Tag Archives: perfil

Un dominicano bien gaucho

5 Feb

(Léase en tono gauchesco)

Sin poncho,
sin boina,
sin bombacha de campo ni boleadora’
En el mar Caribe lo nombraron gaucho
Y con la raqueta se hizo macho
Este José Hernandez es trucho
pega eslai  y ejercita mucho.

FIERRO 3

(Léase en tono normal (?))

“Primero vi la calle. Vivía en una pensión que quedaba sobre José Hernández. Creo que estaba a una cuadra de Libertador”, dice el José Hernández dominicano que explica cómo descubrió la importancia que tenía esta denominación en la Argentina. Él es tenista. Tiene 24 años, ocupa el puesto 266° del ranking ATP y comparte nombre con el autor de la obra literaria más representativa del país, el “Martín Fierro”, obvio, de José Hernández. Un juego de palabras que lleva al humor pero que fue la carta de presentación en un país que lo hizo crecer como profesional. Y va la primeraaa (?)

Después de un comienzo gauchesco,
la historia se avecina.
Su nombre de pila e’ José
que acá la puso (dentro de la cancha) y no se jué.

DCIM105GOPRO

Habiendo una vez googleado y charlado sobre este nombre propio que coincidía con el suyo, José Hernández pudo empezar a usarlo como mecanismo para romper el hielo durante una conversación que cae en el chiste fácil. “Cada vez que les decía mi nombre era “Uh, Martín Fierro”. Sí, así es. Algunas veces digo que soy el bisnieto del famoso escritor”, le comenta entre risas Bebo a EfectoTenis.

DSCF0889

Sin embargo, antes de arribar a la Argentina a los 21 años -donde entrenaría en la Academia de Fabián Blengino- y descubrir la connotación de su peculiar nombre, Hernández tuvo un largo camino. Un trayecto que explica las razones de por qué estuvo durante tres semanas haciendo pretemporada junto al argentino Leonardo Olguín, en el Florida Tenis Club.

Producción de EfectoTenis. Un día en la pretemporada de José Hernández.

Luego de su etapa como junior, donde alcanzó el puesto 37° de la ITF, llegaría el verdadero cambio en su vida: entrar a la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos. A los 19 años y con una beca bajo el brazo, el nacido en Santo Domingo comenzó a estudiar economía mientras, en simultáneo, jugaba al tenis. “Te abre muchas puertas y no te quedas estancado. Te da la oportunidad de decidir qué es lo tuyo. Estás haciendo una carrera y jugando al tenis. Si me pasa algo, toco madera, estoy a un año de tener un título”. Además, la formación tenística es realmente exigente: de enero a mayo hay competencia [por equipos] todos los viernes y domingos. También, los gastos son mínimos. La universidad le brinda a los becados: ropa, raquetas, bolso, comida, alojamiento y estudio.015bbee03fef11e2b23022000a1f9ad5_7
Bebo, Roger y atrás Severin Lüthi.

“Estas invirtiendo en ti y casi sin poner dinero”, comenta Bebo que estuvo tres años en el college al que asistió Michael Jordan. “Allá se respira Jordan. Hasta hay un museo suyo. Es el ídolo de todos los deportistas. Es el Roger Federer del mundo. Y saber que él estuvo en mi universidad fue muy chulo”.
Michael Jordan en su habitación de la Universidad de Carolina del Norte, en 1983
Jordan en su habitación de la Universidad de Carolina del Norte (1983).

En cuanto a su Licenciatura en Economía, los números siempre le interesaron al dominicano. “Te ayuda a abrir la mente. Que la vida no es solo tenis. Cuando estoy en el hotel me pongo a ver las revistas de economía y la bolsa de valores. Como para matar el aburrimiento. Te distrae. No pensar tanto en tenis, tenis y tenis. También te culturiza”.

santander españa

Pensando en el conocimiento que tiene el argentino promedio sobre las universidades estadounidenses, la diversión es lo primero que ataca nuestras mentes. A través de las películas consumidas, un mundo de diversión es bosquejado en el inconsciente. Pero, ¿es verdad? Hernández, por experiencia, lo confirma. “Cuando llegué no sabía nada de eso. Lo había visto igual que ustedes, en las películas. ¿Has visto American Pie? Bueno, es exactamente lo mismo. Es una copia. Yo pensaba “esta gente está loca”. Los de American Pie llevaron una cámara a una universidad, filmaron dos horas y sacaron esa película. Es idéntico. Si te dejas llevar por eso fracasás. La joda y las distracciones son muchas”.

Su fortaleza ante estas tentaciones estaba sostenida por su responsabilidad y ambición que desde los 15 años asumió cuando debutó en la Copa Davis. “Era el único de mi equipo [del college] que jugaba Copa Davis. Siempre tuve responsabilidad con mi país. Unos años de joda no me iban a quitar esa ilusión”, aclara sin titubear.

EFE
En la Davis. (EFE)

A los 21 años, José Hernández estaba maduro. Era hora de probar en el profesionalismo. Al igual que todos los que comienzan, los Futures son el primer escalón. En Perú, durante uno de sus primeros tres torneos, Bebo fue observado atentamente por uno de los entrenadores que trabajaban para Fabián Blengino, actual coach de Carlos Berlocq y ex de Guillermo Coria, entre otros. “Pasé la clasificación y justo me tocó un jugador de la academia de ellos. Obviamente nadie me conocía. Dominicano. De la qualy. Sin ranking. Pero cuando me vieron jugar se acercaron y les expliqué mi situación”.

DSCF0881

“No tengo un Norte. Jugué juniors pero son dos mundos diferentes”, fueron las palabras del dominicano en aquella charla, donde finalmente fue invitado a entrenar en Buenos Aires. Él no dudó y lo hizo. Allí mismo comenzaría el amor por Argentina donde la cultura tenística es completamente diferente a la que vivía en su país caribeño.

10838916_1504056966550741_443924449_n

“Vine para acá y me encantó la ciudad. Los entrenos, como se labura. Aquí se respira tenis. Tú te metes en los colectivos y ves gente con bolsos de tenis. Ves todas las canchas que hay. El aire es diferente. Me impresionó porque nunca había estado en un país que tuviera tanto tenis. Miles de profesores que dan clases, muchos preparadores físicos muy buenos y concentrados exclusivamente en este deporte. En Estados Unidos hacía físico pero con el mismo preparador que entrenaba a los gimnastas”, narra Hernández con un tono ameno y tranquilo.fea6f4d05c0911e28abf22000a1f9bf5_7
También probó con el paracaidismo.

De la mano del tenis llegaría la absorción de la cultura argenta. Hábitos y más hábitos que lo hicieron sentir como en casa. “No me gustaba el café para nada. Aquí lo empecé a tomar. Cogí la cultura de la merienda, porque en Dominicana no existe. Es desayuno, almuerzo y cena no tan tarde como acá. En Argentina, he visto gente llegar a los restaurantes a las doce de la noche. Esa cultura del cafecito, merienda y asados, me fascina”.10932399_898108486875440_1446920086_n
Foto publicada en su cuenta de Instagram. Me agarró hambre (?).

