Tag Archives: wta

Sobrevivir al intento de golpe de Estado en Turquía

22 Jul

Luego de ver que su vuelo de Estambul a Rumania estaba demorado, Mariana Díaz Oliva fue a un recoveco del aeropuerto de Ataturk a cargar la batería de su celular. En el preciso momento que logró encontrar una fuente de energía eléctrica que alimente el litio de su smartphone, por los enormes ventanales turcos empezó a ver que se acercaban tanques de guerra. En simultáneo, el resto de los pasajeros demorados comenzaron a correr hacia los diferentes extremos del aeropuerto. El rumor que le habían comentado algunos minutos atrás era verdad, en Turquía estaba ocurriendo un golpe de Estado.

13690617_1747875078813801_9055883539481642274_n
Mariana Díaz Oliva llegó a Estambul a las 22 horas del viernes y voló a Rumania a las 7:10 del domingo. / Ph: Fb de Díaz Oliva.

13669730_1747875075480468_2808421282832222406_n
Ph: Fb de Díaz Oliva.

El viernes 16 de julio, por la noche, algunas facciones de las Fuerzas Armadas de Turquía se movilizaron con el fin de derrocar al gobierno del presidente electo democráticamente Tayyip Erdogan. Uno de los focos de estos movimientos violentos que dejaron cerca de 300 muertos fue el aeropuerto de Estambul, donde se encontraba la ex tenista argentina. El sábado por la madrugada, el pueblo turco salió a las calles y sofocó el intento de golpe de Estado.

Figuras militares han indicado que los rebeldes forman parte de un pequeño grupo dentro de la Primera Armada, con sede en Estambul. GETTY

También escuchalo es I Tunes —>  

El relato de Mariana Díaz Oliva es doloroso, conmovedor y atrapante. Al cerrar los ojos y escuchar en detalle cada una de sus palabras es imposible no transportarse hacia ese aeropuerto que, por momentos, estuvo abandonado. También, la ex 42° del ranking WTA y actual coach de Julieta Estable y Daniela Farfán retrata a la perfección el sentimiento de supervivencia en un contexto completamente adverso y desconocido.

antalya - estambul
La distancia que hay entre Antalya y Estambul.

Si todavía tenías ganas de escuchar más experiencias sobre este hecho, el otro destino de esta edición express de Efecto Tenis Podcast es Antalya, ciudad ubicada en el suroeste de Turquía, en las costas del Mar Mediterráneo. Desde el lujoso Resort Belconti, Mariano Kestelboim no escatima en detalles sobre cómo vivió el intento de golpe de Estado mientras tenía que disputar las semifinales de un Future.IMG-20160719-WA0010
A la derecha, Kestelboim en el aeropuerto de Estambul. Ph: Mariano Kestelboim.

IMG-20160719-WA0011
Ph: Mariano Kestelboim.

En un compacto de cinco minutos, el argentino de 20 años narra su indignación por la suspensión de la competición casi sin previo aviso, sus temores y la improvisada planificación que debió hacer para continuar su gira tenística en tierras europeas. Un podcast imperdible sobre un hecho político y social que atravesó todo, incluso al tenis.

ARCHIVO Y ADELANTO

Como los podcast de Efecto Tenis son atemporales, tampoco se pierdan la posibilidad de escuchar el primer capítulo donde relatamos dos historias del tenis africano.

Juli Podcast copy
Ilustración de Joaquín Mustafá Torres para Efecto Tenis Podcast.

Además, para que vean como nos copamos con este formato (?), aquí hay un adelanto del próximo capítulo que saldrá en apenas dos semanas…

Anuncios

Gail Falkenberg: una intrépida abuelita

16 Abr

Tejer un pulóver al crochet, jugar a la canasta mientras disfruta de una empalagosa torta y hacer aqua gym con un grupo de jubilados, no son las actividades corrientes de Gail Falkenberg. Esta “abuelita” estadounidense de 69 años decide ocupar la mayor parte de su tiempo jugando al tenis, deporte en el cual compite profesionalmente, y donde hace unos días venció a una chica de 22 años y enfrentó a una ex número uno del mundo Junior medio siglo más joven que ella.

tennis_woman_older_trimmed-large_trans++2oUEflmHZZHjcYuvN_Gr-bVmXC2g6irFbtWDjolSHWg
Falkenberg preparando su servicio.

Hasta los treinta y tantos años, Gail Falkenberg jamás había tomado una clase de tenis. Es decir que la vecina de Ocala, una pequeña ciudad de la Florida, reconocida en todo el globo (¿) como la capital mundial del caballo, nunca tuvo que sufrir el interminable canasto de pelotas para perfeccionar un golpe. Tampoco tuvo que practicar los diferentes efectos del servicio ante la penetrante mirada de un entrenador que reclama mayor flexión de las rodillas. El camino de la señora Falkenberg no fue el convencional. Recién en 1985, cuando tenía apenas 38 años, disputaría su primer torneo profesional. A los 43 se retiraría, pero antes habiendo alcanzado el puesto 360° del ranking WTA.

