Tag Archives: medalla olímpica

El medallista sin medalla

19 Ago

Hace aproximadamente un año, durante una mudanza, Javier Frana se ilusionó al escuchar cuatro palabras que venían del otro extremo de su antigua casa. Quien le gritaba era su mujer. “¡Mirá lo que encontré, Javi!”, decía ella. “Vamos, la encontramos”, pensó automáticamente el ex tenista de 49 años. Pero no, el hallazgo de su señora no era el descubrimiento que sospechaba. Una vez más se ilusionaba y recordaba la falta de un objeto que, por estas semanas, todos quieren colgarse en el cuello.
631760249
De izquierda a derecha: Frana, Goran Ivanisevic y Christian Miniussi.

Javier Frana es una persona que no le otorga demasiada importancia a los trofeos que materializan los títulos obtenidos a lo largo de su carrera. Dice que no le gustan los deportistas que viven colgados del recuerdo. De hecho, para graficar este sentimiento, después de haber ganado el primer o tercer título de su carrera -no recuerda con claridad el dato-, la ATP le entregó una copita de vidrio por haber alcanzado ese hito. El trofeo llegó en varios pedazos. El ex tenista argentino no le dio trascendencia, ni siquiera pidió una réplica del mismo.

Siguiendo esta línea de comportamiento, debajo de la cama de su ex casa, en una caja de zapatos guardaba el mayor logro de su carrera: la medalla de bronce obtenida en el doble de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Después de habérsela mostrado a un amigo de su hijo mayor, Frana sintió que era un tanto arriesgado dejarla ahí, tan expuesta. Por eso la cambio de lugar. ¿A dónde? Todavía no lo sabe. Jamás la volvió a ver.

631760179

“En los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 vino mi hijo con dos amigos a jugar y estábamos viendo una de las premiaciones. Mi hijo, que por ese entonces tenía 13 ó 14 años, me dijo ‘Papá, ¿le mostrás la medalla a Santi?’”, le cuenta Frana a EfectoTenis en un café de la localidad bonaerense de Pilar.

El actual comentarista televisivo de ESPN es de tomarse silencios largos para continuar sus historias. Tal vez, como producto de su experiencia frente a la cámara, nunca usa la maradoniana (?) muletilla “Ehhh…”. En esos segundos en los que razona simplemente no habla, Frana piensa. El esfuerzo por recordar los momentos con puntillosidad, nos hace dudar si está recordando las cosas que hizo durante aquellos días, en los cuales buscaba la medalla obtenida junto a su compatriota Christian Miniussi. Quién te dice que, en una de esas, la encuentra a través de sus pensamientos.

hu_120529_deportes_tenis_roland_garros_federer_frana_exclusiva

“Pasaron los años, abrí la caja y me dí cuenta que la medalla ya no estaba más ahí. ¿Dónde la habré puesto? Me acordé que la última vez que la vi fue cuando se las mostré a los chicos. ¿Dónde la habré guardado? Me acuerdo que había dicho que en ese lugar no la iba a volver a poner”, cuenta el zurdo nacido en Rafaela, Provincia de Santa Fe.

A partir de ese instante, comenzó a inspeccionar cada recoveco de su casa. Lo hacía por zonas. Por ejemplo revisaba las camperas y los pantalones, creyendo que había quedado en un bolsillo. Sin embargo, no la podía encontrar en ningún lado. “Quería mudarme urgente para revisar cosa por cosa. Capaz aparecía en el bolsillo de un short que la guardé creyendo que la había escondido bien. Pero no, me desapareció. No estaba”, cuenta Frana sobre la mudanza que realizó el año pasado.

55f02a81af88d5b4cfc62c0af010fa67_400x400
Frana, el último argentino que consiguió un título sobre césped. En 1995 ganó Nottingham. 

“Tuvimos robos domésticos, bastante sistemáticos y  los descubrimos tarde. Sobre la medalla, no sabés si de repente lo hizo porque sí o por maldad. Tampoco tiene un gran valor: no es de oro, ni es una alhaja. Su valor es simbólico. Saldrá, qué sé yo, quinientos pesos. Tampoco quiero juzgar, pero es una de las posibilidades”. La otra alternativa que baraja el dueño de 10 títulos ATP (3 en singles y 7 en dobles) es que la haya guardado en una campera que donó o regaló. “Capaz, la persona que lo recibió pensó que era una medalla de un torneo de fútbol y la revoleó”.

Barcelona 1992

Mientras Frana habla, el frío bonaerense se siente en las mesas externas del café. Dice que no lo sufre, una gruesa campera beige lo protege. Aun así, mientras cuenta la pérdida de su medalla olímpica se frota las manos para generar calor y vuelve a explicar su falta de estima hacia los trofeos. “Siempre admiré a aquellos deportistas que fueron muy grandes, pero no te lo hacen saber. No me gusta el deportista que vive colgado del recuerdo y que todo lo referencia hacia su época. Eso me genera mucho rechazo. Todo lo poquito importante que pude haber ganado como el plato de la final de dobles de Wimbledon, el título de dobles mixto en Roland Garros están guardados. Están puestos muy sutilmente por ahí, pero no tiene una trascendencia”.

maxresdefault

No obstante, la presea de bronce es su cosecha más valorada. Más allá del premio participar en tres Juegos Olímpicos (Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996) lo ayudó a tener perspectiva en la vida y en el deporte. “Es mágico. Es difícil de explicar porque no solamente es el anonimato, sino entender otras disciplinas. Ponés en contexto tu sacrificio como tenista, que si bien es muy alto, también está bien remunerado. Tenés algo a cambio. Hay otros deportes que hacen un  esfuerzo enorme y es exclusivamente por el amor al deporte, porque económicamente no tienen demasiados recursos”, contaba en el podcast sobre historias del tenis olímpico de EfectoTenis. “La medalla es lo que más sufro, pero la vida va por otro lado”, cierra Frana, el medallista olímpico sin medalla.

