Tag Archives: futures

Sobrevivir al intento de golpe de Estado en Turquía

22 Jul

Luego de ver que su vuelo de Estambul a Rumania estaba demorado, Mariana Díaz Oliva fue a un recoveco del aeropuerto de Ataturk a cargar la batería de su celular. En el preciso momento que logró encontrar una fuente de energía eléctrica que alimente el litio de su smartphone, por los enormes ventanales turcos empezó a ver que se acercaban tanques de guerra. En simultáneo, el resto de los pasajeros demorados comenzaron a correr hacia los diferentes extremos del aeropuerto. El rumor que le habían comentado algunos minutos atrás era verdad, en Turquía estaba ocurriendo un golpe de Estado.

13690617_1747875078813801_9055883539481642274_n
Mariana Díaz Oliva llegó a Estambul a las 22 horas del viernes y voló a Rumania a las 7:10 del domingo. / Ph: Fb de Díaz Oliva.

13669730_1747875075480468_2808421282832222406_n
Ph: Fb de Díaz Oliva.

El viernes 16 de julio, por la noche, algunas facciones de las Fuerzas Armadas de Turquía se movilizaron con el fin de derrocar al gobierno del presidente electo democráticamente Tayyip Erdogan. Uno de los focos de estos movimientos violentos que dejaron cerca de 300 muertos fue el aeropuerto de Estambul, donde se encontraba la ex tenista argentina. El sábado por la madrugada, el pueblo turco salió a las calles y sofocó el intento de golpe de Estado.

Figuras militares han indicado que los rebeldes forman parte de un pequeño grupo dentro de la Primera Armada, con sede en Estambul. GETTY

También escuchalo es I Tunes —>  

El relato de Mariana Díaz Oliva es doloroso, conmovedor y atrapante. Al cerrar los ojos y escuchar en detalle cada una de sus palabras es imposible no transportarse hacia ese aeropuerto que, por momentos, estuvo abandonado. También, la ex 42° del ranking WTA y actual coach de Julieta Estable y Daniela Farfán retrata a la perfección el sentimiento de supervivencia en un contexto completamente adverso y desconocido.

antalya - estambul
La distancia que hay entre Antalya y Estambul.

Si todavía tenías ganas de escuchar más experiencias sobre este hecho, el otro destino de esta edición express de Efecto Tenis Podcast es Antalya, ciudad ubicada en el suroeste de Turquía, en las costas del Mar Mediterráneo. Desde el lujoso Resort Belconti, Mariano Kestelboim no escatima en detalles sobre cómo vivió el intento de golpe de Estado mientras tenía que disputar las semifinales de un Future.IMG-20160719-WA0010
A la derecha, Kestelboim en el aeropuerto de Estambul. Ph: Mariano Kestelboim.

IMG-20160719-WA0011
Ph: Mariano Kestelboim.

En un compacto de cinco minutos, el argentino de 20 años narra su indignación por la suspensión de la competición casi sin previo aviso, sus temores y la improvisada planificación que debió hacer para continuar su gira tenística en tierras europeas. Un podcast imperdible sobre un hecho político y social que atravesó todo, incluso al tenis.

ARCHIVO Y ADELANTO

Como los podcast de Efecto Tenis son atemporales, tampoco se pierdan la posibilidad de escuchar el primer capítulo donde relatamos dos historias del tenis africano.

Juli Podcast copy
Ilustración de Joaquín Mustafá Torres para Efecto Tenis Podcast.

