Tag Archives: historias

Había una vez en Villa María…

9 May

En el Sport Social Club de Villa María, los resultados y los campeones ya están. Por el lado de las chicas, el Women’s Circuit que repartió 10.000 dólares en premios quedó en manos de la chilena Fernanda Brito, que superó a la juvenil argentina Julieta Estable. En la rama masculina, el cordobés Franco Agamenone consiguió el primer título profesional de su carrera al vencer a Hernán Casanova. Sin embargo, más allá de los resultados, las historias que sucedieron en la localidad cordobesa son las que perdurarán en la memoria de EfectoTenis. Cinco historias propias del primer escalón del profesionalismo, un mundo lleno de técnicas para ahorrar dinero. Un universo repleto de particularidades que hacen honor al denominado “tenis pobre”. 

IMG_9551

EL COACH QUE VOLVIÓ A SER TENISTA POR UN RATO

Después de cinco años desde su retiro, Germán Gaich, ex jugador y actual coach de Eduardo Schwank, volvió a sentirse tenista. Paradójicamente, entrenador y pupilo eligieron el mismo torneo para su vuelta. En el caso de Schwank, quien hace poco menos de un año sufrió múltiples fracturas mientras andaba en bicicleta en Suiza, durante el torneo de Gstaad, la vuelta fue después de diez meses. Para Gaich volver a jugar es algo pasajero. Él dejó de ser profesional hace media década. En Villa María, ciudad de donde es oriundo, el ex tenista de 28 años probó suerte en la clasificación del Future celebrado en el Sport Social Club, institución donde aún da clases. Allí, el “jubilado” pasó la qualy.

IMG_9518
Su mejor ranking fue 740° ATP, en 2009.

“Cada vez que el torneo se realizaba acá me tocaba estar de viaje o trabajando fuera de casa. Este año me tocó en Villa María, así que saqué la raqueta y me divertí un poco”, relata Gaich, quien tuvo que pagar los sesenta dólares del  IPIN (número de identificación ante la ITF, una especie de DNI del tenis), requisito indispensable para jugar un torneo profesional.

“Entrenado para jugar, no. Uno siempre está en la cancha, con los chicos, pero estaba totalmente fuera de ritmo. Físicamente mal, pero anduve mejor de lo que creía”, señala Gaich, que en la clasificación venció a Agustín Ozcoidi, Mauricio Pérez Mota y, en la última ronda de la fase previa, a Gonzalo Lavaselli. Tres partidos en tres días. Todo ésto cinco años después de su retiro. Le dolían hasta las muelas (?).

IMG_9506
Schwank, bajo la mirada de Gaich.

El martes, una vez en el cuadro principal del Future de Villa María, Gaich sintió el trajín de varios partidos en el desacostumbrado lomo. “En primera ronda venía jugando muy bien hasta el 5-3 donde tuve set point. Se me escaparon un par de bolas. El físico venía muy tocado durante esos días. Se me fue 7-6 y para el segundo quedaba poco resto. Seguí luchando pero sin intensidad”, manifiesta sobre el match que perdió ante Gustavo Vellbach por 7-6 y 6-2.

“Terminaba el partido y me internaba en la sala de kinesiología. Una hora mínimo. Ni en la época de jugador hacía eso. Acá me dolía todo. Todo, todo. Espalda, brazos, piernas. Me acostaba a dormir a las nueve de la noche, algo que no realizaba hace más de diez años”, describe con humor el cordobés.

IMG_20140621_090404

“Es raro, pero es lindo. Para nosotros, los ex jugadores, esos momentos de adrenalina, de sentir esa presión de la competencia, es lo que se extraña un poquito. Se disfrutó y sufrió. Por más que ya estaba  relajado y uno lo juega para divertirse, en ese momento, no querés perder”, le comenta a EfectoTenis el ex entrenador del bellvillense Pedro Cachin.

“Uno sigue ligado al tenis y ahora estoy en la etapa de entrenador. La adrenalina está. Fuera de la cancha. No es la misma, pero se sufre. Muchas veces terminan los partidos de los chicos que estoy entrenando y termino cansado como si hubiese jugado”, cierra Gaich, que en su Villa María jugó un rato a ser tenista.