A pesar que este José Hernández “trucho” no escribe versos gauchescos, el dominicano tiene un cuaderno muy especial. En 2009, antes de ir a la universidad, su padrastro se lo regaló. La intención del esposo de su madre era que Bebo escribiese sus objetivos durante su estadía en Estados Unidos. “Al tercer día se me agotaron y empecé a anotar cosas”. Este “librito sagrado”, como él mismo lo llama, es su Martín Fierro. Allí escribe de todo. Es un elemento que lo transporta a su esencia. “No se lo enseño a nadie [risas]. Escribo cosas que me vienen a la cabeza, artículos que me interesan, pego fotos, dibujo y hasta algunas frases de películas. Cosas que me gustan, que me sirven de inspiración para seguir adelante. Es mi librito sagrado. Mi tiempo”.

10735515_328173760696384_204384950_n

VICTOR ESTRELLA, SU EJEMPLO

“En Dominicana el tenis está visto como un deporte elitista. Victor Estrella ha demostrado que no lo es. Es caro pero que con sacrificio y trabajo cualquier otro lo puede hacer”, comenta con admiración Hernández que habla sobre su compatriota Victor Estrella, actual 73° del ranking y el primer dominicano en ingresar al Top 100 ATP. “Victor, en su niñez, no tuvo las oportunidades que quizás tuve yo, o mucha gente que lo juega. El tipo fue recogepelotas en un club y lo mandaron allá por su temperamento. Era muy hiperactivo y le dijeron vete a recoger bolas. Él agarró una raqueta y para ganarse la vida comenzó a pelotear con los socios. Se dio cuenta que el tenis le daba dinero, y pensó “bueno, esto es lo mío”. Y ahí empezó un hambre de querer salir adelante que lo llevó a estar donde está. Al fin y al cabo, eso es lo que importa no solamente en el tenis, sino en la vida. Es el hambre que tú tienes por conseguir tus sueños, lo que aspiras”.
0759F8B2-C561-492F-BB8A-66CE54CFFB4E.jpg__680__460__CROPz0x680y460
Viti y Bebo.

“Lo de Victor (Estrella) es muy meritorio. Me gustan esas historias de motivación y él es alguien que tengo enfrente. No es que lo vi en una película, que me lo contaron, o lo leí en un libro. Yo lo viví. Recuerdo un día que volvíamos en el bus y él, con 33 años, viniendo de una lesión y estando 300 ATP, me decía que le faltaban 200 puntos para llegar al Top 100. Viejo, estamos hablando de 200 puntos. Yo me estoy matando por veintipico y él me decía eso. No lo dijo en un tono de “fantasma”, de sobrador. Lo dijo con seguridad. Te cuento y se me erizan los pelos. Eso es lo que uno debe tener. Las ganas, la seguridad, la confianza de que el mundo entero se te viene abajo y dices estoy aquí y voy a salir adelante”, relata Hernández con suma admiración. Su ejemplo es su compañero de Copa Davis que a los 34 años hace historia.

REVISTA EN SOCIEDAD

En los momentos de crisis, donde una gira salió mal, y aparecen los pensamientos y especulaciones sobre qué hubiese ocurrido en su vida si no hubiese elegido el camino del tenis, Viti Estrella es su ejemplo. “Hay momentos bajos del tenis en los que te pones a meditar…  Ahí es cuando pienso en lo de Victor y se me va. Se me olvida. El día que diga ya di mi máximo es cuando voy a colgar la raqueta. Por ahora tengo hambre. Sé que tengo mucho por mejorar. Mi techo está mucho más arriba”.

Anuncios

Nicolás Jarry: madurez y talento chileno

13 Ene

“Solo tengo quince minutos porque luego el bus se va”, dice con prisa Nicolás Jarry, aún transpirado y mirando el reloj. Su entrenador, el argentino Wally Grinovero, lo espera a unos pocos metros, en el buffet del Córdoba Lawn Tennis. El “bus”, o bondi por estas latitudes, es un lujo que solo ocurre en los Challenger o torneos ATP.  Ese micro es el que lo trasladará del club hasta el hotel. Es gratis y pasa de manera diferenciada. El hábito del mundo Future, donde todo cuesta, todavía sigue latente en la mente de este chileno de 19 años. Al terminar uno de sus partidos de dobles, donde fue campeón del Challenger de Córdoba junto al brasileño Marcelo Demoliner, apareció otra costumbre que comprende al denominado “rebusque”. Rellenar un agua a medio tomar con otra nueva, pero más pequeña, es un capítulo dentro del manual de economía de los tenistas latinoamericanos.  Las oportunidades de conseguir algo gratuitamente no son muchas y hay que aprovecharlas. Nicolás Jarry lo hace.IMG_6774

“Tata, no me hables más del tenis”. La frase fue pronunciada por Nicolas Jarry a su abuelo Jaime Fillol, ex 14° del mundo en 1974. Según Nicolás, el momento más difícil de su vida. Decir basta para hacer su propio camino.fillol-jarry-abuelo-y-nieto
Jaime Fillol y Nicolás Jarry.

“Cuando le dije eso a mi abuelo fue la decisión más difícil que he tomado en mi vida. Es mi abuelo, y como varios saben fue un gran jugador. Sabe mucho, pero él tiene en la mente el estilo de juego más antiguo que no era tan rápido y piensa las cosas de manera diferente. Tenía un entrenador, y él (Jaime) me decía lo opuesto a lo que estaba trabajando durante toda la semana con mi coach. Entonces, no aguanté más y le tuve que decir eso”, le explica Jarry a EfectoTenis. “Decirle a tu abuelo, que lo mejor que fue en su vida fue ser tenista, que no te enseñe. Habrá sido durísimo también para él”, completa el promisorio chileno, 221° ATP, y que durante el 2014 alcanzó primera final a nivel Challenger y ganó dos títulos Future.

2027622

“Fue una muestra de valentía. Es muy difícil lo que hizo el Nico. Ellos han tenido una relación de uña y mugre, viajaron juntos, él lo acompañaba a sus campeonatos de chico. Pero llegó un minuto en que le era difícil escuchar a mi papá, que le decía una cosa, y a Martín (Rodríguez), su entrenador y tío, otra. ¿A quién le hacía caso? No quería herir a ninguno de los dos… Debe de haber sido de lo más difícil que le ha tocado. Yo creo que hubo lágrimas en esa conversación”, le dice Cecilia, madre de Nicolás e hija de Jaime, a la “Revista Sábado” de Chile.

fillol-jarry-abuelo-y-nieto
Otra muy buena foto de “La  Tercera” que ilustró este original reportaje.

Más tarde, Wally Grinovero, ex tenista argentino (578° en el 2000) y actual coach de Jarry opinaba sobre la decisión más difícil en la vida de su pupilo. “Lo mejor que puede tener un jugador de tenis es tomar decisiones. Que él le diga a su abuelo, con todo lo que significa Don Jaime (Fillol) en el tenis mundial, “mirá, quiero que seas mi abuelo…”. En el momento que él se puso a charlar con el abuelo y me dijo lo que pasó en esa reunión era enero de 2013, que estaba 800°, y cuando me contó le dije: en 2014 terminás 300”, le comentaba a EfectoTenis. El presagio de Grinovero se cumplió y hasta fue superado por Jarry que terminó la última temporada cerca de ingresar en el Top 200, afirmado en el circuito Challenger y con vistas a insertarse en el mundo ATP.

IMG_6780

Luego de rellenar el agua, Jarry continúa con la usual hiperactividad que se puede ver en cancha. Mientras charla con el blog luce apurado: cambia su remera y calzado -el polvoriento que uso durante el partido por uno de running– saca su celular, la billetera y mira su reloj. La partida del bus lo inquieta. Sin embargo, sus respuestas son sinceras y, como diría cualquier hijo de vecino, no intenta “esquivar el bulto”.