Además, para que vean como nos copamos con este formato (?), aquí hay un adelanto del próximo capítulo que saldrá en apenas dos semanas…

Nicolás Jarry: madurez y talento chileno

13 Ene

“Solo tengo quince minutos porque luego el bus se va”, dice con prisa Nicolás Jarry, aún transpirado y mirando el reloj. Su entrenador, el argentino Wally Grinovero, lo espera a unos pocos metros, en el buffet del Córdoba Lawn Tennis. El “bus”, o bondi por estas latitudes, es un lujo que solo ocurre en los Challenger o torneos ATP.  Ese micro es el que lo trasladará del club hasta el hotel. Es gratis y pasa de manera diferenciada. El hábito del mundo Future, donde todo cuesta, todavía sigue latente en la mente de este chileno de 19 años. Al terminar uno de sus partidos de dobles, donde fue campeón del Challenger de Córdoba junto al brasileño Marcelo Demoliner, apareció otra costumbre que comprende al denominado “rebusque”. Rellenar un agua a medio tomar con otra nueva, pero más pequeña, es un capítulo dentro del manual de economía de los tenistas latinoamericanos.  Las oportunidades de conseguir algo gratuitamente no son muchas y hay que aprovecharlas. Nicolás Jarry lo hace.IMG_6774

“Tata, no me hables más del tenis”. La frase fue pronunciada por Nicolas Jarry a su abuelo Jaime Fillol, ex 14° del mundo en 1974. Según Nicolás, el momento más difícil de su vida. Decir basta para hacer su propio camino.fillol-jarry-abuelo-y-nieto
Jaime Fillol y Nicolás Jarry.

“Cuando le dije eso a mi abuelo fue la decisión más difícil que he tomado en mi vida. Es mi abuelo, y como varios saben fue un gran jugador. Sabe mucho, pero él tiene en la mente el estilo de juego más antiguo que no era tan rápido y piensa las cosas de manera diferente. Tenía un entrenador, y él (Jaime) me decía lo opuesto a lo que estaba trabajando durante toda la semana con mi coach. Entonces, no aguanté más y le tuve que decir eso”, le explica Jarry a EfectoTenis. “Decirle a tu abuelo, que lo mejor que fue en su vida fue ser tenista, que no te enseñe. Habrá sido durísimo también para él”, completa el promisorio chileno, 221° ATP, y que durante el 2014 alcanzó primera final a nivel Challenger y ganó dos títulos Future.

2027622

“Fue una muestra de valentía. Es muy difícil lo que hizo el Nico. Ellos han tenido una relación de uña y mugre, viajaron juntos, él lo acompañaba a sus campeonatos de chico. Pero llegó un minuto en que le era difícil escuchar a mi papá, que le decía una cosa, y a Martín (Rodríguez), su entrenador y tío, otra. ¿A quién le hacía caso? No quería herir a ninguno de los dos… Debe de haber sido de lo más difícil que le ha tocado. Yo creo que hubo lágrimas en esa conversación”, le dice Cecilia, madre de Nicolás e hija de Jaime, a la “Revista Sábado” de Chile.

fillol-jarry-abuelo-y-nieto
Otra muy buena foto de “La  Tercera” que ilustró este original reportaje.

Más tarde, Wally Grinovero, ex tenista argentino (578° en el 2000) y actual coach de Jarry opinaba sobre la decisión más difícil en la vida de su pupilo. “Lo mejor que puede tener un jugador de tenis es tomar decisiones. Que él le diga a su abuelo, con todo lo que significa Don Jaime (Fillol) en el tenis mundial, “mirá, quiero que seas mi abuelo…”. En el momento que él se puso a charlar con el abuelo y me dijo lo que pasó en esa reunión era enero de 2013, que estaba 800°, y cuando me contó le dije: en 2014 terminás 300”, le comentaba a EfectoTenis. El presagio de Grinovero se cumplió y hasta fue superado por Jarry que terminó la última temporada cerca de ingresar en el Top 200, afirmado en el circuito Challenger y con vistas a insertarse en el mundo ATP.

IMG_6780

Luego de rellenar el agua, Jarry continúa con la usual hiperactividad que se puede ver en cancha. Mientras charla con el blog luce apurado: cambia su remera y calzado -el polvoriento que uso durante el partido por uno de running– saca su celular, la billetera y mira su reloj. La partida del bus lo inquieta. Sin embargo, sus respuestas son sinceras y, como diría cualquier hijo de vecino, no intenta “esquivar el bulto”.