983959_10151859220195116_1983392108_n

ANA GOBBI, ENCORDAR RAQUETAS PARA GANARSE UNOS PESOS

“Llevo la máquina a los torneos. De paso, ya que me encuerdo mis raquetas porque sino me sale muy caro, también les encuerdo a otras chicas. A las que me pidan. Les cobro menos de lo que sale en el torneo”, dice con simpleza Ana Victoria Gobbi, tenista argentina de 18 años que consiguió fabricarse su “changuita” durante los torneos. El objetivo conseguir dinero para solventar la carísima carrera.

1461790_10202198878236223_702159269_n

“Hace dos años me compré la máquina. Arranqué sola. Hacía cualquier cosa. La primera vez, la raqueta quedó con dos cuerdas menos, un desastre. Después, en un torneo, me enseñó una chica y de los errores fui aprendiendo”, comenta Gobbi, campeona de dobles en Villa María.

“Como acá sale caro, ellas me dicen, ‘che, ¿me encordás?’ Yo les cobro la mitad o menos. Les conviene a ellas y también a mí”, señala la comerciante tenista que vio el nicho donde podía sacar provecho. Agarrate Luis Pianelli (?).

MARIANA DIAZ OLIVA Y SUS CHICAS APUESTAN POR EUROPA

Una de las misiones imposibles con la cual convive el tenis femenino sudamericano es realizar una gira sin interrupciones. Hasta ahora, el Women’s Circuit celebrado en Villa María fue el segundo del año, y no hay otro dentro del calendario ITF 2015. ¿Qué hacen las chicas entonces? La respuesta está en quién tiene la billetera más gorda.

Algunas deciden jugar los torneos Haciendo Tenis (no otorga puntos WTA), donde ganan algo de dinero y sobre todo no pierden el ritmo de competencia. Otras apuestan a Brasil, la gran potencia de la región. Y las últimas, obviamente en menor cantidad, rompen el chanchito, sacan la chequera, levantan el colchón (?) y viajan hacia el Viejo Continente.

IMG_5171
Farfán, Díaz Oliva y Estable.

Mariana Díaz Oliva, ex jugadora y actualmente entrenadora en Banco Nación, club ubicado en Vicente López, es una de las formadoras que apuesta por el futuro de las jóvenes tenistas argentinas. Díaz Oliva -42° WTA en 2001- entrena a Julieta “Tita” Estable (15° ITF), Ailén Crespo Azconzabal, Daniel Farfán y la encordadora (?) Ana Victoria Gobbi. Éste jueves, el grupito viaja a Europa donde disputarán algunos torneos en Croacia, Serbia y Rumania, países más baratos para la supervivencia.

Principalmente, la bonaerense de 39 años cree que sus jugadoras deben tener la chance de probar. La oportunidad de ver si se aguantan tres meses de gira. La ocasión de mejorar. “Es una gira para ganar experiencia y hacerse fuerte”, señala Díaz Oliva que charló largo y tendido con EfectoTenis.

http://www.ivoox.com/player_ek_4469172_2_1.html?data=lZmjm5abdo6ZmKiakpeJd6Klk5KSmaiRdo6ZmKiakpKJe6ShkZKSmaiRkcLmysbbw5CorcLujLTZy9vFcYarpJKyyMrHuNDIxtPW1ZKJe6ShlQ%3D%3D&

Mariana-raqueta-sigue-extension-brazo_ZONIMA20111206_0080_11
Ph: Clarin Vicente López.

PEPE LORCA, COACH Y RETRATISTA

Si decimos que en el mundo Future hay de todo, créanlo. Es así. En el restaurant del Sport Social Club de Villa María, el coach de la Academia de Parque Norte, “Pepe” Lorca, dibuja. Pepe no ilustra cualquier cosa. En la mesa donde hace un rato unos desvencijados viejitos conversaron fervientemente del Superclásico del fútbol argentino, Lorca le hace honor a su otra profesión, la arquitectura.

IMG_9561
Juan Ignacio Ameal.

El actual coach de Juan Ignacio Ameal, Mariano Kestelboim, Valentino Caratini, entre otros, trasladó los diseños de coches, muebles y casas que hacía como arquitecto para hacer retratos de tenistas. Un pasatiempo que lo distrae en las giras.

IMG_9562
Tita Estable.