GailFalkenberg

“El Australian Open de 1988 probablemente haya sido el highlight de mi carrera tenística. Aquel año compartí el vestuario con Chris Evert, Martina Navratilova y Steffi Graff. Haber ganado una ronda fue tremendo”, le cuenta a EfectoTenis sobre el único Grand Slam que disputó, donde logró avanzar una rueda de la clasificación.

Previo a su incursión en el tenis de alto nivel, en los sesenta, en la Universidad de California de Los Ángeles, Falkenberg conformó el equipo de tenis y se graduó de Licenciada en Arte y también realizó una Maestría en Bellas Artes. Luego, durante quince años, desarrollaría su carrera laboral dentro de la producción audiovisual. “Después de todo eso, nada más que tenis. Es por ello que tener éxito a tan alto nivel significa muchísimo para mí”, relata Falkenberg, quien de 1991 a 1999, entrenó a hombres y mujeres de la Universidad Central de Florida, en Orlando.

Pero la historia recién está tomando temperatura, cuatro veranos atrás decidió que el mote de tenista retirada no era el indicado para una señorita de su edad y volvió a la actividad profesional disputando Women’s Circuits –el equivalente a los Futures de los hombres-, a través del ingreso que le otorgaba su ranking nacional de la USTA.

“Me sigue gustando. El tenis me mantiene joven”, comenta unos días después de haber terminado una racha de 35 derrotas consecutivas, su última victoria había sido en 1998. El domingo pasado en el Women’s Circuit de Pelham, en Alabama, superó contundentemente a su compatriota Rosalyn Small, de 22 años, por 6-0 y 6-1. “Pensé que ella podía llegar a tener problemas con mi juego de efectos y finalmente los tuvo. Estoy muy satisfecha de haber ganado de esa manera”, aclaró Falkenberg sobre aquel match.

Cuando habla sobre su juego de efectos se refiere a los estilos de saque que ejecuta: de arriba (a lo socia dominguera de un club palermitano) o de abajo, parecido a uno de ping pong. También, todos sus golpes son con mucho slice, efecto que hace que la pelota se deslice sobre la superficie y el pique sea bajo. Además, su vestimenta, al igual que su estilo de juego, ejerce un anclaje con el pasado. Falkenberg juega toda vestida de blanco, de los pies hasta la cabeza. Zapatillas, medias tubo que apenas dejan ver sus rodillas, un pantalón corto amplio, chomba y gorra. Todo inmaculado y al mismo tono.

BN-NM678_GRANNY_P_20160411180542

La alegría de volver a sentir la satisfacción del triunfo después de dieciocho años hizo valer todos aquellos entrenamientos sobre arcilla y cemento en el (Ricky(?)) Fort King Tennis Center. Ahora tocaba medirse ante Taylor Townsend, actual 389° WTA, ex líder del ranking junior en 2012 y promesa del tenis estadounidense. “Me encantó haber jugado con alguien tan buena como Taylor. Pude ver qué partes de mi juego funcionaron y cuáles otras debo seguir trabajando. Uno solamente puede aprender jugando en el alto nivel”, señalaba Falkenberg luego de haber perdido previsiblemente por 6-0 y 6-0, en 36 minutos de partido, en el cual solo ganó doce puntos.

Taylor_Townsend
Taylor Townsend, la verduga de Gail.

Sin importar este resultado, en el círculo íntimo de este tipo de torneos manejados por la Federación Internacional del Tenis (ITF), Falkenberg es conocida como “The Legend” (La Leyenda). El elogio de sus colegas le llegó a través de Keri Wong (921° WTA), otra tenista estadounidense de 26 años, quien alimentó el ego de esta veterana luchadora.

7375514966_8e81db3002_b

A pesar de su particular palmarés, Falkenberg de ninguna manera pierde el optimismo y apunta alto para lo que resta de su juvenil carrera. “Mis objetivos son ganar dos partidos seguidos en el circuito, mejorar y ganar cuando tenga setenta años”, cierra ilusionada “The Legend”.

EL DÍA QUE CASI LE GANA A JENNIFER CAPRIATI

En un evento preclasificatorio para Big Amelia Tournament –torneo que solía integrar el circuito profesional- , donde la ganadora obtendría un wild card para el cuadro principal, Falkenberg enfrentó a Jennifer Capriati. Por ese entonces, la ex número uno del mundo tenía 13 años y, según nuestra veterana protagonista, venía de ganar el campeonato nacional para menores de dieciocho años. Finalmente, en aquel match  disputado en Orlando, Falkenberg perdería 7-6 y 6-4, pero tiene grandes recuerdos. “Para mí era el segundo partido del día, porque esa mañana había vencido en tres sets a la jugadora número uno de la Academia Bollettieri. Estaba cansada, pero probablemente haya sido la mejor jugadora contra la que he jugado”.

capriati
Capriati, campeona de Roland Garros 2001.