DCIM105GOPRO
Jarry posando para la ya clásica (?) selfie de EfectoTenis.

Continuando con decisiones importantes en la vida del trasandino, haber terminado la escuela secundaria, con los mismos tiempos que un adolescente promedio, fue algo que le dejó en claro dónde están las prioridades. “La prioridad siempre fue el colegio. Por suerte me iba bien, ponía mucha atención. Después, me podía dar el lujo de hacer otras cosas y no estudiar. Desde chico pensé que me iba a dedicar antes al tenis. Pero al final se dio increíble, pude salir con mis compañeros del colegio y estoy muy contento por todas las decisiones que he tomado”. Sin embargo, para todo tenista que sueña con ser profesional, los sacrificios se hacen desde jóvenes y el sufrimiento de “quedarse fuera” es una constante que se presenta en los teenagers. “Tampoco tuve una vida normal de adolescente porque estaba en campeonatos, no me podía acostar tarde. Los acompañaba hasta temprano y lo mejor siempre pasa después (risas), así que me lo perdía. Llegaba al colegio al día siguiente, contaban todo y me quedaba un poco afuera. Pero no se puede hacer las dos cosas. Es lo más duro que tiene esto. Uno busca que el tenis te dé todo lo que quieres para el futuro. Entonces, uno se la juega por eso y vamos por buen camino”.

nicolas_jarry63

Mientras el secundario de Jarry se desarrollaba, los asuntos laborales de su padre hicieron que la familia cambiara de aire. Key Biscayne, en Florida, Estados Unidos, fue el destino donde Jarry siguió estudiando y entrenando, en este caso, en la academia de Guillermo Cañas (ex 8° ATP). “Eran todos entrenadores argentinos (Martín “Tero” García, Juan Galarza y Nicolás Maidana) y sabían que la formación es mejor en polvo. Jugábamos en arcilla verde, que es un poco más rápida, pero arcilla al fin”, recuerda Jarry que durante aquel tiempo utilizó la doble nacionalidad (su madre nació en California y a los días se fue a Chile) para poder ausentarse a la escuela, un asunto, que por problemas de faltas, no le permitía disputar los torneos más exigentes. A la vuelta, durante su último año del secundario, volvió a Chile donde comenzó a entrenarlo su tío, el ex tenista argentino Martín Rodríguez.

10499148_500178890115559_763344563_n

“Te das cuenta que pegarle bien a la pelota le pegan todos. La diferencia no se hace pegándole bien a la bola, sino con la madurez, la mentalidad. La familia y la educación van de la mano”, dice Grinovero que también entrenó a Diego Junqueira, Carlos Berlocq y Máximo González, entre otros tanto tenistas.
10632565_1466882903578539_539447543_n
Junto a Wally Grinovero.

Otro de los lastres psicológicos con los que debe cargar Jarry es ser parte del tan ansiado recambio shileno (?). Al igual que ocurrió en Argentina con la gloriosa “Legión”, el tenis trasandino, luego de los retiros de Fernando González, Nicolás Massú y anteriormente Marcelo Ríos, cayó en un profundo pozo. Mientras tanto, el público de la raqueta sigue entusiasmado y necesita de otras estrellas. El periodismo, cercado por las ventas y la expectativa de los aficionados, encontró en el desértico camino a unos jóvenes que prometen pero que aún deben hacer sus carreras con calma.
b_08-06-Edmund-Silva-01
A la derecha de la foto, Garín y Jarry: finalista del dobles de Roland Garros Jr. 2013.

La ansiedad por conseguir un reemplazo agota a Christian Garín (campeón de Roland Garros Junior en 2013), Gonzalo Lama (21 años y 225°) y también a Nicolás Jarry. “Es muy malo. En Chile te comparan por cualquier cosa. Exageran mucho. Ganas un partido y sales en todas partes. No sé si en otro país pasa eso, pero es lamentable para nosotros que tenemos que aguantarlo. Pero es lo que nos toca y hay que estar tranquilos de no meterse tanto con eso. Seguir humilde, trabajando. Sabemos que es un largo camino y que hay que seguir, nomá”. Sobre su contacto con los referentes también opina y es contundente: “Con Fernando (González) es con el que más hablo, con Nico (Massú), por ser el capitán de Copa Davis, y con el Chino (Ríos) nunca he hablado. Soy totalmente diferente a todos ellos. A Feña tal vez un poquito menos porque es el que más fuerte le pega, pero no tengo nada que ver con ellos. Es mi vida y voy al camino que voy”.
10593410_659437844131961_693610822_n

Como bien sabemos, la cabeza del tenista es educada constantemente. Grinovero explica cómo hacen para manejar este asunto en la mente de su jugador. “Lo manejamos haciéndole entender que todas las persona son diferentes y que hay un periodismo que está necesitado. Hay gente que también vive del tenis, necesita vender y que ellos sean buenos. Sin un proceso, sin trabajo no va a haber recambio y no va a haber nada. Ellos están en una etapa de aprendizaje, todo lo que no aprendan ahora, más adelante les va a costar mucho. Nosotros insistimos en enfocarnos en el proceso. Nos interesa que ganen haciendo lo que nosotros creemos que ellos tienen que hacer para ganar en el futuro”.
10899253_641599079295998_945131730_n
En Nueva Caledonia, donde arrancó su temporada 2015, junto a Gonzalo Lama.

El futuro a Jarry no lo inquieta. Sus objetivos no son logros deportivos. Sus objetivos están en el aprendizaje. El presente es lo que le importa. La clave, según él y que va en sintonía con la visión de su equipo, está en los conocimientos que se extraen del trabajo diario y de la competencia. “Seguir mejorando. Tratar de sacar algo de cada partido, de cada entrenamiento. Irse superando de a poco. Nada de objetivos”.

SU RAQUETA DE ARO 93

Una de las particularidades del chileno está en su arma de trabajo. Como ya explicamos hace un tiempo, donde ejemplificamos con el caso de Roger Federer, la tendencia dentro del circuito a usar aros más grandes en sus raquetas sigue creciendo. De esa manera, la posibilidad de impactar en el sweet spot de la raqueta es mayor. El promedio en el circuito ronda el 98. Nicolás Jarry usa una Wilson con aro 93, una rareza dentro del tour. “Probamos raquetas y antes jugaba con una Wilson Blade 98, después Prince, con aro 95, y ahora de vuelta a Wilson. Probé la 93 y me gustó mucho, era la misma sensación que la 98 pero mide un poco menos y la cabeza es más chica”.BLD93-1

Alejandro González y su cambiante Medellín

4 Dic

El mismo año y en la misma ciudad en que nacía el tenista colombiano Alejandro González, actual 92° del ranking mundial, el precandidato presidencial Luis Carlos Galán escapaba de un atentado. Meses más tarde sería asesinado. En 1989, el Cartel de Medellín, liderado por Pablo Emilio Escobar Gaviria, eran los responsables. También en Colombia, un avión de la empresa Avianca era derribado creyendo que César Gaviria, otro candidato, estaba volando. En ese atentando murieron 107 personas. Medellín, en 1989, sufrió un total de 4052 homicidios. Mientras tanto, en este cruento contexto, la enfermera Margarita daba a luz a una futura figura del deporte colombiano que recuerda aquellos tiempos y analiza la opuesta realidad de su ciudad.