“El primero que se parecía un poco fue uno que hice de Cortázar”, confiesa Lorca, quien anteriormente realizó 200 fallidas caras de la revista “Cosmopolitan”. Y agregaba: “Si puedo enseñar tenis, también puedo aprender a dibujar retratos”.

IMG_9566
El retrato de la brasileña Carolina Alves Meligeni.

FINALISTA CON SOLO UNA RAQUETA

Hernán Casanova, uno de los finalistas del Future de Villa María, definitivamente debe tener un record para agregar al libro de los Guinness: llegar a la final de un torneo profesional usando tan solo una raqueta. Lo más llamativo –o no, pensando que son Futures, es decir, el “tenis pobre”- es que no lo hizo por elección, por cábala, sino porque era la única que tenía.

IMG_9560
Casanova y su única raqueta.

“Vengo de jugar en Chile y tenía una raqueta. Va, tenía tres, pero solo una bien, las otras estaban viejas, vencidas porque ya las tenía hace tres años. Volví de allá y me iban a dar una nueva, pero no tenían (usa una medida más corta que la convencional). Un amigo me prestó una, pero era dos modelos anteriores. La otra estaba arreglada”, le dice a EfectoTenis “Herni”, de 21 años, quien por dentro debe rezar diez Ave María y quince Padre Nuestro para que no se le corte el encordado (?).

DCIM105GOPRO

Agamenone y Casanova, luego de disputar la final del singles.

Además, el rebusque de Casanova es admirable. Las raquetas “se las dá” Babolat; la ropa, una amiga de su madre que trabaja en la firma deportiva Topper  y de vez en cuando le saca alguna que otra pilcha. Mientras que los viajes los cubren “mamá, papá, la familia”. Así y todo fue finalista del Future de Villa María. Ganas.

Anuncios

El peligroso mundo Future

18 Sep

“Es recontra peligroso porque a veces te acostumbrás a estar acá, a no salir. Terminás, sin darte cuenta, inmerso en este nivel que si el objetivo tuyo es jugar ATP no sirve de nada y hay que tratar de escaparle”, dice Matías O’neille, uno de los tantos tenistas que no pudieron llegar al universo de los ATP. Uno de los tantos que quedaron atrapados en el peligroso mundo Future.DCIM105GOPRO

Cuando Matías O’neille, actualmente de 36 años, se dio cuenta que sus aspiraciones por llegar al mundo de los ATP nunca iban a materializarse a causa de las lesiones, otro camino comenzó. El trayecto que debía recorrer el “Mudo”, como lo llamaban de jovencito por ser introvertido, estaba enmarcado por la supervivencia. Vivir hay que vivir, y lo que ellos saben hacer es jugar al tenis. Allí es cuando otro “micromundo” de este deporte aparece y es el de los interclubes y torneos por plata europeos. “Llega un momento que no te queda otra que ir día a día, paso a paso, comenzás a buscar objetivos por otro lado, variás un poquito el enfoque que le das a todo y seguís adelante porque no queda otra. Yo lo hice por el lado de los interclubes y en cierta manera pude ser feliz con eso. Asumo esa parte de mi carrera como una enseñanza de vida y trato de volcarla ahora que estoy del otro lado”, le dice a EfectoTenis O’neille (416° ATP en 2000), que actualmente trabaja como entrenador en el Liceo Naval, conformando la Academia Monachesi & Hood Tenis.
IMG_6378
O’neille durante el Future de Villa del Dique.

Antes, mucho antes de su paso por los interclubes en Austria, Francia, República Checa y Alemania sumado a los cinco meses en Europa jugando torneos por plata, sus sueños no estaban en los Futures, interclubes o los torneos por guita. La frustración que conlleva el incumplimiento de objetivos planteados durante toda una vida es complicado de digerir. “Es difícil. Sinceramente cuando uno arranca a jugar al tenis empezás soñando. Y cuando empezas soñando, empezas soñando a lo grande. No con jugar ésto. No porque tenga algo de malo, pero esto, en los sueños, es solamente el primer paso”, aclara O’neille sobre los Future, el nivel donde se encuentra su pupilo, Federico Coria.
1930596_31834933831_7503_n
O’neille y su revés cuando jugaba los interclubes alemanes. / Ph: fb M. O’Neille.