Volver al futuro del tenis

22 Oct

Subiendo a la ola retro de la afamada trilogía cinematográfica de “Volver al Futuro”, aprovechamos la conmemorativa fecha en la cual el profesor Emmett Brown (Christopher Lloyd) y Marty McFly (Michael J. Fox) viajaban 30 años al futuro. A bordo del mítico auto DeLorean, que funcionaba como máquina de tiempo, el excéntrico “Doc” y el multifacético McFly arribaban al 21 de octubre de 2015 con el objetivo de cambiar algunos hechos determinantes en la “futura” vida de los hijos de Marty. En cuanto al tenis, en 1985, año en el cual se encontraban los protagonistas de este film, Ivan Lendl lideraba el ranking; mientras que a nivel local, Martín Jaite era la raqueta número uno de Argentina y Gabriela Sabatini ganaba su primer título WTA. Con aires de nerds oportunistas (?), en EfectoTenis proponemos hacer un viaje en el tiempo. Algunos jugadores de esa época retroceden en el calendario para imaginar el presente. Vamos, Doc, arranque el DeLorean que hoy peloteamos con el pasado.

CR0BGbsUwAAFX5V

Autos y skates voladores, zapatillas que ajustan sus cordones automáticamente, mini pizzas que se convierten en grandes de muzzarella fueron algunos de los presagios que finalmente no se cumplieron en la segunda película de “Back to the Future”. Robert Zemeckis, director del largometraje estrenado en 1989, acertó en muchos de los adelantos, pero en otros su imaginación voló más alto que la tecnología. Si el creativo Zemeckis hubiera elegido como parámetro al tenis, ¿habría vaticinado este presente? No lo sabremos.

El uso de la tecnología para verificar los piques a través del ojo de halcón, las avanzadas raquetas que recogen las estadísticas de los golpes, el techo retráctil y la luz artificial en el Court Central de Wimbledon, un Top-Five japonés como Kei Nishikori, los pantalones capri de Rafael Nadal (?) (ahora antiguos) o la rapidez con la cual se juega parece algo normal, pero treinta años atrás quién lo hubiese pensado. Marty McFly y el “Doc” Brown estuvieron ahí, o mejor dicho aquí, ahora, pero evidentemente tenían cosas más importantes que ponerse a ver cómo la pequeña pelota amarilla pasaba la red.

_84204250_gettyimages-451545456
Federer y el ojo de halcón.

Michael J. Fox models the first self-lacing @nike MAG.

A post shared by The Michael J. Fox Foundation (@michaeljfoxorg) on

Por aquel entonces, a nivel mundial, el tenis era liderado por el checo nacionalizado estadounidense, Ivan Lendl, que durante 1985 ganaría 11 títulos ATP, incluído el Abierto de los Estados Unidos y el Masters de fin de año. A nivel nacional, Guillermo Vilas y José Luis Clerc habían transitado sus grandes momentos de gloria y el recambio generacional abría una nueva era: la “post- Vilas”. El líder de esta camada fue Martín Jaite, actual director del Argentina Open, que llegó a ser 10° del mundo en 1990. Por 1985, aquel ruliento Jaite terminaría la temporada como número uno de Argentina y 20° del ranking ATP.

En la rama femenina, Martina Navratilova y Chris Evert dominaban el circuito. También en 1985, Gabriela Sabatini, con tan solo 15 años, conseguiría su primer título WTA, el 18 de octubre, en Tokio, Japón. Además finalizaría la temporada como 12° del mundo, todavía siendo una adolescente.

CRwv7iJWEAEYeuz

Otro de los argentinos que despuntaba en aquella década, era Javier Frana, quien terminaría 30° del ranking ATP en 1995. Según el medallista olímpico en Barcelona 1992, durante aquellos años existían notables diferencias entre los jugadores de cancha rápida y los de lentas. El tour daba lugar a la aparición de especialistas en una superficie. En el presente, la mayoría de los Top 100 son tenistas versátiles, que se adaptan al suelo donde les toca apoyar sus zapatillas. “Por 1985, aquellos que tenían mucha visión empezaban a descubrir que con un solo golpe no iba a ser suficiente. En aquella época, tal vez los jugadores se caracterizaban por tener un golpe determinante, ya sea el saque o el drive. Coincidía con una etapa donde las superficies y la forma de jugar estaban muy marcadas. Eran extremadamente rápidas o más lentas sobre polvo de ladrillo. La poca tecnología de aquel momento hacía que las pelotas sean más pesadas y no podían neutralizar la humedad del ambiente o del ladrillo. Todo se hacía más lento. Era un circuito mucho más marcado, estaba el de cancha lenta y el de cancha rápida. Era muy distinto. En un cuadro sabías que tenías jugadores que en polvo de ladrillo no podían ni caminar porque se tropezaban; en cancha rápida había tenistas que la tenían que parar con la mano porque no podían jugar en superficies tan veloces. Eso se fue achicando”, le dice Frana a EfectoTenis.

images

El encargado de avispar al actual comentarista de la cadena televisiva ESPN fue su entrenador de aquel entonces, Jorge “Chino” Gerosi, quien percibió un futuro más veloz y físico. “Él veía que la clave pasaba por manejar las superficies más rápidas, y que la parte física también iba a ser un factor determinante. Creo que no se disparó tanto como se podía llegar a pensar, se creía que la potencia iba a ser excluyente y aquellos que pegasen más fuerte iban a tener una ventaja insalvable con el resto, algo que después, afortunadamente, no terminó pasando de una manera tan marcada”, manifiesta el analítico y siempre didáctico Frana.