IMG_7031

Don Pablo Escobar. El Patrón del mal. El narcotraficante más famoso que como Jefe del Cartel de Medellín alcanzó una fortuna que lo ubicó en el séptimo puesto de la lista de millonarios de la revista Forbes. Se estima que 25.000 millones de dólares fueron los que ganó con la producción de 20 toneladas de cocaína mensuales. Para las nuevas generaciones, la famosa serie televisiva “Escobar, el Patrón del mal”, que encarna la vida de Pablo Escobar, entretiene e informa sobre las atrocidades que realizó el líder narco. Para Alejandro González, oriundo de Medellín, ese nombre propio no lo entretiene ni un poco. “Todos los jugadores también me hablaban de la serie pero yo no la vi. Para nosotros es bien diferente. Sabemos muy bien la historia de Pablo Escobar y todo lo que representó la vida de este hombre. No fue una persona que hizo bien al país, a Medellín. Espero que la gente aprenda para que no se repita”, completa el tenista de 25 años que durante esta temporada alcanzó el 70° puesto ATP, su mejor ranking.

sebastian domenech
Obra del ilustrador argentino Sebastián Domenech que retrata a Pablo Escobar con los colores de Atlético Nacional.

Alejandro -de corta edad cuando se llevaba a cabo aquel sangriento ciclo- y su familia tienen el recuerdo grabado como una quemadura. “Se sufrió. Toda la ciudad sufrió la inseguridad y el miedo de estar en la calle. Todo el mundo, a las ocho de la noche, ya se guardaba en su casa. Había mucho miedo. Lo que abundaba en la ciudad era el terror”, le dice Alejandro González en una charla con EfectoTenis, durante el Challenger de Córdoba, torneo donde fue campeón al vencer al argentino Máximo González en la final. “Como vos decís, era muy chico, tenía cinco, seis años pero mediante mis padres y la familia uno tiene ciertos recuerdos. Era una ciudad muy insegura, muy difícil por todo lo del narcotráfico pero creo que eso le sirvió, nos sirvió a todos pa’prender y hoy en día Medellín avanzó mucho”.

IMG_7063
Durante la premiación del Challenger cordobés.

En la actualidad, la imagen de la ciudad de Medellín cambió. Lejos está aquella sangrienta realidad donde abundaba el narcoterrorismo de carteles, el sicariato y las masacres. Según apunta el sitio colombiano “El Caracol”, en un artículo realizado en conjunto con la agencia de noticias EFE, la capital del departamento de Antioquia ha apostado por la construcción de un transporte público, la voluntad de innovar -busca ser la capital latinoamericana de la ciencia, la innovación y la tecnología para 2021-  y la gestión transparente de las empresas estatales. “Hoy Colombia y Medellín cambiaron. Obviamente con inseguridad, como en todas las partes del mundo, pero creo que avanzó y es otro país al que era en ese momento”, aclara Alejo, surgido en el Country Club de Medellín y que en 2013 ganó el Challenger disputado en su ciudad natal.
challenger de medellin campeon
En 2013 fue campeón en su casa. Los colores de la remera no son casualidad: blanco y verde como los de Atlético Nacional, club del que es hincha.

Centro_de_Medellin-Colombia_(cropped) (1)
Vista aérea del centro de Medellín. / Ph: Wikipedia.

Como indica Alejandro González, no solo Medellín ha transformado su dañada imagen. En los últimos años, un elemento crucial para este lavado de cara colombiana fue el éxito deportivo. Los fantasmas de aquella turbulenta Colombia de a poco fueron desapareciendo y el deporte de alto rendimiento aportó esa cuota de frescura, juventud, trabajo, progreso y profesionalismo.
DCIM105GOPRO
Alejo y la autofoto.

Los ejemplos abundan. Algunos de los más destacados son: Catherine Ibargüen, medallista de plata en salto tripe durante los Juegos Olímpicos de Londres; Mariana Pajón, oro olímpico en BMX; Nairo Quintana, campeón del último Giro d’Italia, una de las más exigentes competencias del ciclismo mundial; y la Selección Colombia o Cafetera (como les gusta decir a los periodistas argentinos) que mediante la zurda de James Rodríguez alcanzó los cuartos de final en la Copa del Mundo de fútbol disputada este año en Brasil.
Actualizado recientemente4

Alejandro González, integrante de la mejor camada de la historia del tenis colombiano, se refiere a este aporte ejemplar del deporte de su país: “Es una campaña que empieza en cada uno. Como decimos nosotros, el riesgo de ir a Colombia es el riesgo de que te quieras quedar allá. Por lo bien que se la pasa y por el país que es hoy en día. En el deporte hemos avanzado muchísimo y creo que tenemos mucho más porqué avanzar”. En búsqueda de una razón a esta explosión deportiva, el antioqueño agrega: “La razón está en la mentalidad de nosotros, los colombianos, de querer mejorar, de querer tener un país mejor, de querer cambiar las cosas. En el deporte ocurrió lo mismo. Sabemos todo lo que hemos sufrido, y todavía lo hacemos porque tenemos nuestros conflictos, pero entendemos que el cambio empieza en cada uno. En nosotros. Como deportistas tenemos la oportunidad de ser íconos”.JUAN SEBASTIÁN CABAL, ALEJANDRO FALLA,SANTIAGO GIRALDO Y ALEJANDRO GONZÁLEZ
Juan Sebastián Cabal, Alejandro Falla, Santiago Giraldo y Alejandro González. Ph: Liliana Corzo.

Parte de este progreso se debe al apoyo privado que González recibe para solventar sus gastos. Hace un poco más de un año que cuenta con el patrocinio privado de “Grupo Argos”, una empresa cementera de Medellín que financia su carrera a cambio de su buen comportamiento e imagen. Imagen, una palabra repetida en Colombia. Una palabra que intenta apartarse de la oscuridad del pasado, para dejarla atrás y nunca más volver.IMG_7005

2014: SU MEJOR TEMPORADA

“Ha sido un año muy bonito. Un año diferente donde tuve la oportunidad de competir en distintos torneos. Me he sentido bien, he madurado mucho, pero mis objetivos aún están más arriba y siento que puedo dar mucho más de mi tenis, de mi parte mental y física. Lo importante es ir madurando día a día, ir disfrutando”, comenta González que en 2014 debutó en los cuatro Grand Slams, alcanzó los cuartos de final en los ATP de Houston y Bogotá, ganó un Challenger y hasta le robó un set a Novak Djokovic en el cemento de Miami.

View this post on Instagram

Recuperando con Nole #icebath #indianwells

A post shared by Alejandro Gonzalez (@alejogonza) on

 

Guido Pella: camino a la recuperación

5 Nov

“Lo único que sé es que por ahora no voy a volver a jugar al tenis”, eran las palabras de Guido Pella que en mayo de este año anunciaba su retiro, un parate sin fecha de vencimiento. Después de caer en la primera ronda del Challenger de Vicenza, el tenista argentino de 24 años decidía darle un respiro a su profesión.

Pérdida de la motivación. Saturación. Las principales razones del parate que realizó el bahiense durante esta temporada. En una sincera entrevista con EfectoTenis, Pella (195°) viaja hacia aquel mes y medio donde no corrió, no trotó, no tocó una raqueta y ni siquiera una pelotita. Era un momento de reflexión en medio de un caos mental que requería una pausa en el agotador y exhaustivo mundo del tenis. Ahora, con su ranking y físico desmejorado, pero con la motivación intacta y los objetivos en claro, Pella recorre la senda de la recuperación.

20130920teniscampinas_img_161211

EfectoTenis: ¿Cómo viene la vuelta al circuito después del parate?