DCIM105GOPRO
Jarry posando para la ya clásica (?) selfie de EfectoTenis.

Continuando con decisiones importantes en la vida del trasandino, haber terminado la escuela secundaria, con los mismos tiempos que un adolescente promedio, fue algo que le dejó en claro dónde están las prioridades. “La prioridad siempre fue el colegio. Por suerte me iba bien, ponía mucha atención. Después, me podía dar el lujo de hacer otras cosas y no estudiar. Desde chico pensé que me iba a dedicar antes al tenis. Pero al final se dio increíble, pude salir con mis compañeros del colegio y estoy muy contento por todas las decisiones que he tomado”. Sin embargo, para todo tenista que sueña con ser profesional, los sacrificios se hacen desde jóvenes y el sufrimiento de “quedarse fuera” es una constante que se presenta en los teenagers. “Tampoco tuve una vida normal de adolescente porque estaba en campeonatos, no me podía acostar tarde. Los acompañaba hasta temprano y lo mejor siempre pasa después (risas), así que me lo perdía. Llegaba al colegio al día siguiente, contaban todo y me quedaba un poco afuera. Pero no se puede hacer las dos cosas. Es lo más duro que tiene esto. Uno busca que el tenis te dé todo lo que quieres para el futuro. Entonces, uno se la juega por eso y vamos por buen camino”.

nicolas_jarry63

Mientras el secundario de Jarry se desarrollaba, los asuntos laborales de su padre hicieron que la familia cambiara de aire. Key Biscayne, en Florida, Estados Unidos, fue el destino donde Jarry siguió estudiando y entrenando, en este caso, en la academia de Guillermo Cañas (ex 8° ATP). “Eran todos entrenadores argentinos (Martín “Tero” García, Juan Galarza y Nicolás Maidana) y sabían que la formación es mejor en polvo. Jugábamos en arcilla verde, que es un poco más rápida, pero arcilla al fin”, recuerda Jarry que durante aquel tiempo utilizó la doble nacionalidad (su madre nació en California y a los días se fue a Chile) para poder ausentarse a la escuela, un asunto, que por problemas de faltas, no le permitía disputar los torneos más exigentes. A la vuelta, durante su último año del secundario, volvió a Chile donde comenzó a entrenarlo su tío, el ex tenista argentino Martín Rodríguez.

10499148_500178890115559_763344563_n

“Te das cuenta que pegarle bien a la pelota le pegan todos. La diferencia no se hace pegándole bien a la bola, sino con la madurez, la mentalidad. La familia y la educación van de la mano”, dice Grinovero que también entrenó a Diego Junqueira, Carlos Berlocq y Máximo González, entre otros tanto tenistas.
10632565_1466882903578539_539447543_n
Junto a Wally Grinovero.

Otro de los lastres psicológicos con los que debe cargar Jarry es ser parte del tan ansiado recambio shileno (?). Al igual que ocurrió en Argentina con la gloriosa “Legión”, el tenis trasandino, luego de los retiros de Fernando González, Nicolás Massú y anteriormente Marcelo Ríos, cayó en un profundo pozo. Mientras tanto, el público de la raqueta sigue entusiasmado y necesita de otras estrellas. El periodismo, cercado por las ventas y la expectativa de los aficionados, encontró en el desértico camino a unos jóvenes que prometen pero que aún deben hacer sus carreras con calma.
b_08-06-Edmund-Silva-01
A la derecha de la foto, Garín y Jarry: finalista del dobles de Roland Garros Jr. 2013.