Hu_120529_Deportes_Tenis_Roland_Garros_Federer_Frana_exclusiva
Mano a mano con “Su Majestad”. ¿Hubiese imaginado entrevistar al mayor ganador de Grand Slam de la historia?

Como mencionamos anteriormente, el gran hito de su carrera ocurrió en los Juegos Olímpicos de Barcelona, celebrados en 1992. En la multicultural ciudad española conseguiría la medalla de bronce en dobles, junto a Christian Miniussi. Justamente Minu, mano derecha de Jaite en  la organización del ATP de Buenos Aires, opinó sobre estas modificaciones: “Se ha hablado mucho de cuánto cambió la velocidad del juego, que el tenis es mucho más físico que táctico, que se juega mucho más rápido y es difícil ir a volear por la velocidad que te impide definir el punto en la red. Otro de los aspectos que ha cambiado considerablemente es la devolución del saque”.

argentina-ya-tiene-67-medallas-4-las-aporto-el-tenis
Frana y Miniussi de bronce.

Emulando a Michael J. Fox, Frana no se achica y también decide tomarse la licencia de viajar en el tiempo. Si hubiera estado a bordo del DeLorean en aquel 1985, el santafesino de 48 años no habría tomado nada material, pero sí la sabiduría construida en este período: “Por sobre todas las cosas, lo único que podría llegar a traer, tenísticamente hablando, es la sabiduría que se va ganando con los años, el entendimiento del juego, que después te hace madurar y crecer. Básicamente hubiese agarrado eso y no tanto las cuestiones técnicas. La sabiduría que vas logrando con los años y con los errores que te van permitiendo la evolución. En este caso, el que se equivoca menos y quien se adelanta más a los problemas o a la búsqueda de las soluciones saca una ventaja”. Mientras que en relación a la vida cotidiana agrega: “En el día a día, todo tiene más que ver con la sabiduría que con otras cuestiones. Afortunadamente, uno ha tenido una vida muy buena, pero a la vez muy terrenal, fácil, tangible y alejada de excentricidades y con cosas que poco tienen que ver con las raíces de uno”.

El famoso 21 de octubre de 2015 finalmente llegó. El pasaje que nos vendieron en “Volver al futuro” ya caducó. El tren ya pasó y el futuro se convirtió en pasado. El presente es todavía más sorprendente que el exhibido en Hill Valley. La realidad supera a la ficción, así dicen.

EL MOTIVADOR MENSAJE DEL DOC

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=I4nUR2CXulY]

Las mellizas colombianas

6 Oct

A simple vista ya hay algo extraño. Ellas dos son idénticas. Resulta imposible saber cuál es cuál. La ropa es la misma, sus cuerpos y rostros pareces clonados, e incluso sus gritos de arenga tienen el mismo calibre de voz. “Vamos Manita”, le dice una a la otra. No podía ser de otra manera, éstas chicas son mellizas y no intentan diferenciarse en absoluto. En el partido de dobles por los cuartos de final del Women’s Circuit de San Carlos Centro, las hermanas colombianas Pérez García no pasan desapercibidas. María Paulina y Paula Andrea (sí, hasta los nombres son similares) explican cómo es ser mellizas y compañeras de circuito al mismo tiempo. Un mundo muy peculiar donde difícilmente una pudiera vivir sin la otra.

copia
María Paulina (arriba) y Paula Andrea.

“Mira, ella tiene piercing, un lunar y pelo rubio”, dice María Paulina, que intenta explicar las grandes (?) diferencias físicas que existen entre una y otra. A pesar de que están calcadas a causa de los misterios de la genética, en la personalidad dicen ser muy diferentes. “Ella (Paula Andrea) es más entrona, más arriesgada, más todo. Yo soy más seria. Ella es la que hace los amigos y después yo me meto”, aclara María Paulina, la melliza más grande, que le lleva tan solo sesenta segundos de adultez. “Ella es la que manda con la plata, la que dice qué hacer y cómo se hace. Esa es María Paulina”, responde Paula Andrea, la menor. “Yo soy la más grande, pero ella siempre es la mandona. Cuando se trata de responsabilidades me toca a mí”, remata la mana –abreviatura de hermana, come ellas se apodan- “responsable” sobre la autodenominada “loquita”. Si están mareados con los nombres, ésto recién empieza (?).