Guido Pella: La verdad que está costando mucho, más que nada porque el tenis se hizo muy parejo. Creo que todos los partidos son difíciles, no importa el rival que te toque. Aunque tenga un ranking mucho peor que vos, igual te puede complicar muchísimo. Eso hace un par de años no pasaba. Por lo menos es bueno que el nivel haya mejorado porque te permite competir al más alto nivel. Acostumbrarte a jugar con rivales duros sin importar si es primera, cuartos o la final.

Me está costando mucho porque el parate que hice fue largo. Realmente no hice nada, y cuando volví fue como empezar de cero. Obviamente que no estoy jugando mal pero tuve un poco de mala suerte en los dos sorteos, me ha tocado con Alejandro González dos veces, un jugador que está en su nivel más alto. Sé que estoy jugando bien, que estoy mejorando y que tengo que tener esa cuota de suerte en un cuadro donde me toque un camino más accesible y que eso me permita agarrar confianza. Sigo entrenando, sigo jugando para tener la oportunidad de volver a competir como antes.
IMG_6936

En el momento que analizabas el parate, contabas que por tu malestar te la agarrabas con tu familia y seres queridos. ¿Se analizaba la situación? ¿Qué te pasaba interiormente?

Las sensaciones que vivía dentro de la cancha me las guardaba para mí y eran pura y exclusivamente mías, no tenía nada que ver con mi familia, ni mi entrenador, ni nada. Era una falta muy grande de ganas de jugar, de entrenar, de superarme a mí mismo como hay que hacerlo para poder jugar al tenis. Llegó un momento, y creo que estuve en lo correcto, donde decidí parar de jugar. Para hacerlo a medias y no ganar un partido… y además, seguir viajando, seguir perdiendo plata. No era lo que yo quería, seguir girando en un calendario muy duro y difícil haciendo algo que no tenía todas las pilas para realizarlo.
revista Grip
Su ranking más alto fue 75°, en junio de 2013. / Ph: Revista GRIP.

En aquel momento que paraste, ¿extrañabas algo o realmente estabas decidido? ¿Pensaste en dejar definitivamente el tenis?

No pasó mucho tiempo desde que volví (N. de Ref: 3 meses) y hay muchas cosas que todavía no comprendo. Realmente volví porque me acuerdo que vino a mi casa un amigo, que es preparador físico, y me dijo que empezáramos a entrenar, pero para divertirnos. Que comenzáramos a hacer algo para descontracturar, para estar en contacto porque hacía mucho que no nos veíamos. Al entrenar con él, un día fui a jugar al tenis y me agarraron un poco de ganas. Yo sabía que si iba a volver a jugar al tenis, la vuelta no podía ser muy larga. Lo físico me iba a empezar a pasar factura y el tenis es muy difícil recuperarlo. De hecho paré un mes y medio y me parece que hubiese sido dos años. Cuesta reencontrarse con el ritmo, con la confianza, que es lo más difícil del tenis. Son muchos factores que a uno lo hacen jugar bien o jugar mal.

El nivel está tan alto que el tenis te hace pagar ese mes y medio. Empecé de a poco, con más ganas de las que tenía antes, también ayudó mucho que haya estado anotado en el ATP de Bogotá a donde fui habiendo entrenado un día y medio. Allí gané un partido y luego perdí con (Radek) Stepanek, con quien tuve muchas chances. Lo estaba haciendo descontracturadamente. Lo estaba disfrutando un poco más y me gustó.

Ahora es durísimo. Los torneos están cerrando con ranking muy alto. El ranking se me fue y eso no me permite ser preclasificado y me garantiza un jugador difícil en primera o segunda ronda. Pero soy paciente, sé que en algún momento va a volver mi tenis y voy a estar más arriba.ch_pella_576
En diciembre de 2012 fue campeón del Challenger Tour Finals celebrado en San Pablo.

De chico te había ocurrido algo similar. Aquella vez pensaste en dejar de jugar y tus viejos te insistieron para que sigas. ¿Este parate lo ves como un volver a empezar?

Aquella vez, a los 14 años, estuve a punto de dejar fue por un tema de plata. Mis viejos no me podían bancar más, era muy difícil viajar. Es una época donde uno tiene que empezar a entrenar un poco mejor, viajar a donde el nivel sea más alto y no estaba recibiendo apoyo de la Asociación Argentina de Tenis. En ese momento creí que no podía. Iba a los torneos donde había chicos que entrenaban en Buenos Aires, en Córdoba, puntos donde el tenis es más fuerte. Yo entrenaba en Bahía Blanca con mi abuelo, mi papá y no tenía a nadie para jugar. Entonces era muy difícil, daba muchas ventajas y siempre tuve claro que para hacer las cosas hay que hacerlas al 100% porque cuando uno las hace a medias es mejor no hacerlas. Veía que no estaba dando todo de mí y llegué a pensar en dejar. Pero mis viejos me dijeron que siga, que íbamos a conseguir a alguien. Después se dio lo del sponsor y pude seguir jugando. La verdad, les agradezco a mis viejos que me bancaron en aquel momento.DCIM105GOPRO
En el Challenger de Córdoba, junto a algunos de sus colegas.

Muchas veces, cuando el deportista de alto nivel se retira, le ocurre que no puede encontrar en otro lado esa adrenalina que le da la competencia. ¿Te pasó durante el parate?

Sí, claro. Es una sensación muy rara. Cuando la tenés, decís qué sensación mala; pero cuando no la tenés la extrañás. El cuerpo se acostumbra a tener esa sensación de miedo, de nudo en la panza que no sabés qué va a pasar. Si vas a ganar o vas perder. Cuando dejás el tenis, o tenes un parate, y ves que esa sensación no la tenés más empezás a extrañarla. Muchas veces la vida se hace muy monótona. Creo que eso es lo que más extrañan los deportistas: disfrutar el sufrimiento.

Después de haber tenido tus mejores momentos en el circuito, cuando llegaste a la segunda ronda de Roland Garros y más tarde continuas participaciones en ATP, ¿se valora un poco más todo después de este parate que te está haciendo tan difícil la vuelta?

Eso me lo pongo a pensar todos los días y me arrepiento de un montón de cosas que hice mal en ese momento. Eso es algo de lo que me voy a arrepentir siempre si no logro volver a estar arriba. Yo me acuerdo lugares puntuales que no disfrutaba, por ejemplo Roland Garros, o mismo cuando hice la semifinal de ATP en Düsseldorf. Siento que le podría haber sacado más provecho en el sentido del disfrute. De decir que estoy en un nivel altísimo, estoy ganando buenos partidos y que es algo que no me pasaba. También me ocurrió antes cuando tuve buenos resultados en Challenger y me tocó volver a los Futures. Ahora de vuelta con lo de querer retornar a los ATP. Muy en el interior sé que voy a volver pero uno nunca sabe porque depende de muchas cosas. Sino lo logro hacer me voy a arrepentir de muchas cosas de mi vida que podría haber hecho mejor.

Tengo mucha confianza en mí, en que voy a mejorar, en que voy a volver a estar arriba y no voy a volver a cometer los mismos errores que me hicieron no disfrutar tanto del escenario que me tocaba vivir.
roland-garros_590x395
La próxima no tenés chance, Nole”, le decía (?) Pella a Djokovic luego de caer en 2° ronda de Roland Garros 2013.

¿Está la fuerza para volver ahí?