La ansiedad por conseguir un reemplazo agota a Christian Garín (campeón de Roland Garros Junior en 2013), Gonzalo Lama (21 años y 225°) y también a Nicolás Jarry. “Es muy malo. En Chile te comparan por cualquier cosa. Exageran mucho. Ganas un partido y sales en todas partes. No sé si en otro país pasa eso, pero es lamentable para nosotros que tenemos que aguantarlo. Pero es lo que nos toca y hay que estar tranquilos de no meterse tanto con eso. Seguir humilde, trabajando. Sabemos que es un largo camino y que hay que seguir, nomá”. Sobre su contacto con los referentes también opina y es contundente: “Con Fernando (González) es con el que más hablo, con Nico (Massú), por ser el capitán de Copa Davis, y con el Chino (Ríos) nunca he hablado. Soy totalmente diferente a todos ellos. A Feña tal vez un poquito menos porque es el que más fuerte le pega, pero no tengo nada que ver con ellos. Es mi vida y voy al camino que voy”.
10593410_659437844131961_693610822_n

Como bien sabemos, la cabeza del tenista es educada constantemente. Grinovero explica cómo hacen para manejar este asunto en la mente de su jugador. “Lo manejamos haciéndole entender que todas las persona son diferentes y que hay un periodismo que está necesitado. Hay gente que también vive del tenis, necesita vender y que ellos sean buenos. Sin un proceso, sin trabajo no va a haber recambio y no va a haber nada. Ellos están en una etapa de aprendizaje, todo lo que no aprendan ahora, más adelante les va a costar mucho. Nosotros insistimos en enfocarnos en el proceso. Nos interesa que ganen haciendo lo que nosotros creemos que ellos tienen que hacer para ganar en el futuro”.
10899253_641599079295998_945131730_n
En Nueva Caledonia, donde arrancó su temporada 2015, junto a Gonzalo Lama.

El futuro a Jarry no lo inquieta. Sus objetivos no son logros deportivos. Sus objetivos están en el aprendizaje. El presente es lo que le importa. La clave, según él y que va en sintonía con la visión de su equipo, está en los conocimientos que se extraen del trabajo diario y de la competencia. “Seguir mejorando. Tratar de sacar algo de cada partido, de cada entrenamiento. Irse superando de a poco. Nada de objetivos”.

SU RAQUETA DE ARO 93

Una de las particularidades del chileno está en su arma de trabajo. Como ya explicamos hace un tiempo, donde ejemplificamos con el caso de Roger Federer, la tendencia dentro del circuito a usar aros más grandes en sus raquetas sigue creciendo. De esa manera, la posibilidad de impactar en el sweet spot de la raqueta es mayor. El promedio en el circuito ronda el 98. Nicolás Jarry usa una Wilson con aro 93, una rareza dentro del tour. “Probamos raquetas y antes jugaba con una Wilson Blade 98, después Prince, con aro 95, y ahora de vuelta a Wilson. Probé la 93 y me gustó mucho, era la misma sensación que la 98 pero mide un poco menos y la cabeza es más chica”.BLD93-1

Guido Pella: camino a la recuperación

5 Nov

“Lo único que sé es que por ahora no voy a volver a jugar al tenis”, eran las palabras de Guido Pella que en mayo de este año anunciaba su retiro, un parate sin fecha de vencimiento. Después de caer en la primera ronda del Challenger de Vicenza, el tenista argentino de 24 años decidía darle un respiro a su profesión.

Pérdida de la motivación. Saturación. Las principales razones del parate que realizó el bahiense durante esta temporada. En una sincera entrevista con EfectoTenis, Pella (195°) viaja hacia aquel mes y medio donde no corrió, no trotó, no tocó una raqueta y ni siquiera una pelotita. Era un momento de reflexión en medio de un caos mental que requería una pausa en el agotador y exhaustivo mundo del tenis. Ahora, con su ranking y físico desmejorado, pero con la motivación intacta y los objetivos en claro, Pella recorre la senda de la recuperación.

20130920teniscampinas_img_161211

EfectoTenis: ¿Cómo viene la vuelta al circuito después del parate?

Guido Pella: La verdad que está costando mucho, más que nada porque el tenis se hizo muy parejo. Creo que todos los partidos son difíciles, no importa el rival que te toque. Aunque tenga un ranking mucho peor que vos, igual te puede complicar muchísimo. Eso hace un par de años no pasaba. Por lo menos es bueno que el nivel haya mejorado porque te permite competir al más alto nivel. Acostumbrarte a jugar con rivales duros sin importar si es primera, cuartos o la final.

