible”, le comenta a EfectoTenis Federico Coria, hermano de Guillermo y actual 392° del ranking.IMG_6135

Muchas veces, la diferencia entre los jugadores del “tenis pobre” -como ellos mismo catalogan al mundo Future– es tan grande que con un “poquito” y apenas pasando la bola del otro lado de la red, los partidos se ganan. “Tratar de jugar con una idea, de ser protagonista y no de pasar la pelota. Hay muchos partidos que metiendo varias bolas podés ganarlos, pero después, en el nivel Challenger, va a costar muchísimo más. En mi caso, lo que me dicen es que trate de pasar estos partidos que son, no quiero decir la palabra “accesibles”, pero que tenés un poco más de chances, siendo protagonista y jugando a lo que entreno”, agrega Coria, de 22 años y dueño de tres títulos Future.IMG_6376
Otro ambiente donde también gana Coria (?).

Sobre este nivel que conforma el primer paso en la carrera del jugador, a la larga, y si no se lo supera, termina siendo perjudicial para la salud tenística y es algo a lo que hay que escaparle. “¿Cómo escaparle? Siendo lo más profesional posible, no cayendo en la idea de solamente pasarla bien. Me refiero fuera de la cancha: vamos a comer un asado, vamos a jugar un fulbito. No, hay muchas cosas que hacer antes de dedicarle tiempo a eso y que si las haces bien no te queda mucho más para pavear”, aconseja O’neill quien también trabajó con Jorgelina Cravero, Guido Andreozzi, Agustín Velloti y Andrea Collarini.

IMG_6377
Junto a Federico Coria, a quien acompañó durante las últimas semanas.

“Está bueno para aprender a competir pero creo que hay que salir rápido de estos torneos…. como que te tiran para abajo”, le dice Joaquín Monteferrario (754°) a EfectoTenis refiriéndose a los Future, etapa que atraviesa hace algunos años. “Lo principal es nunca perder las esperanzas. Siempre hay que mantener el sueño, renovar los sueños también, y hay que seguir, no caerse. Este es un deporte de perdedores donde todas las semanas, de 32 jugadores gana uno solos”, aclara Monteferrario, de 29 años, sin sponsors y quien también juega interclubes en Italia.
bicho
La derecha de Monteferrario. / Ph: hoytenis.com

“Lo que más queremos todos es salir, jugar Challenger que son otra cosa”, le dice a EfectoTenis Gabriel Hidalgo, 485° del ranking. Federico Coria también coincide con su compañero de circuito y aclara las diferencias entre estos dos escalones: “Ballboys, bolas nuevas para entrenar, canchas para vos solo, la mayoría de las veces tenes agua o “Gatorade” (¿puedo decirlo?) gratis, la calidad de los entrenamientos es totalmente distinta, varios árbitros y el hotel, que si entrás al main draw te dan cinco noches para vos y tu entrenador o acompañante. Son muchas cosas que cambian además de los puntos y la plata”. Estos pequeños placeres, que si no te los cubren son gastos, a Hidalgo lo hace sentir un profesional: “Es diferente. Vas a hoteles, te dan toalla, te dan todo y eso es muy lindo. Te tratan como un profesional. Te sentís un rey”.995733_529977480413827_85416419_n
Hidalgo durante la última edición del Challenger de Buenos Aires donde perdió luego de pasar la qualy. / Ph: ETQNV.

OTROS HORIZONTES

Para los más “viejitos”, es decir, los pasados veinteañeros, que andan dando vueltas por los Future, la ilusión de alcanzar el nivel ATP ya se fue hace unos años. Entonces ¿por qué seguir jugando estos torneos que entregan poco dinero? El motivo radica en mantener un ranking que les permita jugar los interclubes europeos, competencia muy significativa en lo económico.  “Hay muchos chicos que cuando están en Argentina juegan estos torneos como una especie de entrenamiento que los ayuda a mantener un ranking, que los ayuda a mantener sus interclubes afuera. Nada más que para eso”, aclara O’neille, un experimentado en la materia.

interclubes alemanes
O’neille, durante un interclub alemán, con la camiseta de Mascheran0 y ojotas. Buen look (?). / Ph: fb M. O’neille.

De San Pablo hasta Scheveningen

11 Jul

La fiebre mundialista copó las calles de Buenos Aires y de las principales ciudades de la Argentina. El seleccionado de Alejandro Sabella logró un hito histórico para las últimas generaciones: alcanzar la final de la Copa del Mundo. Sin embargo, algunos se deben estar preguntando: “¿Por qué escribís sobre fútbol en un blog de tenis?”. Existe una explicación.


La obra de arte de Liniers.

En Scheveningen, Holanda, tres tenistas argentinos lo vivieron de una manera muy particular. En este centro de vacaciones playeras, muy cercano a La Haya, donde los cines, teatros, museos, escuelas de surf, restaurantes y discotecas de playa son parte del atractivo turístico, Horacio Zeballos (121°), Diego Schwartzman (96°) y Martín Alund (186°) participan de un Challenger que coincidió con la semifinal entre Argentina y Holanda.

En la “ciudad del surf holandés”, como así describen a Scheveningen en el sitio oficial de los Países Bajos, Horacio Zeballos, desde la tierra de los tulipanes, charló con EfectoTenis y manifestó sus sensaciones mundialistas.