IMG_9897

Ambas tienen 19 años y son de Barranquilla, Colombia. María Paulina es 850°del ranking WTA, Paula Andrea 1249° del mundo y como profesionales obtuvieron dos títulos de doble juntas. El comienzo de esta particular historia de hermanas tenistas fue un tanto fortuito. Ninguno de sus padres esperaba dos criaturas en el vientre de su madre, la habitación solo estaba preparada para una. Las mellis fueron una sorpresa. “Ellos ni sabían. Pensaban que era una. En un accidente, mi mami se chocó la barriga. Entonces fueron al médico y mi papá se desmayó cuando se enteró que eran dos”, relata Paula Andrea. Y sin tomar un respiro continúa: “Somos el segundo matrimonio de los dos. La primera esposa de mi papá no podía tener hijos y le echaban la culpa a él diciendo que era infértil. Después se casó con mi mamá y no le creían que eran sus hijos, pero salimos exactamente igual a mi papá”.

Como es habitual entre hermanos, las peleas son diarias. Obviando este inevitable inconveniente, la compañía de un familiar durante el masacrante circuito tenístico es un beneficio con el que muy pocos cuentan. Una excelente oportunidad para combatir la soledad. “Peleamos todo el día, por estupideces, pero lo importante, como viajamos juntas no estamos solas. Por lo general, la mayoría de las chicas viajan sin compañía. A pesar que peleamos yo la tengo a ella y sé que va a estar ahí siempre”, manifiesta María Paulina, que junto a su hermana entrena en Cali, donde el “deporte blanco” está más desarrollado que en su natal Barranquilla.

Maria paulina
María Paulina al saque.

paula andrea
El revés de Paula Andrea.

No obstante, a la hora de competir juntas en el doble, las trifulcas no aminoran. Jugar en una misma cancha y al lado de tu hermana significa tener el permiso de decirle cualquier cosa, de no guardarte nada. La sinceridad en un espacio donde se requiere una extrema concentración no es para nada recomendable.

270162_5002063698413_1955580432_n
En 2014, campeonas de un Women’s Circuit disputado en Quito.

EfectoTenis: – ¿Cuando juegan juntas se pelean?

Paula Andrea: – Ayer jugamos muy mal. Yo jugué muy mal. Todavía estaba un poquito quemada y ella me decía ‘meté la pelota’. Yo le respondía, ‘marica, intento meter la pelota, pero estoy bloqueada. No puedo hacer nada’. Como que se frustró un poquito y más porque sabe que me puede decir las cosas.

María Paulina: – Ese es el problema. Tú cuando juegas con otra persona no le dices las cosas de frente, en cambio, como es mi hermana, le dices de todo.

Paula Andrea: – Uno no se alcanza a medir, entonces como que terminás hiriendo a la otra.

526225_543160985704390_1764244126_n

EfectoTenis: – ¿Cuándo termina el partido se acaba la pelea?

Ambas: – No

Paula Andrea: – Ella sale por un lado y yo por el otro. ‘¿Pero Paulina porque estas caminando más adelante?’, le digo. ‘No estoy brava, pero tampoco quiero hablar’, me dijo. Pues vete.

María Paulina: – Es que estamos todo el día juntas – interviene – Jugamos el dobles juntas, dormimos en la misma cama, perdemos y tenemos que vernos.

1379766_10202241968079675_2078992830_n 1239506_10201969863677235_537292945_n

Más allá de las disputas on court, su fuerte unión es aquello que delinea su relación donde desborda la simpatía y frescura. Como dignas (?) hermanas mellizas, las travesuras en el cambio de identidad no escasean. A pesar de no haber compartido novio o haber falsificado un examen de matemática, las manas Pérez García aprovecharon el similar timbre de sus voces para intercambiar los roles. “Lo más lindo que hicimos fue por teléfono porque la voz se nos parece muchísimo. A veces la llamaba el ex de ella y contestaba yo”, cuenta con entusiasmo Paula Andrea. “Le decía ‘Hola, mi amor, ¿cómo estás? ‘, pensando que era mi hermana, pero no se daba cuenta. Y le digo, ‘Estúpido, soy Paula, no la Paulina. Del colegio nunca hicimos porque empezamos desde chiquiticas y nos diferenciaban”.

mp y pa
Misma ropa y misma pose.

Cerrando el interrogatorio, EfectoTenis hizo valer la tenacidad periodística que tanto lo caracteriza (?). Finalmente, María Paulina y Paula Andrea no compartieron a ninguno de sus enamorados, pero sí lo hicieron en momentos diferentes. “Sí compartimos, pero no al mismo tiempo, cálmate”, aclara la menor de las colombianas. Mientras que María Paulina arremete: “Yo nunca me he metido con un hombre de ella, pero ella sí con tres míos. Te das cuenta la diferencia de respeto y seriedad”. La discusión sobre las menudencias del asunto emerge y el temor de haber desatado una nueva controversia moviliza a su fiel servidor. Sin embargo, ambas concluyen la discusión sabiamente. “No nos vamos a poner a pelear por esas estupideces porque no estamos con ninguno de ellos”.