Trasladándonos a la actualidad de los Future argentinos, la disparidad entre los tenistas que pujan por ingresar o afirmarse en el primer escalón del profesionalismo con aquellos que tienen el nivel pero no el ranking o dinero para pegar el salto a los Challenger, es muy grande. Por ejemplo, en el Future de Villa del Dique, los tres primeros preclasificados, Nicolás Kicker, Federico Coria y Gabriel Hidalgo, alcanzaron las semifinales perdiendo poquísima cantidad de games. Kicker, en sus primeros tres partidos relegó tan solo 10 games, Hidalgo 8, mientras que Coria 13. El nivel para pegar el salto hacia el siguiente escalón del circuito parece estar, pero quedarse allí no es recomendable.  Los efectos que puede causar el estancamiento en este nivel son: la pérdida de la motivación, del nivel, el emparejamiento con el resto. Además, empiezan a generarse miedos.
IMG_6330

“En realidad, ya tengo el miedo porque tengo 22 y siento que hace bastante que estoy acá y me quiero ir. Me quiero ir. Te juega un poco en la cabeza la ansiedad de no volver más porque una vez que conoces el otro nivel es totalmente distinto. Es todo tan lindo, no es que acá sea feo, pero allá tenés todo como para sentirte bien y es difícil volver al Future después de conocer el nivel Challenger. La verdad que no te dan ganas de volver, pero lo importante es mantener la humildad de trabajo y seguir enfocándose en lo que tiene que hacer cada uno para salir de acá lo más rápido posible”, le comenta a EfectoTenis Federico Coria, hermano de Guillermo y actual 392° del ranking.IMG_6135

Muchas veces, la diferencia entre los jugadores del “tenis pobre” -como ellos mismo catalogan al mundo Future– es tan grande que con un “poquito” y apenas pasando la bola del otro lado de la red, los partidos se ganan. “Tratar de jugar con una idea, de ser protagonista y no de pasar la pelota. Hay muchos partidos que metiendo varias bolas podés ganarlos, pero después, en el nivel Challenger, va a costar muchísimo más. En mi caso, lo que me dicen es que trate de pasar estos partidos que son, no quiero decir la palabra “accesibles”, pero que tenés un poco más de chances, siendo protagonista y jugando a lo que entreno”, agrega Coria, de 22 años y dueño de tres títulos Future.IMG_6376
Otro ambiente donde también gana Coria (?).

Sobre este nivel que conforma el primer paso en la carrera del jugador, a la larga, y si no se lo supera, termina siendo perjudicial para la salud tenística y es algo a lo que hay que escaparle. “¿Cómo escaparle? Siendo lo más profesional posible, no cayendo en la idea de solamente pasarla bien. Me refiero fuera de la cancha: vamos a comer un asado, vamos a jugar un fulbito. No, hay muchas cosas que hacer antes de dedicarle tiempo a eso y que si las haces bien no te queda mucho más para pavear”, aconseja O’neill quien también trabajó con Jorgelina Cravero, Guido Andreozzi, Agustín Velloti y Andrea Collarini.

IMG_6377
Junto a Federico Coria, a quien acompañó durante las últimas semanas.

“Está bueno para aprender a competir pero creo que hay que salir rápido de estos torneos…. como que te tiran para abajo”, le dice Joaquín Monteferrario (754°) a EfectoTenis refiriéndose a los Future, etapa que atraviesa hace algunos años. “Lo principal es nunca perder las esperanzas. Siempre hay que mantener el sueño, renovar los sueños también, y hay que seguir, no caerse. Este es un deporte de perdedores donde todas las semanas, de 32 jugadores gana uno solos”, aclara Monteferrario, de 29 años, sin sponsors y quien también juega interclubes en Italia.
bicho
La derecha de Monteferrario. / Ph: hoytenis.com

“Lo que más queremos todos es salir, jugar Challenger que son otra cosa”, le dice a EfectoTenis Gabriel Hidalgo, 485° del ranking. Federico Coria también coincide con su compañero de circuito y aclara las diferencias entre estos dos escalones: “Ballboys, bolas nuevas para entrenar, canchas para vos solo, la mayoría de las veces tenes agua o “Gatorade” (¿puedo decirlo?) gratis, la calidad de los entrenamientos es totalmente distinta, varios árbitros y el hotel, que si entrás al main draw te dan cinco noches para vos y tu entrenador o acompañante. Son muchas cosas que cambian además de los puntos y la plata”. Estos pequeños placeres, que si no te los cubren son gastos, a Hidalgo lo hace sentir un profesional: “Es diferente. Vas a hoteles, te dan toalla, te dan todo y eso es muy lindo. Te tratan como un profesional. Te sentís un rey”.995733_529977480413827_85416419_n
Hidalgo durante la última edición del Challenger de Buenos Aires donde perdió luego de pasar la qualy. / Ph: ETQNV.