EfectoTenis: ¿Cómo se vive un Mundial a la distancia? ¿Se sufre más al no estar con la familia?
Solamente se sufre un poco menos ya que no estas todo el día escuchando noticias del Mundial. Justamente eso hablábamos ayer con los chicos, que si estas en Argentina tal vez prendés el televisor y ya estas sintiendo el Mundial todo el día, eso también lo hace más lindo pero también te da un poquito más de nervios. Igualmente, acá lo vivimos a full, nos miramos todos los videos, las páginas de los diarios argentinos. Y por supuesto lo vivimos como si estuviésemos allá. 

Al estar en Holanda, ¿se vivió de una manera especial?

Ayer lo festejamos en la habitación de uno de los chicos. Nos juntamos los seis ahí: estaba Martín Alund con su mujer, el Peque (Diego Schwartzman), Piper (Sebastián Prieto, entrenador de Schwartzman), su manager y yo. No quisimos salir a comer afuera porque iba a estar lleno de holandeses e iba a terminar mal seguramente. Así que nos quedamos en la habitación y lo festejamos ahí. Creo que pegamos unos gritos que habremos despertado a casi todo el hotel.
http://www.ivoox.com/horacio-zeballos-como-se-vive-a-la_md_3304994_1.mp3″
Uno de los chicos franceses que jugaban nos dijo ‘Qué quilombo que hicieron ayer. No se podía dormir. Se quedaron hasta las dos de la mañana festejando’. Sí, por supuesto la final hay que festejarla no se juega todos los días, y la festejamos muy bien.
http://www.ivoox.com/horacio-zeballos-festejos-holanda-2_md_3304976_1.mp3″

¿Tuvieron algún “chicaneo” con algún holandés?
Todo fueron bromas con la gente del torneo. Los holandeses que sabían que éramos argentinos, con ellos hubo bromas de acá, bromas de allá, y no más que eso. Realmente nos han tratado muy bien.
http://www.ivoox.com/horacio-zeballos-chicaneos-holanda_md_3304986_1.mp3″
El Court Central del Challenger de Scheveningen.
¿Cómo fue el festejo?
Cuando ganó Argentina fue un abrazo mutuo, entre todos. Empezar a cantar la canción del momento, festejar arriba de la cama, abrir las ventanas y empezar a gritarle a holandés que pasara. Desde la ventana les gritábamos a todos. Nos quedamos hasta las 2 de la mañana a pesar de que teníamos que jugar, pero valió la pena.


http://www.ivoox.com/horacio-zeballos-3_md_3304982_1.mp3″
Leí varias cargadas tuyas a los brasileños, ¿qué les decís ahora?
Las cargadas a los brasileños son las mismas que nos hubiesen hecho ellos en caso de perder. Justamente acá esta Joao Souza (126° ATP), que es un gran amigo a pesar de ser brasileño, nos llevamos de diez y hubo bromas para él. Sobre la canción le comenté qué decía, de dónde la habían sacado y me dijo que lo que mejor que tienen por lejos los argentinos es la habilidad de hacer canciones muy buenas. De hecho se fue al vestuario cantándola.
http://www.ivoox.com/horacio-zeballos-cargada-a-brasilenos_md_3304991_1.mp3″


Espectacular match point entre Zebolla y el Peque.

CURIOSIDADES DE LA CIUDAD Y DEL TORNEO

La cadena de televisión holandesa Sport 1 es el main sponsor del torneo que tiene como máximo preclasificado al local Robin Haase, quien también es patrocinado por la misma marca. Haase, 49° del ranking mundial, es una persona con algunos problemas con los sponsors. En su visita al ATP de Buenos Aires pasó por los micrófonos (?) de  EfectoTenis contó éstas problemáticas. Además, éste torneo que se juega sobre polvo de ladrillo, en 2010 tuvo la presencia de Gastón Gaudio que perdió en primera ronda con el brasileño Julio Silva en su anteúltimo torneo como profesional.
El inconfundible revés a una mano del Gato en aquel Challenger de Scheveningen.

Si alguno estaba pensando en hacer unas vacaciones por Holanda, las anchas playas de Scheveningen y su enorme muelle son lugares que no podes dejar de visitar. También, si caes en “Año Nuevo” vas a tener que cumplir con la tradición que realizan los holandeses desde 1960. Como festejo por el cambio de calendario, en Scheveningen 20.000 personas se tiraron al mar con gorros y trajes de baño naranjas. Vale aclarar, que por aquellas latitudes era invierno y hacía 8°C.

Por ella nos tiramos todos (?).

También, el nombre de esta particular ciudad playera sirvió como contraseña durante la Segunda Guerra Mundial. El objetivo de decir la palabra “Scheveningen”, muy difícil de pronunciar, era identificar a los espías alemanes. Si quieren saber cómo pronunciarla Wikipedia lo tiene todo.

Por último, cerrando con las curiosidades de esta ciudad, el famoso pintor holandés, Vincent Van Gogh, se inspiró en este hermoso sitio y se mandó esto.
“Bleaching Ground at Scheveningen”, Julio de 1882, La Haya.

LOS TENISTAS EN LAS REDES SOCIALES

No solo Zeballos, Schwartzman y Alund  disfrutaron el pase de Argentina a la final de Brasil 2014. Otros tenistas, y no solo los nacionales, exhibieron sus sensaciones “virtuales”.

 

 

 

El Gato y sus complicaciones para ver la final del Mundial durante la transmisión de la definición del ATP de Newport.

Festejo argentino subido por Facundo Bagnis en Stuttgart.

 

 

 

 

 Fotos: Marburg Open, The Hague Open y Wikipedia.