480101_10200766560749306_1817884332_n

De campamento en San Carlos Centro

24 Sep

Cuando la tarde cae en el Club Central de San Carlos Centro, éste parece un campamento femenino. En el quincho que da a las tres canchas de polvo de ladrillo donde se disputa un Women’s Circuit que reparte 10.000 dólares en premios, muchas de las tenistas andan con el pelo húmedo, en ojotas y con el aspecto de ser un grupo que fue de excursión a una alejada localidad del interior del país. Algunas de las chicas que participan en el certamen santafesino duermen en las habitaciones que el club les brinda gratuitamente. En total son tres dormis y cada uno está repleto de camas cuchetas, ocupadas por aquellas que aprovechan para ahorrar unos pesos en alojamiento. Como siempre decimos, en el primer escalón del profesionalismo el denominador común es el famoso rebusque.

IMG_9910

En la pequeña grada de la cancha tres, una taiwanesa, una brasileña y una argentina intentan tener una conversación. El objetivo de la misma es sacarse una autofoto. Ninguna de las tres entiende nada, en especial la jovencita Pei-Ju Chien, que a los 16 años solo logró aprender unas pocas malas palabras en español. “¿Nos sacamos una selfie?”, le dice la local Florencia Páez. “¿What?”, responde la oriental sin entender una palabra. La argentina le muestra su celular y sin preguntarle se sacan una foto. “¿Snapchat, tenés?”. Otra vez no hay respuesta por falta de entendimiento. “¿Instagram?”, insiste. La brasileña le explica en portugués a Pei-Ju. Ella finalmente entiende ese idioma porque entrena en Porto Alegre. “Sí, Instagram”, responde y saca su enorme teléfono celular. Las tres duermen en las cuchetas del Club Central, y esto es parte de la convivencia diaria.

IMG_9906

“A veces es bueno poder compartir con más chicas, ya que este deporte es muy solitario. Igualmente yo hablaba más que nada con Chechi (Cecilia Costa Melgar, tenista chilena eliminada en primera ronda), quien también duerme acá. Se hace entretenido en la tardes, es bueno para escuchar música. Después, la cena es compartida con otras chicas. Es una convivencia súper agradable”, le dice la chilena Daniela Seguel a EfectoTenis.

11954743_887692751312558_3487325370806535336_n
La derecha de Seguel. / Ph: Hans Ruhle.

“Nos tratan igual”, manifiesta Ornella Garavani, de 16 años, la argentina más joven del cuadro principal. Las profesionales no hacen diferencias en el quincho del club. Las desigualdades se ven dentro de la cancha, donde las “veteranas” despliegan todas sus artimañas. “Cuando una viene a jugar con estas chicas, que son profesionales y que tienen más experiencia, durante los puntos más importantes ellas no regalan nada. En cambio, los Juniors tenemos más baches, donde regalamos más y ahí es donde hay que estar atentos”, indica la campanense, 98° del ranking ITF, que pasó la clasificación y ganó un partido en el main draw.

10358871_10206028945751818_981143621775691209_n
Garavani al saque.

Para Seguel, actual 544° del ranking WTA, el ahorro no solo es en el hospedaje. Desde hace cuatro temporadas, la santiagueña de 22 años encuerda sus raquetas con su máquina portátil. También, a las tenistas que se lo pidan, les brinda su servicio que obviamente sale más barato que el oficial.

11887960_10207673839267982_5090063736419787974_n

Una de las experimentadas tenistas con las que podría haberse topado Garavani o mismo la comunicativa (?) Pei-Ju, es Daniela Seguel, semifinalista del torneo. En abril del año pasado, la transandina alcanzó su mejor posición en el listado WTA: el puesto 257. Para ella, que entrenó durante tres años en Bélgica, en la Academia  de la ex número uno del mundo Justin Henin, San Carlos Centro es un mojón para volver a los primeros planos. “Los pueblitos así me encantan. San Carlos es un lugar súper tranquilo donde todo está muy cerca. Quizás es muy diferente a Europa, pero la verdad me gusta acá, aunque espero volver pronto allá porque eso significaría haber vuelto a retomar mi ranking y jugar torneos más grandes. La idea es seguir avanzando. Hoy estar acá, en San Carlos, es parte de un proceso, parte de este nuevo comienzo”, cierra la sudamericana.

Tenis en #SanCarlosCentro.

A post shared by Efecto Tenis (@efectotenis) on

EL ROAD TRIP HASTA SAN CARLOS CENTRO

La ruta nacional N° 19 une a Santa Fe con la pequeña ciudad de San Carlos Centro. En el trayecto desde la capital de la provincia –en la cual se realizó un Future ganado por el local Matías Zukas– hasta el pacífico poblado de 13.000 habitantes, las historias y fábulas emergen.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=xug4IAMV5HI&feature=youtu.be]
Musicalizado con el grupo santafesino Los Palmeras.