OTROS HORIZONTES

Para los más “viejitos”, es decir, los pasados veinteañeros, que andan dando vueltas por los Future, la ilusión de alcanzar el nivel ATP ya se fue hace unos años. Entonces ¿por qué seguir jugando estos torneos que entregan poco dinero? El motivo radica en mantener un ranking que les permita jugar los interclubes europeos, competencia muy significativa en lo económico.  “Hay muchos chicos que cuando están en Argentina juegan estos torneos como una especie de entrenamiento que los ayuda a mantener un ranking, que los ayuda a mantener sus interclubes afuera. Nada más que para eso”, aclara O’neille, un experimentado en la materia.

interclubes alemanes
O’neille, durante un interclub alemán, con la camiseta de Mascheran0 y ojotas. Buen look (?). / Ph: fb M. O’neille.

¿Siesta?, en Santiago se juega tenis

7 Sep

VIERNES 5 DE SEPTIEMBRE

Mientras las ruedas dan sus primeras vueltas dentro de las casi 15 horas de recorrido que deberán hacer para cubrir la distancia de Buenos Aires hasta Santiago del Estero, los parlantes del ómnibus dejan escuchar la música de Gustavo Cerati. Apenas algunas horas pasaron desde su fallecimiento y Gustavo ya empieza a ser inmortal. Inmortal en la musicalización de este viaje. Inmortal en esta nota (que si WordPress no falla no va a desaparecer). Inmortal porque su música será eterna.

Luego de las mencionadas 15 horas de viaje, y de un taxi que salió lo mismo que lo que cuesta solo la bajada de bandera en Capital Federal, llegamos al Santiago Lawn Tennis Club, sede del 16° Future de la temporada en suelo argentino. Obviamente, derechito al bar, lo único abierto a las 9:30 de la mañana.
IMG_20140907_165905

La necesidad tecnológica que tenemos queda en evidencia luego de horas apartados de un enchufe. Entrar. Saludar. Pedir un café con una tortilla (me cuesta describirla, vendría a ser una masa bien grasosa, que calentita después de un toque de horno es muy recomendable) y buscar la mesa más cercana a un interruptor de tres patas. Si encontrás una zapatilla libre, considerate un afortunado (?).

Es viernes y en la televisión está puesto uno de esos programas mañaneros en los cuales dos conductores lidian con los panelistas que buscan protagonismo. El tema central es la muerte de Cerati. Su música sigue musicalizando el viaje.

DCIM105GOPRO

Al rato del arribo del “periodista que viene de Buenos Aires” es el momento que empiecen a aparecer los pocos tenistas que quedan, teniendo en cuenta que solo restan por jugarse las dos semifinales del singles y la final del dobles. El primero es un experimentado en este tipo de torneos: Federico Coria (404°). “Un vaso con leche y el (ya conocido por la moza) sándwich con jamón y queso”, pide con confianza de quinto día de torneo el hermano de Guillermo que recién jugará alrededor de las 13:30. Después de charlar de la actualidad de River y Boca, mezclar la leche con el suplemento vitamínico y devorar el chegusán (?) sería momento de entrenar. Más tarde, luego de ganarle en la segunda semifinal a Guillermo Durán, saludaría a algunos amigos que se acercaron e inmediatamente se pondría a practicar el servicio junto a su entrenador. Mucho profesionalismo en un ambiente donde esto no abunda, ya sea por limitaciones o acciones.

IMG_6120
El revés de Fede Coria.