Me está costando mucho porque el parate que hice fue largo. Realmente no hice nada, y cuando volví fue como empezar de cero. Obviamente que no estoy jugando mal pero tuve un poco de mala suerte en los dos sorteos, me ha tocado con Alejandro González dos veces, un jugador que está en su nivel más alto. Sé que estoy jugando bien, que estoy mejorando y que tengo que tener esa cuota de suerte en un cuadro donde me toque un camino más accesible y que eso me permita agarrar confianza. Sigo entrenando, sigo jugando para tener la oportunidad de volver a competir como antes.
IMG_6936

En el momento que analizabas el parate, contabas que por tu malestar te la agarrabas con tu familia y seres queridos. ¿Se analizaba la situación? ¿Qué te pasaba interiormente?

Las sensaciones que vivía dentro de la cancha me las guardaba para mí y eran pura y exclusivamente mías, no tenía nada que ver con mi familia, ni mi entrenador, ni nada. Era una falta muy grande de ganas de jugar, de entrenar, de superarme a mí mismo como hay que hacerlo para poder jugar al tenis. Llegó un momento, y creo que estuve en lo correcto, donde decidí parar de jugar. Para hacerlo a medias y no ganar un partido… y además, seguir viajando, seguir perdiendo plata. No era lo que yo quería, seguir girando en un calendario muy duro y difícil haciendo algo que no tenía todas las pilas para realizarlo.
revista Grip
Su ranking más alto fue 75°, en junio de 2013. / Ph: Revista GRIP.

En aquel momento que paraste, ¿extrañabas algo o realmente estabas decidido? ¿Pensaste en dejar definitivamente el tenis?

No pasó mucho tiempo desde que volví (N. de Ref: 3 meses) y hay muchas cosas que todavía no comprendo. Realmente volví porque me acuerdo que vino a mi casa un amigo, que es preparador físico, y me dijo que empezáramos a entrenar, pero para divertirnos. Que comenzáramos a hacer algo para descontracturar, para estar en contacto porque hacía mucho que no nos veíamos. Al entrenar con él, un día fui a jugar al tenis y me agarraron un poco de ganas. Yo sabía que si iba a volver a jugar al tenis, la vuelta no podía ser muy larga. Lo físico me iba a empezar a pasar factura y el tenis es muy difícil recuperarlo. De hecho paré un mes y medio y me parece que hubiese sido dos años. Cuesta reencontrarse con el ritmo, con la confianza, que es lo más difícil del tenis. Son muchos factores que a uno lo hacen jugar bien o jugar mal.

El nivel está tan alto que el tenis te hace pagar ese mes y medio. Empecé de a poco, con más ganas de las que tenía antes, también ayudó mucho que haya estado anotado en el ATP de Bogotá a donde fui habiendo entrenado un día y medio. Allí gané un partido y luego perdí con (Radek) Stepanek, con quien tuve muchas chances. Lo estaba haciendo descontracturadamente. Lo estaba disfrutando un poco más y me gustó.

Ahora es durísimo. Los torneos están cerrando con ranking muy alto. El ranking se me fue y eso no me permite ser preclasificado y me garantiza un jugador difícil en primera o segunda ronda. Pero soy paciente, sé que en algún momento va a volver mi tenis y voy a estar más arriba.ch_pella_576
En diciembre de 2012 fue campeón del Challenger Tour Finals celebrado en San Pablo.

De chico te había ocurrido algo similar. Aquella vez pensaste en dejar de jugar y tus viejos te insistieron para que sigas. ¿Este parate lo ves como un volver a empezar?