Anuncios

Michaël Llodra: un tenista en blanco y negro

20 Abr

La relación entre Michaël Llodra y el tenis parece romántica. Es que el francés no es un jugador que maltrate a la fluorescente pelotita, no le pega, simplemente la acaricia. Delicadeza, suavidad, belleza son palabras que se pueden emplear para describir una relación amorosa. En este caso, sirve  para detallar el trato de Llodra con el tenis. Un jugador que antes de impactar la bola, en su caso abrazarla, sabe lo que va a hacer. Un jugador que tiene la cancha en su cabeza. Un jugador de los que no quedan, un artista del pasado.IMG_8497-001

Sus movimientos son naturales. Estos parecen estar previamente trazados en su mente. Todo lo hace bien y con una sencillez que ilusiona hasta al más tosco. Se mueve por el polvo de ladrillo como un pintor que pega pinceladas en su tela. Llodra parece jugar en blanco y negro. No se ha adaptado al tenis moderno, él lo hace muy parecido a las glorias del pasado. El tradicional combo de saque y red es uno de los ítems dentro de su currículum. “Aprendí a jugar de esta forma. Aunque hoy las superficies son más lentas, así es como me siento mejor. De este modo, juego mi mejor tenis”, dice el nacido en la comuna de Rueil Malmaison, Francia,  hace más de 32 años. Y continúa: “Hay semanas en que las canchas son lentas, por eso es más difícil. Pero de esta manera es cuando más disfruto y tengo mayores chances de ganar el partido”.
IMG_8470-001
Técnica pura. Para los libros de “Aprenda tenis”

Excelente porte. Ojos claros, indescifrables por su tamaño y por su extrañísimo color, un tanto celestes pero también verdes. La campera que viste exhibe los colores de su país, rojo blanco y azul. Este hombre, hijo de deportista, su padre Michel fue futbolista del Paris Saint-Germain durante cuatro años, le contó a EfectoTenis cómo es cumplir el rol de tenista profesional y padre al mismo tiempo. “Es complicado tengo tres niños (Manon, Louise y Teo). A veces ellos vienen conmigo, y otras soy yo el que me quedo en casa. Se hace difícil partir, porque los chicos me reclaman mucho. Hay que lograr un equilibrio entre quedarse en el hogar y salir a hacer mi trabajo”, contaba Mica como lo llaman los más cercanos. Existe un famoso dicho que dice “detrás de un gran hombre, hay una gran mujer”, aunque esta afirmación no siempre es real, en este caso, se puede aplicar: “Tengo una mujer excepcional que me comprende. A veces es difícil para ella y para mí porque llevo mucho tiempo en el circuito”, parloteaba entre risas quien supo ser número tres del mundo en el ranking de dobles.
llodra 3
Junto a su hijo menor, Teo.
1004.teo5
“Y cuando me toca a mi”, piensa Teito.

A pesar de que sus grandes momentos fueron en dobles, donde ganó Wimbledon y el Australian Open en dos oportunidades, él se define como un singlista que tuvo sus mejores resultados en pareja. “Siempre me encantó compartir las emociones fuertes con mi compañero. Es diferente cuando uno juega un simple y un doble. En el principio de mi carrera, me consideraban más como un jugador de dobles, pero después la gente se dio cuenta que también podía ganar buenos partidos de singles”, le contaba Llodra a EfectoTenis durante la lluviosa conferencia de prensa que se llevó a cabo en Parque Roca, en la serie de Copa Davis entre Argentina y Francia.

El veterano jugador, en un breve repaso de su carrera, resaltó sus momentos de gloria donde recalcó la medalla de plata conseguida en el dobles de los Juegos Olímpicos de Londres, junto a su compatriota Jo Wilfried Tsonga: “Ganar la medalla olímpica fue un sueño. También recuerdo la victoria en el torneo de Marsella delante de todos mis amigos. El triunfo con Arnaud Clement (actual capitán del equipo francés de Copa Davis) en Wimbledon, fue inolvidable”.
michaelllodraolympicsday8tennisfhhph2f8f7bl


El particular festejo de Llodra  luego de conseguir Wimbledon junto a Arnaud Clement.

A pesar de que ya son pocos los tenistas que mantienen el estilo de juego antiguo, todavía hay algunos como Llodra que no se olvidan del público tradicionalista, y también un tanto nostálgico. Aunque Michaël es un jugador en blanco y negro, su lado humano tiene mucho color. Sus hijos, su esposa y el amor por la bandera revelan una porción de su personalidad  llena de sensibilidad, esa misma con la cual acaricia a la pelota en cada uno de sus impactos.

CURIOSIDADES

Durante una exhibición en Adelaida, en la cual jugaban Americanos vs Europeos, se armó un inédito Strip-Tenis. Las parejas: Ryan Harrison/John McEnroe y Llodra/Henri Leconte. El protagonista de la nota hasta amaga con sacarse los calzones…

michael-llodra-strips
Oh la lá…

Si creías que Llodra voleaba bien, fijate como lo hace esta muchacha. Siempre hay alguien mejor.

Esto está trucado, che (?)