Sentadito en el bar, y disfrutando de la electricidad santiagueña que recarga el litio de mi celular, otros tenistas van llegando. Juan Manuel Matute (935°), finalista en dobles junto a Mauricio Pérez Mota, es uno de ellos. Raquetero al hombro y valijón en la mano derecha. Así es su entrada al club. Matute no luce preocupado por la final que le toca a las 14:30, sino por comprar el pasaje de micro que lo llevará a Villa del Dique, el próximo destino de la gira de Futures nacionales. ”Mudo, no me podrías adelantar algo porque tengo que comprar el pasaje”, le dice “Juanma” a Álvaro Caldera, alias el “Mudo”, director del torneo. A pesar que todavía no puede cobrar, porque su participación no terminó, el Mudo le paga una parte. Allí comienza la especulación de la pareja que finalmente terminaría perdiendo la final. “¿Si ganamos cuánto?”, pregunta el rubio Pérez Mota. Así es el mundo Future o “tenis pobre”, como lo catalogaron los mismos jugadores. Especular. Ahorrar. Sobrevivir.
DSC_1688
La boleta de pago a los tenistas. Cobran en pesos y el dolar lo reconocen a $8,25.

En este viernes nublado en Santiago del Estero, y que hasta por instantes “chispeó” (una transformación del lloviznar), es momento de la primera semifinal: Nicolás Kicker frente a Juan Pablo Ficovich.
IMG_6147
Nicolas Kicker, ¿un aire a Fognini?

Por edad, los objetivos son distintos. Kicker, de 22 años, busca alargar el invicto que arrastra desde la semana pasada en el Future de La Rioja, donde fue campeón. Además busca subir en el ranking para enfocarse definitivamente en el mundo Challenger, el siguiente escalón del profesionalismo. Ficovich, de 17 años, está atravesando el mejor momento de su carrera. Hace dos semanas atrás, en San Juan, alcanzó su primera final profesional. En Santiago del Estero sigue por el camino de la victoria que de continuar así lo llevará a los Grand Slam Juniors.

IMG_6048
El lungo Ficovich durante la primera semifinal.

En el ranking de la Federación Internacional de Tenis (ITF, que incluye a los jugadores menores de 18 años), Ficovich apenas tiene unos puntos que lo ubican muy lejos de participar en los Grand Slam Junior. Sin embargo, en el reglamento de la ITF, está escrito que todo jugador dentro de los 750 del ranking ATP tiene derecho a jugar la clasificación del Australian Open, Roland Garros, Wimbledon o US Open. Aquellos juniors que estén ubicados 550 o menos podrán participar del cuadro principal del torneo. Ficovich, con las semifinales en Santiago, quedará al borde de ingresar a la Qualy. Según sus palabras, el objetivo.
DCIM105GOPRO
Ficovich bajo el lente de la GoPro.

El partido se alarga hasta horas de la siesta. A pesar de ésto hay bastante público (para lo que es el torneo, obvio). Afuera, a unas cuadras, en el centro, los negocios cierran pasado el mediodía y no abren hasta las 18. “Pero cerramos más tarde. Es por el calor que es insoportable. ¿Quién te va a comprar algo?”, me explica un santiagueño en el bar del club luego de preguntar por el mito del santiagueño “vago”. Para los jugadores, el descanso justamente no es durante la hora de la siesta. Esa es su jornada donde no se pueden dormir.DCIM105GOPRO
La plaza principal de Santiago del Estero por la tarde.

RESULTADOS
Semifinales: Nicolas Kicker a Juan Pablo Ficovich 7-5/ 7-5
Federico Coria a Guillermo Durán 6-2/ 6-2

Final dobles: Gonzalo Villanueva/ Matías Descotte a Mauricio Pérez Mota/ Juan Manuel Matute 4-6/ 6-4/ 10-1IMG_6102
De izquierda a derecha: Villanueva, Descotte, Pérez Mota y Matute.