Aquella vez, a los 14 años, estuve a punto de dejar fue por un tema de plata. Mis viejos no me podían bancar más, era muy difícil viajar. Es una época donde uno tiene que empezar a entrenar un poco mejor, viajar a donde el nivel sea más alto y no estaba recibiendo apoyo de la Asociación Argentina de Tenis. En ese momento creí que no podía. Iba a los torneos donde había chicos que entrenaban en Buenos Aires, en Córdoba, puntos donde el tenis es más fuerte. Yo entrenaba en Bahía Blanca con mi abuelo, mi papá y no tenía a nadie para jugar. Entonces era muy difícil, daba muchas ventajas y siempre tuve claro que para hacer las cosas hay que hacerlas al 100% porque cuando uno las hace a medias es mejor no hacerlas. Veía que no estaba dando todo de mí y llegué a pensar en dejar. Pero mis viejos me dijeron que siga, que íbamos a conseguir a alguien. Después se dio lo del sponsor y pude seguir jugando. La verdad, les agradezco a mis viejos que me bancaron en aquel momento.DCIM105GOPRO
En el Challenger de Córdoba, junto a algunos de sus colegas.

Muchas veces, cuando el deportista de alto nivel se retira, le ocurre que no puede encontrar en otro lado esa adrenalina que le da la competencia. ¿Te pasó durante el parate?

Sí, claro. Es una sensación muy rara. Cuando la tenés, decís qué sensación mala; pero cuando no la tenés la extrañás. El cuerpo se acostumbra a tener esa sensación de miedo, de nudo en la panza que no sabés qué va a pasar. Si vas a ganar o vas perder. Cuando dejás el tenis, o tenes un parate, y ves que esa sensación no la tenés más empezás a extrañarla. Muchas veces la vida se hace muy monótona. Creo que eso es lo que más extrañan los deportistas: disfrutar el sufrimiento.

Después de haber tenido tus mejores momentos en el circuito, cuando llegaste a la segunda ronda de Roland Garros y más tarde continuas participaciones en ATP, ¿se valora un poco más todo después de este parate que te está haciendo tan difícil la vuelta?

Eso me lo pongo a pensar todos los días y me arrepiento de un montón de cosas que hice mal en ese momento. Eso es algo de lo que me voy a arrepentir siempre si no logro volver a estar arriba. Yo me acuerdo lugares puntuales que no disfrutaba, por ejemplo Roland Garros, o mismo cuando hice la semifinal de ATP en Düsseldorf. Siento que le podría haber sacado más provecho en el sentido del disfrute. De decir que estoy en un nivel altísimo, estoy ganando buenos partidos y que es algo que no me pasaba. También me ocurrió antes cuando tuve buenos resultados en Challenger y me tocó volver a los Futures. Ahora de vuelta con lo de querer retornar a los ATP. Muy en el interior sé que voy a volver pero uno nunca sabe porque depende de muchas cosas. Sino lo logro hacer me voy a arrepentir de muchas cosas de mi vida que podría haber hecho mejor.

Tengo mucha confianza en mí, en que voy a mejorar, en que voy a volver a estar arriba y no voy a volver a cometer los mismos errores que me hicieron no disfrutar tanto del escenario que me tocaba vivir.
roland-garros_590x395
La próxima no tenés chance, Nole”, le decía (?) Pella a Djokovic luego de caer en 2° ronda de Roland Garros 2013.

¿Está la fuerza para volver ahí?

Sí. Creo que al principio de esta vuelta me costaba mucho aceptar el hecho que tenía que luchar aún más que antes, que los partidos no se van a dar igual. Por ejemplo, ahora, rivales a los que no que podía vencer fácil, pero sí que tenía chances, ahora me están ganando. Es muy difícil lidiar con todo eso. Saber que hay que lucharla desde cero. Perder muchísimo ranking. Que la vuelta es cuesta arriba y muy grande en todo sentido: tenístico, anímico, físico y mental. Me ha costado lidiar con eso pero cada semana que pasa me estoy poniendo más fuerte y eso me va a ayudar para seguir adelante.
jjj

