Tag Archives: hijo

Emilio Gómez: un camino diferente al de su padre

18 Ene

Su parecido es irrefutable. El trazo de su rostro, los pequeños ojos claros  y su imponente porte físico delatan el parentesco. El ecuatoriano Emilio Gómez, hijo de Andrés, campeón de Roland Garros en  1990, ex 4 del mundo en singles y 1 en dobles, a los 22 años recién está dando sus primeros pasos en el circuito profesional. Lejos de emular el recorrido de su padre, Emilio está “forjando su propio camino”. Sus inmaduros errores de juventud, el  hambre de gloria, su paso por la Universidad del Sur de California, la importancia de la Copa Davis y la constante comparación con su padre son los principales aspectos que fueron definiendo la personalidad de este sudamericano que lucha por incrustar su nombre en los principales torneos del mundo.

IMG_1180

En 2009, y con solo 17 años, Emilio Gómez ganaba su primer torneo profesional, un Future en Ecuador. Éste triunfo, sumado a ser el hijo de “La zurda de oro”, ilusionaba al mundillo del tenis ecuatoriano. Sin embargo, las malas decisiones y la inmadurez propia de la juventud demoraron su explosión tenística. “Esto comenzó cuando empecé a jugar en Juniors. Ese año (2009) me fue muy mal en la COSAT y también en la gira europea. Fueron parte de un proceso que pensé que iba a ser un poco más fructífero en cuanto a resultados, pero no fue bueno”, dice Emilio quien alcanzó la posición 54 del ranking junior de la ITF. “De repente me encontré en una semana buena donde terminé ganando el Future. Con lo pequeño y poco maduro que era, lo tomé muy mal. No tenía un entrenador fijo, ni cosas programadas para después. Cogí un ranking bueno para poder jugar los cuadros principales de los Futuros, y ese mismo año no jugué mucho”. En junio de 2010 viajó a Brasil para realizar una gira de cinco torneos Futures. Para trasladarse de uno a otro debía “coger un bus súper largo”, lo cual lo estresó y lo hizo terminar de explotar. “Me quiero tomar un descanso en cuanto al tenis profesional”, fueron las palabras de Emilio Gómez que ya tenía en mente el cambio de aire: su paso a la Universidad del Sur de California (USC).emilio y andrés
Padre e hijo. Drives parecidos pero uno zurdo y otro derecho.

“Luego de esa gira regresé a Ecuador y le dije a mis papás que era el momento. Yo me podría haber ido a la universidad en enero de ese año, y quizás por eso me atrasé un poco”, comenta en tono de reproche el 305° del mundo. “Fue un proceso muy bueno, muy tranquilo, y duro a la vez por todo lo que significaba la universidad: allí tienes que estudiar y jugar tenis. Obviamente no quedan atrás las fiestas, son parte de la universidad, parte de una vida muy distinta a la que se vive en el tenis”, explica el ecuatoriano quien estuvo tres temporadas en la USC.IMG_1193

Emilio Gómez no es mezquino con las palabras. Habla relajado, sin apuros y tampoco escatima en detalles. Con respecto a su paso por el college (camino que muchos estadounidenses y centroamericanos eligen), donde estudiaba Economía, resalta: “Es un nivel de estrés mucho más alto de los que algunos piensan. Sí, muchos dicen, vas a ir a la universidad, vas a jugar tenis, vas a ir de fiesta. Pero nosotros también teníamos las ganas de ser jugadores de tenis profesional y sabíamos lo que iba a costar salir de ahí”.

copa-davis1
Durante los festejos luego de vencer a Chile.

Lavar la ropa, tener que estudiar, dejar de jugar al tenis para seguir y seguir estudiando fueron nuevas responsabilidades con las que Emilio se topó y debió resolverlas. Pequeñas cosas que implantaron una semilla dentro de él. Un sentimiento que hasta ese momento nunca había experimentado: el hambre de triunfo. ”Me acuerdo que tuve un primer semestre muy duro, un bajón muy grande, donde me deprimía y sentía que tenía que estar en el circuito. Eso a la vez me ayudó. Me ayudó a extrañar lo que era el circuito, y a ganar ese hambre que necesitaba y que no tenía antes. Dentro de mí crecían unas ganas muy grandes de querer salir lo más rápido posible para jugar en el tour”.

emilio indian wells rafa pico
Junto a Nadal y Mónaco en Indian Wells.