Sí. Creo que al principio de esta vuelta me costaba mucho aceptar el hecho que tenía que luchar aún más que antes, que los partidos no se van a dar igual. Por ejemplo, ahora, rivales a los que no que podía vencer fácil, pero sí que tenía chances, ahora me están ganando. Es muy difícil lidiar con todo eso. Saber que hay que lucharla desde cero. Perder muchísimo ranking. Que la vuelta es cuesta arriba y muy grande en todo sentido: tenístico, anímico, físico y mental. Me ha costado lidiar con eso pero cada semana que pasa me estoy poniendo más fuerte y eso me va a ayudar para seguir adelante.
jjj

Pedro Cachin: madurando lejos de los afectos

26 Oct

–          ¿Y vos por quién hinchas? – le dice una nena de aproximadamente nueve años a su amiguita mientras están por instalarse en la tribuna del Córdoba Lawn Tennis, durante el duelo cordobés de cuartos de final, entre Facundo Argüello y Pedro Cachin.

–          Por Cachín – dice segura la otra, disfrazada de tenista.

–          ¿Quién es ese?

–          El de verde.

–          Ah, ¿y el nombre?

–          Pedro – aclara la que no está disfrazada y encara hacia la lateral de cemento hirviente.

DCIM105GOPRO

A los 15 años, Pedro Cachin dejó su ciudad natal, Bell Ville, para no tener que viajar diariamente hasta Villa María, localidad ubicada a 60 kilómetros de distancia donde entrenaba. Allí, en un departamento que la familia alquilaba, Pedro vivía, lejos de su gente y siendo tan solo un adolescente. En la actualidad, la distancia se agrandó aún más. Los kilómetros que separan al tenista argentino del resto de su familia se multiplicaron.

IMG_6765
Cartel que indica la entrada a la ciudad de Bell Ville en la Ruta Nacional N° 9.

Pedro cambió varias cosas: ciudad, continente, rio por mar y hasta dejó de escuchar tonadas cordobesas para oír la particular dialéctica catalana. De Córdoba a Barcelona. Del asado al jamón crudo. Del fernet al no sé qué (?). Como un camaleón se adaptó de nuevo al cambio porque simplemente no le quedaba otra. Cómo desaprovechar la oportunidad que te brindan desde un centro europeo de alto rendimiento, cuando la posibilidad de competir en Argentina es acotada. Barcelona Total Tennis es la academia de Alex Corretja, ex 2 del mundo, que le dio la chance de entrenar a Pedro Cachin. Bajo la supervisión del dos veces finalista de Roland Garros, y el asesoramiento de Enric Molina, ex umpire y actualmente un exitoso manager, el bellvillense crece a pasos agigantados. En su provincia, con sus amigos y familiares de testigos, Cachin llegó a las semifinales del Challenger de Córdoba y le dijo al público del tenis quién era.

IMG_6980
La hinchada de Cachin aguantando el inhumano calor cordobés.

“Es solo un torneo así que tengo que seguir”, le dice a EfectoTenis Cachin luego de caer frente a Máximo González, en semifinales del segundo Challenger disputado en suelo argentino. “La sensación es muy buena pero obviamente busqué esto. No es que me vino solo, sino que trabajé muy duro este año y también la temporada pasada. Dejé muchas cosas de lado para seguir pudiendo crecer en el tenis y ahora se me empezaron a dar los resultados”, completa el tenista de 19 años que hace referencia a lo que dejó atrás: casa, familia y afectos.

IMG_6992
Durante el 2014, Pedro ganó dos títulos Future: uno en Italia y otro en España.

“Cuando uno tiene ganas de hacer algo lo hace, dejando cualquier cosa de lado. La verdad que tengo muchas ganas de seguir trabajando. Soy muy chico y todavía no soy nadie en el tenis. Me falta mucho todavía y no me queda otra que irme a trabajar a allá (España). Los torneos no son los mismo que acá, la cantidad tampoco, entonces me tengo que ir sí o sí”, aclara Cachin sobre su presente, y al mismo tiempo exhibe la falta de estructura del tenis nacional.
IMG_6996
El saludo entre Cachin y Machi González, su vencedor en las semifinales.

Sobre su estadía en Sant Cugat, departamento que comparte junto con otros jóvenes de la Academia,  el aporte de Corretja y Molina es fundamental para su formación. La relación es tan estrecha que para Pedro son como una familia. “Siempre en el tenis se trata de hacer como una familia. Estos grupos tienen que ser como novios, deben contarse todo porque hay cosas que te  pasan y saben cómo resolverlas. Ellos fueron y siguen siendo una familia para mí porque estamos todo el día en contacto. Les agradezco porque me dieron una oportunidad muy grande y voy a hacer todo lo posible para devolverles tanto apoyo”, manifiesta Cachín que en la próxima actualización del ranking se ubicará dentro de los 260 mejores del mundo. Y agrega sobre Corretja: “Alex fue un gran jugador de tenis y pasó estos momentos. Sabe cómo resolverlos y te lo explica. Esas cosas te las da un Guillermo Coria, un Gastón Gaudio, tipos que lo vivieron”.
Bn3MZAUCQAAOZQz
Junto a Corretja en el Camp Nou.

A pesar que el contacto físico con su familia no es algo que abunde en la actual vida de Cachin, el afecto sigue intacto o hasta potenciado por la nostalgia que causa la distancia. “Trato de darles lo mejor de mí porque ellos me dan siempre lo mejor. Una familia es una familia y ellos me apoyan en todo, al igual que lo hacen con mi hermana. Somos muy unidos y me da felicidad que me puedan ver. Sentir que los tengo siempre atrás es un plus. Siempre que se te desmorona algo, como puede ser un partido que no tenías que perder, algo que no tenía que pasar y ocurre, ves que tenés un apoyo”, recalca el “Gato”, como lo llaman los más cercanos, sobre el fuerte vínculo que tiene con su familia. “Cuando estas lejos te pasan cosas que decís, puta madre, no tengo a mi familia, y para resolver esto la necesito. ¿Y ahora cómo hago yo? Hay tiempo que perdés sin darte cuenta, y cuando los necesitás de verdad, valorás lo que es la familia”, relata el juvenil que en noviembre vuelve a España donde pasará las fiestas de fin de año realizando la pretemporada.
1897745_10203415766372671_1787871517396585254_n
Cachin junto a su familia.

Luego de su eliminación en las semifinales del Challenger cordobés, Cachin terminó firmando autógrafos, sacándose fotos y hasta siendo una de las figuras que peloteó durante el Kid’s Day de la competición. Su nombre ya está instalado en el ambiente. Ahora, los chicos que andan adivinando tenistas por los pasillos ya saben quién es un tal Pedro Cachin.

IMG_7000

El colado de la qualy de San Juan

12 Oct

Mientras en la clasificación del Challenger de San Juan los jóvenes tenistas argentinos pujan por un lugar en el cuadro principal, un tenista que se retiró del profesionalismo hace tres años recupera la adrenalina que hacía rato no experimentaba. Con 33 años, y siendo profesor del Club Banco Hispano, sede del torneo, disfruta como sus amigos lo alientan desde las gradas. En la qualy del certamen cuyano hay un colado y se llama Guillermo Carry.