El peligroso mundo Future

18 Sep

“Es recontra peligroso porque a veces te acostumbrás a estar acá, a no salir. Terminás, sin darte cuenta, inmerso en este nivel que si el objetivo tuyo es jugar ATP no sirve de nada y hay que tratar de escaparle”, dice Matías O’neille, uno de los tantos tenistas que no pudieron llegar al universo de los ATP. Uno de los tantos que quedaron atrapados en el peligroso mundo Future.DCIM105GOPRO

Cuando Matías O’neille, actualmente de 36 años, se dio cuenta que sus aspiraciones por llegar al mundo de los ATP nunca iban a materializarse a causa de las lesiones, otro camino comenzó. El trayecto que debía recorrer el “Mudo”, como lo llamaban de jovencito por ser introvertido, estaba enmarcado por la supervivencia. Vivir hay que vivir, y lo que ellos saben hacer es jugar al tenis. Allí es cuando otro “micromundo” de este deporte aparece y es el de los interclubes y torneos por plata europeos. “Llega un momento que no te queda otra que ir día a día, paso a paso, comenzás a buscar objetivos por otro lado, variás un poquito el enfoque que le das a todo y seguís adelante porque no queda otra. Yo lo hice por el lado de los interclubes y en cierta manera pude ser feliz con eso. Asumo esa parte de mi carrera como una enseñanza de vida y trato de volcarla ahora que estoy del otro lado”, le dice a EfectoTenis O’neille (416° ATP en 2000), que actualmente trabaja como entrenador en el Liceo Naval, conformando la Academia Monachesi & Hood Tenis.
IMG_6378
O’neille durante el Future de Villa del Dique.

Antes, mucho antes de su paso por los interclubes en Austria, Francia, República Checa y Alemania sumado a los cinco meses en Europa jugando torneos por plata, sus sueños no estaban en los Futures, interclubes o los torneos por guita. La frustración que conlleva el incumplimiento de objetivos planteados durante toda una vida es complicado de digerir. “Es difícil. Sinceramente cuando uno arranca a jugar al tenis empezás soñando. Y cuando empezas soñando, empezas soñando a lo grande. No con jugar ésto. No porque tenga algo de malo, pero esto, en los sueños, es solamente el primer paso”, aclara O’neille sobre los Future, el nivel donde se encuentra su pupilo, Federico Coria.
1930596_31834933831_7503_n
O’neille y su revés cuando jugaba los interclubes alemanes. / Ph: fb M. O’Neille.

Trasladándonos a la actualidad de los Future argentinos, la disparidad entre los tenistas que pujan por ingresar o afirmarse en el primer escalón del profesionalismo con aquellos que tienen el nivel pero no el ranking o dinero para pegar el salto a los Challenger, es muy grande. Por ejemplo, en el Future de Villa del Dique, los tres primeros preclasificados, Nicolás Kicker, Federico Coria y Gabriel Hidalgo, alcanzaron las semifinales perdiendo poquísima cantidad de games. Kicker, en sus primeros tres partidos relegó tan solo 10 games, Hidalgo 8, mientras que Coria 13. El nivel para pegar el salto hacia el siguiente escalón del circuito parece estar, pero quedarse allí no es recomendable.  Los efectos que puede causar el estancamiento en este nivel son: la pérdida de la motivación, del nivel, el emparejamiento con el resto. Además, empiezan a generarse miedos.
IMG_6330

“En realidad, ya tengo el miedo porque tengo 22 y siento que hace bastante que estoy acá y me quiero ir. Me quiero ir. Te juega un poco en la cabeza la ansiedad de no volver más porque una vez que conoces el otro nivel es totalmente distinto. Es todo tan lindo, no es que acá sea feo, pero allá tenés todo como para sentirte bien y es difícil volver al Future después de conocer el nivel Challenger. La verdad que no te dan ganas de volver, pero lo importante es mantener la humildad de trabajo y seguir enfocándose en lo que tiene que hacer cada uno para salir de acá lo más rápido posible”, le comenta a EfectoTenis Federico Coria, hermano de Guillermo y actual 392° del ranking.IMG_6135