SÁBADO 6 DE SEPTIEMBRE

Antes de la final entre Kicker y Coria, algunos vejetes discuten sus peripecias en la improvisada gradita al costado del court. Los vestigios del partidazo de cuartos de final del US Open que protagonizaron Roger Federer y Gaël Monfils siguen rondando por el Santiago Lawn Tennis Club. Después, el tópico cambiaría rotundamente a la siempre presente política, que en Santiago está fresquita por las elecciones provinciales del fin de semana pasado.
IMG_6080

En este tipo de charlas siempre hay tiempo para las minas, la política, el deporte y los chistes. “Muere Paul Walker, todos somos fierreros. Muere Cerati, todos somos roqueros…  No te mueras nunca Flor de la V”, dice uno de los señores, de pelo blanco y con un botón de la camisa que no aguantó más la presión, y tal vez horrorizado por el chiste renunció a su misión de cubrir el desarrollado vientre de su amo.

close-up_of_fat_stomach_bursting_through_shirt

Sin importar que la charla continúe, la final arranca y Nicolás Kicker es el que más preciso está con sus tiros. El que mayor decisión tiene. Coria luce apagado, sin esa movilidad que lo caracteriza y todo esto se traduce en un aplastante resultado. 6-3 y 6-0 para Kicker que de esta forma gana su cuarto título del año (Villa María, Misiones, La Rioja y Santiago del Estero) y segundo consecutivo.Título en La Rioja
Festejo en La Rioja.

Tal vez, la ventaja con la que cuenta el nacido hace 22 años en Merlo radica en su joven paternidad. Hace casi tres años, cuando tenía 19,  Kicker se enteró que sería papá. “La verdad que me pegó bastante fuerte. Al principio me costó, no caía que era papá”, le cuenta Kicker a EfectoTenis. Aunque también admite que lo “ayudó muchísimo en la maduración”, aspecto fundamental en la carrera del tenista. “En cierto modo me vino bien porque asenté la cabeza y es una gran motivación. Es una responsabilidad muy grande, pero por suerte tengo a mi familia que me apoya. Sin ellos no podría estar jugando al tenis”, completa Kicker sobre Bastian (inspirado su nombre por el futbolista alemán Bastian Schweinsteiger), su hijo de 1 año y 10 meses.
bastian y nico
Bastian y Nicolás.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Pasada la premiación en cancha llegaría uno de los momentos más importantes para los jugadores: el pago.

-“Salidera para vos”, le dice a Kicker el entrenador de Federico Coria, mientras ve cómo el campeón cuenta los billetes.

-“Voy con remis a todos lados”, responde Kicker que entiende y contesta el chiste.

Coria, que también está resolviendo lo económico, se suma al chicaneo:

– “¿Tenés un bolso especial? Porque con lo que venís robando…”.

– “Mirá que tengo acompañante”. – lanza Kicker refiriéndose a Bastian. Y agrega: – “¿Tenés una gomita?”.

IMG_6149
El revés a uno mano de Kicker, su mejor golpe.

Con el sueldo guardado en un raquetero al cual se le rompió el cierre y se lo ve decolorado por el sol, Kicker se va a comer al buffet junto a los chicos del club que hasta hace un rato le estuvieron pidiendo autógrafos y fotos. Con un invicto de diez partidos y con su viaje programado a Villa del Dique, su preocupación pasa por dónde meter los trofeos. “¿Dónde meto los trofeos? Los voy a tirar a la mierda pero mi vieja me mata…”, dice contento Kicker que desde el lunes estará dentro de los 300 mejores del mundo, y también espera que le den un bolso nuevo.

DCIM105GOPRO

Final singles: Nicolas Kicker a Federico Coria 6-3/ 6-0

IMG_6174

Destino, Villa del Dique 2

14 Jun

Al amanecer, el día ya era muy distinto al anterior. El repentino y feroz viento que tanto había molestado el jueves, en Villa del Dique, Córdoba, se había ido junto con las nubes. El viernes cordobé (?) empezó fresquito pero soleado. Debajo del rayo de luz, la jornada era ideal para jugar al tenis. No sé si será algo mental, tal vez una predisposición a disfrutar el alimento teniendo en cuenta la locación donde uno se encuentra, pero los criollitos cordobeses son únicos, irrepetibles, irreproducibles (se entusiasmaba (?)). Después de ingerir algunos criollitos que ayudaron a ser deglutidos por un café con sabor a hotel, todos tienen el mismo gusto, era momento de las semifinales del tercer Women’s Circuit en suelo argentino.