289087_10150256677066671_7937672_o

En la cancha central del club sanjuanino donde se lleva a cabo el primero de los dos Challenger en suelo argentino –el próximo será la siguiente semana en Córdoba-, el zurdo Guillermo Carry completa su victoria en la primera ronda de la clasificación al vencer por 6-1 6-3 a Ignacio Dagostino Herrera. “La verdad decidí ayer el hecho de jugar. Pensé que no iba a poder porque iba a completarse la qualy (fase previa que otorga cuatro lugares para el cuadro principal). Pero firmaron 25. Lamentablemente no pude entrenar nada, juego con lo que me queda. Se hace difícil. Doy clases todos los días y no entreno nunca. Por ende, jugar a un ritmo tan alto es muy difícil, pero ponemos corazón“, le dice Carry a EfectoTenis que con su alto ranking, 1727°, y al sobrar espacios pudo anotarse en el cuadro de la fase previa por tener un punto en el ranking de singles (también puede ser de dobles), condición que impone el reglamento ATP. Para encontrar su anterior triunfo como profesional debemos remontaros a octubre de 2013 cuando en un Future en Bolivia se mandó a jugar y ganó un partido.

IMG-20141011-WA0031

IMG_0932
La entrada al Club Banco Hispano donde se disputa el Challenger de San Juan.

Carry, que en 2005 alcanzó su posición más alta en el ranking ATP, 429°, tuvo algunas apariciones esporádicas desde su retiro. En 2012 jugó tres torneos, en 2013 también tres y durante este año en La Rioja, en donde acompañaba como coach al juvenil sanjuanino Facundo Alvo. Fuera de estos eventuales placeres, sus actividades una vez “jubilado” del tenis fueron como entrenador en Tailandia, Italia, Buenos aires y finalmente en San Juan donde encontró la tranquilidad que buscaba. “Si lo pensaba demasiado no me venía”, aclara con humor “Guille” que el año pasado, junto a Andrés Molteni, ganó el dobles del Challenger de San Juan.

427435_10150558156141671_108328548_n

418771_10150548291036671_863260576_n
En Tailandia en dos particulares taxis.

En su etapa como tenista, Guillermo Carry fue un jugador de Futures, algunos Challengers e interclubes europeos, donde lograba solventar económicamente su carrera. “Jugar interclubes no es ningún pecado. Muchos de los jugadores buenos, me refiero a los Top 100, juegan interclubes. Jugué 11 años y la verdad he conocido muchísima gente. Es una buena forma de ganar dinero para aquellos que no están con un ranking elevado”, manifiesta Carry sobre aquella etapa de financiamiento donde jugó en Italia.

IMG-20141011-WA0030
En el club italiano Cannotieri Padova, donde jugaba interclubes.

“Cansado, agitado, pero genial”, es la descripción que da Carry sobre su particular partido, donde muchos de sus amigos le hacían el aguante desde las tribunas montadas especialmente para el evento que reparte 50.000 dólares en premios. “Estar otra vez dentro de una cancha es hermoso, hay veces que extraño mucho competir. Además, en San Juan, es aún más lindo. Tengo un grupo muy grande de amigos que vienen a verme y eso lo hace aún más especial. Corro hasta si estoy sin poder respirar. Es una sensación muy linda”, comenta Carry, a la distancia, y deja al descubierto lo que a muchos tenistas retirados les ocurre: la ausencia de esa adrenalina que el tenis solo les puede dar. “La verdad que la sensación de estar dentro de una cancha es única. La adrenalina que te corre por el cuerpo no se explica. Ni siquiera siendo coach se reemplaza. Es unicooo”, cierra Carry con muchas “os” y con aún más ganas de seguir compitiendo como en los viejos tiempos, por lo menos, por un ratito.

 

UN CUADRO CON MUCHOS ESPACIOS LIBRES

Teniendo en cuenta la escasez de torneos Challenger en Argentina, en 2014 son dos, llama la atención los pocos jugadores que se anotaron a la fase previa que entrega cuatro lugares para el cuadro principal. “Que la qualy no se haya llenado da que pensar. Igual hay anotados diez tenistas más que el año pasado, eso ya es un avance”, aclara Carry.

IMG_0934

La desertificación de la clasificación de un torneo tan importante a nivel local tiene que ver con la falta de planificación de los jugadores. También es extraño que la Asociación Argentina de Tenis no aproveche este tipo de certámenes para incluir a jóvenes tenistas en formación que puedan adquirir un tipo de fogueo que, por realidad económica, no abunda en el país. “Tenemos mucha materia prima pero también influye la situación económica del país donde los chicos que vienen a la qualy no cobran un centavo y tienen costos elevados entre viaje, hotel y coach. Reconozco, también, que San Juan queda un poco alejado de Buenos Aires y los costos para llegar no son bajos”, cierra Guillermo, un beneficiado durante este asunto.

Norma Baylon: una mujer indomable

8 Oct

El sonido de la pelotita contra el ropero es insoportable en aquella habitación del departamento en el barrio de Belgrano. Ella, de cuatro años, no se cansa. Su madre, de algunos cuantos más, no la aguanta. Lo que nunca va a pensar Dorothea es que más tarde su hija, Normita, será 4° del mundo y una precursora en el tenis femenino argentino. “Como comprenderás, yo no me acuerdo, son los cuentos de mis padres. Todo el día estaba dándole a la pelotita contra el ropero, y cuando llegaba mi papá, a la noche, mi mamá le decía: < ¿Sabés qué? Me tiene harta. Todo el día estoy escuchando el tiki, tiki, tiki. Ya no la soporto más>”, le dice a EfectoTenis Norma Baylon, una mujer indomable desde antes de saber el significado de la palabra tenis.
SCAN_20141007_212829526_001

“Para hacerte la historia corta, ahí decidieron comprarme mi primera raquetita, una Sarina, chiquita, blanca, con la que zarpaba todos los fines de semana al Buenos Aires Lawn Tennis Club (BALTC), donde mis padres jugaban. Yo me iba al frontón. No almorzaba, no tomaba nada, con tal que nadie me vaya a quitar de ahí”. Ahí, dice Baylon, donde los sueños se siembran y los golpes se perfeccionan. Ahí, el frontón, un espacio físico donde muchas de las grandes glorias del tenis nacional pasaron parte de su infancia. “A la noche, cuando llegábamos a la casa, era siempre la misma historia. Abrían la puerta del departamento y yo me tiraba de narices al suelo llorando. No quería bañarme, no quería comer, no quería hacer absolutamente nada. Poco a poco fue surgiendo mi amor por el tenis”, relata Norma a EfectoTenis –en una entrevista realizada en la escuela de periodismo DeporTEA- dejando en claro su amor casi natural por el deporte de la raqueta.

SCAN_20141007_214937622_001-001

Siguiendo con la infancia de Norma Baylon, uno de los momentos más esperados por la porteña formada tenísticamente en el BALTC sucedía cuando su padre terminaba de jugar dobles con unos amigos franceses. Ella, por ese entonces Normita, le pedía pelotear un rato. Un día, su padre, cansado, no quería darle el gusto a su hija, pero después de tanta insistencia aceptó Olindo, un severo pero generoso alemán,  le tiró un fuertísimo revés que iba derecho al “ombligo” y que buscaba que la chiquita no molestase más. Para sorpresa del padre, Norma voleó de revés. Al día siguiente, por pedido de Olindo, Baylon ya tenía profesor.
SCAN_20141007_213327158-001
En el 63, Baylon y la británica Ann Haydon-Jones quien venció a Norma en la final de Bournemouth.