Muchas veces, la diferencia entre los jugadores del “tenis pobre” -como ellos mismo catalogan al mundo Future– es tan grande que con un “poquito” y apenas pasando la bola del otro lado de la red, los partidos se ganan. “Tratar de jugar con una idea, de ser protagonista y no de pasar la pelota. Hay muchos partidos que metiendo varias bolas podés ganarlos, pero después, en el nivel Challenger, va a costar muchísimo más. En mi caso, lo que me dicen es que trate de pasar estos partidos que son, no quiero decir la palabra “accesibles”, pero que tenés un poco más de chances, siendo protagonista y jugando a lo que entreno”, agrega Coria, de 22 años y dueño de tres títulos Future.IMG_6376
Otro ambiente donde también gana Coria (?).

Sobre este nivel que conforma el primer paso en la carrera del jugador, a la larga, y si no se lo supera, termina siendo perjudicial para la salud tenística y es algo a lo que hay que escaparle. “¿Cómo escaparle? Siendo lo más profesional posible, no cayendo en la idea de solamente pasarla bien. Me refiero fuera de la cancha: vamos a comer un asado, vamos a jugar un fulbito. No, hay muchas cosas que hacer antes de dedicarle tiempo a eso y que si las haces bien no te queda mucho más para pavear”, aconseja O’neill quien también trabajó con Jorgelina Cravero, Guido Andreozzi, Agustín Velloti y Andrea Collarini.

IMG_6377
Junto a Federico Coria, a quien acompañó durante las últimas semanas.

“Está bueno para aprender a competir pero creo que hay que salir rápido de estos torneos…. como que te tiran para abajo”, le dice Joaquín Monteferrario (754°) a EfectoTenis refiriéndose a los Future, etapa que atraviesa hace algunos años. “Lo principal es nunca perder las esperanzas. Siempre hay que mantener el sueño, renovar los sueños también, y hay que seguir, no caerse. Este es un deporte de perdedores donde todas las semanas, de 32 jugadores gana uno solos”, aclara Monteferrario, de 29 años, sin sponsors y quien también juega interclubes en Italia.
bicho
La derecha de Monteferrario. / Ph: hoytenis.com

“Lo que más queremos todos es salir, jugar Challenger que son otra cosa”, le dice a EfectoTenis Gabriel Hidalgo, 485° del ranking. Federico Coria también coincide con su compañero de circuito y aclara las diferencias entre estos dos escalones: “Ballboys, bolas nuevas para entrenar, canchas para vos solo, la mayoría de las veces tenes agua o “Gatorade” (¿puedo decirlo?) gratis, la calidad de los entrenamientos es totalmente distinta, varios árbitros y el hotel, que si entrás al main draw te dan cinco noches para vos y tu entrenador o acompañante. Son muchas cosas que cambian además de los puntos y la plata”. Estos pequeños placeres, que si no te los cubren son gastos, a Hidalgo lo hace sentir un profesional: “Es diferente. Vas a hoteles, te dan toalla, te dan todo y eso es muy lindo. Te tratan como un profesional. Te sentís un rey”.995733_529977480413827_85416419_n
Hidalgo durante la última edición del Challenger de Buenos Aires donde perdió luego de pasar la qualy. / Ph: ETQNV.

OTROS HORIZONTES

Para los más “viejitos”, es decir, los pasados veinteañeros, que andan dando vueltas por los Future, la ilusión de alcanzar el nivel ATP ya se fue hace unos años. Entonces ¿por qué seguir jugando estos torneos que entregan poco dinero? El motivo radica en mantener un ranking que les permita jugar los interclubes europeos, competencia muy significativa en lo económico.  “Hay muchos chicos que cuando están en Argentina juegan estos torneos como una especie de entrenamiento que los ayuda a mantener un ranking, que los ayuda a mantener sus interclubes afuera. Nada más que para eso”, aclara O’neille, un experimentado en la materia.

interclubes alemanes
O’neille, durante un interclub alemán, con la camiseta de Mascheran0 y ojotas. Buen look (?). / Ph: fb M. O’neille.