Unas semifinales donde la juventud, el talento y el trabajo primaban. De un lado, Julieta Estable, de 16 años, demostró porqué  es una de las máximas promesas del tenis femenino nacional al superar a Constanza Vega (18 años) por un doble 6-2. La potencia desde el fondo de la cancha, principalmente con su derecha, le permitió dominar un match ante una rival a la cual conocía y que maneja muchas variantes con su juego. De esta forma, Tita alcanza su segunda final profesional, la anterior en Marcos Juárez donde fue derrotada por Carolina Zeballos.

Al lado, y en simultáneo, Daniela Farfán (17) y Berta Bonardi (18) buscaban su primera final en el nivel de Women’s Circuit. Finalmente,  la pupila de Mariana Díaz Oliva (ex 42° WTA) venció a la paranaense Bonardi por 6-1 y 6-3. El alarido de Farfán significaba varias cosas. Por un lado, en Villa del Dique logró su tercer torneo puntuable y en consecuencia consiguió ingresar al ranking de la WTA. Después, la primera definición de un certamen profesional es algo que solo ocurre una vez.

Pocas horas después, en el restaurant que está en frente de la minúscula terminal villadiquense (¿), EfectoTenis empezó a entender cómo se movía (o no) el pueblo cordobés. “Acá no hay nada. Si querés ver algo andá a Villa General Belgrano (sí, borrachos, ahí es el Oktoberfest) o a la Cumbrecita, eso sí es lindo”, dice Emanuel, dueño del local que de manera imaginativa apodó “La terminal”. Con una avidez inconmensurable de ingerir alimentos, la caminata de “cuatro cuadras” (en realidad son ocho, culiá) que separa al Complejo OSPACA con el restó parece una maratón de 42K. Al llegar, el ambiente era casi familiar. Un bebé que correteaba y era alzado por cualquier comensal, la charla constante que brindaba Emanuel, las personas que una a una se transformaron en conocidos y una pantalla gigante que transmitía el partido entre España y Holanda (tomen gallegos (?)) era un buen sitio para almorzar.

Villa del Dique 2

Emanuel, de 30 años, hace diez que volvió a Argentina. Rosarino de nacimiento, en el 2000 se fue a vivir junto a su familia a un pueblo cercano a Barcelona. Desde 2010 que está en Villa Rumipal, pueblo vecino a Villa del Dique, donde iba de vacaciones cuando era chico. Allí tuvo a su hijo, el rubio de un año y dos meses que correteaba por las mesas. Emanuel, de gorrita y barba, entre tanta charla relata sus experiencias en la cancha del Barcelona, donde en un partido con el Betis terminó comiendo jamón de una pata de cerdo y tomando vino de la tradicional bota. Esto lo enamoró de la afición blanquiverde y lo hizo olvidar el 5 a 1 que Messi y compañía le propinaron aquel día.
maparegion

Con su carisma especial, Emanuel empieza a hablar con las dos finalistas del dobles, las brasileñas Nathaly Kurata y Nathalia Rossi , que para matar el tiempo de espera del ómnibus que las llevará al próximo torneo, en Villa María, se acercaron al parador a comerse dos empanadas árabes cada una. Un ventanal permite observar lo que ocurre en la terminal, que con la presencia de diez personas esperando rompe un record en el pueblo (?). Unos chicos con guitarras al hombro, mujeres que parecen volver del trabajo y Carolina Meligeni Rodrigues Alves  aguardan por el ómnibus que recorre los principales puntos del Departamento de Calamuchita. Meligeni Alves, sobrina de Fernando,  ex tenista argentino nacionalizado brasileño, está junto a su entrenador, cuatro enormes bolsos y su trofeo de campeona del dobles, título que consiguió junto a su pareja, Constanza Vega, superando a las dos que comen empanadas.
IMG_5127
La brasileña Alves Meligeni posando con el trofeo de dobles. Próximamente en EfectoTenis.

Luego de pagar la cuenta y jugar un poco con el niño, es el momento de volver al Hotel Carrillo. Con la panza llena, las “cuatro cuadras” se disfrutan al igual que el paisaje. Durante el trayecto, mientras miro hacia los dos lados del Boulevard, como si transitaran tantos coches, una escena capta mi atención. Las dos finalistas, Farfán y Estable, están dando una caminata juntas. Durante toda la semana estuvieron compartiendo alojamiento junto con su entrenadora Díaz Oliva. La rivalidad solo será dentro de la cancha, afuera son amigas que recorren un pueblito cordobés.
IMG_5137