Captura de pantalla completa 24092015 013256 p.m.

Captura de pantalla completa 24092015 012755 p.m.
El recorrido.

Captura de pantalla completa 24092015 013033 p.m.

DOMANDO AL TENIS

Durante la jornada dominguera de tenis, los ruidos no cesaron ni un segundo. Todos los partidos de la clasificación se disputaron bajo una atmósfera bien gauchesca. Apenas a cien metros de las canchas, en un pequeño predio en el medio del campo llamado “El Cencerro”, se llevaba a cabo un festival de doma. Por lo que se escuchaba a través de los parlantes, los payadores relataban el homenaje a un tal Don  Celestino, que a los setenta y pico se retiró domando con los ojos vendados.

IMG_9921

Divagando un poquito cerramos con unas coplas. Y… ¡va la primera, Don Celestino!

(Léase con tono gauchesco y en lo posible con esta música de fondo)

Si el teni fuese la doma, la raqueta sería mi caballo

Para ustedes e meter la pelota, pa’ nosotro’ e domarlo

Sin embargo en algo coincidimo’

Amigo, Don Celestino, no caer simplemente es el desafío

IMG_20150920_182410270_HDRIMG_20150920_190414

RESULTADOS

Semifinales Women’s Circuit de San Carlos Centro

[6] Nathaly Kurata (BRA)  vs [4] Daniela Seguel (CHI)

[5] Eduarda Piai (BRA) vs [7] Catalina Pella (ARG)

Livestream

CoCo, llegó tu hora

5 Jul

La genética debe tener algo que ver en la estadounidense CoCo Vandeweghe. Desde muy pequeña, su habilidad para los deportes fue algo que no sorprendió a la familia. Era natural. A los nueve años, la actual 47° del mundo y reciente octavofinalista de Wimbledon, ya practicaba lucha libre; hasta los quince jugó al básquet y recién a los once incursionó en el tenis. ¿Por qué no sorprendía la ductilidad de esta rubiecita neoyorquina? La mayoría de su familia tiene el instinto “asesino”  que solo llevan en la sangre los deportistas de elite. Su abuelo y su tío fueron basquetbolistas de la NBA, su madre nadadora olímpica y su otro tío jugador profesional de beach vóley. Ahora, es el tiempo de CoCo, que quiere dejar su sello de gloria en la deportiva familia Vandeweghe.

CI_z7ZyW8AA7Z33

Por el lado materno, su abuelo, el Dr. Ernie Vandeweghe, fue una de las figuras de los New York Knicks en la década del 50’. Luego de unos años en el mejor básquet del mundo decidió unirse a la Fuerza Aérea estadounidense donde fue físico. Dr. Ernie, junto a Colleen Kay Hutchins, abuela de CoCo que, dicho sea de paso fue Miss America en 1952, cruzaron su excepcional genética para concebir a Kiki, Tauna, Bruk y Heather. El tío de CoCo, Kiki Vandeweghe, es un ex jugador de NBA que también fue manager de los Denver Nuggets y los New Jersey Nets, equipo del cual fue entrenador. Actualmente, el multifacético Kiki es el vicepresidente de las operaciones básquetbolísticas que realiza la NBA. Luego, Bruk fue jugador de beach vóley; Heather, capitana del equipo nacional de Polo de los Estados Unidos y Tauna, la madre de la tenista, compitió como nadadora en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976.

Colleen_Kay_Hutchins, la abuela de CoCo
La bella Colleen Kay Hutchins, abuela de CoCo.

VANDEWEGHE-REFER-videoSixteenByNine1050
Ernie Vandeweghe. / Ph: The New York Times.

images
CoCo y Kiki.

Bajo esta atmósfera de súper talentos deportivos, CoCo creció. Obviamente, el deporte no era algo secundario en su vida. La influencia de su familia determinaría su carácter en cualquier disciplina que practicara. “Definitivamente ayudó a mi carrera. Aprendiendo a cómo esforzarte, a cómo manejarte y más viniendo de personas que lo han hecho. Que hablan desde la experiencia. Soy muy afortunada de haber tenido la experiencia de vivir rodeada de ese ambiente desde que era chica hasta ahora”, le decía CoCo a EfectoTenis en febrero, durante la serie de Fed Cup entre Argentina y Estados Unidos disputada en Pilará.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=30MdKkk0f8E]
Video propio de CoCo durante su paso por la Argentina.

A los 9 años, en  Locust Valley, Nueva York, CoCo realizaba lucha libre. En esa –poco habitual- disciplina compartía categoría con su hermano, Beau, un año y medio mayor. Ella, que se autodenomina “robusta”, compartía entrenamiento con su hermano, un “largirucho”. Una interesante nota de la USTA cuenta que CoCo, en dos oportunidades, iba a enfrentar a su hermano. Su madre detuvo la pelea porque “Definitivamente iba a destruir a mi hermano”, comenta la neoyorquina de 23 años, que en esta edición de Wimbledon alcanzó por primera vez en su carrera la segunda semana de un Grand Slam luego de vencer por 6-2 y 6-0 a la australiana Sam Stosur.

little vandey

1888493_474015189429265_923273891563866567_n
Junto al afamado coach Craig Kardon, ex entrenador de Navratilova y Davenport, entre tantos otras jugadoras. Previo a su partido de tercera ronda de Wimbledon, a CoCo le sangraba la nariz.