Su reencuentro con el profesionalismo (exceptuando algún que otro torneo) ocurrió a mediados de 2013 donde finalmente abandonó el college. El empujón que lo insertó definitivamente en la “selva” se lo dio sus participaciones en la Copa Davis, en las series frente a Perú y Chile donde consiguió dos buenas victorias (ante Duilio Beretta y Christian Garín) que instalaron a Ecuador en el repechaje por el ingreso al Grupo Mundial. “Frente a Beretta, siendo mi primer match de Copa Davis, salí de la cancha y lloraba como un niño de dos años. No lo podía creer. No sabía si lo iba a vivir estando en la universidad y tuve la suerte de hacerlo. Fue muy importante para mi proceso, lo aceleró un poquito más. Frente a Chile terminé de decidir que era lo que quería”, dice el pupilo de dos importantes entrenadores: Martín Rodríguez y Wally Grinovero.
emilio
Emilio y su primer triunfo ATP, en Bogotá y sobre cancha dura.

La temporada pasada, desde julio en adelante, Emilio consiguió dos títulos a nivel Future, una semifinal y tres cuartos de final en Challengers. Además, su primera victoria ATP, luego de superar la clasificación en Bogotá, Colombia.

En contraste con su padre, y separándose de las incesantes comparaciones, Emilio expresa que cuando entró a la universidad sabía que “estaba forjando mi propio camino, uno totalmente distinto al que tomó mi papá. Cada vez que me preguntan si es una presión, ahora ya no lo es. Es más, es una motivación, y algo muy difícil de alcanzar”. Sobre la insistencia del periodismo acerca de este tópico manifiesta entre risas: “La prensa siempre intenta buscar algo nuevo.  Voy a esperar hasta se aburran de escuchar mis mismas respuestas”.

gomez_titu
Andrés Gómez y su aporte a la historia grande del tenis.

TENIS ECUATORIANO

En agosto de 2013, Nicolás Lapentti, ex número 6 del ranking mundial, fue ratificado como presidente de la Federación Ecuatoriana de Tenis, cargo que ocupará hasta 2017. “No lo vemos como un presidente sino como un jugador más dentro del equipo”, enuncia Gómez.

lapentti
Lapentti y el equipo ecuatoriano de Copa Davis.

Por otro lado, Emilio expone su parecer acerca de la situación de los jóvenes tenistas ecuatorianos: “En cuanto a los más jóvenes falta mucho. No hay un nombre grande dentro de los Juniors. A los chicos en Ecuador, en la academia donde me crie, le faltan muchas ganas, ese hambre que necesitan para hacer las cosas bien. Eso se gana saliendo, jugando, sufriendo. Quedándote en Guayaquil todo el día, en tu casa, donde te dan todo, es difícil. Es una etapa de transición y se necesitan jugadores que tengan esas ganas que hacen mucha falta”.

Anuncios

Gilles Simon: el pequeño Poussin

15 Ene

Sala de jugadores. Gilles Simon acaba de culminar su debut en la Copa Argentina de Tenis frente al local Carlos Berlocq. Simon ganó hace instantes y todavía se lo ve agitado. Sin su remera se mueve por todo el salón que todavía está un poco revoltoso por las intensas lluvias de los días anteriores. Como si fuese una rutina que realiza cada vez que termina un partido, el francés comienza a elongar cada uno de sus músculos. Se sienta y se toma un respiro. En ese preciso instante, dos chicos aparecen con las super pelotas de tenis que utilizan para que sus ídolos dejen su autógrafo. Estos dos, acompañado por probablemente su padre, le piden una firma. Gilles los desconcierta diciéndoles: “Espérenme seis segundos”. En eso, Simon levanta una de sus flaquísimas piernas y comienza a estirar los glúteos, mientras cuenta: “one, two, three, four, five , six”, y exclama “¡Yes!”, pegando un salto para dejar su autógrafo y sacarse una foto con los niños.

Son casi las 12 de la noche, y a pesar de la fecha -7 de diciembre- está fresco. Por eso, el actual 16 del mundo se prueba un buzo que distingue los colores de su país, azul y rojo. Un organizador del torneo de dirige al jugador informándole que el auto lo espera afuera. Con una mirada y una sonrisa distingue a Vivítenis y dice: “Solo cuatro preguntas”.

simon

Su mejor participación en un torneo de Grand Slam fue el arribar a los Cuartos de Final del Australian Open 2009. A nivel Masters 1000, final de Paris en 2008 en la cual perdió frente a Andy Murray.