Uno de los grandes obstáculos que debió sortear la cuartofinalista de Roland Garros, Wimbledon y del US Open en los sesenta fue su indomable carácter. “Tengo un defecto muy grande que es ser perfeccionista. Entonces, lo que hago lo quiero hacer bien y cuando no me salen las cosas me enojo. Es un enojo que me dura muy poco, inclusive ahora, me puedo molestar con algo o alguien, pero si me dejan dos minutos tranquila ya ni me acuerdo porqué me enojé. En el tenis era exactamente igual”, explica Baylon, actualmente de 71 años, y quien en varias ocasiones sufrió las conocidas penitencias.
SCAN_20141007_213204120

Sus padres, rigurosos en la educación, durante el partido no le decían nada.  Una vez en el coche, camino a casa, llegaban las famosas penitencias. Una semana sin ir al club o no te vamos a comprar otra raqueta nueva eran algunos de los ejemplos. Después, su autocontrol llegaría a causa de las críticas de la prensa: “Norma es una genia, un fenómeno, pero su comportamiento…”, eran algunos de los titulares de la época. Sin embargo, el peor castigo llegó en las vísperas de los Juegos Panamericanos.
SCAN_20141007_214937622_001

En el clasificatorio que había organizado la Asociación Argentina de Tenis, Norma le ganó a las diez mejores del ranking argentino y obtuvo un lugar para viajar como representante nacional en los juegos continentales. Allí apareció otra vez su carácter. “El último partido lo jugué contra Nora Somoza. En esa época, como ya no podía gritar, decir malas palabras, pegar pelotazos, ni romper raquetas porque me venían las sanciones de mis padres, empecé a pegarme con la raqueta en el costado de la pierna. Ese día fallé y me pegué un raquetazo en la canilla. Por supuesto no hice ni un gesto pero veía que el moretón iba saliendo como si fuese un huevo de avestruz. Termina el partido. Gano. Y el presidente le dice a mi papá que yo viajaba a los Panamericanos”. En aquel encuentro, su padre le negó el viaje a Norma aludiendo que así no se iba a portar si representaba a la Argentina. “Por más que pataleé, lloré, no hubo forma. Y creo que eso me curó”.Desktop
Baylon en figurita, una perlita de MercadoLibre.

Otra de las acciones que tomaron sus padres, antes de permitirle viajar a competir a Europa, fue que finalice sus estudios secundarios y los traductorados de inglés y alemán, idiomas que actualmente habla a la perfección y que le permitieron ser traductora en series Copa Federación, dictar cursos de arbitraje y hasta desempeñarse como jueza de línea en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. “Les estoy sumamente agradecida que no me hayan permitido viajar antes de terminar mis estudios. Siempre me decían  que lo que tenía dentro de la cabeza no me lo podría quitar nunca nadie”, aclara Norma quien fue la primera mujer en conseguir el Olimpia de Oro (1962).SCAN_20141007_21345451_002
Ropa de la marca “Fred Perry” hecha expresamente para Norma Margarita Baylon. También, la marca Dunlop le proporcionó raquetas personalizadas.

A lo largo de su brillante carrera, que transcurría en tiempos de amateurismo donde ninguna cobraba dinero –solo en el final de su recorrido tenístico logró negociar la paga de algunos viajes y pequeños premios-, Baylon alcanzó los cuartos de final de Roland Garros 1965, cuartos en Wimbledon 1964 y también estuvo entre las ocho mejores del US Open en 1965 y 1966. Además, fue finalista de dobles en Roland Garros 1964. Dentro de sus tantas victorias se destacan sobre la brasileña María Esther Bueno, Nancy Richey, Billie Jean King, Vera Sukova, Lesley Turner, entre otras.

Cristiano Siqueira, um talentoso artista paulistan
Ilustración de la brasileña Marías Esther Bueno. /Autor: Cristiano Siqueira.

Sin embargo, uno de sus partidos más recordados no quedo en el recuerdo precisamente por haberlo ganado, sino por la manera en que perdió frente a la mítica australiana Smith Court. Durante el Australian Open de 1965, Baylon estaba 5-4 y 40-30 en el primer set. “Tipico de Norma Baylon. Problemas de concentración. Mientras yo estaba esperando que una chica recogebolas me pasara la pelota, pensaba en la alegría de mis padres, en lo que iban a escribir en los diarios, en que me estaba portando muy bien en la cancha, en qué iban a decir todos los chicos con los que entrenaba, pensé tantas cosas que cuando la veo a Margaret del otro lado, la veía que temblaba. Entonces dije, Norma, lo único que te pido es que no hagas doble falta. Saqué con tanto cuidado que los dos saques picaron en mi cancha. Después perdí el partido. Esa noche creo que no dormí, solamente lloré”, relata con muchísimo humor Baylon que no juega hace varios años a causa de algunas operaciones de cadera que no le permiten disfrutar más del tenis dentro de la cancha, algo que igualmente no extraña.
817472-margaret-court  Daniel Wilkins
Margaret Court y sus trofeos. /Ph: Daniel Wilkins

En 1966, año en el que periodistas estadounidenses especializados la consideraron 4° del ranking mundial femenino, Norma decidió comenzar a dejar el tenis para dedicarse de lleno a su matrimonio y a formar una familia.

Casualmente, el medio para conocer a su ahora ex marido, el peruano Bartolomé Puiggrós, fue el tenis. A Baylon, que volvía muy cansada de una extensa gira que incluía Roland Garros, Wimbledon y el US Open, le ofrecieron que vaya a jugar el Abierto de Porto Alegre, en Brasil. Norma se negaba. Sin embargo, la Asociación Argentina de Tenis le dijo que si ella no iba, María Esther Bueno, por ese entonces 2° del mundo y que a lo largo de su carrera sería tricampeona de Wimbledon y cuatro veces campeona del US Open, no viajaría a jugar el Abierto de la República, el torneo más importante desarrollado en Buenos Aires. Después de haber negociado la paga del próximo viaje que incluía toda la gira del Australian Open, Norma aceptó y viajó a Brasil donde conocería a su futuro marido, también un ex tenista con el que viviría 25 años en Lima, Perú, y con quien tendría tres hijos que le darían siete nietos. “Mi sueño siempre fue formar una familia y tener hijos. Y con la mano en el corazón, lo mejor que me dio el tenis fueron mis hijos y ahora mis nietos”.
nietos
Baylon y sus nietos.

EL PELOTAZO A BILLIE JEAN KING

“Billie Jean King no era de las mejores deportistas, refiriéndome como persona. Todo el mundo sabía que yo tenía problemas de concentración. En una final en Filadelfia (1964), la tengo set point en el segundo set y cuando voy a sacar me dice que espere un momentito porque se iba a limpiar los anteojos. Yo pensaba, Norma tranquila. Me preparo para sacar y me dice <Wait a second (Esperá un segundo)> y se ata los cordones de las zapatillas. Y cuando por tercera vez estaba por sacar le dice al árbitro <¿Cómo vamos?>. Eso ya fue el colmo y perdí el partido”.

SCAN_20141007_21345451
Norma y Billie Jean King, 12 veces campeona de Grand Slam y quien contribuyó a la igualdad de género.

A continuación de aquel match, Norma también jugaba la final de dobles, sobre pasto, donde enfrentaba a Rosie Casals y a la mismísima Billie Jean King, a quien le pegaría un pelotazo adrede. “Mirá, Helga (Schultze, su compañera alemana de dobles) voy a hacer algo que va a ser la primera vez en mi vida que lo hago conscientemente. Hasta que no le dé un pelotazo no cuentes conmigo…”, relata con vehemencia Baylon, sin dudas, indomable.

Fotos e información: “Historia del Tenis en la Argentina”, de Eduardo Puppo y Roberto Andersen,

Audio completo de la entrevista radial:
Parte 1
Parte 2
Parte 3