Además de la lucha libre, la altísima rubia –mide 1,85cm- disfrutó muchos años jugando al básquet, deporte que por herencia no podía desechar.  “Lo hice cuando era más joven porque mis amigos jugaban al básquet conmigo. En tenis juegas solo y mis amigos no practican tenis. En ese sentido disfruté más de jugar al básquet, pero ahora estoy muy contenta de haber elegido el tenis”, le comenta al blog quien abandonó la pelota naranja a los quince para dedicarse de lleno a su actual profesión. “Me gusta la manera en la cual los sudamericanos y los europeos juegan al básquet. Me gusta más que los estadounidenses porque juegan más en equipo que individualmente”, dice la fanática de los New York Kniks.

Thank God for tennis #StephCurryWithTheShot

A post shared by CoCo Vandeweghe (@cocovandey) on

La influencia del básquet  no solo proviene de sus familiares, Phil Jackson, ex jugador y coach que posee un total de 13 anillos de campeón de NBA: dos como jugador con los New York Knicks, seis como entrenador de los Bulls y cinco como entrenador de los Lakers, es uno de sus referentes. La filosofía mental que transmite Jackson fue lo que captó la atención de CoCo, quien leyó su historia. “Leí el libro de Phil Jackson, en realidad me lo dio mi coach, y disfruté de su filosofía mental, cómo se acercó a cada una de las diferentes súper estrellas, tanto cuando estaba en los Bulls y también en los Lakers. Es que hay tantos egos, tantas maneras de pensar y cómo logró unirlos a todos. No es fácil y es sorprendente cómo  lo hizo durante tantos años y después con un equipo completamente diferente”, señala la ganadora de un título WTA, obtenido el pasado año sobre el césped holandés de ‘s-Hertogenbosh.

Chicago Bulls Michael Jordan and Phil Jackson 1997

hertogenbosh
Junto al trofeo de campeona en ‘s-Hertogenbosch.

Si decidimos ir a dar una vuelta con CoCo por New York podríamos llevarla a una librería. Habitualmente, durante las giras, lee dos libros a la vez: uno más profundo y otro para simplemente ocupar el tiempo libre. La neoyorquina que reside en Rancho Santa Fe, en California, también admite que suele leer libros “tontos”. Uno de ellos fue el best seller “Maze Runner”, novela juvenil que sirvió como inspiración para la taquillera película estadounidense que se estrenó a mediados de 2014. No todo es filosofía mental, para pasar el rato prefiere las novelas que están de moda, esas que tienen la mejor posición en las vidrieras de los bookshops. “Usualmente leo dos libros a la vez. Uno es más inteligente, más intelectual, mientras que el otro es para irme a dormir. Para relajarme. Disfruto de la lectura. Es una gran manera para que el tiempo pase, porque cuando estás en los torneos no puedes hacer cosas todos los días, especialmente cuando juegas porque tienes que estar preparándote para el día siguiente, para el próximo partido y asegurarte de no gastar energía”, comenta la simpática CoCo, siempre dispuesta a sonreír y a “remar” en las respuestas.

10983045_494758440663093_44811781_o
Durante la entrevista con EfectoTenis. / Ph: Le Tenisse.

Continuando con la lectura, CoCo puede decir que es dueña de un Record Mundial. En una entrevista  admitió que tuvo que leer diez veces la primera página de un libro que un amigo le había regalado. De hecho, no recuerda ni el título. Finalmente, ¿entendió algo? “Todavía estoy leyendo esa primera página”, dice entre risas. “Actualmente (febrero, por ese entonces) estoy terminando ‘Maze Runner’. Me quedan solo veinte páginas. Cuando termine me voy a dedicar al otro”. Buena suerte, Coquito (?).

votsi
¿Vot SÍ?

LA VARA ESTÁ ALTA

“Quiero ser número uno del mundo, ese siempre ha sido mi objetivo”, dice en la conferencia de prensa de Wimbledon, luego de vencer en segunda rueda a Karolina Pliskova, 11° preclasificada en el All England. “Sí, por qué no. Siempre he pensado eso. Es como si saliera a la cancha a jugar un partido pensando que voy a perder. Es un sueño que tengo hace mucho tiempo. Es como ganar un Grand Slam, una medalla dorada, esos son sueños de toda la vida.  Así que quedarse a mitad de camino por cualquier razón me parece estúpido”, manifestó la ambiciosa CoCo Vandeweghe que frente a la checa Lucie Safarova buscará sus primeros cuartos de final en un Major.

CI1p8b_UAAAhnlc