Gilles también es conocido como Poussin, que significa “pollito” en francés. Este apodo tiene una historia, y esta se remonta a su niñez. Durante aquella etapa de su vida, Simon (actualmente mide 1,83) era muy pequeño con respecto a los otros niños de su misma edad. Por este razón, su fanatismo por el estadounidense Michael Chang, dueño de una minúscula contextura física. “Había muchos jugadores y él jugaba de manera inteligente. Realmente disfrutaba de ver cómo Chang era capaz de encontrar soluciones en la cancha. Yo tenía que hacer lo mismo que él, ganarle a jugadores más fuertes y más altos que yo. Por lo tanto, me reconocía en él y sabía que era posible llegar al mejor nivel”, comentó el ex número 6 del mundo con una sonrisa que parecía evidenciar un traslado mental a aquellas épocas.
michael-chang-c
Michael Chang levantando a los 17 años su único título de Grand Slam, Roland Garros 1989.

US Open 2010. El francés acababa de ganar un durísimo partido de segunda ronda frente al alemán  Philipp Kohlschreiber en cinco durísimos sets. En tercera ronda jugaría con Rafael Nadal, un conocido rival para él. Sin embargo, él lugar donde quería estar no era Flushing Meadows, sino Paris, junto a su esposa Carline Lauret y su hijo recién nacido Timothée Simon. “Mi vida cambió mucho. Es un enorme y lindo cambio. Tuve que organizarme bastante más para que él me pueda ver, y al mismo tiempo, esté con su madre. Es algo que uno tiene que manejar, pero no lo podes hacer por tu cuenta. Por suerte, mi esposa estaba para ayudarme y ella es fantástica”, agregó el tenista de 28 años.

Gilles Simon With His Wife Carine Lauret and Baby Pic 2012 01

La entrevista continúa de pie. El organizador del torneo lo apura a Gilles para repetirle que el Peugeot que tiene una calcomanía con su nombre lo está esperando. Con tranquilidad y un inglés un tanto cerrado, el francés sigue respondiendo pacientemente. “Yo siempre tuve coach como muchos jugadores. Realmente sentía que era momento de estar sólo para saber qué era lo que quería hacer en la cancha, y jugar a mi manera”, es la razón que da Poussin sobre su decisión de no tener más entrenador. Thierry Tulasne, su coach de “toda la vida”, compartía equipo con Simon desde 2007. En septiembre de 2012, el oriundo de Niza decidió terminar con el vínculo:Siempre es diferente cuando trabajas con alguien porque están tus ideas y también las del entrenador, y se tienen que combinar. Quería hacerlo simple: salir con mis opiniones en la cancha, ganar o perder, y así es como puedo mejorar”.tulasne_simon_0
Thierry Tulasne fue ganador de cinco títulos y llego a ser Top 10 en 1986.

En 2010, Novak Djokovic tomaría un impulso trascendental en su carrera. Serbia le ganaría la final de Copa Davis a Francia, en Belgrado. En aquella serie, el actual número uno del mundo conseguiría el primer punto de su equipo superando al mismísimo Gilles. El quinto y decisivo partido de la final sería disputado por Simon y Tipsarevic. Finalmente, y tras un cambio de último momento, ambos jugadores serían suplantados por Michael Llodra y Viktor Troicki, respectivamente. “Todos sueñan con jugar el último partido y tratar de ganarlo, y decir, conseguí la Copa Davis y estuve en la cancha. Pero en el momento, estando ahí, no sabes si vas a ganar y no querés estar con el que finalmente pierde, porque es muy difícil”. La historia es conocida, Serbia obtendría su primera Copa Davis y al año siguiente Djokovic se quedaría con tres de los cuatro títulos de Grand Slam. “Fue terrible para mí y para todos los franceses. Me hubiese gustado haber ayudado más a mi equipo mejor de lo que lo hice. Después tienes que olvidarlo. Fue una buena oportunidad para ganarla pero tenemos que trabajar para poder conseguirla”, concluyó mientras cargaba sus petates para dirigirse al coche que hacía rato que lo esperaba. Mientras caminaba por la tierra húmeda mezclada con aserrín – que buscaba absorber la humedad del suelo deteriorado por las lluvias -, el francés con mucha educación y simpatía se despediría con un simple saludo: “Nos vemos mañana”.

equipo french

OBJETIVOS PARA EL 2013: “Estar menos lesionado que este año. Creo que mejoré mucho en mi juego, pero es difícil tener una buena razón cuando te lesionas cada tres semanas. Realmente, tengo que buscar un verdadero motivo para disputar la temporada completa y mejorar en el ranking”.

LA FOTO

Marc Gicquel
¡Epa! Actividad en el gimnasio junto a Marc Gicquel